Decenas de marplatenses «eclipsados» por el sol

Como pocas veces, el eclipse de sol que se registró este martes causó furor y concitó la atención de miles de personas y Mar del Plata no fue la excepción.

En el marco de una jornada mayormente despejada, aunque fría y ventosa, decenas de marplatenses se sumaron a la convocatoria de Achernar Difusión de la Astronomía para seguir este fenómeno astronómico.

Asi fue como la zona de la avenida Paso y lamadrid, punto de encuentro de Achernar, se llenó de personas minutos antes de las 16.30 cuando comenzó a producirse el eclipse.

Con elementos caseros, entre los que se pudieron observar placas radiográficas y máscaras de soldador, la nubosidad reinante sobre el horizonte complicó la posibilidad de observar el sol cubierto en un 95 por ciento por la luna mientras se ocultaba, en el marco de un atardecer fantástico.

Claudia Pérez Ferrer, titular de Achernar, comentó que pudieron seguir el eclipse mediante proyección, observación (con los filtros adecuados) y mediante anteojos especiales “los que facilitamos a los asistentes, como siempre, en forma totalmente gratuita y para compartir en familia”.

Pérez ferrer recordó que los eclipses de sol se producen cuando la Luna pasa frente al sol ocultándolo, algo que no es tan fácil de ver, ya que para ello, hay que encontrarse en el lugar justo sobre la Tierra desde el que en perspectiva, la Luna, que es 400 veces más chica que el sol, pero por esas cosas del universo, está 400 veces más cercana, alcance a cubrirlo, ya que los vemos a ambos casi del mismo tamaño.

¿El siguiente? El 14 de diciembre del año venidero, aunque al pasar la franja de totalidad por la Patagonia, desde la ciudad, el sol se cubrirá solo en un 89%.

“Si tienen paciencia, habrá que aguardar al 6 de febrero de 2027 para que un eclipse anular de sol se produzca justo sobre nuestras cabezas”, finalizó.

¿Por qué es importante usar anteojos de sol?

El Colegio de Ópticos de la Provincia de Buenos Aires enfatiza la importancia del asesoramiento profesional a la hora de elegirlo.

Los anteojos de sol no son un simple complemento: tienen un papel fundamental en nuestra salud visual. Así como cuidamos nuestra piel de los rayos UV, debemos cuidar nuestros ojos, protegiéndonos de la radiación solar y previniendo daños en la vista.

Pero, ¿podemos usar cualquier anteojo de sol? El Colegio de Ópticos de la Provincia de Buenos Aires enfatiza la importancia del asesoramiento profesional a la hora de elegirlo.

Cómo seleccionar un anteojo para sol

Cada persona tiene una sensibilidad distinta a la luz, por lo que el tipo de lente debe ser personalizado. La clave para escoger un anteojo para sol reside en la categoría del filtro solar, ya que una lente oscura no garantiza un mayor grado de protección frente a la radiación UV. Las características de las distintas categorías son las siguientes:

Un profesional óptico puede indicar  el color de las lentes en función de las necesidades de cada usuario:

  • El verde permite una percepción de colores con muy pocas alteraciones. Reduce la luz visible sin interferir en la claridad de la visión. Es recomendable para deportes náuticos e hipermetropía.
  • El marrón aumenta el contraste y la profundidad de campo. Este color es el indicado para los deportes al aire libre y las personas miopes.
  • El gris transmite uniformemente la luz a través del espectro y respeta mejor los colores naturales, por lo que es una buena elección para la conducción.
  • El amarillo no es recomendable para conducir en días soleados, ya que puede provocar errores en la percepción de las luces de los semáforos. Sin embargo, mejora el contraste en días nubosos, brumosos y con niebla.
  • El naranja es el color más adecuado en condiciones de baja luminosidad, como la conducción nocturna o con niebla, ya que aumenta los niveles de contraste, pero no es apto para el uso solar.

Los factores que influyen la radiación solar son:

  • La altitud: cuanto mayor es, menos atmósfera hay para protegernos. Cada 1000 metros de altura se recibe 10 % más de radiación solar.
  • La latitud: cuanto más cerca del ecuador se encuentra una persona, mayor es el peligro
  • La estación del año y la latitud: aunque durante los meses de verano la radiación es sensiblemente más fuerte, el adelgazamiento de la capa de ozono hace que en el hemisferio sur el índice de radiación ultravioleta sea especialmente alto desde septiembre hasta marzo. Aun así, no hay que descuidarse en ninguna época del año. Así como cuidamos nuestra piel con filtros solares, debemos cuidar nuestros ojos.  
  • La hora del día: Entre las 12 y las 16 hs se concentra la máxima radiación.
  • La nubosidad: Las nubes no nos protegen, porque dejan pasar el noventa por ciento de la radiación ultravioleta
  • La edad: Hay que tener especial cuidado con los niños, cuyos ojos son particularmente vulnerables al sol.

Los anteojos para sol deben adaptarse a distintas necesidades de protección ocular. Por eso resulta imprescindible el asesoramiento de un óptico, profesional de la salud ocular, que nos ayudará a escoger el tipo de anteojos para sol más adecuado en función de nuestras actividades cotidianas y aficiones.

Desde el Colegio de Ópticos de la Provincia de Buenos Aires recomiendan adquirir sus anteojos para sol sólo en centros ópticos atendidos por profesionales capacitados para aconsejar acerca del filtro adecuado para su protección.

