El Senado convirtió en Ley el proyecto sobre cupo laboral travesti trans

La iniciativa establece que el Estado deberá contratar al menos el 1 por ciento de la dotación de la administración pública, en todas las modalidades de contratación regular vigentes, a personas travestis, trans y transgénero.

El Senado de la Nación convirtió en ley el proyecto de inclusión laboral para la población trans, travesti y transgénero, durante una sesión en la que oficialismo y oposición respaldaron la propuesta de manera unificada al considerarla “reparadora de derechos”.

El proyecto obtuvo 55 votos a favor y 1 en contra, mientras seis legisladores decidieron abstenerse.

La iniciativa fue apoyada por el Frente de Todos y sus aliados, en tanto que el bloque de Juntos por el Cambio votó dividido: el cordobés Ernesto Martínez lo hizo por la negativa, mientras que Roberto Basualdo (San Juan), Julio Cobos (Mendoza), Silvia Elías de Pérez(Tucumán), Laura Rodríguez Machado (Córdoba), Humberto Schiavoni (Misiones) y María Belén Tapia (Santa Cruz) se abstuvieron.

La iniciativa establece que el Estado deberá contratar al menos el 1 por ciento de la dotación de la administración pública, en todas las modalidades de contratación regular vigentes, a personas travestis, trans y transgénero.

En su artículo 5, la ley establece que el Estado nacional, comprendiendo los tres poderes que lo integran, los Ministerios Publicos, los organismos descentralizados o autarquicos, los entes publicos no estatales, las empresas y sociedades del Estado, debe ocupar en una proporción no inferior al 1% la totalidad de su personal con personas travestis, transexuales y transgenero, en todas las modalidades de contratación regular vigentes.

A los fines de garantizar el cumplimiento del cupo previsto, los organismos públicos deben establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero.

Además del cupo mencionado, el proyecto dice también que «a los efectos de garantizar la igualdad real de oportunidades, el requisito de terminalidad educativa no puede resultar un obstáculo para el ingreso y permanencia en el empleo en los términos de la presente Ley”.

También sostiene que para garantizar el ingreso y permanencia en el empleo no podrán ser valorados los antecedentes contravencionales de las/os postulantes, que resulten irrelevantes para el acceso al puesto laboral, y no podrán representar un obstáculo para el ingreso y permanencia en el empleo considerando la particular situación de vulnerabilidad de este colectivo.

Otro de los puntos dice que «los organismos comprendidos en la presente ley deben promover acciones tendientes a la sensibilización con perspectiva de género y de diversidad sexual en los ámbitos laborales,»

La nueva ley prevé incentivos para el sector privado que contrate personal trans al tomarse como pago a cuenta de impuestos nacionales y ese beneficio se extiende a un año y a dos en el caso de las pequeñas empresas.

Piden la implementación del cupo laboral para liberados

Requieren al Concejo Deliberante que promueva el acceso al empleo de las personas que están o estuvieron privadas de su libertad.

El pasado miercoles el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPYPP) de Unidad Popular presentó un proyecto de ordenanza mediante el que requiere al Honorable Concejo Deliberante que promueva el acceso al empleo de las personas que están o estuvieron privadas de su libertad.

La iniciativa del IPYPP solicita la creación de una comisión operativa “para promover la adopción de mecanismos tendientes a facilitar la reinserción laboral de las personas que estén y/o hayan estado bajo proceso penal” y asimismo, “crear y fomentar oportunidades de trabajo en el ámbito público y privado del partido de General Pueyrredón”.

También apunta a “generar incentivos para que empresas, entidades e instituciones privadas contribuyan al logro del objetivo precedente de gestionar herramientas que faciliten la capacitación de los/las liberados/as.

A su vez, pretende que el Municipio adhiera al regimen de la ley provincial 14.301, sancionada en 2011 por la Legislatura provincial, que prevé otorgar un 3% de cupo a los liberados y liberadas en la órbita estatal, sus organismos descentralizados y las empresas del Estado.

Según explicaron desde el IPYPP, es importante que por la población desarrolle una progresiva toma de conciencia, respecto de la importancia del trabajo como herramienta de inclusión, reinserción social y, como modo de prevención de la recaída en el delito.

CHARLA-DEBATE SOBRE EL ACCESO AL TRABAJO DE LOS

LIBERADOS Y LIBERADAS

En ese contexto, el día viernes 7 de septiembre desde las 17 en la Facultad de Ciencias de la Salud, se llevará a cabo una charla-debate, para dar detalles de la iniciativa y del panorama real en lo concerniente al acceso al empleo para las personas que estuvieron privadas de su libertad.

El encuentro será moderado por la Lucía Ivorra del IPYP, y estarán presentes Natacha Navarro (trabajadora del Patronato de Liberados); Candela Bella (Comisión de Liberados) y Roberto Cipriano (Comité contra la Torutura, Cpm). Se desarrollará desde las 17 en aula a confirmar de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Unmdp ubicada dentro del Complejo Universitario, sito en Funes y Roca.

La Defensoría se suma a la ley de cupo laboral para trans

Luego de que la Legislatura bonaerense sancionara la ley que establece un cupo laboral mínimo en el sector público provincial para personas trans, travestis y transgénero, la Defensoría del Pueblo bonaerense se transformó en uno de los primeros organismos en sumarse a la nueva norma, al incluir dentro de su plantilla a personal que forma parte de este colectivo.

El secretario general a cargo de la Defensoría, Marcelo Honores, celebró esta iniciativa a la que consideró “un paso adelante en la concepción de igualdad laboral para un grupo de personas que, si bien de a poco va ganando reivindicaciones, en este terreno se encontraba en desventaja”, y confirmó que el organismo que dirige “ya cuenta con personal para cumplir con el cupo que estipula la nueva ley”.

La normativa, que tuvo origen en un proyecto de la diputada provincial del Frente para la Victoria Karina Nazábal, establece que “el sector público de la Provincia debe ocupar, en una proporción no inferior al uno por ciento de la totalidad de su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo, y establecer reservas de puestos de trabajo a ser exclusivamente ocupados por ellas”.

La ley pone el foco en “promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público” y a luchar contra la discriminación, al entender que “toda persona tiene derecho al trabajo digno y productivo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de su identidad de género”.