La provincia de Buenos Aires presentó el primer relevamiento de géneros en el ámbito portuario

El relevamiento es un trabajo conjunto encarado por el Ministerio de Producción bonaerense, el Ministerio de Trabajo provincial y el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual.

La provincia de Buenos Aires presentó el primer relevamiento de géneros en el ámbito portuario, en una política inédita para el país y de vanguardia en el mundo, que se enmarca en una serie de acciones dentro del programa «Puertos en Clave de Géneros», llevado adelante por la Subsecretaría de Asuntos Portuarios.

El relevamiento es un trabajo conjunto encarado por el Ministerio de Producción bonaerense, el Ministerio de Trabajo provincial y el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual.

Durante la presentación, el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, Augusto Costa, dijo que la iniciativa contribuirá «a romper con cuestiones muy arraigadas».

«Lo que no nos gusta no son los números sino la realidad, y qué mejor para cambiar la realidad que hacerlo con información y herramientas que permitan determinar por dónde pasan los principales desafíos y problemas que enfrentamos», agregó el ministro.

En ese marco, la directora provincial de Planificación e Infraestructura Portuaria, Jesica Aspis, dijo que el relevamiento persigue el objetivo de «contar con datos cuantificables que permitan dimensionar efectivamente la desigualdad existente en el sector portuario y contar con un diagnóstico inicial para posteriormente contrastar los resultados de las políticas activas que llevamos adelante en pos de la equidad».

En diciembre de 2020 se lanzó la primera parte de este trabajo orientado exclusivamente al estado de situación de la distribución de géneros en los consorcios de gestión portuaria de los puertos públicos, diagnóstico que en esta segunda etapa buscó extender ese análisis a las empresas privadas, y en particular a aquellas directamente vinculadas a la movilización de cargas o buques.

Aspis precisó que sobre un total de 2.980 trabajadoras y trabajadores existentes en puertos bonaerenses, el 87% son hombres mientras que las mujeres apenas explican el 13%.

A su turno, la directora provincial de vinculación institucional, Rocío Miranda, señaló en esta materia: «ni siquiera la Organización Marítima Internacional (OMI) cuenta con suficientes datos certeros respecto de cuáles son las proporciones de participación de las mujeres y otros géneros en el ámbito portuario».

«Se estima que la cifra se encuentra entre el 8% y 12% de acuerdo a la OMI, que recién en marzo de este año lanzó una encuesta para empezar a relevar esta temática», acotó Miranda.

«Con mucho orgullo podemos decir que desde la Provincia de Buenos Aires tenemos y vamos a presentar hoy el primer relevamiento de géneros de nuestra provincia, pero que es además de vanguardia en el mundo», destacó Miranda, y resaltó que «el marco de este proyecto es la Ley de protección integral de las mujeres y por supuesto la decisión del gobierno provincial y nacional de llevar adelante una efectiva transversalización de las políticas de género».

La funcionaria resaltó el histórico hecho de que por primera vez existan mujeres designadas en la conducción de consorcios de gestión pública de puertos: Cecilia Comerio, en el Consorcio de Gestión del Puerto de San Nicolás; Carla Monrabal, al frente del de Dock Sud; y Carolina Barone, presidenta del Puerto de Olivos.

Por su parte, la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Diaz, expresó que «las mujeres nos encontramos con el mito de las recién llegadas, siempre estamos como recién llegando a la política y a los trabajos, y nos mandan a estudiar», y justificó: «lo venimos haciendo hace décadas, tenemos muchísima más capacitación y aún así las brechas persisten».

Frente a esto, sostuvo que no alcanza con la formación «si esto no se acompaña con una decisión política de corregir esa desigualdad», y sentenció: «pensando en la recuperación económica, cuando discutimos el trabajo y la producción, hoy ineludiblemente ese trabajo debe ser pensado con igualdad de género y con reducción de esta brecha, porque así entendemos a la justicia social».