“Si la mamá toma sol, el bebé no corre peligro alguno”

Estando embarazadas los cuidados deben profundizarse, ya que en muchos casos la exposición al sol provoca la aparición de cloasma.

A pesar de que cada vez se tenga más conciencia sobre los efectos nocivos del sol y comience a ser moda el “bronceado cero”, muchas mujeres buscan durante el verano el color perfecto.

Estando embarazadas los cuidados deben profundizarse, ya que en muchos casos la exposición al sol provoca la aparición de cloasma.

Tomar sol en los horarios adecuados y con las debidas precauciones dan beneficios a nuestro cuerpo, pero para disfrutar y aprovechar sus aportes es necesario cuidarse y más estando embarazada” explica la presidente del Distrito II del Colegio de Obstétricas de la provincia de Buenos Aires, Licenciada en Obstetricia Elba Malmierca.

Durante el embarazo los cambios hormonales generan que los cuidados deban profundizarse, “los niveles de progesterona y estrógenos aumentan, lo que provoca un incremento en la producción de melanina, y al tener mayor concentración de pigmentación, los lunares, las pecas y las manchas se oscurecen y se vuelven más notorias” sintetiza la licenciada.

Es posible que muchas mujeres en su periodo de gestación sufran de cloasma o melasma, “un problema estético que se presenta a través de manchas en la piel y suelen aparecer en la frente, la nariz, las mejillas y sobre el labio superior, a causa de la hiperpigmentación” explica la Lic. Malmierca, y agrega que, si bien no se puede hacer nada para prevenir su aparición, cuidarse del sol es fundamental para que no se intensifiquen. “En la mayoría de los casos, las manchas desaparecen meses después del parto, y en el caso que no suceda, el médico dermatólogo sabrá qué tratamiento recomendar”, resume la obstétrica.

Según lo señala Malmierca, “si la mamá toma sol, el bebé no corre peligro alguno, ya que está perfectamente hidratado con el líquido amniótico dentro del útero”, pero como en todas las personas es recomendable tomar sol en los horarios permitidos, evitar largas horas de exposición, y usar protector solar adecuado al tono de la piel.

En conclusión, lo importante es que durante el embarazo se profundice en los cuidados a la hora de exponerse al sol, y se tome con moderación y precaución, ya que durante este período la sensibilidad a los factores externos aumenta debido a los cambios hormonales que vive la mujer.

El primer cielo del nuevo año…con cuatro planetas y la luna

Una cierta tradición se ha popularizado en Mar del Plata desde hace algunos años, consistente en quedarse luego de darle la bienvenida al nuevo año, hasta la salida del Sol, para verlo emerger sobre el mar.

Para quienes quieran seguir la costumbre o simplemente trasnochen con el festejo, desde Achernar Difusión de la Astronomía destacaron que tendrán cuatro planetas a la vista, más la Luna.

El recorrido “planetario”, comenzará a las 23.51hs argentina, con la salida de Júpiter, el gigante gaseoso al que se podrá ver como una “estrella”, de magnitud -2.2 y que se ubica a unos 755 millones de km de la Tierra.

Apenas pasados 7 minutos del comienzo del nuevo año, la Luna hará su aparición sobre el horizonte. Astronómicamente, aún llena, con el 58% de su disco iluminado.

A la 1.24hs, ya del 1º de año, saldrá Marte, «mucho más tímido pero de innegable tonalidad rojiza, lo veremos con magnitud 1.3, en este caso ubicado a 258 millones de km. Recuerden además, que tiene la mitad del tamaño de la Tierra».

El recorrido, continuará con el llamado “Lucero”, es decir, Venus, el tercer objeto más brillante del cielo, luego del Sol y la Luna. Mostrando una magnitud de -4.1, saldrá a las 03.06hs, estando a 175 millones de kilómetros de la Tierra.

Por último, media hora después, a las 03.35hs, aparecerá Saturno, el segundo planeta en tamaño en el Sistema Solar y famoso por sus anillos, los que obviamente, se lo verá a simple vista. Será como una “estrella”, ligeramente amarillenta, de magnitud 0.5, claro que su distancia en ese momento será de unos 1.624 millones de km.

Estos dos últimos planetas, estarán formando un triángulo levemente isósceles junto a Antares, la principal estrella de la constelación de Escorpio, el escorpión, el que hoy reconocemos en el cielo como un gran “anzuelo”.

Todo se irá esfumando mágicamente con la salida del Sol, prevista para las 5.30 de la mañana.

El mordisco de la luna al sol

Muchos países en el mundo pudieron disfrutar este domingo del extraño eclipse híbrido en el que la luna, al pasar entra la tierra y el sol, lo cubre completamente por al menos unos 10 segundos.

 

En Argentina no se pudo gozar del evento, pero África, Europa y Estados Unidos fueron testigos del “mordisco” de la luna al sol. Debido a la forma de la Tierra, en África se vio un eclipse total, pero en Estados Unidos y el sur de Europa sólo vieron al sol parcialmente oculto.

 

Los expertos advirtieron que no hay que mirar directamente al sol mientras ocurren este tipo de fenómenos ya que si no se utiliza un vidrio especial o un filtro que permita observar el eclipse, no se protege debidamente a los ojos.

 

El fenómeno fue transmitido vía online desde Sibioli, a cargo de astrónomos que trabajan en el proyecto Gloria (robóticos-telescopios globales de matriz inteligente) y que son digiridos por el investigador español Miquel Ricart.

 

En Kenia el espectáculo comenzó a las 16.15, donde la luna se movió progresivamente durante una hora hasta cubrir completamente el sol.