Adjudican a investigadores marplatenses $15 millones para desarrollar componentes del lanzador de satélites Tronador

La Agencia de I+D+i perteneciente al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación adjudicó al grupo de investigación en materiales compuestos de uso aeroespacial del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA , CONICET-UNMDP) un financiamiento de 15 millones de pesos para desarrollar recipientes de presión ultralivianos que se emplearán en el vehículo espacial Tronador.

Por Sabrina Aguilera-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

El grupo que dirige el Dr. Exequiel Rodríguez, investigador independiente del CONICET Mar del Plata, trabaja desde hace 10 años para la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la empresa Veng SA en el desarrollo de componentes y materiales compuestos para la construcción del lanzador de satélites que lleva adelante la agencia espacial nacional.

En esta oportunidad, el fondo FONARSEC de la Agencia de I+D+i lanzó un programa denominado “Investigaciones orientadas para satélites” que promueve desarrollos estratégicos en el campo aeroespacial nacional, con aplicación directa en los satélites y lanzadores que se fabrican en nuestro país. Y es en este programa donde el grupo del INTEMA resultó seleccionado para el desarrollo de componentes específicos para el lanzador Tronador.

Particularmente, se trata de los recipientes de presión, un elemento clave en los lanzadores espaciales, ya que permiten almacenar el combustible y los gases presurizantes y propelentes que se emplean durante el despegue. Los primeros prototipos de los recipientes que obtuvieron los investigadores marplatenses fueron desarrollados empleando materiales de muy bajo peso basados en fibras de carbono y nanocompuestos poliméricos y el diseño mecánico se obtuvo empleando métodos basados en algoritmos genéticos, es decir un tipo particular de inteligencia artificial.

Este proyecto de tres años de duración permitirá escalar el proceso de fabricación, realizar pruebas de confiabilidad y obtener componentes certificados que puedan emplearse en las pruebas de lanzamiento.

El equipo de trabajo está conformado por los investigadores Juan Morán, Lucía Asaro, Pablo Montemartini, Pablo Leiva, Liliana Manfredi y Analía Tomba, todos pertenecientes al INTEMA y a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP).

«La concreción de este proyecto es un hito para el grupo, y es el resultado de muchos años de trabajo, la verdad que estamos muy contentos. El financiamiento que aportará la Agencia nos permitirá cambiar la escala y obtener productos que puedan emplearse directamente en los cohetes fabricados en el país. De esta forma la Facultad de Ingeniería y el INTEMA se constituyen como proveedores directos del plan espacial nacional», afirma Rodriguez.

Otras tres vidas que se podrían haber salvado: la prevención sobre el monóxido de carbono

Este 2 de agosto, los marplatenses amanecieron con la triste noticia de la muerte de tres jóvenes de 19, 23 y 26 años estudiantes de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Luego del trabajo de los técnicos de la entidad local de Camuzzi, se detectó un alto nivel de monóxido de carbono en el lugar y una instalación irregular del calefón.

Por Sabrina Aguilera-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

Miguel Ponce es investigador independiente del CONICET Mar del Plata y desde hace décadas dedica su tiempo de investigación a mejorar la calidad de vida de las personas a través de la prevención de accidentes con monóxido de carbono (CO). Con su grupo de trabajo, radicado en el Instituto de Investigación en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA, CONICET-UNMdP), desarrollaron una llave de corte para prevenir accidentes por formación de CO. Trabajan, también, en la concientización social sobre la temática desde el 2015.

El monóxido de carbono es un gas altamente tóxico que se produce por una mala combustión de un material combustible. Posee una afinidad 250 veces mayor por la hemoglobina que el oxígeno y en eso se basa su toxicidad.

Ante esta nueva situación, Miguel Ponce explica que al iniciar la época de temperaturas bajas, es importante realizar un servicio de mantenimiento en los gasodomésticos que funcionen a partir de un suministro de gas o por combustión. Este mantenimiento debe hacerlo un gasista matriculado y controlar la emisión de gases del artefacto. Esto incluye calefones, calefactores, calderas y generadores de electricidad por combustión, entre otros, para comprobar que su funcionamiento sea adecuado.

También es recomendable chequear que las rejillas de ventilación, normadas por ENARGAS, no se encuentren tapadas por muebles u otros elementos porque es muy importante asegurar que haya circulación de aire acorde al volumen de gas consumido por el artefacto de gas. También es necesario revisar las cañerías de salida de los gases de combustión y prestar especial interés a los sistemas que no son de tiro balanceado y consumen el oxígeno del ambiente.

