Argentina registra 125.000 nuevos casos de cáncer por año.

De acuerdo con la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), cada año se registran 125.000 nuevos casos de cáncer en Argentina. Sin embargo, precisó que los datos serían mayores, puesto que la información actual solo abarca lo que le sucede a entre 9 y 13 % de la población. Según los estándares internacionales, para que se trate de un registro representativo debe alcanzar al menos al 42 % de la gente.

Con el propósito de establecer los principales desafíos que atraviesan los sistemas de salud respecto a la atención del cáncer, profesionales de la salud, autoridades y representantes de obras sociales se reunieron en el evento convocado por Iniciativa Integrada para el Control del Cáncer en América Latina (ICCI-LA) de la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC).

Este primer evento sirvió a manera de lanzamiento en toda la región, pero se replicará en Chile y Colombia, en donde se presentará toda la información y se propondrán nuevas formas de abordar la implementación de políticas que contribuyan a mejorar la situación del cáncer en Argentina y en Latinoamérica.

Los especialistas resaltaron la planificación, las acciones y cuidados que se aplica respecto al tratamiento del cáncer en Argentina. No obstante, refirieron que aún hay bastantes aspectos por mejorar como, por ejemplo, hacer que el sistema de salud sea más eficiente y que llegue a todas las personas en el territorio nacional.

Los expertos refirieron en la necesidad de tener un registro obligatorio del cáncer, con el objetivo de tener datos reales, actuales y a nivel nacional de la situación de los pacientes en todo el país. Solo de esta forma se podrán elaborar estrategias e implementar políticas públicas eficientes que respondan a los desafíos actuales y futuros del sistema de salud.

Por otra parte, algunos expositores resaltaron que la Argentina no es un país pobre, pero que las acciones emprendidas para combatir el cáncer son aún insuficientes, puesto que se trata del país con mayor tasa de cáncer en todo Latinoamérica. También se requiere un mayor presupuesto para tratar este problema en las diversas provincias, sobre todo en las más afectadas.

El cáncer es una de las enfermedades que más ha avanzado en los últimos años en todo el mundo. Solo en España se estima que los casos de cáncer en 2019 superaron los 277.000, un 15 % más que en 2015, cuando se reportaron 247.771. De acuerdo con la especialista de GUIADESUPLEMENTOS, Alejandra Flores, se atribuye el crecimiento a factores como el aumento poblacional y la exposición a situaciones de riesgo, como el consumo de tabaco, alcohol, sedentarismo, entre otros.

“La deficiente alimentación y la ausencia de hábitos saludables repercuten en la incidencia de cáncer. Por ejemplo, la ausencia de vitamina B3 nos vuelve más vulnerables a diversas enfermedades, entre ellas el cáncer. Por otro lado, la acumulación de estrés oxidativo por ausencia de los OPC u otros minerales también trae consigo efectos nocivos en la salud”, apunta.

Autoexamen mamario: Una herramienta básica para la prevención del cáncer de mama

El control periódico es esencial para detectar cualquier anomalía. Recomendaciones para hacerlo de forma sencilla y en minutos.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama es el tipo de cáncer más mortífero entre las mujeres de 20 a 59 años de todo el mundo, y las proyecciones indican que el número de diagnósticos aumentará en las Américas un 46% en el año 2030. Estar informadas sobre la enfermedad, aprender a conocerse y estar atentas a las señales de alerta son los pasos más importantes para luchar contra esta enfermedad.

 

El cáncer surge cuando las células del cuerpo se alteran y se reproducen de forma anormal y sin control. En el caso del cáncer de mama, estas células se multiplican dentro de los senos y forman pequeñas protuberancias. Como otros tipos de tumores malignos, el cáncer de mama es una enfermedad que no puede ser adjudicada a una única causa en particular, sin embargo, se reconocen algunos factores que aumentan el riesgo de padecerlo.

 

Dentro de los factores que aumentan la posibilidad de enfermar se encuentran: ser mujer, tener más de 50 años, tener antecedentes personales o familiares de cáncer de mama o de enfermedad benigna de mama, haber recibido radioterapia dirigida a la mama o el pecho, haber recibido o estar recibiendo tratamiento con hormonas combinadas como estrógeno y progesterona, haber tenido la primera menstruación antes de los 12 años o la menopausia a edad tardía (después de los 55 años), no haber tenido hijos o haber tenido el primer parto después de los 30 años, padecer de sobrepeso u obesidad, ser sedentaria, ser fumadora y consumir alcohol en exceso.