En base a los resultados del relevamiento, en el ámbito portuario bonaerense «el 44% de las mujeres trabajadoras cuentan con estudios universitarios y de posgrado completos, mientras que en los hombres ese porcentaje solo alcanza el 18%».

Pese al mayor nivel de capacitación, verificaron «un mayor acceso de hombres a cargos jerárquicos, con una representación en el universo total del 82% de los mismos frente al 18% de mujeres, e incluso cuando las mujeres alcanzan estos roles, en general su participación se concentra en tareas de menores niveles de responsabilidad».

Respecto la ocupación de cargos jerárquicos, en el caso de las mujeres «el 23% accedieron a gerencias, el 19% a coordinaciones y el 58% restante a jefaturas, mientras que en el caso de los hombres, el 34% accedieron a gerencias, el 19% a coordinaciones, y el 47% a jefaturas».

En tanto, la directora de Estudios de Monitoreo de la Subsecretaría, Mariana Iñiguez, acotó en declaraciones a Télam, que por ese motivo, es que en el estudio se jerarquizó la necesidad de relevar la distribución dada por géneros de acuerdo al tipo de tarea al que se logra acceder, de lo que surge «un fuerte predominio del género masculino en sectores operativos y en el trabajo en muelle, brecha que disminuye únicamente en tareas feminizadas, como ser el caso de trabajos administrativos, de contabilidad, y administración».

Del universo relevado, «el 100% de los trabajos llevados a cabo en muelle son realizados actualmente por hombres, no existiendo trabajadoras mujeres ni trabajadores de otros géneros, y en el caso de los operadores de equipo, el 98% son hombres y solo el 2% mujeres», dijo Iñiguez. (Telam)

Mar del Plata: un relevamiento refleja que el 68% de los gastronómicos y hoteleros está bajo la línea de pobreza

Un informe de la Agrupación “25” de Mayo y la Universidad Nacional de Mar del Plata relevó la situación socio-laboral de las y los trabajadores del sector: casi el 20% no tiene empleo, el 75% vive con una “mala” realidad económica y la mayoría cobra salarios que ni siquiera cubren la canasta básica.

En el marco del segundo invierno en pandemia, la Agrupación Hotelera y Gastronómica “25 de Mayo” relevó en las últimas semanas junto a un grupo de estudio de la Universidad Nacional de Mar del Plata la situación socio-laboral de trabajadores y trabajadoras de la gastronomía y la hotelería en la ciudad, estudio que dejó en evidencia que el 68% vive hoy con ingresos por debajo de la línea de pobreza y cerca del 20% ni siquiera tiene empleo.

La organización de trabajadores que conduce Pablo Santín y el Grupo de Estudios Sociales y Marítimos de la UNMdP ya habían relevado el escenario el año pasado -en el primer informe, de noviembre de 2020, el 43% estaba bajo la línea de pobreza-, pero el nuevo sondeo expone cómo la crisis se acrecentó entre los marplatenses que trabajan en la hotelería y la gastronomía luego del verano 2020-2021, tras el cual el 55% solo cobró la mitad del plus de temporada y al 26% ni siquiera se lo pagaron.  

Se calculó para este nuevo relevamiento la relación entre el valor actual de la canasta básica y los salarios que percibe la mayoría de las y los trabajadores: solo el 32% tiene un sueldo que cubre la canasta básica, mientras que 6,8 de cada 10 trabajadores está bajo la línea de pobreza, según los estándares del INDEC, es decir, un 25% más que a fines de 2020.

En esa línea, más del 74% de los encuestados afirma vivir hoy con una situación económica “mala” o “muy mala”, con salarios insuficientes y peores condiciones de trabajo incluso que el año pasado.  La mayoría tiene personas a su cargo y no satisface sus necesidades básicas o lo hace a cuestas de endeudarse.

“Son realmente alarmante estos indicadores que no son solo números, son trabajadores que ven deteriorada muy fuertemente su calidad de una vida; es muy triste escuchar a los compañeros que la están pasando realmente mal, algunos al punto de no tener para comer; los asistimos en todo lo que podemos, pero la solución no es la asistencia permanente, sino la recuperación del trabajo digno y el salario”, sostuvo Santín, hotelero y vocero de la “25 de Mayo”.