Para evitar los accidentes con monóxido de carbono, el investigador afirma que “es imprescindible tener en cuenta no calefaccionar con hornallas u horno, ni cerrar herméticamente los ambientes. Tampoco utilizar los mismos conductos de ventilación para varios artefactos ni materiales que no son adecuados para las cañerías o conductos, como caños corrugados, ni colocar calentadores de agua (calefones) en los baños. Es importante no remover los elementos de seguridad de los artefactos a gas. Por ejemplo, muchas personas quitan los sensores bimetálicos de las calderas porque se apagan por retroflujo o venteo. Esto deja a la caldera sin sistema de detección térmica, que podría indirectamente darnos una idea que tal vez haya CO en la combustión”.

Para prevenir accidentes  es necesario observar el color de la llama de todos los artefactos, que debe ser azul, no amarilla ni anaranjada, mantener limpias las salidas de los conductos de ventilación – por ejemplo evitar que se hagan nidos de pájaros – y monitorear que las conductos no estén fisurados o con corrosión. En el caso de no tener la posibilidad de hacer un servicio de mantenimiento a los artefactos por un gasista matriculado, se recomienda dejar abierta una ventana unos centímetros en cada ambiente para que el aire se pueda renovar.

“De todas maneras esto puede no ser suficiente para evitar combustiones incompletas. Esto dependerá de la mezcla de aire puro y de aire contaminado y de su velocidad de renovación. De ser posible, colocar detectores de gases metano y CO. Y tener especial atención cuando se calefacciona con braseros, garrafas o incluso hogares, ya que es necesario asegurar que haya renovación de aire dado que en estos casos estamos quitando oxígeno del ambiente. Si es posible, evitar usar artefactos de tiro natural”, explica Ponce.

Con respecto a los síntomas de una intoxicación por monóxido de carbono, en primer lugar se pueden presentar mareos y dolor de cabeza, luego, dolor estomacal y adormecimiento. Estos son síntomas comunes a muchas enfermedades, y por lo tanto si se sospecha de una intoxicación por monóxido de carbono lo que se recomienda es salir al exterior, si es posible un ambiente abierto, y respirar profundamente durante unos minutos. Luego, pedir ayuda y al ingresar nuevamente abrir las ventanas y apagar la fuente de emisión de gas. También, puede ser que la intoxicación sea crónica, por lo tanto es importante estar atentos a la repetición de estos síntomas sin la presencia de un cuadro de enfermedad.

Cabe aclarar que además del trabajo de investigación y de concientización sobre esta temática que sigue cobrándose vidas, el investigador Miguel Ponce junto con su equipo de trabajo y el equipo del Centro de Desenvolvimiento de Materiales Funcionales de Brasil (CDMF-Brasil) colaboraron en la presentación de un proyecto de ley sobre «Prevención de intoxicaciones y muertes provocadas por monóxido de carbono»  denominado “Dulces Sueños” proyecto de ley nacional Nº 0846-D-2020 que se encuentra en tratativas en el Congreso de la Nación y que involucra a la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Miembros de la UBA e integrantes de otros países.  

El proyecto de ley solicita la obligatoriedad de uso de los sistemas disyuntores ante monóxido de carbono  desarrollados en Argentina como así también otros modelos llevados a cabo en conjunto con el CDMF, FAPESP, Brasil, con quienes el grupo del INTEMA trabaja desde el 2006.

Por otra parte, desde el 2017, se han presentado sucesivas peticiones al ENARGAS para la adecuación del parque de gasodomésticos y petición de normativas y poder aplicar los desarrollos en Argentina para evitar futuras tragedias como las que vive nuestra ciudad cada año.

Se realizó capacitación sobre monóxido de carbono en el Parque Industrial local

En la planta de INPOPAR SA del parque Industrial de Mar del Plata, una capacitación y exposición por parte de miembros del INTEMA-CONICET/ UNMDP sobre la problemática de los accidentes con monóxido de carbono como así también los provocados con metano.

Por Sabrina Aguilera-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

El pasado lunes 12 de julio se realizó, en la planta de INPOPAR SA del parque Industrial de Mar del Plata,  una capacitación y exposición por parte de miembros del INTEMA-CONICET/ UNMDP sobre la problemática de los accidentes con monóxido de carbono como así también los provocados con metano.

El evento, de capacitación y acompañamiento a la cooperativa INPOPAR, se realizó cumpliendo con las normas DISPO. Participaron en la exposición el Dr. Miguel Ponce, investigador independiente del CONICET, y Giuliana Giulietti, adscripta adjunta a investigación en el grupo de sensores, ambos pertenecientes al Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA, CONICET-UNMDP).  

