Greenpeace: «Los gobiernos deben escuchar a la ciencia y acelerar medidas contra la crisis climática”

El calentamiento global es peor y más rápido de lo temido, señala el último informe de situación del panel de expertos vinculados a la ONU sobre el cambio climático, un lapidario informe que considera «inequívoco» que la humanidad «calentó la atmósfera, el océano y la tierra» hasta un punto que trae riesgos de desastres «sin precedentes».

A menos de tres meses de la cumbre del clima COP26 en Glasgow, Reino Unido, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) responsabilizó al ser humano por estas alteraciones y advirtió que no hay otra opción que reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

En el documento dado a conocer hoy, ocho años después del anterior -que data de 2013- un total de 234 científicos de 195 países participantes coinciden en que, a menos que haya reducciones inmediatas y a gran escala en las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el calentamiento a cerca de 1,5°C o incluso 2°C, ya no será posible.

De acuerdo a la organización ambientalista Greenpeace, la protección de los océanos es clave para combatir la crisis climática. Absorben entre el 20 y el 30% del carbono procedente de las emisiones de CO2 y metano a la atmósfera. Y lo hacen 30 veces más rápido que los bosques tropicales.

A su vez, regulan la temperatura del planeta, distribuyendo  a través de sus corrientes el calor del Ecuador y el frío de los polos. Controlan los ciclos de agua, ya que proporcionan y regulan las lluvias y la disponibilidad de agua potable. Absorben el 90% de exceso de calor atmosférico, servicio sin el cual el planeta tendría una temperatura de 36°C superior a la actual; y son responsables de aportar entre el 50% y el 85% del oxígeno que se libera cada año a la atmósfera.

 Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace sostuvo: “El cambio climático ya es una realidad. El único mecanismo que tenemos para reducir y revertir la acumulación de CO2 en los océanos, y mitigar la crisis climática, es reducir drásticamente las emisiones. Actualmente Argentina está yendo en la dirección contraria, avanzando en la expansión de la frontera petrolera en el Mar Argentino. Hoy nos encontramos ante una inminente perforación en el mar, frente a las costas de Mar del Plata, donde hoy esta actividad aún no se desarrolla.

Las emisiones que la explotación podría generar de acuerdo a las estimaciones de producción de los proyectos offshore en Argentina, indican que serían de hasta 3,1 millones de toneladas de CO2. Sería una verdadera bomba de carbono, que iría en contra de los compromisos asumidos en el Acuerdo de París. 

En un contexto de emergencia climática es un sinsentido que la Argentina apueste por ampliar la explotación de combustibles fósiles. El estado Argentino tiene la oportunidad de dejar un legado en materia de protección ambiental”.

Audiencia pública: mayoritario rechazo a proyectos petroleros en Mar Argentino

Desde Greenpeace resaltaron que la respuesta ciudadana fue contundente. «Más de 300 personas pidieron que no destruyan las costas de la provincia de Buenos Aires y exigieron un Mar Argentino libre de petróleo», señalaron.

Finalizó, este lunes, la audiencia pública n° 1/2021, convocada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, en la  que participaron miembros de la sociedad civil, representantes de organizaciones sociales y ambientalistas y representantes del sector petrolero. 

Aproximadamente, 350 personas expusieron durante la audiencia, de las cuales 333 se opusieron al avance de la industria petrolera en el Mar Argentino. Sólo 12 expusieron a favor. 

“La respuesta ciudadana fue contundente. Más de 300 personas pidieron que no destruyan las costas de la provincia de Buenos Aires y exigieron un Mar Argentino libre de petróleo. Lamentablemente, la audiencia no fue vinculante, pero de todos modos creemos que las autoridades no pueden hacer oídos sordos al pedido de la ciudadanía”, sostuvo Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace Argentina. 

Al finalizar la audiencia, autoridades del ministerio de ambiente remarcaron que hay una necesidad de seguir explotando combustibles fósiles, para asegurar la demanda hidrocarburífera y para abordar la transición energética.

“Para mitigar la actual crisis climática, la discusión no debe estar enfocada en cómo, dónde y bajo qué estándares se deben realizar las operaciones petroleras. Se debe apuntar a dejar atrás las inversiones y los subsidios a combustibles fósiles, que se transformarán en tecnologías obsoletas en los próximos años», remarcó Vueso.

