Marplatenses participan en la confección del Inventario de Uso de Agroquímicos

La investigadora Karina Miglioranza, junto a otros miembros del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC, CONICET- UNMDP) forman parte de la red de trabajo que trabaja en confección del Inventario de Uso de Agroquímicos que se reunió con el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Roberto Salvarezza.

El Inventario para la Producción Sustentable es una iniciativa que reúne a los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación; de Agricultura, Ganadería y Pesca y de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Para la elaboración de este documento se convocó a especialistas que cuenten con resultados de investigaciones, desarrollos tecnológicos que permitan medir o estimar el contenido de agroquímicos en diferentes matrices. El resultado permitirá analizar y contribuir al desarrollo de producciones sustentables, beneficiosas en términos sociales, económicos y ambientales dentro del mercado de la producción orgánica y agroecológica.

Con motivo de realizar una puesta en común de los grupos de investigación que participan del proyecto, establecer objetivos, etapas y metodología de trabajo que se aplicará en la confección del Inventario, el lunes 30 de agosto se reunieron el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCYT), Roberto Salvarezza; la titular de la Unidad de Gabinete de Asesores, Carolina Vera; el subsecretario de Coordinación Institucional, Pablo Nuñez y la investigadora del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMYC, CONICET-UNMDP) Karina Miglioranza.

La investigadora marplatense, coordinadora de la red,  presentó el proyecto “Inventario de niveles de agroquímicos en matrices abióticas y bióticas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe”. Éste es financiado por la línea de Proyectos Interinstitucionales en Temas Estratégicos (PITEs) del MINCyT y convoca a 10 instituciones nacionales de ciencia y tecnología –entre las que se cuentan el INTA y el SENASA– y universidades nacionales.

Además participan del proyecto interministerial la investigadora adjunta Paola Ondarza, los investigadores asistentes Sebastián Grondona y Lorena Scenna y los becarios doctorales Franco Cecchetto y Nicolás Vazquez, todos ellos pertenecientes al IIMyC.

El ministro Salvarezza manifestó su satisfacción por la integración interinstitucional que propone el proyecto y expresó que desde el MINCyT tienen compromiso con la comunidad científica y con el desafío de la producción sustentable. Y añadió: “Y para ello es fundamental ofrecer datos e información para el manejo racional basado en evidencia científica”.

Miglioranza cuenta que coordinar el proyecto implica a  nivel personal un honor y a nivel profesional una gran responsabilidad y un enorme desafío, para un grupo de investigación que lleva más de 20 años trabajando en la temática.

«Poder aportar desde nuestra formación a un proyecto de tal envergadura, donde existe una vinculación muy importante entre ciencia y gobierno, y donde trabajaremos conjuntamente 10 instituciones del sistema científico tecnológico de nuestro país, resulta en una experiencia muy enriquecedora y motivadora para todos”, concluye la investigadora.

Por Daniela Garanzini-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

Ya llega el evento “Diálogos sobre Plásticos”

En esta edición virtual el evento se transmitirá por el canal de Youtube de PRENSA CONICET MAR DEL PLATA y en la página de Facebook CONICET Mar del Plata, contará con la presencia de panelistas especializados en la temática de Plásticos.

Por tercer año el CONICET Mar del Plata presenta el ciclo de charlas «Diálogos sobre…»

En esta edición virtual el evento se transmitirá por el canal de Youtube de PRENSA CONICET MAR DEL PLATA y en la página de Facebook CONICET Mar del Plata,  contará con la presencia de panelistas especializados en la temática de Plásticos. El objetivo del Ciclo es que la comunidad pueda dialogar con investigadores y referentes de ciencia sobre diferentes temas de interés local.

La charla que inaugura esta tercera edición es “Diálogos sobre Plásticos” y será el miércoles 25 de agosto a las 14 horas Argentina.

El mismo contará con un panel formado por la especialista en materiales e investigadora principal del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de los materiales (INTEMA- CONICET, UNMDP) Vera Álvarez; Fernando Graña, economista, integrante del grupo de Análisis Industrial y docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNMDP , y los investigadores adjuntos del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC- CONICET, UNMDP) Juan Pablo Seco Pon y Mauricio Díaz Jaramillo, quienes centran sus estudios en los efectos de plásticos en aves marinas y la presencia de microplásticos en estuarios bonaerenses, respectivamente.