La capacitación diseñada para una duración de una hora, se extendió pasadas horas del mediodía dado el interés despertado en los miembros de la cooperativa con respecto a las normativas de gas argentinas, los nuevos proyectos presentados en ENARGAS en la Mesa de calidad de aire y seguridad de hogares como así también en los proyectos de ley nacionales, provinciales y municipales. “Estos proyectos que atañen al uso de alarmas y sensores de gases tóxicos y explosivos se encuentran en tratativas para su implementación tanto en alarmas para los hogares como en tecnologías de punta que pueden desarrollarse en Tandil”, explica Ponce.

Durante la capacitación, ambos disertantes presentaron una diversidad de sensores, ópticos, electroquímicos y MEMS y mostraron su funcionamiento e integración en equipos diseñados en el exterior y propusieron caminos para la integración de sensores en los equipos producidos a nivel nacional. Por otra parte, surgieron numerosas preguntas sobre el gas monóxido y sus secuelas.

Sobre este punto, se mostraron sistemas desarrollados en Argentina como así también otros desarrollos llevados a cabo en conjunto con el CDMF, FAPESP, Brasil, dirigido por el Dr. Elson Longo con quien el grupo de INTEMA trabaja en conjunto desde el año 2003.

Asimismo, Ponce presentó tecnología americana con integración electrónica japonesa que se comercializa hoy en Brasil y gracias a la FAPESP se pudo adquirir estos artefactos prototipos en Argentina. Por otra parte, estos mismos desarrollos en sensores podrían ser elaborados y manufacturados en la ciudad de Tandil por parte de la empresa REDIMEC con quienes el grupo de sensores de INTEMA y el CDMF del Dr. Longo ya se encuentran en contacto desde marzo de 2021.

Por otro lado, el equipo del Dr Ponce, fue nuevamente invitado a participar de la puesta en marcha de la “Mesa de Innovación Tecnológica – Tecnologías de Almacenaje de GNL” creada por iniciativa del Sr. Interventor del ENARGAS, Federico Bernal, mediante Resolución ENARGAS 187/2021 y que llevará adelante la Gerencia de Innovación Tecnológica (GIT).  

El trabajo de dicho espacio consistirá en la recepción, análisis, intercambio y discusión de aquellas propuestas y proyectos tecnológicos, que tengan como objetivo específico la implementación de innovaciones que permitan la expansión y un mejor abastecimiento del sistema de distribución de gas por redes mediante el uso de GNL, en línea con los avances en la materia a nivel internacional y se tratarán los proyectos presentados en tecnologías 4.0 e “internet de las cosas” vinculadas a solucionar las problemáticas de las intoxicaciones por CO explosiones por gas y sensores de calidad de aire vinculados con la problemática del COVID19 que el grupo del INTEMA en conjunto con Redimec SA se encuentran capacitados para desarrollar y calibrar

Investigador marplatense reconocido por la Gravity Research Foundation

Mauricio Bellini, investigador principal del Instituto de Físicas de Mar del Plata (IFIMAR – CONICET, UNMdP) recibió la Mención de Honor (Honorable Mention) por parte de la Gravity Research Foundation por el trabajo de investigación: “¿Fueron las fluctuaciones fuertes del campo inflatón la causa del Big Bang (Gran explosión)?”.

Mauricio Bellini, investigador principal  del Instituto de Físicas de Mar del Plata (IFIMAR – CONICET, UNMdP) recibió la Mención de Honor (Honorable Mention) por parte de la Gravity Research Foundation  por el trabajo de investigación: «Were strong inflaton field fluctuations the cause of the big bang?».

La Gravity Research Foundation se encuentra en Nueva York, Estados Unidos, y fue fundada en enero de 1949. El principal objetivo de la Fundación es alentar a los científicos de todo el mundo a investigar y a llegar a una mayor comprensión del fenómeno de la gravedad, a través de sus reconocimientos anuales a los ensayos sobre esta temática.

El ensayo de Bellini reconocido por la Fundación se titula “¿Fueron las fluctuaciones fuertes del campo inflatón la causa del Big Bang (Gran explosión)?”, en donde se propone un modelo para describir el nacimiento del universo teniendo en cuenta los efectos de retro reacción con auto interacciones incluidas, producidos por las fuctuaciones del campo inflatón, que es el campo que describe el crecimiento del universo en escalas cosmológicas.

“Esas fluctuaciones podrían haber sido muy importantes a escalas de Planck, y sus auto interacciones podrían haber constituido el combustible para que comenzara la expansión primordial del universo. A esta época se la conoce como pre inflación y explica cómo el parámetro de Hubble, siendo inicialmente nulo, pudo alcanzar el valor máximo. Dicho valor ha ido disminuyendo a lo largo de la historia posterior del universo. Para desarrollar el trabajo se utilizó una métrica bastante novedosa, propuesta junto a los Dres. Anabitarte y Musmarra (también miembros del IFIMAR) hace un par de años, que caracteriza al tiempo que transcurre a velocidad variable”, explica Bellini.