Más datos del relevamiento advierten que desde la temporada hasta ahora, el 25% de los trabajadores sigue realizando su labor pero con reducción horaria y, por consiguiente, con salarios más bajos. Y el 7,3% manifestó que la empresa cierra, pero sigue pagando su sueldo, aunque bajo la modalidad del acuerdo 223 bis de la Ley 20.744, donde su salario es drásticamente reducido.

La situación más crítica la enfrentan aquellos trabajadores que directamente no tienen empleo, que representan el 17%, ya sea porque la empresa cierra y les dejan de pagar o porque la empresa no va a tomar al trabajador durante el invierno o por falta de oportunidades laborales en general.

A ese grupo se le debe sumar el 6% de los trabajadores que aún tiene incierta su continuidad laboral, una realidad que se repite en múltiples establecimientos hoteleros y gastronómicos.

En el estudio se interrogó a su vez a los trabajadores sobre dos medidas tomadas por el Estado durante la pandemia. Por un lado, se los consultó acerca del efecto de las restricciones nocturnas: el 54% manifestó que dichas limitaciones afectan su situación laboral y económica

Por otro lado, se les consultó sobre un nuevo ATP (Programa estatal de Asistencia al Trabajo) y el 55% afirmó que recuperar esta medida ayudaría a su situación económica y laboral.

La situación socio-laboral fue agravándose en forma progresiva. Ya desde el ASPO, el 37% de los gastronómicos y hoteleros trabajó con su salario reducido y a un 9% le dejaron de pagar el sueldo, situación que afecta con mayor fuerza a las mujeres: representan el 55% de quienes recibieron recortes salariales y el 63% de quienes dejaron de cobrar su salario.

Tras el verano, prácticamente sin turismo y con restricciones horarias y caída del consumo, los indicadores se agravaron.

Santín remarcó la predisposición y el profesionalismo del Grupo de Estudios Sociales y Marítimos de la UNMdP para realizar en equipo este informe y destacó: “Los datos son herramientas para tomas decisiones ya mismo y empezar a revertir los niveles de pobreza, de indigencia, suspender los convenios que siguen permitiendo rebajas salariales y suspensiones en un contexto que no da para más; es hora de que asuman la responsabilidad los que tienen la obligación de hacerlo”.

El dirigente expresó su deseo de que el avance de la campaña de vacunación para inmunizar la población permita flexibilizar lo más pronto posible las restricciones y remarcó que si bien parte del impacto socioeconómico de la pandemia es inevitable, cuestionó que la conducción de UTHGRA “no ha estado a la altura de las circunstancias para para amortiguar la crisis”.

“De esta salimos entre todos. Trabajadores, la dirigencia sindical, los empresarios y el Estado. No hay más lugar para la indiferencia ni para un sálvese quien pueda, la gente la está pasando muy mal y la recuperación depende de que tiremos todos para el mismo lado, con un acuerdo atentos al futuro. La pandemia caló hasta el fondo, ahora hay que levantarnos y recuperar juntos la dignidad de cada laburante”, completó Pablo Santín, referente de la Agrupación Hotelera y Gastronómica “25 de Mayo”.

Las ventas navideñas cayeron 10,1% interanual, según CAME

Las ventas minoristas en Navidad cayeron 10,1% interanual, debido a la baja en los ingresos de los hogares, reuniones familiares menos numerosas y el comercio ilegal, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Las ventas minoristas en Navidad cayeron 10,1% interanual, debido a la baja en los ingresos de los hogares, reuniones familiares menos numerosas y el comercio ilegal, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

«Dura Navidad para la mayoría de los comercios del país. Las ventas minoristas cayeron 10,1% frente a la misma fecha del año pasado, según la tasa de variación promedio en las cantidades informadas por los empresarios», indicó la entidad en un comunicado.