Esta temática surge a partir de la creciente preocupación por la presencia de plásticos contaminando diferentes ecosistemas, llegando a formar “islas de plásticos” en varios océanos. Según la Organización de las Naciones Unidas anualmente se producen más de 400 millones de toneladas de plástico en el mundo y sólo el nueve por ciento de los desperdicios de esta naturaleza son reciclados.

Los desechos plásticos generados suelen tener como destino final el mar, llegando a encontrarse islas enteras formadas por este material, éste además puede fragmentarse y generar microplásticos que entran en la cadena alimentaria afectando la vida marina. El objetivo del encuentro es generar un diálogo con representantes científicos para concientizar sobre la producción y consumo de plásticos.

Además, el evento es realizado en el marco del BIOPOLI 2021, workshop que se desarrollara de manera virtual los días 23, 24 Y 25 de agosto, organizado por Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de los Materiales (INTEMA, CONICET-UNMDP). También acompañan en la organización del evento la UNMDP y la Red de Investigación de Estresores Marinos – Costeros en Latinoamérica y El Caribe (REMARCO).

La actividad se realizará a las 14 horas Argentina, no requiere inscripción y se transmitirá a través del canal de Youtube de PRENSA CONICET MAR DEL PLATA y de la página de Facebook CONICET Mar del Plata.
Para mayor información: comunicacion@mardelplata-conicet.gob.ar

Científico marplatense reconocido internacionalmente por sus aportes en Psicología

Catriel Fierro, becario postdoctoral del CONICET, fue galardonado con el premio «Early Career Award» que otorga la Society for the History of Psychology en reconocimiento a sus contribuciones científicas y académicas específicas en el campo de la psicología. Es el segundo latinoamericano y el primer argentino en recibir esta distinción.

Por Daniela Garanzini-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata.Fotografía gentileza de Catriel Fierro.

El Doctor en Psicología y becario postdoctoral del CONICET, Catriel Fierro, fue reconocido con el Early Career Award que se otorga a investigadores jóvenes, con menos de 10 años de haberse doctorado, que hayan realizado aportes significativos al campo de la historia de la psicología y cuenten con un plan de investigación que prometa contribuciones continuas a los estudios históricos sobre la ciencia para el trabajo futuro.

La Society for the History of Psychology, fundada en 1965 es la institución internacional más antigua de historiadores de la psicología. El premio se otorga a partir de la nominación y votación de los propios miembros de la sociedad, y es discontinuado, sólo se da cuando hay candidatos promisorios.

Es la primera vez que este reconocimiento se le otorga a un argentino y la segunda vez en la historia en que el protagonista es latinoamericano. El anterior fue al brasilero Saulo de Freitas Araujo en 2013.

“Es un académico muy productivo, con más de 50 artículos publicados en revistas científicas. Tenemos motivos suficientes para confiar en que Fierro seguirá contribuyendo a la historia de la psicología en el futuro próximo”, declaró Ross Kosits, el presidente del comité de premios de la Society for the History of Psychology.

En el inicio de su carrera de investigación Catriel Fierro investigó la alfabetización histórica de estudiantes de psicología de Argentina y Latinoamérica.

 Posteriormente, analizó los programas de estudio de los cursos de historia de pregrado, que fue publicada como un libro, también  premiado. Y en su etapa doctoral realizó estudios cuanti y cualitativos sobre los orígenes y el desarrollo de los programas de psicología en las universidades argentinas en el período 1955- 2018.

Por este trabajo el joven psicólogo fue galardonado con Premio Antonio Caparrós que entrega la Sociedad Española de Historia de la Psicología al mejor trabajo en español sobre historia de la ciencia, convirtiéndose en el primer psicólogo argentino en ganar este reconocimiento.

Actualmente el psicólogo  lleva adelante la línea de investigación que aborda la historia de la psicología americana y europea. Particularmente se dedica a profundizar en los orígenes y el desarrollo temprano de la psicología de Carl Rogers.

Catriel afirma que siente un enorme orgullo y satisfacción por ver que el trabajo que se hace con mucho esfuerzo y sacrificio da resultados más allá de las publicaciones académicas.

