El fin de semana largo «trajo alivio» y «dio impulso» a la actividad hotelera y gastronómica local, pero desde UTHGRA Mar del Plata reconocieron que en el sector hay «gran preocupación» por la abrupta caída del consumo, los despidos por goteo que empiezan a registrarse, y el escenario a corto y mediano plazo en la actividad.

«El turismo siempre ayuda, hace que la actividad se mueva, de hecho la ocupación rondó entre el 60 y el 70%, y hubo buena afluencia en los locales gastronómicos, pero en el día a día en muchos locales tienen jornadas en las que se atienden dos o tres mesas nomás, y los hoteles están vacíos; hay un panorama muy complicado», analizó el secretario general, Pablo Santín.

En el sector, el consumo viene desplomándose progresivamente. En consecuencia, los salarios y la continuidad de los puestos de trabajo genera incertidumbre. Santín manifestó su preocupación por la situación: «Estamos comenzando a sentir poco a poco despidos por goteo en un sector que hasta ahora no había sufrido muchos despidos».

El dirigente planteó que este escenario recesivo, a corto o mediano plazo «genera problemas» porque «ningún negocio se sostiene con una caída tan abrupta en las ventas», lo que se explica por la pérdida de poder adquisitivo en general. «Miles de familias, grupos o parejas dejaron de salir a comer, de compartir un momento agradable en la actividad gastronómica, y eso es porque no hay guita, lo que lógicamente repercute negativamente en la actividad», analizó.

Pese a la recesión, Santín aclaró que, por el momento, no se observan grandes despidos en el sector.

Seguido, el secretario general de UTHGRA Mar del Plata cuestionó que «los únicos salarios que le vienen ganando a la inflación son los de los políticos», es más, «se lo aumentaron bastante desde que asumieron en diciembre hasta ahora», pero «para los trabajadores no hay tanta libertad, porque le ponen techo a las paritarias; no te la homologan si no tiene el techo que ellos quieren».

Vale destacar que, a pesar de que UTHGRA firmó una paritaria interanual del 270%, la inflación actual del 300% erosiona el poder adquisitivo de los trabajadores. «Subieron los alquileres, se dispararon los precios de la comida. Se fue todo por las nubes», indicó Santín.

Para el secretario general, la situación «se está volviendo insostenible» y «las medidas políticas que se están tomando solo llevan a seguir perdiendo adquisitivo, como se ve mes a mes».

«Hay un clima raro, negativo, y el laburante lo único que quiere es ir a laburar, llegar a fin de mes, que no le falte la comida. Y se está complicando con todo este despelote político que estamos viviendo», concluyó.


Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

Deja un comentario

Deja tu comentario