Los conductores de taxis y remises que protagonizaron, en la víspera, una polemica medida de fuerza en Mar del Plata, decidieron este miércoles retomar la actividad.

Cabe recordar que los trabajadores de los autos de alquiler decidieron realizar un paro y movilización para reclamarle a la administración municipal que encabeza Guillermo Montenegro (JxC) que cumpla la ordenanza que prohíbe el funcionamiento de las aplicaciones Uber, Cabify y otras plataformas digitales que se utilizan para solicitar transporte de pasajeros.

Sin embargo, la metodologia de protesta empleada resultó por demás conflictiva y repidiable, ya que en plena temporada y con una ocupación turistica casi plena de la ciudad, los taxistas y remiseros decidieron cortar calles del micro y macrocentro, causando serios trastornos de tránsito.

No conformes con ello, hacia la noche resolvieron profundizar el paro de actividades y trasladar la protesta a la autovía 2, a la altura de la rotonda del Aeropuerto «Astor Piazzolla», interrumpiendo el acceso a la ciudad.

Tras ello, el intendente Guillermo Montenegro comunicó a través de las redes sociales que se realizaría una denuncia penal contra los manifestantes y advirtió que no iba a aceptar «extorsiones y aprietes» para sentarse a dialogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *