Rubén Acosta pelea en Alemania por el título internacional crucero AMB

El marplatense Rubén Acosta combatirá este sábado en Alemania por el título internacional crucero AMB ante su titular, el alemán Firat Arslan, pelea a desarrollarse en Goeppingen, estado de Baden-Württemberg, Alemania.

El marplatense Rubén Acosta combatirá este sábado en Alemania por el título internacional crucero AMB ante su titular, el alemán Firat Arslan, pelea a desarrollarse en Goeppingen, estado de Baden-Württemberg, Alemania.

El combate se desarrollará en el gimnasio del defensor del título, el Firat Arslan Sports Center de la localidad de Goeppingen, capital del estado de Baden-Württemberg y parte de la región de Sttutgart.

Acosta, de 43 años, tiene un record de 38 victorias (13 ko), 17 derrotas y 5 empates, y la de mañana será su 15ta. pelea en el exterior.

Arslan, de 50 años, tiene una foja de 48 triunfos (33 ko), 9 derrotas y 3 empates. Fue campeón europeo, intercontinental AMB y retador a los títulos mundiales FIB y OMB de la categoría.

Es vencedor de los argentinos Orlando Farías, Pablo Magrini, Ricardo Ramallo, Alejandro Valori y César Crenz, y este sábado hará la primera defensa del título internacional. (Telam)

El excampeón mundial de boxeo Sergio Víctor Palma murió por coronavirus

Palma, de 65 años, había presentado en las últimas horas dificultades para respirar y era paciente de riesgo por un accidente cerebrovascular (ACV) sufrido en 2004 y su afección al Parkinson diagnosticada años después.

El chaqueño Sergio Víctor Palma, exboxeador campeón del mundo en la categoría supergallo, falleció en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) de Mar del Plata, donde permanecía internado por contagio de coronavirus, informaron a Télam fuentes médicas.

Palma, de 65 años, había presentado en las últimas horas dificultades para respirar y era paciente de riesgo por un accidente cerebrovascular (ACV) sufrido en 2004 y su afección al Parkinson diagnosticada años después.

Su fallecimiento se produjo a las 8 de la mañana en la unidad modular del HIGA, a la que había ingresado el pasado 14 de junio.

En su brillante carrera tuvo el honor de haber sido uno de los pocos boxeadores argentinos que ganó el título del mundo en los Estados Unidos y ante un boxeador local, Leo Randolph, el 9 de agosto de 1980.

Fue por nocaut en el quinto asalto al cabo de una tremenda golpiza consumada en un ring de Spokane, el oriente de Washington, en una pelea pactada a 15 en la que estaba en juego el cetro versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB) por el que ya había pugnado en diciembre de 1979 con el colombiano Ricardo Cardona.

Originario de La Tigra, Chaco, Palma tuvo un aceptable paso por el campo amateur y una meteórica campaña en el profesionalismo, donde primero obtuvo el campeonato argentino a expensas del rionegrino Arnoldo Agüero y luego el sudamericano que disputó con el uruguayo Hugo Melgarejo.

Tras escalar en el ranking de la AMB, el 15 de diciembre del 79, en Barranquilla, estuvo a punto de noquear a Cardona, pero se llegó a las tarjetas y ahí se impuso el colombiano, que a su vez el 4 de mayo del 80 perdió la corona a manos del estadounidense Randolph.

Tres meses después, Randolph asumió su defensa obligatoria ante el chaqueño Palma, que a poco de cumplir 25 años, en el Coliseum de Spokane, se convirtió en el primer argentino en ganar el campeonato mundial de peso supergallo, cuyo límite es de 55,338 kilogramos.

Cinco fueron sus defensas airosas entre noviembre de 1980 y junio de 1982: en ese lapso venció al panameño Ulises Morales, al dominicano Leo Cruz, al colombiano Ricardo Cardona, al tailandés Vichit Muangroi-et y al panameño Jorge Luján.

El 16 de junio del 82 perdió la revancha con Cruz en el Centro de Convenciones de Miami y como consecuencia de una serie de lesiones que impidieron su continuidad en el primer nivel, subió por última vez a un cuadrilátero el 10 de agosto de 1990, es decir, diez años y un día después de haber llegado a la cima.

Palma colgó los guantes con una foja de 62 combates, de los cuales ganó 52 (20 antes del límite), perdió 5 y empató 5.

