Bajo fuertes medidas sanitarias amarró el crucero «Ushuaia»

Se controló el total de los tripulantes y se hicieron seis hisopados en casos sospechosos de coronavirus que fueron derivados al INE para su estudio.

El crucero «Ushuaia», fondeado desde hace dos semanas frente a las costas de Mar del Plata, ingresó esta mañana al puerto de la ciudad en medio de fuertes medidas de control sanitario y de seguridad para prevenir posibles casos de coronavirus.

El buque de paseo operado por la firma Antarpply Expeditions, que lleva 37 tripulantes a bordo y ningún pasajero, pudo amarrar en la terminal marítima, luego de que el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata notificó en las últimas horas el permiso.

Esta habilitación estaba pendiente desde el sábado último, cuando la Justicia Federal autorizó el ingreso al dejar sin efecto una medida cautelar que lo impedía.

La secretaria de Salud de la comuna, Viviana Bernabei, supervisó el operativo de control a los 37 tripulantes del Crucero MV Ushuaia que amarró este miércoles en el sector de Escollera Norte de la Base Naval. Además, se hicieron seis hisopados en casos sospechosos que ya fueron derivados al Instituto Nacional de Epidemiología (INE) para su estudio. Los resultados estarán listos este jueves y, en caso de ser negativos, se dispuso que los tripulantes regresen a sus lugares de origen.

Juan Di Mateo, director del SAME, señaló que “toda la tripulación permanecerá en el buque hasta que se confirmen los resultados del INE los cuales se estiman que finalizarán este jueves. Se realizaron seis testeos, dos tripulantes con síntomas leves, la médica a bordo, el capitán del buque y dos personas de mantenimiento. Se constató que toda la tripulación está sin síntomas relacionados con el COVID-19”.

Asimismo, desde la Secretaría de Salud se confirmó que en el caso que los resultados de los testeos sean negativos, los seis tripulantes que son Mar del Plata permanecerán en la ciudad mientras que el resto de la tripulación volverá a sus lugares de origen.

También se informó que los casos sospechosos de la tripulación habían sido revisados en Usuhaia y los resultados habían sido negativos. De todos modos, durante los 14 días de aislamiento se tomaron todas las medidas precautorias correspondientes dentro del buque.

Autorizan el ingreso de un crucero y el desembarco de sus tripulantes en Mar del Plata

La decisión judical se tomó luego de que se comprobara que ninguno de los 37 tripulantes tenía síntomas del Covid-19.

El juez federal de Mar del Plata Santiago Inchausti dejó sin efecto una medida cautelar que prohibía el ingreso al puerto de la ciudad de un crucero proveniente de Ushuaia con 37 tripulantes, luego de que la autoridad sanitaria con jurisdicción en el área informara que ninguno de ellos presentaba síntomas del coronavirus, señalaron fuentes judiciales.

El ingreso de la embarcación MV Ushuaia a la terminal marítima había sido frenado por el magistrado días atrás, después de que el intendente de la localidad balnearia, Guillermo Montenegro, rechazara su arribo por temor a que hubiera algún infectado entre el personal a bordo, y luego de que el fiscal federal general Daniel Adler, presentara una acción preventiva en ese sentido.

A partir de la nueva resolución del titular del Juzgado Federal 3, el desembarco dependerá en las próximas horas de las condiciones meteorológicas, y exigirá la activación de los protocolos de seguridad y salud correspondientes.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que Inchausti autorizó el amarre del buque y el descenso de la tripulación en una resolución emitida en la noche del sábado, tres días después de haber prohibido el arribo al puerto marplatense de manera preventiva, tras recibir un informe de la Dirección de Sanidad de Fronteras, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, con información sobre el estado de salud de los tripulantes.

El relevamiento de la autoridad sanitaria indicó que ninguno de ellos presentaba síntomas del coronavirus, principal preocupación de las autoridades municipales por tratarse de una embarcación proveniente de una zona donde existe circulación comunitaria del virus.

A partir de este reporte, el juez autorizó el desembarco, que deberá contar con la intervención de la Dirección de Epidemiología bonaerense y del gobierno local para aplicar «de manera urgente», los protocolos de salud y seguridad necesarios. Inchausti informó que el levantamiento de la medida cautelar queda «supeditado al cumplimiento de los protocolos».

Las maniobras de ingreso al espejo de agua del puerto deberán ser autorizadas por el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata y por Prefectura Naval Argentina, y fuentes de esa fuerza de seguridad informaron que «podrían producirse el próximo martes, debido a las condiciones meteorológicas».

