El gobierno catalán aprobó el anteproyecto de ley de voto electrónico para los residentes en el exterior

Noticias de Cataluña

Brindó precisiones la consejera Meritxell Borràs, quien adelantó que quienes no viven en Cataluña podrán de emitir el sufragio electrónicamente en un plazo de diez meses

                                    

El Gobierno aprobó este martes la memoria del anteproyecto de ley del voto electrónico para los catalanes residentes en el extranjero, así como un plan de acción que debe hacer posible este sistema de voto por Internet. El objetivo que se marca el ejecutivo, según ha dicho la consejera de Gobernación, Meritxell Borràs, es que los catalanes que viven fuera del país puedan votar en forma electrónica en un plazo de diez meses. “Votar por correo o en una embajada ha quedado demostrado que no garantiza seriamente el derecho a voto”, dijo. El consejo técnico dará luz verde esta tarde al anteproyecto, que se pondrá a exposición pública el viernes. Se prevé que el Gobierno apruebe la ley en septiembre, de forma que ya pueda entrar en el Parlamento en el siguiente período de sesiones.

Tras las dificultades de muchos catalanes en las pasadas elecciones del 27-S, el Gobierno apuró un anteproyecto de ley para regular el voto electrónico, además de un plan de acción que concreta los pasos a seguir en el ámbito legal, pero también técnico, con una plataforma de votación que garantice que el proceso sea “seguro, transparente, confiable y auditable”, subrayó la consejera en rueda de prensa tras la reunión del Consejo Ejecutivo.

En la vertiente legal, el Gobierno lleva adelante una ley parcial exclusivamente sobre esta cuestión, de acuerdo con los contactos mantenidos con la Junta Electoral Central y con la Oficina del Censo Electoral. Inicialmente se pensaba que era suficiente desarrollar reglamentos específicos que contempla la ley electoral española, pero Borrás aclaró que esto en ningún caso sustituye la aspiración de aprobar una ley electoral catalana.

El anteproyecto de ley destaca que el voto electrónico sería sólo para los catalanes que viven en el extranjero, inscritos en el registro CERA, y conviviría con el sistema de voto por correo. Se podría aplicar en elecciones al Parlamento, al Consejo General de Aran y en otros procesos electorales y consultas populares donde tenga competencia la Generalitat, remarcó la consellera.

Según el texto, la votación se podría llevar a cabo a través de un ordenador, una tableta o un móvil durante el periodo de voto por correo desde el extranjero. El voto permanecería custodiado en una urna electrónica hasta el día del escrutinio general.

Competencias del Estatuto

Borràs recordó que el Estatuto da a Cataluña la capacidad de articular un régimen electoral propio y, en consecuencia, disponer de una ley que regule aspectos concretos o parciales del régimen electoral, como es el caso del procedimiento de voto electrónico para los residentes en el extranjero. El resto del proceso electoral se seguirá rigiendo por la normativa electoral estatal.

En cuanto al plan de acción, consta de seis grandes fases, la primera de las cuales es, precisamente, la definición de un marco jurídico. La segunda fase es la de contratación administrativa, para adquirir o contratar los servicios de votación electrónica por Internet, que incluye la posibilidad de implementar una plataforma permanente.

La tercera es la instrumentación tecnológica, que se realizará siguiendo los principios de transparencia, integridad, privacidad y fiabilidad. La cuarta fase corresponde al plan de comunicación, que debe definir las diferentes acciones que se llevarán a cabo para promover y fomentar el conocimiento de la votación por Internet, mediante campañas dirigidas a la ciudadanía. El quinto paso consiste en las pruebas piloto, que se harán para verificar la fiabilidad y calidad del servicio y también para dar a conocer el nuevo sistema de votación. Finalmente se procederá a la implantación efectiva del sistema en el proceso electoral.-

Barcelona (INCAT-ACN).-