 

La prevención es la herramienta fundamental en la lucha contra el cáncer de mama y consiste en medidas tendientes a reducir el número de casos nuevos de la enfermedad o de morir por esta causa. La detección temprana es una forma de prevención esencial, ya que los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación, reduciendo el número de muertes.

Se deben incluir controles ginecológicos y exámenes como mamografías y ecografías mamarias. Estos estudios no invasivos abarcan la exploración de las mamas y los ganglios que se encuentran en la axila, debajo y sobre la clavícula y en el cuello. La mamografía permite detectar el tumor cuando todavía es pequeño y no palpable. Existen también otros métodos diagnósticos por imágenes, como la ecografía y la resonancia magnética. El médico indicará cual/es y con qué frecuencia deben realizarse de acuerdo con las características individuales de cada paciente.

 

Señales de alerta

–  Dolor en un seno (fuera del período menstrual)

–  Los pezones segregan líquido sanguinolento.

–  Engrosamiento en la mama, cerca de ella o debajo del brazo.

–  Cambio en el tamaño o la forma de la mama.

–  Piel escamada, roja o hinchada en la mama, el pezón o la aréola. 

–  Pezón que se vuelve hacia adentro de la mama.

–  Huecos en la mama parecidos a la piel de la naranja.

 

¿Cómo hacerse un autoexamen?

Es necesario que cada mujer aprenda a autoexaminarse y lo realice de forma rutinaria, por lo menos una vez al mes. Es recomendable realizarlo una o dos semanas después del período menstrual para evitar que los senos estén hinchados.

 

En los últimos tiempos las investigaciones y avances médicos han permitido encontrar formas de tratar exitosamente el cáncer de mama y de controlar su crecimiento, pero el primer paso para salvar vidas es la detección temprana ¿vos ya sabes cómo autoexaminar tus mamas?

 

Existen tres posiciones básicas para realizar un examen completo de los senos:

 

Acostada:

  1. Recostarse con una almohada o una toalla doblada bajo el hombro derecho.
  2. Doblar el brazo derecho y colócalo bajo la cabeza.
  3. Con la mano izquierda, palpar el seno derecho, utilizando las yemas de tres dedos (el índice, medio y anular) para detectar abultamientos o masas.
  4. Ir cambiando los dedos de lugar de arriba hacia abajo.
  5. Presionar cada área del seno haciendo pequeños movimientos circulares y ejerciendo tres tipos de presión: la más ligera y suave para analizar el tejido más cerca de la piel. Una presión mediana, servirá para revisar la parte intermedia del tejido. La más intensa llegará hasta el nivel más profundo y más cercano a las costillas.
  6. Comprimir suavemente el pezón y observar si hay secreción.
  7. Repetir el proceso en el lado izquierdo.

 

De pie ante un espejo:

Esta parte del examen permitirá detectar cambios en la apariencia de los senos y los pezones. Colocarse ante un espejo con los brazos relajados a los costados del cuerpo. Procurando que el lugar esté bien iluminado, observar detenidamente los senos. Mirar los senos desde distintos ángulos y posiciones de los brazos. Cuando el examen se realiza con frecuencia, es cuando más se notan las posibles diferencias: cambios en el color de la piel o del pezón, o si surge alguna protuberancia.

 

De pie con el brazo levantado hacia el costado:

Esta posición permite revisar el área de la axila.

  1. Levantar un brazo a la altura del hombro.
  2. Con la mano opuesta, examinar la axila.
  3. Repetir del lado opuesto.

 

El cáncer de mama es el cáncer más común y la causa de muerte más frecuente en las mujeres, todos los años, más de 1 millón de mujeres en todo el mundo recibe el diagnóstico de cáncer de mama por primera vez. Cuando se detecta en etapa temprana, las probabilidades de sobrevida aumentan considerablemente, por eso es vital realizar los controles periódicos, los chequeos anuales y visitar al médico ante el primer signo de alarma. La prevención del cáncer de mama requiere de un trabajo conjunto entre los pacientes y el sistema de salud, siendo la detección precoz la piedra angular para el control de la enfermedad.