Según el relevamiento de CAME realizado en 1.500 comercios entre el 18 y el 24 de diciembre, el 63% de los negocios tuvo descenso de ventas, pero al mismo tiempo el 51% tuvo faltantes y señalaron que, «si hubieran tenido más mercadería, podrían haber vendido más».

Sin embargo, el 53% de los comercios vendió menos de lo esperado.

El ticket promedio, según los negocios encuestados, se ubicó este año en $ 1.800, un 39,9% arriba de 2019 ($ 1.283), que a precios constantes implica un incremento de 2,8%.

De esta manera, las ventas de Navidad quedaron por debajo de las de 2018, cuando se comercializó un 9% menos que el año anterior.

Para CAME, uno de los factores que produjeron la caída de las ventas fue el comercio ilegal.

«Artículos como indumentaria, calzados, bijouterie, joyería, ropa deportiva, textil blanco o jugueterías, se vieron muy perjudicados por el comercio ilegal en la mayoría de las ciudades medianas y grandes del país, notándose sobre todo en la de Buenos Aires y el Conurbano, donde se desataron batallas campales entre manteros y comerciantes», apuntó el informe.

En este sentido, agregó que «nunca se habían visto tantos manteros, vendedores por redes, y ‘saladas’ y ‘saladitas’ del país con tanta gente como en esta festividad».

Sumado a esto, la caída ocurrió por las reuniones menos numerosas debido a la pandemia de coronavirus y la retracción de ingresos en los hogares.

La baja más marcada la tuvo el rubro de joyería y relojería, con una merma del 23%.

Según la entidad, este es un sector «con cada vez menos presencia en las ventas navideñas», debido a «que muchos de esos artículos se venden como accesorios en casas de otros productos, y otra por la abundancia de manteros en la calle que coparon la venta de ese ramo».

«Así, al revés del resto de los comercios, no tuvieron problemas de abastecimiento, tenían mercadería, pero no la pudieron vender», agregó.

A este rubro le siguieron librerías (-16,1%); videojuegos, consolas e informática (-15,8%); bijouterie y accesorios (-15,8%); electrodomésticos y artículos electrónicos (-12,8%); y calzado y marroquinería, (-11,9%).

Respecto a los electrodomésticos, en la merma en las ventas «se notó la caída del poder adquisitivo familiar, la falta de límites en las tarjetas de crédito, la resistencia a tomar muchas cuotas sin interés y el mayor control de gastos».

«Además de los faltantes de mercadería, en muchos locales comentaron que también se complicó el abastecimiento por problemas en la cadena de pago: si antes se podía pagar con cheques a 90 o 120 días, ahora los desembolsos debieron realizarse con transferencia bancaria inmediata», puntualizó la entidad empresaria.

En el caso de juguetes y rodados, la tasa de variación promedio informada por las tiendas fue de una baja del 9,8% anual.

«Al haber reuniones más reducidas, los regalos fueron menores, además de influir el comercio ilegal y los faltantes de mercadería, especialmente de juguetes importados, que son muy buscados para niños de entre 7 y 11 años», explicó CAME.

Entre los rubros que menos cayeron se ubicó indumentaria y lencería (-9,5%); perfumería y cosméticos (-8,8%); artículos deportivos y de recreación (-8,4%); textil blanco y ropa de cama (-7,5%); bazar y regalos (-6%); y alimentos y bebidas (-5,3%).

Este último rubro tuvo la mejor performance de los relevados.

«Hubo menos abundancia de comida este año en la mesa navideña y los negocios del rubro lo notaron. Donde más se sintió fue en la categoría dulces», destacó el informe.

En este sentido, CAME remarcó que «salieron productos de menor costo y quienes buscaron alimentos importados, prácticamente no consiguieron».

El relevamiento remarcó que de todos los rubros relevados, ninguno arrojó valores positivos en la comparación interanual. (Télam)

Los alquileres en la Costa subieron entre 30% y 50% interanual

Los valores de los alquileres en la Costa Atlántica bonaerense subieron entre 30% y 50% en pesos respecto del año pasado, de acuerdo con un informe elaborado por el Observatorio Inmobiliario de la Cámara Argentina de Servicios Inmobiliarios (Camesi).

