Desde su aparici贸n en 2016, los cr茅ditos hipotecarios UVA han estado envueltos en cuestionamientos. No obstante, en un principio parec铆an ser la soluci贸n a los problemas de acceso a una vivienda para miles de argentinos que no contaban con los recursos o el respaldo suficientes para obtener un pr茅stamo bancario.

La medida, impulsada por el gobierno de Mauricio Macri, constitu铆a un cr茅dito hipotecario distinto al tradicional, puesto que el pago mensual no perd铆a valor mes a mes, dado que la cuota estaba indexada a la inflaci贸n. Ello permiti贸 que la cuota inicial sea baja, lo cual era ideal para quienes ten铆an bajos ingresos. De esta forma, se dio acceso al cr茅dito a m谩s de 3 millones de hogares.

El cr茅dito UVA ten铆a muchos beneficios para la mayor铆a de argentinos, quienes no pod铆an acceder a pr茅stamos por entidades financieras debido a los requisitos: altos ingresos comprobables, es decir, que sean formales. La situaci贸n era imposible si consideramos que un tercio de los trabajadores de todo el pa铆s vive en la informalidad.

Sin embargo, en 2018 ocurri贸 un freno del cual no hubo recuperaci贸n. El flujo de cr茅ditos sufri贸 una ca铆da y el mercado inmobiliario se estanc贸. Los deudores UVA hab铆an iniciado con cuotas del 25 % del ingreso total demostrable, pero en agosto la relaci贸n alcanzaba el 29 % por la ca铆da del salario real.

Para contrarrestar la situaci贸n, el gobierno propuso en agosto el congelamiento por cuatro meses de las cuotas de cr茅ditos. No obstante, esta soluci贸n moment谩nea no iba a resolver el problema de fondo. Ya a fin de a帽o, se anunci贸 la prolongaci贸n hasta enero del congelamiento, lo cual le cost贸 al gobierno 235 millones de pesos.

Finalmente, el gobierno decidi贸 a fines de enero que las cuotas se recuperar谩n en los siguientes 12 meses lo que no aumentaron en los 煤ltimos cinco. El 26 % que deber铆an haber aumentado entre setiembre y febrero ser谩 repartido en 12 meses. La medida rompe con la idea de desaparecer el sistema UVA. Sin embargo, especialistas sostienen que resulta imposible pensar que la cuota no sobrepasar谩 el 35 % de los ingresos de los deudores.

Adem谩s, coinciden en la necesidad de mantener el sistema, puesto que Argentina tiene un d茅ficit habitacional muy alto. Por otro lado, pa铆ses de la regi贸n que cuentan con sistemas similares mejoraron su situaci贸n habitacional. Entre estos tenemos a Bolivia, Chile, Colombia y M茅xico. El cr茅dito hipotecario en M茅xico tiene una tasa de entre 9 % y 14 %, adem谩s de que hay modalidades de cofinanciado, a trav茅s del cual instituciones estatales ayudan al usuario al pago de tasas.

Los especialistas sostienen que se requiere de que el sistema abarque y resulte rentable a bancos, al sector privado, a las cooperativas, al Estado y al usuario final. Adem谩s, indican que resultar铆a m谩s dif铆cil eliminar el sistema ya existente y apostar por otro.


Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

Deja un comentario

Deja tu comentario