Se invierte en cáncer sólo el 0,23% del presupuesto total de Salud

Según una encuesta que llevó adelante Poliarquía en junio de este año, el cáncer preocupa bastante o mucho a 3 de cada 4 argentinos; el 59% considera que las coberturas de tratamientos para el cáncer son malas o regulares y el 54% cree que acceder a medicamentos es bastante o muy difícil.

Según la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, IARC, Argentina se ubica entre los países con mortalidad por cáncer media-alta y ocupa el quinto lugar entre los países del continente americano. Las enfermedades crónicas no transmisibles, como el cáncer, representan un desafío para los sistemas de salud al momento de ofrecer cobertura a la población y destinar los recursos necesarios.

Para 2040, se espera que las muertes por cáncer crezcan un 30% (de 167 a 217 cada 100 mil) y el cáncer duplicará a la primera causa de muerte entre 50 y 69 años, que actualmente es la cardiovascular.

Para la Dra. Zulma Ortiz, Subdirectora Ejecutiva del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina y quien coordina la iniciativa #accionxcancer, “es muy poco lo que se invierte hoy en cáncer en relación al impacto sanitario que representa. Duplicando o triplicando la cifra, no se movería el amperímetro del presupuesto nacional pero esos recursos podrían contribuir de manera significativa en la mejora de los registros de cáncer o en las políticas públicas de prevención primaria y secundaria”.

El movimiento #accionxcancer surge de un proceso de ‘Diálogos, Deliberaciones y Debates’ impulsado por el Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina con el objetivo de construir una agenda política informada que priorice al cáncer. El movimiento convoca a todos los actores clave del ecosistema del cáncer que quieran sumarse; se trata de un ejercicio democrático que va más allá del voto.

“Actualmente, nos encontramos en la última etapa de esta iniciativa. El objetivo de esta fase es de incidencia pública y se centra en acercar a cada una de las plataformas de los candidatos presidenciales todos los hallazgos y definiciones alcanzados durante más de un año de trabajo inter y transdisciplinario. Durante este recorrido hemos logrado construir, a partir de consensos, una agenda común en la cual el cáncer se impone como una política de Estado prioritaria. La idea es acercar nuestras propuestas a los distintos espacios políticos para que cuenten con mejores herramientas para desarrollar y presentar planes concretos para abordar este tema en términos de salud pública en sus programas de campaña”, detalló la Dra. Ortiz.

Mejorar el financiamiento y la gestión

“A 3 de cada 4 argentinos el cáncer es un tema que les preocupa bastante o mucho (77%). Respecto del acceso a la información sobre cáncer, solamente el 20% considera que la información que brinda el estado nacional acerca del cáncer es suficiente, lo que habla de una necesidad concreta de más y mejores campañas de concientización”, afirma el Dr. Daniel Lew, Director del Programa de Especialización en Medicina Familiar del Hospital Austral y coordinador de un relevamiento realizado por la consultora Poliarquía denominado ‘Percepciones de los argentinos sobre el cáncer’ que relevó durante el mes de junio de 2019 la opinión de 1.898 argentinos de 40 localidades de nuestro país. 

“Respecto de temas como acceso a la salud, 6 de cada 10 argentinos (59%) cree que las coberturas de tratamientos para el cáncer son malas o regulares y el 54% refirió que obtener medicamentos para el cáncer es bastante o muy difícil”, agregó Lew.

El cáncer es un desafío complejo y multidimensional que requiere una respuesta integral y múltiple de una variedad de actores dentro del sistema de salud. Es por eso que desde la Organización Mundial de la Salud y otros organismos recomiendan la implementación de Planes Nacionales de Cáncer que articulen los esfuerzos de los diferentes organismos del estado (áreas de inmunización, manejo de factores de riesgo, evaluación de tecnología, desarrollo social, educación, entre otras). La planificación en salud, permite considerar e integrar las posibles intervenciones, eligiendo un programa combinado de acciones, destinado a minimizar la carga general de la enfermedad en la sociedad.

