“Gibraltar es el precio de una traición”… que permitió la derrota de Cataluña

Noticias de España y Cataluña

Elocuente anécdota de 1967, cuando España inició tratativas en la ONU para recuperar el Peñón, expone que será devuelto cuando Cataluña recupere su estatus previo a 1714

En 1967, el Gobierno Español, de acuerdo con los principios proclamados por la Carta de las Naciones Unidas, presentó ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la denuncia del Tratado de Utrecht firmado en 1713, pero refiriéndose tan solo al texto del Artículo X, en virtud del cual España hacía donación a perpetuidad del Peñón de Gibraltar a Gran-Bretaña.

Los organismos internacionales aceptaron ingresar en trámite la reivindicación española y, tanto el Comité de Seguridad como el Comité de Descolonización de la ONU, instaron a ambos gobiernos iniciar negociaciones con tal de llegar a un acuerdo y resolver este problema. En el plenario de la organización, la respuesta de Lord Caradon, embajador británico, no pudo ser más clara y concisa:

“Gibraltar es el precio de una traición… e Inglaterra devolverá Gibraltar a España el día en que España devuelva a Cataluña las libertades que le ha quitado”.

La referencia directa al Tratado de Utrecht y a las razones por las cuales fue suscripto, explican que Gran Bretaña era aliada de Cataluña y del Imperio Austrohúngaro durante la Guerra de Sucesión del Reino de Castilla, enfrentada a los Borbones franceses que junto a tropas castellanas impusieron –gracias a la “traición” inglesa– a un borbón también  en Castilla, extendiéndose luego esa estirpe al posterior Reino de España. Dicho en otras palabras, la realidad es que España cedió Gibraltar y Menorca, por tratado oficial y formal, a Gran Bretaña a cambio de que ésta deje librada a su suerte a Cataluña. Y esto es –ni más ni menos– lo que explicó el embajador inglés, al aceptar que fue una traición.-

Barcelona (INCAT).-

España pidió referéndum para el Sáhara, Palestina y ahora Gibraltar, pero no se enteró del caso catalán

Noticias de España

Las incongruencias del gobierno español siguen evidenciando que en diplomacia, sentido común, perspectiva de futuro y experiencias históricas, es un elefante en un bazar

 

Para el gobierno español, primero fue el Sahara, después Palestina y ahora llega Gibraltar. La incoherencia generalizada es el atributo del gobierno de Mariano Rajoy y nadie tiene reparos en admitir públicamente que todo el mundo tiene derecho a decidir, menos los catalanes.

El querido –y lo decimos sinceramente ya que cada vez que abre la boca genera nuevos soberanistas– ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones del Gobierno de España, José Manuel García-Margallo, acaba de defender el derecho de los ciudadanos de Gibraltar para ejercer su soberanía.

El funcionario español sostuvo que los gibraltareños tienen que decidir si quieren ser británicos fuera de la Unión Europea o hispano-británicos dentro de la Unión. La idea del genial ministro –a quien se le grabaron conversaciones telefónicas encargando ensuciar a dirigentes políticos catalanes– es que Gibraltar tenga una soberanía compartida entre el Reino Unido y España. En cualquier caso, la propuesta española permitiría un reférendum, algo que se niega a los catalanes. Peor aún, los resultados de las encuestas realizadas en Gibraltar y los antecedentes, indican que el 90 por ciento de los habitantes del Peñón, desean continuar siendo británicos, sin importar si el Reino Unido dejó la Unión Europea. Como los catalanes, no desean ser españoles.

No pueden con su genio. Además de ser un gobierno probadamente corrupto, ineficiente, prebendario y opuesto a toda alternativa democrática, lo mismo que la historia recuerdo que hicieron para perder vergonzosamente Africa, Cuba, Filipinas, etc., etc., esporádicamente quieren mostrar una faceta supuestamente democrática, aunque actúan como un elefante en un bazar.

La separación de Noruega de Suecia, en 1905, es el mejor ejemplo que tendrían que evaluar los bárbaros caballeros que ejercen el poder en España. En ese entonces, Noruega quiso separarse de Suecia y ésta aceptó que se llevara a cabo un referéndum con una sola condición: que ambos países continuaran una estrecha relación comercial. Nada más alejado de la opinión de la caverna madrileña.-

Barcelona (INCAT-Per Catalunya).-

Diputados británicos advierten a la OTAN de un posible choque en Gibraltar por culpa de España

Noticias de España y Reino Unido

La «incursiones ilegales» de barcos españoles en las aguas del Peñón pueden «acabar en un incidente serio» con «colisiones y peligro de daños serios», opinan los parlamentarios.

Un grupo de parlamentarios británicos del partido conservador ha enviado una carta al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la que le advierten del peligro de la conducta mantenida por España en relación a Gibraltar. Puede ocurrir un «incidente serio» en el mar, opinan.

«Tememos que estas incursiones eventualmente deriven en un incidente serio en el mar con colisiones y peligro de daños serios», reza la carta, citada por ‘The Telegraph‘. En concreto, los diputados denuncian más 210 «incursiones ilegales» de los barcos españoles en el mar que rodea Gibraltar, que Reino Unido considera su territorio marítimo.

¿Y si España cumple con sus amenazas de imponer restricciones al Gibraltar?

Asimismo, apuntan que España rechaza permitir a los buques de la OTAN abastecerse en Gibraltar y luego atracar en los puertos españoles. «El hecho de que España impide la navegación libre de la fuerzas de la OTAN entre Gibraltar y España va en detrimento de la seguridad occidental», afirman.

Submarino nuclear británico colisiona con un buque

El pasado 20 de julio el submarino nuclear HMS Ambush de Reino Unido colisionó con un barco comercial frente al Peñón. La Marina Real del país ha publicado un comunicado en el que afirma que el reactor nuclear del sumergible no sufrió daños.

Al día siguiente el ministro de Defensa británico pidió disculpas a su homólogo español por el accidente pero no ofreció ninguna información sobre lo ocurrido, como le requirió el Ministerio español de Exteriores.

Otros incidentes

En 2010 otro submarino nuclear británico, el HMS Tireless, llegó a Gibraltar para ser reparado después de sufrir una fisura en el área de refrigeración cercana al reactor nuclear, generando protestas y manifestaciones, tanto en el Peñón como en el sur de España, por parte de grupos defensores del medio ambiente.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).