Y agrega ”en mi condición de docente universitario y de becario del Consejo y dado que es la segunda ocasión en la historia en que el premio se otorga a un latinoamericano y la primera que se otorga a un argentino, siento que la distinción implica una confirmación adicional de que los investigadores argentinos, con el respaldo de organismos como el CONICET y las universidades nacionales, somos actores efectivos en redes científicas más amplias, e interlocutores directos de nuestros colegas de otras latitudes”.

El joven galardonado concluye: “Es un honor y un impulso a seguir avanzando”.

Humanizar a San Martín

Organizador militar, miembro de logias, brazo armado de movimientos de pueblo, libertador, gobernador, protector; las facetas de la vida de San Martín son difíciles de abarcar. Para recorrer su vida, la historiadora Maria Agustina Vaccaroni nos relata detalles y recuerdos en esta nota del “gran libertador”.

María Agustina Vaccaroni, es Doctora en Historia y becaria posdoctoral del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales (INHUS, CONICET-UNMDP) y del Centro de Estudios Históricos (CEHIS) de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP).

El 17 de agosto constituye una fecha ineludible en nuestro calendario de efemérides. En la escuela, en los medios, en el espacio público se realizan eventos diversos en conmemoración del aniversario de la muerte del que Domingo Sarmiento ha llamado “el Capitán General de tres repúblicas sudamericanas, el fundador armado de la independencia de medio mundo”.

Los monumentos presentes en cada provincia y en nuestra propia ciudad nos recuerdan a José de San Martín. Pero su calidad de “héroe nacional” ha sido, como nos plantea la historiadora Beatriz Bragoni, una construcción política e intelectual que atravesó el siglo XIX y también el XX. A ciento setenta y un  años de su fallecimiento, se impone, entonces, un intento por humanizar y politizar a San Martín, ponderando sus claroscuros, vinculando su acción con los momentos de experimentación institucional en la que estuvo inserto, atendiendo a la mirada del panorama americano que desenvolvió; en fin, despojándonos un poco del héroe, para dar paso a su persona.

José Francisco de San Martín y Matorras nació en 1778 en Yapeyú, en las misiones jesuíticas del actual territorio de Corrientes. Hijo del teniente gobernador de aquella zona, Juan de San Martín y de Gregoria de Matorras, la estadía de San Martín en Yapeyú fue corta, porque a sus seis años la familia retornó a la península. Fue educado en el Seminario de Nobles en la ciudad de Madrid. Eligió la carrera militar a la cual dedicaría décadas, enlistándose en el Regimiento Murcia con solo once años. Como parte del ejército español luchó en el norte de África, en los Pirineos y contra Napoleón. Por nacimiento, por crianza, por servicio al rey, San Martín era un español americano.

Así llegó a Buenos Aires en 1812, a sus treinta y cuatro años. Su retorno al Río de la Plata estuvo motivado, primeramente, por decisión política, no por una añoranza al terruño, como explica el Dr. Alejandro Rabinovich. Junto con Carlos de Alvear y José Matías Zapiola, arribaron al puerto de Buenos Aires el 6 de marzo de aquel año, en momentos de crisis para el proceso revolucionario iniciado en 1810. Para San Martín el problema que surcaba aquel tumultuoso escenario estaba vinculado al desarrollo del combate con métodos y regimientos anticuados. Como solución a esto, San Martín, en tanto destacado organizador militar, fue encomendado con la formación del Regimiento de Granaderos a Caballo que tanto recordamos hoy en nuestros actos escolares.

Pero como decíamos, su desenvolvimiento como militar fue tan solo uno de los aspectos, importante por supuesto, de su vida. Ya en Buenos Aires, el ahora teniente coronel de los Granaderos se involucró en la Logia Lautaro, azuzado por Alvear y su familia. Con apariencia de logia masónica, pero en realidad organizada con fines políticos, la misma se constituyó en una sociedad secreta, al modo de las que se habían configurado en Europa, como la llamada Gran Reunión Americana o la Sociedad de los Caballeros Racionales que grupos de hispanoamericanos usaron como espacio de discusión sobre las tramas políticas y sociales que discurrían al otro lado del Atlántico. La Logia Lautaro, además, fue secreta para evitar la intervención del Primer Triunvirato y su secretario Bernardino Rivadavia, como ya había sucedido con la Sociedad Patriótica, controlada por el Intendente de Policía bajo órdenes del gobierno.