«Para ello, se debe agilizar la transición de nuestra matriz energética hacia las energías renovables. Continuar otorgando concesiones offshore a la industria petrolera no va en línea con los desafíos que nuestro país y el mundo enfrentan en materia de crisis climática”, agregó la vocera.

Alertan de un lugar único del Mar Argentino sitiado por pesqueros fuera de la Zona Económica Exclusiva

Según la organización ambientalista, al menos 470 buques pesqueros pudieron identificarse.

Monitoreo de Greenpeace, a través de imágenes satelitales, expone la intensa actividad pesquera al límite de la zona económica exclusiva (ZEE) Argentina. “El descontrol pesquero es tal, que  a la fecha del monitoreo nos encontramos con mayor cantidad de buques bordeando las aguas argentinas que la cantidad de buques autorizados dentro de la ZEE”, alertó Luisina Vueso, coordinadora de la campaña por la protección del Mar Argentino de Greenpeace. 

Según la organización ambientalista, al menos 470 buques pesqueros pudieron identificarse. Entre estos, cuatro buques tanques, equivalente a gigantes estaciones de servicio y ocho buques frigoríficos que reciben las capturas directamente de los pesqueros para transportarlas al país de destino final, sin pasar por ningún control

La alta concentración de los pesqueros se detecta en el Agujero Azul, localizado en el Mar Argentino entre la frontera de aguas internacionales y nacionales. Es un lugar codiciado por la industria pesquera por las características de su ecosistema marino, uno de los pocos en el mundo.

Imagen satelital de la NASA muestra buques pesqueros internacionales al límite de la zona económica exclusiva (ZEE) argentina, específicamente en el Agujero Azul.

Según Vueso, “entre la oscuridad de la noche, la luz que resalta en la satelital desde el Agujero Azul es más notoria que la del Gran Buenos Aires desde el cielo.  Ahí el ecosistema marino está sitiado por la ciudad de buques pesqueros en alta mar que aprovecha el vacío legal de las aguas internacionales para incurrir en prácticas no reguladas, actos ilegales e incluso la violación a derechos humanos. Durante la expedición en nuestro barco Esperanza, evidenciamos ecosistemas marinos devastados y contaminación por la misma industria.” 

Según la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, actualmente la ZEE argentina cuenta en circulación con 177 buques en operación pesquera a través de más de 1 millón de km2. Sin embargo, Greenpeace afirmó que al 23 de febrero en el Agujero Azul, que ocupa una superficie de apenas un poco más de 5 mil km2,  se pudieron identificar al menos 470 buques, superando ampliamente la cantidad de barcos pesqueros en aguas nacionales. 

“Estas imágenes muestran una vez más la urgente necesidad de proteger el Mar Argentino.  Este año los gobiernos del mundo deben tratar en las Naciones Unidas el Tratado Global por los Océanos que permita la creación de una red de santuarios oceánicos en aguas internacionales, siendo el Agujero Azul parte de esta red.  Complementario con este tratado, el cual Argentina ha estado impulsando y liderando en este sentido a los países de la región, existe un proyecto de ley para la Creación de un Área Marina Protegida Bentónica en el Agujero Azul, la cual sería una primera medida para asegurar la protección del Mar Argentino, su rica biodiversidad y sus ecosistemas. La sanción de esta ley está pura y exclusivamente en manos de nuestros legisladores” afirmó Vueso.

Desde Mar del Plata, Greenpeace exige al Hipotecario que frene el desmonte

Voluntarios de la ONG caracterizados de yaguaretés y empresarios estuvieron en la vereda de la entidad bancaria, perteneciente al grupo CRESUD S.A., acusado de ser uno de los principales destructores de bosques en el Gran Chaco argentino.

Voluntarios de la ONG caracterizados de yaguaretés y empresarios estuvieron en la vereda de la sucursal Mar del Plata del Banco Hipotecario, perteneciente al grupo CRESUD S.A., acusado de ser uno de los principales destructores de bosques en el Gran Chaco argentino.