Los valores de los alquileres en la Costa Atlántica bonaerense subieron entre 30% y 50% en pesos respecto del año pasado, de acuerdo con un informe elaborado por el Observatorio Inmobiliario de la Cámara Argentina de Servicios Inmobiliarios (Camesi).

A días del inicio de la temporada estival 2020/21, el relevamiento que consultó a más de 3.100 operadores mostró que para las casas y propiedades en lugares selectos de la Costa, como Pinamar o Cariló, los valores de alquileres se cotizan en dólares.

El presidente de Camesi, Alejandro Ginevra, señaló que «está comenzando a haber mucha demanda en este rubro”, y aseguró que “los precios en dólares se están manteniendo similares a los del año pasado hasta el momento”.

“Creemos que, si sigue con este ritmo de demanda, van a subir un poco en relación al año pasado», estimó Ginevra.

Otro de los efectos que generó la pandemia y sus restricciones está dado por la importancia que adquirieron los servicios en edificios.

Sectores como quinchos, gimnasios, piletas, spa, guardería y espacios para yoga, pilates o meditación están siendo cada vez más tenidos en cuenta a la hora de la compra o el alquiler.

«La gente está pensando en tratar de comprar o de alquilar edificios con esos servicios y sintió en esta pandemia la necesidad de espacios de recreación, de lugares para poder estar mejor», analizó el director ejecutivo de Camesi, Mariano García Malbrán.

Agregó que «quienes viven en la ciudad y les gusta vivir en departamentos, están viendo esta alternativa como válida para no pasarse a una casa con patio, con mantenimiento y con inconvenientes habituales de un mayor espacio».

«Se destaca la compra de departamentos en pozo, es decir inversiones que tengan un buen retorno ya sea para la reventa cuando se termine la inversión, como una compra en pozo, o que tengan una baja rentabilidad como están teniendo los alquileres hoy pero hacer una compra de un inmueble a un valor que eventualmente puede ser más bajo que lo usual», remarcó García Malbrán. (Télam)

El viernes comienza operativo de actualización del Archivo de Domicilios

Las personas afectadas a estas tareas estarán debidamente identificadas, no ingresarán a los domicilios ni tendrán contacto directo con los vecinos.

Esta semana comienza el operativo de las Tareas Pre Censales, dirigidas por la Dirección Provincial de Estadística en coordinación con el Municipio de General Pueyrredon. Este trabajo tiene como objetivo, mediante un relevamiento con observación, actualizar todos los domicilios y cambios de calles según lo registrado en el censo 2010.

Primero, se realiza una capacitación virtual de las 62 personas afectadas al operativo, el cual incluye a 50 actualizadores, 10 supervisores y 2 coordinadores. Y el viernes se desarrollará la primera salida a campo, dando inicio al operativo el sábado 24. Estas tareas tienen una duración de 60 días corridos hasta el 20 de diciembre.

Es importante remarcar que las personas afectadas a este operativo no tienen que entrar a las viviendas ni contacto directo con las personas y son realizadas cumpliendo con estrictos protocolos sanitarios que permiten preservar la salud de la población.

Todo el personal que realiza el operativo estará debidamente identificado con una credencial donde consta foto, cargo y DNI. Ante cualquier duda puede consultar la identidad de las y los actualizadores en la página de la Dirección Provincial de Estadística www.estadistica.ec.gba.gov.ar La nómina completa también estará disponible en las comisarías locales para su consulta.

El relevamiento se está realizando con una aplicación móvil desarrollada especialmente por la Dirección Provincial de Estadística, en coordinación con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), que permite la actualización del Archivo de Domicilios de la República Argentina. La aplicación permite que las y los actualizadores tengan en su celular el listado de viviendas pre-cargado para actualizar; sincronizar las cargas con la base de datos de la DPE y realizar un seguimiento del trabajo de campo en directo.