El Parlament declara la República catalana como Estado independiente y soberano

El Parlament de Catalunya ha aprobado con votación secreta la resolución presentada por los grupos de JxSí y la CUP que declara en su preámbulo la constitución de la República catalana, como Estado independiente y soberano de derecho, democráticos y sociales» con 70 votos a favor, 10 en contra y 2 abstenciones.

El pleno ha hecho la aprobación con los votos de los diputados independentistas y en ausencia de los parlamentarios de Ciudadanos, PSC y PP. Previamente, la presidenta, Carme Forcadell, ha leído al resolución a petición de JxSí.

En el momento de hacer la votación de esta resolución, la última del pleno que se sometía a la consideración de los parlamentarios, el diputado Roger Torrent ha pedido el voto secreto con urna y llamamiento nominal. El PP ha advertido que no se podía cambiar el sistema una vez comenzada la votación, mientras que Joan Coscubiela CSQP, en un tenso tira y afloja con la presidenta de la Cámara, Carmen Forcadell, ha reclamado a los diputados independentistas que «tienen que dar la cara ante los ciudadanos, que deben saber lo que vota cada uno «. La presidenta de la Cámara replicó que el pleno es soberano, lo que ha provocado también un tenso intercambio con el portavoz del PP, Santi Rodríguez, al tiempo que los diputados populares ponían banderas españolas sobre sus escaños.

Finalmente, la cupaire Anna Gabriel ha apoyado la petición apelando a la dinámica de «represión» existente en el pulso con el Estado, con lo cual, el apoyo de dos grupos ha cumplido el requisito que reclama el reglamento para la votación secreta. La votación secreta se ha votado y aceptado.

El presidente, Carles Puigdemont, no ha intervenido ante el pleno, lo cual no ha abierto turno de intervención de los grupos y ha impedido que pudieran intervenir los presidentes de los diferentes grupos, lo cual ha provocado protestas de Ciutadans, PSC y PP.

Antes de empezar el pleno la Mesa y la Junta de Portavoces han tenido que rechazar las propuestas de reconsideración de la oposición, por lo cual el pleno ha empezado con retraso. Pero también con el tiempo suficiente como para que las resoluciones se votaran antes que la aplicación del 155 en el Senado.

La resolución ha sido defendida por la portavoz de JxSí, Marta Rovira, que ha advertido que a pesar de apostar por la negociación, el diálogo que ahora se propone del Estado es cada vez más «viciado» y, de hecho, inexistente, porque por encima del diálogo está la unidad de España, «que obliga a renuncia y sometimiento» y excusa para todo. «Nosotros la independencia no la queremos imponer a nadie, lo hemos sometido a las urnas y a las elecciones y hemos tenido un mandato», ha asegurado.

Rovira ha acusado al gobierno español de hacer un constante bloqueo político a todas las iniciativas del ejecutivo catatà y el Parlamento, como la ley de pobreza energética, y ahora directamente de ir 40 años atrás con la suspensión del autogobierno. Se ha referido a los heridos por la represión, a los cacheos, a las escuchas, a la clausura de sitios web y redes sociales, a las amenazas de prisión para cargos políticos y a los seguimientos de la policía para denunciar una situación de «persecución política». «Señora Arrimadas pida a la policía de paisano que no nos sigan más. No quiero que hemos hagan fotografías cuando salgo de casa para acompañar a mi hija a la escuela. No quiero que me sigan más», ha exclamado.

«Venden tiempos difíciles, momentos de tensión, pero no tenemos alternativa», ha asegurado para añadir que «el poder del Estado no puede estar nunca sobre el poder de la gente».

Sólo la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que ha protestado como también lo han hecho el socialista Miquel Iceta y el popular Xavier Garcia Albiol por la falta del debate con el presidente, ha conseguido tres minutos para replicar a la alusión directo de la portavoz de JxSí.

Arrimadas ha tildado la denuncia de JxSí contra la falta de dialeg y democracia en el Estado de insulto a la lucha para conseguir la democracia, en los represaliados del franquismo. «Lo que acaban de protagonizar es un ataque no sólo al Estado español, sino a las instituciones europeas», ha advertido, pero ha asegurado dirigiéndose a Forcadell: «saldremos de esta».

El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, que ha empezado los turnos de intervenciones, ha acusado JxSí y el Gobierno de haberse «cargado» las instituciones. «Ustedes nos han llevado por este camino a la confrontación, a la confrontación social, han arruinado a la sociedad catalana», ha reprochado.

Carrizosa ha asegurado que la voluntad de su partido es aplicar la Constitución con unas elecciones que den la palabra a los ciudadanos para parar «este Brexit que hace Puigdemont». «El papel este que Ustedes han redactado rompe el más sagrado, rompe la convivencia. Con este papel han dejado a los catalanes que no les siguen huérfanos de gobierno, es ilícito, inmoral y antiético. No permitiremos que nos dividan y nos arruinen», ha clamado Carrizosa mientras rompía la propuesta de resolución de JxSí y los diputados naranjas aplaudían de pie.

Desde el PSC, la portavoz, Eva Granados, ha provocado las protestas después de asegurar que su grupo no había pensado mucho en el proceso hasta ver que «hablaban mal» de sus padres. «Ustedes son muy conscientes de lo que hacen hoy, porque hace años que lo preparan, pero son conscientes del miedo y la preocupación que se ha instalado en el corazón y en la cabeza de los catalanes», ha pedido antes de acusar el Gobierno y JxSí de inconscientes.