Una vez retirado de la actividad, el expúgil alternó clases de boxeo con el rol de analista especializado, entre otros medios, en el diario deportivo Olé hasta que en el 2004 sufrió un choque en el Puente Pueyrredón que derivó en un accidente cerebrovascular (ACV).

Al tiempo le fue extirpado un tumor maligno de un riñón y años más tarde fue diagnosticado con la enfermedad de Parkinson.

Un mes antes del inicio de la pandemia, en febrero de 2020, Palma -ya muy afectado por su enfermedad- concedió su última nota periodística a Télam, en la que expresó: «Trato de mantener una relación humana conmigo mismo y le agradezco a Dios cada día de mi vida”.

“Dios existe y siempre ha estado conmigo y aún hoy con todas las adversidades que enfrento. ¡Amo a Dios! Le agradezco la vida que viene dándome hace 64 años, mis afectos, mis hijos, y querría ser merecedor del tiempo que me queda y de la sabiduría para ser una mejor persona”, deseó.

Palma se comunicó con Télam de manera escrita, vía Whatsapp, pese a las dificultades por el endurecimiento gradual de su cuerpo en general y de los dedos de las manos en particular.

Vivía en un departamento alquilado de dos ambientes en Miramar junto a Orieta, una fiel compañera que lo ayudó a atravesar los momentos más duros de su salud.

“A veces duerme horas y horas sin parar, y su lucidez tiene días y días”, comentó su esposa en ocasión de aquella nota.

“El Parkinson no mata a nadie, pero dificulta el buen vivir. Mi salud se deteriora por un proceso neurodegenerativo que se da en las células negras que necesita el cuerpo humano. Por eso tomo dopamina sintética, para compensar esa carencia, pero tengo limitaciones en la estabilidad, en el habla y en la deglución” comentó Palma, cuya locomoción era mediante silla de ruedas.

«Soy un cuerpo frenado (sic). Esta enfermedad no la produjo el boxeo en sí, pero según los médicos mi condición de boxeador la vuelve más complicada, me anticipa que se acercan los daños cognitivos», compartió.

Con la misma tenacidad que mostraba en el cuadrilátero, Sergio Víctor Palma mantuvo una digna lucha que acabó este lunes. Su legado será eterno tanto en el ring como en la vida. (Telam)

Bastida vence con amplitud a Villalobos y retiene el título sudamericano mediano

El marplatense Lucas «El Tornado» Bastida retuvo por tercera vez el cinturón de campeón sudamericano de los medianos, al vencer con amplitud al cordobés José Villalobos por puntos, en decisión unánime

El marplatense Lucas «El Tornado» Bastida retuvo por tercera vez el cinturón de campeón sudamericano de los medianos, al vencer con amplitud al cordobés José Villalobos por puntos, en decisión unánime, al cabo de una pelea celebrada en el Polideportivo Libertad de su ciudad.

Los tres jueces del combate lo vieron ganador con los siguientes guarismos: Mariano Páez 96,5-91,5; Alejandro Bokser 94-92 y Guillermo Armani 96-91.

Bastida, de 23 años, mejoró su palmarés a 17 victorias (9 ko) y una derrota, y está primero en el ranking argentino mediano, en tanto que el «Tsunami» Villalobos, de 27 años, quedó con una foja de 13-7-2, con 8 ko y se ubica sexto en el escalafón nacional superwelter.

Lucas Bastida defiende el título sudamericano mediano ante José Villalobos

El campeón sudamericano mediano, el marplatense Lucas Bastida, defenderá este viernes por tercera vez el título ante el cordobés José Villalobos, en la pelea central de la cartelera que se desarrollará en el Polideportivo Libertad de Mar del Plata.

El campeón sudamericano mediano, el marplatense Lucas Bastida, defenderá este viernes por tercera vez el título ante el cordobés José Villalobos, en la pelea central de la cartelera que se desarrollará en el Polideportivo Libertad de Mar del Plata.

La velada será televisada por la señal de cable TyC Sports a partir de las 21 y en la misma función se presentarán el doble campeón latino bonaerense Claudio Daneff y la ex campeona mundial Débora Dionicius.

Bastida, de 23 años, tiene un palmarés de 16 victorias (9 ko) y derrota, y está priimero en el ranking argentino mediano, en tanto que Villalobos, de 27 años, tiene una foja de 13-6-2, con 8 ko y se ubica sexto en el escalafón nacional superwelter.