El buque Ushuaia, de bandera de Togo y tripulación mayoritariamente argentina, permanecía fondeado esta tarde frente a las costas marplatenses. El barco turístico había salido de Tierra del Fuego el sábado 20 de marzo, cuando ya regía el decreto nacional que impuso la cuarentena obligatoria.

El reclamo por parte del Municipio y la medida cautelar solicitada por la fiscalía federal días atrás para evitar el arribo de esta embarcación se basó además en información que indicaba que dos de los tripulantes habían presentado síntomas compatibles con la enfermedad el 22 de marzo, dos días después de dejar el puerto patagónico.

A partir de la presentación judicial impulsada por el fiscal general, el juez pidió «toda la documentación respaldatoria con relación a la autorización» del barco para dejar el Puerto de Ushuaia.

Solicitó además un informe sobre el estado de salud del personal a bordo, y conocer si alguno de ellos «ha bajado a tierra en Puerto de Ushuaia» el día de la zarpada, así como un relevamiento para determinar si alguno de los 76 pasajeros y tres tripulantes que lo hicieron «presentó antecedentes epidemiológicos».

El juez subrayó que «en el buque se encontraban personas de distintas nacionalidades, por lo cual los miembros de la tripulación que aún continúan embarcados tuvieron contactos con personas de distintos países declarados como zonas de riesgo por el virus Covid-19 para aquella fecha, por ejemplo China, Estados Unidos y España».

Fuentes judiciales indicaron por otra parte que, más allá de la autorización del desembarco de la tripulación «por cuestiones humanitarias», continúa en marcha la investigación penal para determinar si la embarcación violó la normativa vigente al momento de zarpar.

Concejo Deliberante expresó su preocupación por el posible amarre de un crucero

Mediante un decreto acompaña la decisión del intendente Guillermo Montenegro de evitar el amarre del barco cuya tripulación tiene síntomas de COVID-19.

En el día de la fecha tuvo lugar la rúbrica del decreto N°180 del Concejo Deliberante de Gral. Pueyrredon, que acompaña la decisión del intendente Guillermo Montenegro de evitar el amarre del crucero MV Ushuaia, que salió de esa ciudad el pasado 20 de marzo.

El decreto establece la preocupación del cuerpo legislativo y señala que existe una violación expresa de la cuarentena obligatoria “dado que el citado buque partió desde Ushuaia hacia Mar del Plata el 20/03/2020, dejando expresamente sentado que el lugar de partida es una Zona Definida con transmisión local en Argentina.”

También establece que, de acuerdo con la contingencia sanitaria actual “el referido buque debería cumplir con las recomendaciones brindadas a mediados de marzo de 2020 por el Ministerio de Transporte de la Nación en la cual entiende que corresponde declarar el buque en cuarentena frente a la existencia de al menos una persona sintomática, es decir, que presente síntomas compatibles con el virus COVID-19”.

Además, deja constancia de la existencia de antecedentes en otras ciudades según los cuales se ha prohibido el amarre de buques, y refiere el caso específico de Puerto Madryn, lo cual refuerza la intención del Ejecutivo de no permitir el amarre en la ciudad.

Esta decisión del cuerpo deliberativo se suma a la presentación que el intendente Montenegro realizó ante el titular del Juzgado Federal N° 3, Santiago Inchausti, denunciando el incumplimiento de la cuarentena dispuesta por decreto presidencial.

Un crucero con 334 pasajeros hizo escala en Mar del Plata

El buque Hamburg llega procedente de Puerto Madryn. Permanecerá cinco horas y continuará viaje hacia Montevideo. Pasajeros realizaron tours de compras en la ciudad.

A primera hora de este viernes ingresó al puerto de Mar del Plata el crucero Hamburg, con 334 pasajeros a bordo, escala previa a la continuación de su recorrido con destino a Montevideo y punto final del viaje en Buenos Aires.

La embarcación, con bandera de Bahamas y perteneciente a la firma V Ships Leisure, con sede en Mónaco, exhibe un diseño moderno, tiene presencia habitual en aguas y destinos patagónicos y hace escala por primera vez en esta ciudad. Tiene 144 metros de eslora y 21 de calado.

Arribó a la terminal local a las 8 de hoy, procedente de Puerto Madryn,  y amarró en la Sección 8va, sector que habitualmente se utiliza para la escala de los buques portacontenedores que operan el transporte de cargas en este puerto.

“Es la primera de tres escalas previstas, ya que los operadores de este crucero nos han confirmado otras dos visitas programadas para diciembre de 2021 y enero de 2022”, explicó el presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Martín Merlini.

La primera de esas escalas es dentro de una ruta con punto de partida en Montevideo y destino final en Islas Malvinas. La siguiente será con recorrido en sentido inverso.