A pesar de que sostener en su sitio web políticas de sustentabilidad  como “el cuidado del medio ambiente como un valor en sí mismo a tener en cuenta de acuerdo al impacto de nuestro negocio”, desde Greenpeace denuncian que el banco Hipotecario posee, como subsidiario de la empresa CRESUD S.A. responsabilidad por la deforestación que produce la ganadería intensiva desarrollada para exportar grandes cuotas de carne a mercados de Alemania, Holanda e Israel.

“La compañía ya ha desmontado más de 120.000 hectáreas, en territorios del Gran Chaco donde está el yaguareté, que depende absolutamente de los bosques para vivir”, explicó Victoria Menghini, vocera del equipo local de Greenpeace, durante la intervención en Independencia y San Martín.

De acuerdo a un reciente informe de Greenpeace  “El sacrificio de los bosques del Gran Chaco, la producción ganadera es responsable de la deforestación en Argentina. Según datos oficiales, el país perdió 7,7 millones de hectáreas de bosques entre 1990 y 2017. “En Argentina se destruyen 100.000 hectáreas de bosques cada año por ganadería intensiva, más del doble que por agricultura. Esto significa una sentencia de muerte a los últimos 20 yaguaretés de la región.”, agregó Menghini.

Los bosques nativos concentran más de la mitad de la biodiversidad terrestre del planeta y son fundamentales en laregulación climática, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la conservación de los suelos.  Los desmontes provocan inundaciones, desertificación y cambio climático. El 12% de los gases de efecto invernadero provienen de la deforestación y otros cambios de uso del territorio. “Es importante que las empresas deben implementen políticas de Deforestación Cero. Un desmonte nunca es una actividad sustentable”, aportó Menghini.

Playas sin plásticos: El Intendente realizó una jornada de trabajo con ambientalistas

Luego de la decisión tomada por el jefe comunal de prohibir el uso de plásticos en el sector costero para evitar la contaminación a través de los plásticos y los materiales no amigables con la naturaleza.

El intendente Carlos Fernando Arroyo, acompañado por el secretario de Gobierno Alejandro Vicente, recibió esta mañana a representantes del Movimiento MDQ sin Plásticos en el despacho Principal de la comuna. Estuvieron presentes Ignacio Fernández, de MDQ Recicla, Facundo Flores del Foro Costero y Ambiental y María Marta Casado, de GreenPeace.

En este marco, el intendente Arroyo expresó que “esta es una reunión importantísima porque tienen una política de cuidado de medioambiente y de la naturaleza que yo comparto plenamente en lo personal. Nosotros hemos hecho un decreto para determinar situaciones de contaminación y evitarlas, se calcula que caen al océano alrededor de 8 toneladas de plástico, lo cual es una barbaridad porque tardan más de 400 años en desintegrarse y termina siendo parte del organismo de los seres vivos con todas las consecuencias que esto trae. Nosotros en Mar del Plata quedamos fuera de ese riesgo, de manera que tenemos un control estricto de todo lo que son platos, vasos o bombillas plásticas de único uso que se usan en las unidades turísticas fiscales”.

Seguidamente, Arroyo destacó que “a esto le sumaremos otras medidas con el cigarrillo para establecer límites a su consumo dentro de las playas y sobre todo con recipientes para las colillas. Debemos cambiar las costumbres y la cultura para poder tener un medioambiente puro y para preservar la naturaleza”.

Por su parte Ignacio Fernández, integrante del Movimiento MDQ sin Plásticos, comentó: “Mar del Plata es probablemente una de las primeras ciudades en el mundo que está enfrentando directamente los plásticos de un solo uso, la primer ciudad grande argentina en hacerlo, y nos vamos con la propuesta firme del Intendente de seguir luchando contra la contaminación plástica y la contaminación de los océanos y nos vamos muy contentos con esto”.

Para finalizar, Fernández agregó: “Mas allá de la prohibición, creo que somos los propios vecinos quienes vamos a empezar a rechazar los plásticos de un solo uso. De a poco vamos a ir dejando de utilizarlos, la prohibición lo que hace es abrir las puertas para que lleguen materiales alternativos, para que los materiales renovables y amigables con el medioambiente puedan llegar para hacer uso de ellos”, concluyó.