Argentina ya ha dado un paso importante al desarrollar, de la mano del Instituto Nacional del Cáncer (INC), un Plan Nacional de Control del Cáncer quinquenal (2018-2022). Sin embargo, como señala la Dra. Julia Ismael, Directora del INC “Como parte del fortalecimiento y profundización de sus acciones en la línea de cuidado continuo del cáncer (desde la prevención, diagnóstico, tratamiento y cuidados paliativos) es necesario acompañarlo con un incremento de las partidas presupuestarias destinadas a dichas acciones”.

Día Mundial del Cáncer: relanzan la campaña «Cáncer: hablemos en positivo»

La campaña es una iniciativa de un grupo de 12 organizaciones de la sociedad civil vinculadas al cáncer, conformado por asociaciones de pacientes que trabajan en distintos tipos de cáncer y la sociedad médica que nuclea a los oncólogos en nuestro país.

Convencidos de que las palabras pueden construir realidades, afianzar mitos y perpetuar inequidades, 12 organizaciones de la sociedad civil relanzaron la campaña ‘Cáncer: hablemos en positivo’. En el marco del Día Mundial del Cáncer, que se conmemora este 4 de febrero, se sugiere -como comunidad- reemplazar algunos términos por otros, para aportar una mirada positiva a esta enfermedad, al tiempo que proponen un abordaje integral e inclusivo.

Las organizaciones que promueven el relanzamiento de esta campaña, y cuyos datos de contacto son fácilmente accesibles en Internet, son Fundación ACIAPO, Asociación Civil Sostén, Movimiento Ayuda Cáncer de Mama (MACMA), Fundación FUCA, Fundación TIEMPO DE VIVIR, A.C.L.A – Linfomas Argentina, Fundación Pacientes Cáncer de Pulmón, Asociación ALMA, ACILCO Asociación Civil, GIST Argentina, Fundación Bomberos de Argentina y la Asociación Argentina de Oncología Clínica.

Según datos publicados por el Instituto Nacional del Cáncer, se diagnostican más de 115 mil nuevos casos por año en Argentina, lo que representa más de 300 casos por día. Los tipos de cáncer más frecuentes son -en orden estadístico- el de mama, colon-recto, pulmón, próstata, cuello uterino, riñón, páncreas, estómago, vejiga, linfoma no-hodkin y las leucemias. Ante este panorama, se vuelve prioritario todo lo que pueda hacerse para mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de esta condición. En este sentido, el uso que hacemos de las palabras aparece como un aspecto sobre el que se puede y debe trabajar.

El año pasado, las organizaciones se unieron para lanzar esta campaña porque les parecía que era necesario llevar la conversación sobre cáncer a otro nivel, más humano, más optimista, más acorde con la actualidad.

Dado el éxito de la iniciativa, decidieron reeditarla en 2019 al considerar que aún queda mucho por mejorar cuando se habla de cáncer: cuesta contar en el trabajo que se tiene o tuvo cáncer, hay preguntas que no nos animamos a hacerle a nuestro papá, mamá o pareja ante un cáncer; no se sabe qué decir ante un amigo con cáncer.

Si habláramos sobre el cáncer con todas las letras, proponen las organizaciones, se lograría cambiar en la comunidad, por ejemplo, el mito de que ‘cáncer’ es sinónimo de ‘muerte’. Hoy se sabe que hay mucho por hacer a lo largo de todas las etapas que le toque atravesar a la persona. Se puede trabajar en prevención, en diagnóstico a tiempo, en la indicación terapéutica más conveniente y en los cuidados paliativos: siempre habrá algo por hacer para vivir más y mejor.

«La mayoría de las personas con cáncer que participan de nuestras actividades manifiesta que la carga violenta de las palabras no ayuda a su estado de ánimo y, por ende, no beneficia a su recuperación. Solicitan llamar a las cosas por su nombre y evitar las palabras bélicas que los ponen en el lugar de ganar o perder. Al mismo tiempo, cambiar el léxico y hablar sin eufemismos evita el temor a los controles que favorecen la detección temprana del cáncer», reconoció María Alejandra Iglesias, presidenta de Asociación Civil Sostén.

