Alarma en un hotel de Mar del Plata por un escape de monóxido de carbono

Unos 30 pasajeros intoxicados y más de 180 evacuados de manera inmediata junto a 13 empleados. Se activó el protocolo de emergencia.

Un escape de monóxido de carbono causó conmoción en un hotel céntrico de la ciudad de Mar del Plata que dejó como saldo dos menores y tres adultos hospitalizados a raíz de un cuadro de intoxicación y otras 27 personas tuvieron que ser atendidas en el lugar con similares síntomas pero cuadros menores, con rápida recuperación.

El hecho se produjo cerca de la medianoche en un hotel sindical (Foeva) ubicado en calle Bolivar al 2400, cuando los huéspedes comenzaron a sufrir los efectos del monóxido de carbono.

«Había 181 pasajeros que fueron evacuados de manera inmediata junto a 13 empleados», confirmó el secretario de Seguridad de la comuna, Darío Oroquieta.

Se sospecha que el foco de la emanación de monóxido de carbono fue en el sector del comedor. El hotel quedó clausurado y se abrió una investigación a cargo del fiscal Pablo Cistoldi, titular de la Unidad Fiscal de Delitos Culposos.

Médicos de equipos de emergencia trabajaron en el lugar para asistir a los afectados, en su mayoría con cuadros de mareos y vómitos. Para los casos más complejos se dispuso pronto traslado en ambulancia al Hospital interzonal General de Agudos y al Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil.

Personal de bomberos, policía, Defensa Civil y SAME trabajaron en el lugar para intervenir y controlar la situación.

Cabe destacar que es el segundo caso de escape de monóxido de carbono que se registra en un hotel de Mar del Plata en diez días.

Una familia denunció que sufrió una situación similar a raíz del mal funcionamiento de una caldera individual en un departamento de Torres de Manantiales Apart Hotel.

 

Tres personas intoxicadas con monóxido de carbono tras incendiarse un departamento

El incendio se produjo cerca de las 6 en un departamento de un complejo habitacional ubicado en República del Líbano 2980, y los afectados son dos mujeres, de 68 y 24 años y un hombre de 45.

Tres personas debieron ser hospitalizadas este jueves como consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono producto de un incendio en un departamento del barrio Fonavi, situado al sudoeste de Mar del Plata, informaron fuentes policiales.

El incendio se produjo cerca de las 6 en un departamento de un complejo habitacional ubicado en República del Líbano 2980, y los afectados son dos mujeres, de 68 y 24 años y un hombre de 45.

Los tres quedaron internados con asistencia de oxígeno y en observación pero están fuera de peligro, indicó un fuente del hospital Interzonal General de Agudos de Mar del Plata.

Los peritos se encontraban esta mañana trabajando en el inmueble para determinar como se inició el foco ígneo, aseguró la policía. (Télam)

Jornadas Interinstitucionales sobre intoxicaciones por monóxido de carbono

Se realizará este viernes en el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos Departamento Judicial Mar del Plata. La entrada será libre y gratuita y se entregarán certificados oficiales.

Este viernes se realizarán las Jornadas Interinstitucionales sobre intoxicaciones por monóxido de carbono (CO), en el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos Departamento Judicial Mar del Plata, Bolívar 2948  El horario de apertura está previsto para las 13:30, La entrada será libre y gratuita y se entregarán certificados oficiales.

 

En Argentina mueren por año en un promedio de 200 personas por intoxicaciones con monóxido de carbono. En 2018 se registraron más de 2000 casos de este tipo de accidentes. El monóxido de carbono es una sustancia tóxica y altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Por tal motivo, es indispensable informar y prevenir a la sociedad sobre la importancia de mantener bien ventilados los ambientes, el control periódico de la instalación de los artefactos por un gasista matriculado y contar con dispositivos de corte en presencia de monóxido de carbono (CO).

 

La mayor parte de los accidentes se producen en invierno dado que, ante las bajas temperaturas, las personas tienden a recluirse en un ambiente, manteniendo cerradas todas las aberturas (puertas y ventanas). De esta forma, se le resta oxígeno a los artefactos para la combustión y en consecuencia ésta será incompleta y producirá monóxido de carbono.

 

Todo material combustible rico en carbono (gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, cartón, papel, plásticos) necesita oxígeno para quemarse. Cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente, la combustión es incompleta y se genera monóxido de carbono (CO).

 

Los siniestros por intoxicaciones por CO son producidos en un 87% por calefones, 8% por calefactores y 5% por cocinas. El monóxido de carbono ingresa al cuerpo a través de la respiración, llegando primero a los pulmones y luego incorporándose a la hemoglobina del glóbulo rojo presente en la circulación sanguínea, desplazando al oxígeno y generando carboxihemoglobina. Eso hace que al disminuir el oxígeno afecte en primer lugar al cerebro, con síntomas como mareos, náuseas y vómitos, y en segundo lugar al corazón, incrementando el riesgo de que se produzcan arritmias cardíacas, infarto de miocardio y la persona fallezca.