Como parte de este espacio institucional San Martín puso a disposición su regimiento, que se posicionó, armado, frente al Cabildo para apoyar la representación o petición popular firmada por más de cuatrocientos vecinos y entregada el 8 de octubre de 1812. A través de ella se exigió, “bajo la protección de las legiones armadas”, que el gobierno del Primer Triunvirato cesara en sus funciones, para dar fin a su autoritarismo e ineficiencia. Este movimiento de pueblo, como lo ha llamado Fabián Herrero, fue el puntapié inicial del Segundo Triunvirato que contó con el liderazgo de Alvear.

Algunos autores han hecho notar que San Martín luego podría haberse arrepentido del apoyo militar a este evento. Lo que está claro es que sus relaciones con Alvear cambiaron. San Martín era lo que se conocía como un liberal en aquel momento, en tanto opuesto al absolutismo monárquico que representaba Napoleón en los inicios del siglo XIX. Bajo este paraguas, pudo tejer y destejer tramas de relaciones, vínculos e ideas políticas diversas.

Así, desde la gobernación de Cuyo, que ocupaba desde 1814, San Martín se opuso al centralismo del entonces Director Supremo Alvear. Mientras tanto, ya preparaba las fuerzas y recursos para concretar otro de los hitos de nuestras efemérides, el Cruce de los Andes, protagonizado por el ejército del mismo nombre. En él reunió a exiliados chilenos al mando de Andrés de Alcázar y de Bernardo de O’Higgins y a más de cuatro mil soldados y mil doscientos milicianos. En el contexto de estos episodios, San Martín combinó la intervención militar y la política, y no dudó en cambiar posiciones, procurando mantener una mirada más amplia, que no identificaba el triunfo de los procesos revolucionarios en curso al sólo destino de Buenos Aires.

Luego del Cruce de los Andes, finalizado en 1817, y posteriormente a la declaración de independencia de Chile en 1818, San Martín se propuso comandar la Expedición Libertadora del Perú. Logrado el retroceso de las fuerzas realistas que desde 1815 se habían reorganizado para atacar con fuerza a las diferentes experiencias revolucionarias e independentistas, se convocó un cabildo abierto que declaró la independencia del Perú en 1821, y nombró a San Martín como su Protector. Como tal, propuso como proyecto político para esta región monarquizar al Perú, a través de la elección de un presidente vitalicio con capacidades para seleccionar a su sucesor a los fines de evitar escenarios caóticos y guerras civiles. En la organización de sus memorias y legado, el propio San Martín decidió atemperar el peso de estos planteos políticos “en beneficio de un perfil militar, americanoy republicano” como aclara Bragoni.

Las dificultades que acarreó su proyecto en Perú y las desavenencias con otros líderes revolucionarios, entre otras cosas, motivaron su regreso a Europa, a Francia en particular, donde falleció en 1850, luego de una larga vida.
La acción e intervención de San Martín en América, aunque corta en el tiempo, comportó una pieza clave de los procesos en curso. El recuento de algunos de los episodios que lo tuvieron como protagonista da cuenta de las cambiantes posiciones y planteos políticos que mantuvo en respuesta a las turbulentas circunstancias de experimentación institucional que le tocó transitar, y en las cuales actuó, negoció, peleó y cedió.

Bucear la historia de “grandes hombres” como San Martín en clave “humanizada”, con sus marchas, contramarchas, errores y aciertos, permanencias y cambios, arroja luz sobre escenarios sociales, políticos e institucionales más amplios que la propia persona; en un nuevo aniversario de su muerte, ensayar este modo de abordaje resulta en la construcción de historias e historiografías más ricas.

Estudian el impacto emocional del COVID 19 en mujeres embarazadas

El estudio, fue liderado por Hernán López Morales, becario doctoral del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Psicología Básica Aplicada y Tecnología (IPSIBAT, CONICET-UNMDP) y docente de la Facultad de Psicología y de la Escuela Superior de Medicina (UNMdP).

Por Sabrina Aguilera-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

Integrantes del IPSIBAT publicaron un artículo titulado «Longitudinal study on prenatal depression and anxiety during the COVID 19 pandemic», el cual es resultado del estudio sobre el impacto emocional de la pandemia por COVID-19, dirigido por la Dra. Lorena Canet Juric y el Dr. Sebastián Urquijo, ambos también investigadores del IPSIBAT.

