Por: Roberto Garrone

Desde el Ministerio de Economía divulgaron esta semana un flyer con un mapa de Argentina a través del cual reflejaban el crecimiento de las distintas economías regionales en el movimiento exportador de sus principales producciones en la comparación interanual hasta abril pasado.

Otro día discutimos la lentitud del Economía para colectar datos y publicarlos 4 meses después. Han estado con otras urgencias; subir la tasa de interés, alimentar de dólares las reservas y ajustar presupuestos en Salud y Educación. ¿Y el ajuste en la política?. Banquemos.

Al menos en la pesca no podemos quejarnos por la actualización de los datos. La semana pasada ya estaban disponibles los números del movimiento exportador al mes de julio.

De cada región de Argentina, pintada en un color diferente, surgía una flecha que resumía los datos importantes. Limón (jugo de agríos) marcaba un aumento de las exportaciones del 21%. Madera y productos derivados en las provincias del noreste, un 118%. Aceituna en conserva en la región de Cuyo, 128,1%. Lana de ovino en la Patagonia, 30,5%. Maní en grano en la zona núcleo, 15%.

Todo el litoral marítimo del mapa lucía ayuno de flechas y datos de la actividad pesquera. Básicamente porque el sector lejos de crecer, retrocede según las cifras oficiales que le dieron sustento al cuadrito. Al menos no inventan ni toman datos aleatorios de alguna pesquería en particular como la vieira o merluza negra que exhibe números en verde en volumen y generación de divisas.

La pesca no crecía hasta abril pasado ni tampoco crece ahora, tres meses después cuando se llevan exportadas 270 mil toneladas que generaron 1038 millones de dólares, un 0,2% menos que en los primeros siete meses del año pasado, según los datos reportados por CAPECA.

Son un abanico de factores los que explican este fenómeno pero sostenidos por una inflación en dólares que corroe competitividad en el proceso de producción. Esa línea seguirá en rojo porque se viene un nuevo tramo en la negociación paritaria, no el último, que ampliará la asimetría con la evolución del tipo de cambio.

En Mar del Plata y los puertos patagónicos las cámaras frigoríficas rebalsan de pescado congelado y con el incremento de tarifas será más caro conservar stock a la espera de una oportunidad de venta, que mejoren los precios o que se produzca una devaluación brusca, según la espalda con la que se cuente.

El único producto que marca un crecimiento significativo en el precio es la merluza. El aumento del 18% en promedio, la de Brasil creció un 25% y se ubica en los 3476 dólares la tonelada, es fruto de la invasión rusa a Ucrania que permitió una recuperación del pescado blanco ante la imposibilidad de comercialización de Rusia.

El precio de la cola de langostino creció un promedio de 10%, pero cayó el volumen un 23,3%. Al langostino entero le fue peor.

El volumen bajó como las colas pero el precio se mantiene estable en torno a los 6700 dólares como el año pasado. El calamar apenas creció un 4% aunque hay mucha disparidad de precios. España paga 3125 dólares la tonelada y Corea del Sur, 2 mil, El volumen exportado de illex creció un 20%.

La pesca también va a contramano de otro fenómeno que crece en Argentina. Chica es el segundo destino de las exportaciones nacionales. El año pasado fueron casi 20 mil millones de dólares y entre enero y julio ya suman 13.718 millones, un 33% más que en los primeros siete meses del 2021.

Pero esa bonanza no alcanza a los productos pesqueros que cayeron fuerte desde el 2020 y no se han podido recuperar. Aquel año, siempre en el mismo período analizado, sumaban 82 mil toneladas por 267 millones de dólares. El año pasado apenas fueron 32 mil toneladas por 102 millones de dólares.

Se combinan dos factores principales. Sigue siendo un proceso de alta complejidad exportar productos pesqueros a China y cumplir los protocolos Covid. La industria local prefiere evitar problemas de logística en los puertos que generan demoras, y riesgos con la carga.

Las autoridades sanitarias chinas dijeron haber detectado rastros del virus en envases de carga pesquera enviada desde Argentina el año pasado y fue todo un cuento chino poder recuperarla. China sumó exigencias en los rotulados de la carga este año y el que puede, elige otros mercados con controles normales y que pague más. La política importadora china incluye pagar lo menos posible.


Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

Deja un comentario

Deja tu comentario