 

Las intoxicaciones por Monóxido de Carbono (CO), se dividen en cuatro formas clínicas:

 

Sobreaguda: Los síntomas al comienzo van a estar ausentes ya que el paciente muere en pocos minutos debido a que la concentración de CO en el ambiente va a ser muy elevada (1500 ppm -parte por millón- o más).

 

Aguda: Los síntomas de inicio van a ser cefalea, náuseas, vómitos, calambres, convulsiones, infarto de miocardio, daño hepático. Aquí la concentración de CO en el ambiente va a ser menor a 1400 ppm.

 

Subaguda: En ésta forma de presentación, el paciente va a estar expuesto al CO durante varios días y a menores concentraciones y los síntomas van a ser cefaleas, mareos, vómitos, alteración digestiva e irritabilidad, los que progresan a cuadros clínicos más complejos, dificultando al médico el diagnóstico de ésta intoxicación y llevando al paciente a que tenga secuelas en el tiempo.

 

Crónica: La exposición al monóxido de carbono (CO) va a ser durante meses o años a pequeñas concentraciones, siempre mayores a 50 ppm. Dado que lo tolerable en un ambiente debe ser menor a 50 ppm. El síntoma cardinal va a ser la cefalea crónica que no mejora con analgésicos, trastornos de conducta, síndrome parkinsoniano, pérdida de estabilidad (síndrome cerebeloso) cansancio, insomnio, calambres generalizados, vértigo, temblores, pérdida del olfato, disminución de la agudeza visual, alteración en la visión de los colores, y cuadros psiquiátricos, lo que hace que a las intoxicaciones crónicas se las conozca con el nombre de ‘una enfermedad simuladora’, que hace mucho más difícil llegar a un diagnóstico correcto.

 

Miguel Ponce es un tandilense docente de la UNMDP e investigador del CONICET que desarrollo una tecnología para resolver el problema de la intoxicación de monóxido de carbono. Creó un dispositivo que detecta y corta el suministro de gas del artefacto en presencia de exceso de (CO).

 

El Dr. Ponce forma parte del cuerpo de investigadores del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA). Este desarrollo, en particular, tuvo una fuerte repercusión a nivel nacional e internacional. A partir de la difusión de esta innovación es posible contar con un dispositivo que corte el gas del artefacto. Inmediatamente, al corte de gas, se genera y emite una alerta al usuario advirtiendo sobre la formación de monóxido de carbono. De tal manera, este desarrollo constituye una aplicación que reduce drásticamente el porcentaje de muertes y accidentes en torno al “asesino silencioso”.

 

Un estudio realizado en el año 2013 por la empresa ENARGAS, en relación al número de accidentes relacionados con monóxido de carbono deja en evidencia una realidad escalofriante; en Argentina los números de accidentes por causas relacionadas por el exceso de monóxido de carbono se elevan a 1.600 personas, y mueren en un promedio de 200 personas por año. Datos relevados por la empresa 2012 informa que “…7,6 millones de usuarios de gas natural (GN) y cerca del 4,5 millones de usuarios de gas licuado (GLP). Si consideramos un promedio de 3 habitantes por usuario, tenemos que aproximadamente 36,3 millones de personas se abastecen de GN y GLP, o sea cerca del 90% de la población de la República Argentina.”(ENARGAS, 2013)

 

Lamentablemente muchas de estas muertes se podrían haber evitado, poniendo en práctica el dispositivo desarrollado en la el INTEMA hace más de 15 años.

Monóxido de carbono: advierten sobre el estado de artefactos e instalaciones

Todos los años al llegar el invierno se comienzan a encender los artefactos a gas que no se utilizan durante los meses de verano. Si bien el gas natural es un combustible seguro, es fundamental estar atentos al estado de los artefactos y de la instalación interna de la vivienda para evitar situaciones de peligro.

La empresa Camuzzi Gas Pampeana brinda una serie de consejos para prevenir accidentes con monóxido de carbono y con información para el uso responsable del gas en los hogares, ya que con las bajas temperaturas se tiende a minimizar la ventilación de los ambientes donde funcionan artefactos a gas y esto puede aumentar la posibilidad de tener un accidente con este peligroso gas, si las instalaciones y los artefactos a gas no están en correcto estado.

Una infraestructura segura, con materiales aprobados, realizada por personal especializado y bajo un uso eficiente del fluido, permitirá no solo disminuir riesgos sino también ahorrar dinero en su factura de gas.

“No corras riesgos, el monóxido de carbono mata”

Muchas son las personas que se intoxican, e incluso mueren, en la Argentina y en el mundo a causa del monóxido de carbono. Aunque este tipo de accidentes no ocurren solo en una estación determinada del año, las bajas temperaturas del invierno potencian la aparición de casos, porque se ponen en funcionamiento las fuentes de calefacción y se tiende a minimizar la ventilación de los ambientes.