Merlini destacó que el puerto de Mar del Plata tiene las condiciones para recibir este tipo de embarcaciones turísticas y resaltó que se pidió a los operadores que se dispusieran micros para el trasbordo de los pasajeros que decidieron pisar suelo marplatense para hacer paseos e incluso contratar alguna excursión.

El crucero Hamburg zarpará a las 13 y la mayoría de los 334 turistas extranjeros que están a bordo aprovechó estas horas de estada en Mar del Plata para conocer la ciudad y hacer salidas de compras.

FOTOS GENTILEZA Pablo Funes @dronmardelplata

Un barman marplatense detrás de las barras de uno de los cruceros más grandes del mundo

Se llama Martín Kremer, es marplatense de cuna y eligió la Formación Profesional como herramienta para cumplir sus sueños hace cuatro años.

Tiene tan solo 24 años y desde noviembre estará detrás de la barra de uno de los cruceros más grandes y novedosos del mundo. Se llama Martín Kremer, es marplatense de cuna y eligió la Formación Profesional como herramienta para cumplir sus sueños hace cuatro años. Ahora pasará de las barras de un crucero de 2600 pasajeros, a las de uno de 5000.

 

Cuando aún cursaba su último año de secundario (nocturno y a distancia en la UTN), Martín decidió destinar el resto de su día a formarse en hospitalidad y servicios. Fue así que en el 2015 ingresó a la Escuela de Hotelería y Gastronomía de UTHGRA donde realizó en simultáneo varios cursos, como Profesional de Servicios de Salón que comprendía Mozo; Barman (con la docente Hortensia Farías), Auxiliar de Sommelier, inglés y turismo. Se cursaba todos los días por la mañana. Y a la tarde, como estaba libre, aprovechó a realizar Cocina 1 y Organizador de Eventos.

 

“Fue un año intensivo que me dediqué a estudiar. Un año es poco para ser muy bueno en algo, pero tenés un pantallazo de lo que es todo el servicio para trabajar en hospitalidad”, afirmó quien tenía en mente en aquel momento el objetivo de trabajar en cruceros: “Pero de la escuela al crucero hay algo muy importante que es la experiencia laboral, porque los barcos manejan, por ejemplo, 2600 pasajeros como el Norwegian Star en el que comencé, a la mitad de una vuelta al mundo en febrero de 2017”.

 

Fue así que antes de terminar los cursos ya había comenzado a trabajar en el bar RT con el afamado bartender Matías Merlo y luego en su Tiki Bar, en la zona de Alem. “Una vez que terminé –recuerda- la temporada me mudé a Buenos Aires a trabajar en eventos VIP para la empresa RF- Bares en eventos, que por ejemplo tuvo a cargo la barra del encuentro entre Obama y el presidente Macri. Un día, por mandar, envié a la reclutadora de personal para cruceros. A los dos días tuve una entrevista por videollamada, luego me volvieron a contactar con respuesta favorable para un segundo paso de entrevista con alguien de alto mando de la compañía, de manera presencial, y con una clausula muy importante: alto nivel de manejo del inglés, es primordial”.

 

Su primer contrato de 8 meses fue como camarero de bar, para tomar la experiencia necesaria que le permitiría luego, en su segundo contrato, llegar a encargarse de la barra del bar de margaritas. “En ese buque hay 14 barras temáticas. La que me tocó es una de las más divertidas porque te permiten hacer flair, jugar con botellas, cocteleras, aparte hay karaoke y mucha onda latinoamericana. Meses más tarde estuve a cargo del Irish Pub”.

 

Y ahora, tras esta visita a sus padres, le anunciaron que se sumará al nuevo crucero Norwegian Encore, que están terminando de construir en Alemania, el último barco grande que hará la compañía, de más de 20 pisos y 5000 pasajeros con una pista de karting grande y un escenario para jugar al paint ball con lasers, como principales detalles.
Hoy con la experiencia vivida y la que aún piensa alcanzar, asegura que “llegar con formación, con un estudio de hospitalidad y experiencia laboral te ayuda a comenzar en un puesto específico y no ser el “che pibe”, como se dice. En el crucero la experiencia total de la gastronomía se puede perder por cualquier error muy pequeño; por eso aprender a controlar y dar un buen servicio es fundamental”.

 

Sobre su futuro, piensa: “Es una vida sacrificada, sí, porque estás lejos pero llevo tres contratos ya y aún hay una posición más a la cual me gustaría llegar, como Jefe de Barra o Coctelería, pero no sé cuándo puede pasar. Mientras me sienta motivado, sienta que sigo aprendiendo, voy a seguir navegando”.