“En Macma dejamos de usar la palabra ‘lucha’, tan instalada, generando mensajes positivos que concienticen, convencidas de que no sólo es preciso hablar sobre cáncer, sino hacerlo con propiedad y cuidando las palabras que utilizamos”, refirió Marta Mattiusi, presidenta de MACMA.

“Los pacientes no están en condiciones de recibir información asociada a la ´lucha que tienen que enfrentar para vencer la enfermedad´;para ´no morir´. Esa idea está totalmente alejada de la realidad actual del cáncer”, afirma Marta Artigas, presidenta de Fundación ACIAPO.

4 de cada 10 casos son prevenibles

“Tenemos que animarnos a hablar de cáncer, con las palabras precisas, sin tabúes, sin prejuicios, sin estereotipos, porque poniendo sobre la mesa el tema seguramente podamos contribuir a mejorar la prevención y la detección a tiempo, dos aspectos indispensables para mejorar la supervivencia ante el cáncer”, remarcó el Dr. Matías Chacón, médico oncólogo y presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica y miembro de Fundación FUCA.

Hoy se sabe que 4 de cada 10 casos de cáncer se puede prevenir mejorando el estilo de vida (no fumando, llevando una alimentación variada y equilibrada, limitando la ingesta de alcohol, realizando frecuentemente actividad física y protegiéndose como corresponde al exponerse al sol).

“Debemos cambiar la terminología porque el cáncer no es la peor de las enfermedades. No nombrarla, aunque parezca increíble, puede provocar que los pacientes teman ir a la consulta. Tenemos que lograr que la gente le pierda el miedo al cáncer. Las palabras que utilizamos pueden asustar o ayudar en el diagnóstico precoz”, explicó Analía Montórfano, asistente general de la Fundación Tiempo de Vivir.

En muchos casos, las chances de curación o control del cáncer son muy elevadas si el diagnóstico se realiza a tiempo, como en los cánceres de mama, de colon, de piel o de próstata. “Por lo tanto, es indispensable visitar al médico y realizarse los chequeos correspondientes en cada etapa de la vida con la periodicidad que el profesional indique. Aun sin síntomas, no hay tiempo que perder. Una consulta a tiempo, un hallazgo inesperado, puede permitir un mejor abordaje, subrayó el Dr. Matías Chacón.

Lucha contra el cáncer: la Fuerza Rosa y la solidaridad invadieron la peatonal

No sólo se entregó material informativo sobre cómo prevenir y realizarse los controles pertinentes para detectar posibles cáncer de mama, sino que además del tradicional lazo rosa, se sumaron con un mechón rosa a su pelo como símbolo de la lucha.

Con motivo de conmemorarse en octubre el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer de Mama, dentro de las actividades que han venido desarrollando, la estilista Claudia Juárez Centurión junto a su equipo de la UDEII (Unión de Estilistas Independientes Internacionales) y la concejal del Frente Renovador Mercedes Morro, realizaron una intervención en plena peatonal San Martín, a pasos del ingreso a la Catedral.

No sólo se entregó material informativo sobre cómo prevenir y realizarse los controles pertinentes para detectar posibles cáncer de mama, sino que además del tradicional lazo rosa, mujeres, niños y niñas pudieron sumar un mechón rosa a su pelo como símbolo de la lucha.

También participaron integrantes del Banco Provincial de Pelucas Oncológicas de la CEMPPYA, quienes gracias a la solidaridad de los marplatenses y turistas que pasaban por el lugar, se llevaron gran cantidad de mechones de pelo para poder realizar sus pelucas.

«Tomar consciencia de la autodetección, de que habitualmente debemos observar nuestro cuerpo, fijarnos que no haya ninguna anomalía, es una labor de todos, mujeres y hombres, porqe ellos no están excentos de que les pueda aparecer la enfermedad también», indicó la edil del Frente Renovador, feliz de ver muchas familias acercarse a los gacebos y participar de esta motida entre la toma de consciencia y la solidaridad.

«Claudia es una luchadora, como ya nos ha contado, lleva cinco operaciones y muchos años luchando contra los tumores en sus mamas. Y nunca bajó lo brazos, con la compañía de su familia. Hoy está acá impulsando esta fuerza rosa, con su vida, con su historia, alentando a otras mujeres», dijo Morro sobre Claudia, quien junto a su equipo encabezó la intervención.