El monóxido de carbono se genera por el mal funcionamiento de los artefactos a gas, la escasa ventilación y la falta de mantenimiento o el deterioro de las instalaciones internas. Es un gas altamente tóxico y, si es inhalado en grandes cantidades, puede provocar daños cerebrales irreversibles e incluso la muerte.

Su peligrosidad radica en que el monóxido de carbono no tiene propiedades indicadoras que permitan su reconocimiento: es inodoro, incoloro, insípido y no irritante.

Para evitar accidentes con monóxido de carbono, es necesario:

  • Verificar periódicamente y con instaladores matriculados el funcionamiento de los artefactos a gas, sus conductos de evacuación de gases y las ventilaciones.
  • Mantener una ventilación permanente de los ambientes, aún en los meses de invierno.
  • No obstruir ni tapar las rejillas de ventilación de los ambientes.
  • En los ambientes cerrados, los artefactos deben ser preferentemente de Tiro Balanceado.
  • Los calefones y calefactores de tiro natural, como así también las estufas de tipo infrarrojo, NO deben colocarse NUNCA en baños o dormitorios por su elevado consumo de oxígeno.
  • No utilizar ni las hornallas ni el horno para calefaccionar la casa ya que consumen mucho oxígeno del ambiente.
  • No realizar cerramientos en balcones o terrazas si existen artefactos a gas que ventilan a esos ambientes.
  • Recordar que la llama del quemador siempre debe ser de color azul, con los extremos transparentes. Una llama amarilla o anaranjada es una señal de que algo está funcionando mal.

Los artefactos deben poseer una identificación de aprobación reconocida por el ENARGAS y toda modificación y/o ampliación de la instalación interna debe realizarse con un gasista matriculado y ser supervisada por la Distribuidora para garantizar la seguridad de la misma.

“Pequeñas costumbres. Grandes cambios”

El uso responsable del gas natural permite no solo disminuir la demanda del fluido, y por ende ahorrar dinero, sino también contribuir al cuidado de este recurso no renovable, a fin de garantizar su disponibilidad para las generaciones futuras. Por eso es importante tomar conciencia y utilizar solo la energía necesaria al momento de cocinar, calefaccionar el hogar o utilizar los artefactos a gas de la vivienda.

Consejos para hacer un uso eficiente del gas natural:

  • Utilizar el horno en forma moderada, ya que consume el equivalente a tres hornallas.
  • Al cocinar usar recipientes pequeños y con tapas para concentrar el calor, evitando que la llama sobrepase el fondo de los mismos. La llama que sobresale no aporta mayor calor y además, si el recipiente está destapado se pierde temperatura.
  • Al calentar agua, disponer solo la cantidad que se va a utilizar.
  • No permitir el desborde de líquidos o alimentos sobre las hornallas, ya que pueden obstruir los quemadores.
  • Cuando lo que se esté cocinando alcance el punto de ebullición, disminuir la llama. Cuando alcance el punto de cocción, apagar la hornalla.
  • No dejar el fuego encendido si no se lo utiliza.
  • Para un uso eficiente del calefón o termotanque, es importante regular la temperatura para evitar tener que mezclar el agua caliente con la fría. Los termotanques instalados en el exterior de la vivienda deben ser aislados térmicamente.
  • No instalar termotanques ni calefones de tiro natural sobre piletas y/o cocinas.
  • No retirar la tapa del calefón.
  • No dejar correr el agua caliente que no se utiliza. Se derrocha gas y agua.
  • Utilizar, siempre que sea posible, agua fría.
  • Calefaccionar sólo los ambientes que se utilizan y a una temperatura razonable (20º aproximadamente). No exagerar con la temperatura ya que el exceso de calefacción consume energía innecesariamente.
  • No abrir las ventanas cuando haya exceso de temperatura en un ambiente. Apagar los artefactos de calefacción.
  • No tapar los artefactos de calefacción con muebles, cortinas, etc., porque se reduce el aprovechamiento calórico del artefacto y se pueden producir incendios.

ANTE UNA EMERGENCIA

Comunicarse de inmediato con las líneas de emergencias, disponibles las 24hs, todos los días del año:

0800 666 0810 o 0810-666-0810

Hallan a un hombre muerto por monóxido de carbono

Un hombre de 81 años fue hallado sin vida en el interior de su domicilio junto a su mascota y todo hace presumir que la causa del deceso fue la inhalación de monóxido de carbono.

Personal policial de comisaría Cuarta fue alertado pasadas las 21 del sábado de una situación sospecha en el inmueble ubicado en calle Rio Negro 5880.

Los uniformados, con la anuencia de un vecino, ingresaron a la finca por una ventana y constataron al propietario fallecido en una habitación junto a su mascota.

Todo indica que la causa del deceso fue la intoxicación por monóxido de carbono, debido al fuerte calor y el olor que había en el interior de la vivienda.

La víctima fue identificada como Pedro Oscar Stagni, jubilado, de 81 años que vivía solo en el inmueble.

Una ambulancia del SIES acudió al lugar y constató el fallecimiento del anciano.