Con respecto al reconocimiento, Bellini afirma que “significa un halago, quizás inmerecido, pero que da fuerzas para seguir trabajando, estudiando, y tratar de mejorar un poquito cada día. También significa la oportunidad de agradecer a las personas que colaboraron, colaboran y que me han ayudado en mi formación profesional. En lo que respecta a una esfera más íntima, significa un pretexto para abrazarme con mi familia y decirle gracias, en un momento donde todos estamos sufriendo de distinta manera debido a esta pandemia”.

Por Sabrina Aguilera-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

COVID-19 y vulnerabilidad social: el proyecto que reúne a la ciencia marplatense

El proyecto “Mejoramiento de las condiciones de vida de comunidades vulnerables del Partido de General Pueyrredon en el contexto de pandemia y pos-pandemia desde un enfoque transdisciplinar” fue una de las cinco iniciativas elegidas por la Fundación Bunge y Born en su convocatoria “COVID-19 y vulnerabilidad social”.

El proyecto “Mejoramiento de las condiciones de vida de comunidades vulnerables del Partido de General Pueyrredon en el contexto de pandemia y pos-pandemia desde un enfoque transdisciplinar” fue una de las cinco iniciativas elegidas por la Fundación Bunge y Born en su convocatoria “COVID-19 y vulnerabilidad social”.

La propuesta marplatense seleccionada reúne a más de 75 investigadores y profesionales de distintos organismos y tiene como objetivo generar información sobre la emergencia sanitaria, su evolución, impacto social y psicológico en comunidades y población vulnerable del Municipio de General Pueyrredon (MGP), que permitirá detectar alertas sociales, implementar y buscar soluciones a partir de la integración de saberes académicos y populares.

La iniciativa busca generar acciones concretas, conjuntas, sostenidas y articuladas con diferentes actores sociales como organizaciones no gubernamentales (ONG), organismos del estado y referentes de la comunidad que sean el pilar de políticas públicas destinadas a solucionar problemas asociados a la pandemia de COVID 19 o bien generados a partir de la irrupción de ella.

Este proyecto es dirigido por la investigadora principal del CONICET,  Vera Álvarez, Subsecretaria de Transferencia y Vinculación Tecnológica de la UNMDP y vicedirectora del INTEMA (CONICET, UNMDP). El mismo reúne los resultados obtenidos de cinco proyectos financiados por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación en la Convocatoria COVID-19, en los que participaron especialistas de diferentes unidades la Escuela Superior de Medicina, Facultad de Humanidades, Facultad de Ingeniería, Facultad de Psicología e institutos de investigación de doble dependencia del CONICET y la UNMDP como el Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales (INHUS-CONICET,UNMDP), Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA-CONICET,UNMDP) e Instituto de Psicología Básica, Aplicada y Tecnología (IPSIBAT-CONICET,UNMDP).

Las iniciativas previas pusieron de manifiesto que la pandemia profundizó problemas estructurales en el Municipio como falta de trabajo, emergencia alimentaria, acceso deficiente a los servicios públicos y urbanos, problemas habitacionales extremos, diversas formas de violencia y un impacto general sobre la salud mental. Pero además la emergencia sanitaria sumó problemas nuevos: dificultad para contar con elementos de higiene personal, limpieza y prevención, insuficiencia en el acceso al sistema de atención médica o de contención psicosocial e inequidad en la conectividad que impacta en la educación de los sectores populares.

En este contexto, cobraron relevancia actores territoriales como 35 Comités Barriales de Emergencia (CBE), articulados a partir de un entramado de asociaciones preexistentes de diversa índole (sociedades de fomento, clubes, iglesias, organizaciones sociales, entre otras) y los comedores barriales. Ambos colectivos nutren una red de solución de problemas, en relación con instituciones estatales (municipal, provincial y nacional), el CONICET, la UNMDP y otros actores socio-políticos que enfrentan la crisis.

Vera Alvarez se muestra muy motivada y lo deja ver en sus concluyentes  palabras: “A nivel personal es la posibilidad concreta de incidir en la realidad de nuestra ciudad, que tan castigada está, en donde el índice de desocupación es tan alto, con elevados niveles la pobreza y con una Universidad e institutos que pueden mostrar lo que hacemos, estudiamos y por lo cual la gente con sus  impuestos nos paga el sueldo todos los meses, está en diálogo con lo que hacen, saben y aportan los actores del territorio y que puede servir para poder vivir mejor”.

Por Daniela Garanzini-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata
Fotografía gentileza de las investigadoras.