El estudio, fue liderado por Hernán López Morales, becario doctoral del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Psicología Básica Aplicada y Tecnología (IPSIBAT, CONICET-UNMDP) y docente de la Facultad de Psicología y de la Escuela Superior de Medicina (UNMdP). Además de  Licenciado en Psicología, maestrando y doctorando en Neurociencias. El artículo fue publicado recientemente en la Revista internacional Archives of Women’s Mental Health.

También participaron en el estudio Macarena Verónica del Valle y Rosario Gelpi Trudo; ambas becarias del CONICET en el IPSIBAT, María Laura Andrés, investigadora asistente del CONICET; Lorena Canet Juric, investigadora adjunta del CONICET y Sebastián Urquijo, vicedirector del IPSIBAT.

La Revista “Archives of Women’s Mental Health” es la publicación oficial de la Marcé Society, la Sociedad Norteamericana de Obstetras y Ginecólogos Psicosociales (NASPOG por sus siglas en inglés) y la Asociacion Internacional por la Salud Mental de las Mujeres (IAWMH por sus siglas en inglés).

Históricamente, las mujeres embarazadas siempre se han considerado una población de alto riesgo. Las revisiones sistemáticas han informado que los trastornos mentales, como la depresión y la ansiedad, son más prevalentes durante los períodos perinatales, en comparación con los períodos sin embarazo. A su vez, en contextos similares al actual, como por ejemplo la pandemia de gripe porcina y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), el embarazo se asoció con efectos clínicos negativos y una mayor tasa de mortalidad, aumentos significativos en los niveles de ansiedad, depresión y estrés.

El agravamiento por situaciones de estrés generadas por el aislamiento podría pronunciar condiciones de vulnerabilidad preexistentes, principalmente en países de ingresos bajos y medianos debido al mayor riesgo de problemas financieros y socioambientales.

«Durante el estudio de seguimiento longitudinal sobre mujeres gestantes, se ha mostrado un aumento progresivo de indicadores de ansiedad y depresión en los primeros 50 días de confinamiento, al mismo tiempo que se observa una leve disminución de los mismos al cabo de aproximadamente 150 días”, manifiesta Lopéz Morales.

Estos datos son compatibles con lo reportado por estudios precedentes longitudinales de población general que también han subrayado el aumento progresivo de indicadores de depresión y ansiedad. Sin embargo, al comparar mujeres embarazadas y no embarazadas, las primeras presentaron un incremento más pronunciado de síntomas de depresión y ansiedad a lo largo del tiempo y la disminución luego fue menos acentuada.

El becario explica que “nuestro estudio reporta que, a medida el confinamiento se sostiene en el tiempo, también lo hacen los indicadores de depresión y ansiedad”. Y así lo demuestras las cifras: en el caso particular de las mujeres embarazadas, al cabo de los primeros 50 días de confinamiento se observa un 32.7 por ciento de indicadores de depresión prenatal moderada y severa, los cuales descienden a 29.6 por ciento al cabo de 150 días. Estos números están por encima de la prevalencia para países en desarrollo (19 – 25%) y aún más elevados que lo reportado para países desarrollados (7 – 15%).

Los resultados demostraron que los niveles de ansiedad aumentan con el tiempo en mujeres embarazadas y no embarazadas. Sin embargo, para las mujeres embarazadas el aumento fue más pronunciado, alcanzando valores significativamente más altos que los reportados para las mujeres no embarazadas.

El período perinatal en sí mismo puede conducir a complicaciones emocionales como angustia, miedo o ansiedad, pero parece que las condiciones pandémicas del COVID-19 probablemente produzcan angustia perinatal adicional. “Es posible que, con el tiempo, las personas se adapten lentamente a las nuevas condiciones de vida, reduciendo la angustia percibida, aunque todavía esto no está claro”, agrega López Morales.

Por lo tanto, las características contextuales de estar embarazada podrían ser un factor de riesgo extra para el desarrollo de sintomatología psicopatológica. Al riesgo habitual de desarrollar depresión o ansiedad prenatal se le suma un conjunto de variables contextuales por la pandemia por COVID-19 que genera una mayor vulnerabilidad al desarrollo de psicopatología.

De esta manera, el estudio concluye que la particular vulnerabilidad de las mujeres embarazadas y los potenciales efectos negativos asociados, tanto en ellas como en su descendencia, subrayan la importancia de las políticas de salud perinatal orientadas a la prevención y tratamiento de posibles consecuencias futuras.