En el semi estelar, el campeón latino ligero, el bonaerense Claudio Daneff (24 años/11-1-1, con 7 ko) se enfrentará a 6 rounds al mendocino Joel Arena (26 años/10-9-1, con 3 ko).

Además, la enterriana Débora Dionicius (30-2-0, con 6 ko), excampeona mundial supermosca, se medirá a 6 rounds, en categoría gallo, con la pampeana Gloria Yancaqueo (7-11-3, con 2 ko). (Telam)

A 35 años de la noche gloriosa de Uby Sacco

En el pequeño pueblo de Campione, Italia, el exboxeador marplatense diseñó su obra maestra y le ganó por nocaut técnico en el noveno round al estadounidense Gene Hatcher, para apoderarse del título mundial welter junior Asociación Mundial (AMB). Ocurrió el 21 de julio de 1985.

Devenido en uno de los púgiles –quizás- más talentosos que entregó la historia del boxeo argentino profesional, el marplatense Ubaldo ‘Uby’ Sacco vivió su noche de gloria 35 años atrás, en Italia.

En el pequeño pueblo de Campione, de apenas un kilómetro cuadrado y con el casino municipal como principal soporte económico, el exboxeador bonaerense diseñó su obra maestra y le ganó por nocaut técnico en el noveno round al estadounidense Gene Hatcher, para apoderarse del título mundial welter junior Asociación Mundial (AMB). Ocurrió el 21 de julio de 1985.

Ese combate se tradujo en la revancha del disputado el 15 de diciembre de 1984, cuando el norteamericano se impuso en fallo dividido, en Forth Worth, estado de Texas.

En aquella ocasión, la sensación de la ‘cátedra boxística’ otorgaba una nítida victoria de ese pibe criado entre gimnasios y la calle, a partir de la labor desplegada por su padre Ubaldo Francisco, también boxeador entre 1954 y 1961, pero a esa altura entrenador de cierta reputación en el ambiente.

Para esa pelea en territorio italiano, Sacco ya empezaba a ‘surfear’ con los demonios que atormentaron y provocaron su rápido egreso del pugilismo profesional: las adicciones.

Sin embargo, el nivel exhibido durante esa jornada de verano europeo le permitió al marplatense erigirse en claro ganador. A punto tal que la pelea debió haber sido interrumpida con anterioridad.

El médico Mario Sturla observaba una herida en el arco superciliar izquierdo de Hatcher; la sangre que brotaba a borbotones y recomendó parar. Pero el árbitro mexicano Ernesto Magaña no hizo lugar a la solicitud. Recién medio minuto después, cuando el castigo de ‘Uby’ continuaba, el referí acordó detener el duelo.

Sacco, que terminó su carrera al año siguiente con un balance de 47 victorias (23 por la vía rápida), 4 derrotas y un empate, se inclinó sobre el cuadrilátero, se puso de rodillas y levantó los brazos en señal de agradecimiento.

Los especialistas coincidieron en que el marplatense resultó uno de los exponentes más técnicos e inteligentes arriba del ring. A punto tal que era admirado y ‘bendecido’ hasta por el propio Carlos Monzón, el eterno rey de los medianos.

Sin embargo, los excesos de alcohol y drogas se volvieron incontenibles y minaron una preparación deportiva adecuada para la alta competencia internacional.

En marzo de 1986, en Montecarlo, ‘Uby’ perdió el título ante el desgarbado italiano Patrizio Oliva, en el Stade Louis II de Montecarlo. Resultó el principio del fin.

No volvió a pelear y su vida ingresó en una pendiente sin retorno. Escándalos en la vía pública, más consumos prohibidos y la cárcel como consecuencia de haber sido imputado «por tenencia de estupefacientes», además de un combate callejero con un mozo (Julio César Salet) al que le provocó «lesiones». La Justicia, tanto la Federal como la local, unificó causas y dictaminó: tres años y cuatro meses de prisión.

Cumplió condena en Batán durante un tiempo y logró la libertad un domingo de marzo de 1993. Ese mismo día concurrió a ver un clásico de Liga Nacional de Básquetbol (LNB) en el que «su» Peñarol (fanático desde chico) derrotó a Quilmes, por 83-82.

Pero no hubo recuperación y Sacco continuó transitando por los bordes, alejándose de quienes lo podrían haber ayudado. A causa de un tumor nasal y una meningitis detectada tardíamente, el exboxeador falleció el 28 de mayo de 1997, en el Hospital de Agudos de Mar del Plata, cuando había vivido en el infierno apenas 41 años. (Télam)