«Dan lecciones de catalanidad y patriotismo cuando el auténtico patriotismo se demuestra uniendo y no separando. Ustedes hoy poniendo en marcha este monstruo legal llamado ley de transitoriedad lo destrozan todo», ha reprochado. Granados ha asegurado que «el socialismo está y estará siempre con la defensa del Estado de derecho, las instituciones democráticas» y que seguirán trabajando para que «el más bien posible devuelva la legalidad y se dé la voz a los ciudadanos con unas elecciones autonómicas, La aplicación del 155 es inevitable. Los errores que están a punto de cometer los pagaremos todos los catalanes», ha concluido antes de anunciar que se les sienta grupo no participará en las votaciones.

En nombre de CSQP Marta Ribas ha intervenido para asegurar a los diputados de la mayoría que no tienen legitimidad democrática para proclamar la declaración unilateral de independencia. «La DUI no nos protegerá del 155, todo al contrario, lo que hace falta es un frente político y social y lo que hacen Ustedes es empequeñecer esta mayoría», ha advertido.

«Nosotros respetamos la democracia siempre, y lo que hace falta es que la ciudadanía pueda decidir qué queremos que sea Catalunya, y eso todavía es una asignatura pendiente. Vuelven a abandonar la reivindicación del referéndum que todavía no se ha hecho», ha lamentado además de describirse como una «persona indignada» ante la respuesta del PP y el «desconcierto, incertidumbre y surrealismo con que se ha convertido el ambiente político a nuestro país».

El popular Alejandro Fernández ha acusado a JxSí de haber sacado a pasear la «peor cara del nacionalismo identitario» y convertir su proyecto político en fanatismo. Fernández ha equiparado Puidemont a los «chapuceros de la historia que acostumbran a presentarse ante la sociedad como sentimentales y cursis, con una perversidad de terciopelo difícil de combatir». «Pero si hay una auténtico maestro de la perversidad de terciopelo es el señor Junqueras» ha añadido para describir al vicepresidente como responsable del destrozo económico: «No nos tragamos sus lágrimas de cocodrilo, sabemos que sólo quieren manipular a la sociedad catalana. Por el amor de Dios, no nos llore más, a la vida adulta y política se llega llorado de casa».

«España no es caspa, es meravellos. Es también reconciliación, primero entre todos los catalanes y después con el resto de los español. No será fácil, pero lo» conseguiremos, ha asegurado.

En nombre de la CUP ha intervenido a Carles Riera, que ha querido dedicar la intervención a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart en representación de los que «han sufrido y sufrirán la represión». «Ha llegado la hora del pueblo, sin todavía estructuras de estado, construyendo república desde d’abaix, desde la autoorganización, desde los ayuntamientos… Por eso pedimos hoy al Parlamento que en cumplimiento de la Ley del Referéndum declare que Catalunya se convierte en un estado independiente en forma de República», ha explicado.

«Desde la CUP-CC creemos que la independencia y esta verdadera revolución democrática son el mejor camino para avanzar en los objetivos de transformación social, de construcción de una sociedad libre», ha proclamado después de asegurar que este paso lo dan «de pie, con la cabeza alta, no de rodillas ni como súbditos sino como personas libres, sin miedo, o con miedo compartida».

El diputado no adscrito Germà Gordó ha asegurado que votaba teniendo el ataque que representa el artículo 155, la represión del 1-O y la detención de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart y que el voto no es un punto y aparte sino un punto y seguido.

200 años después, España repite los mismos errores

Noticias de España y Cataluña

 

De 2010 en adelante, Latinoamérica –en especial los países de Sudamérica– hemos conmemorado nuestros respectivos bicentenarios. En efecto, en 1810, desde Santa Fe de Bogotá y Caracas hasta el puerto de Buenos Aires, los criollos –hijos no reconocidos como iguales por los peninsulares– empezaron el duro camino de la independencia, la misma que llegaría de la mano de la guerra, cuya culminación fue la Batalla de Ayacucho en 1826, ocasión que, en un hecho histórico irrepetible, los sudamericanos de habla castellana unieron sus fuerzas para expulsar al Reino de España de estas tierras.

Como latinoamericano, crecí en la errónea idea de creer que “España” era una realidad única e indivisible. La adolescencia y las lecturas me descubrieron otras realidades como las de Euskadi, Galicia y Catalunya, ello sin contar con las otras nacionalidades y singularidades peninsulares. Otras lenguas, otras historias que mostraban que había mucho por comprender respecto de la península ibérica.

La independencia latinoamericana respecto del Reino de España fue básicamente producto de la torpeza absolutista de los Borbones y de su burocracia administrativa que no entendieron las potencialidades que ofrecía una actitud más abierta, respetuosa y menos avasallante sobre los entonces “españoles americanos”. Prueba de ello fueron las Cortes de Cádiz en 1812 –La Pepa– cuando a los peninsulares los sorprende el número de habitantes y por ende, la gran cantidad de diputados americanos que llegaron a Cádiz a plantear la necesidad de la igualdad entre los reinos históricos y los territorios americanos, cosa que no ocurrió felizmente y la historia terminó con la vuelta del Borbón y finalmente con la independencia de nuestro continente. Cabe destacar que vascos, catalanes, canarios y andaluces fueron protagonistas importantísimos para alcanzarla.

A 200 años, sorprende la supervivencia de la cerril necedad de Madrid, su centralismo a ultranza y su vocacional falta de respeto a las culturas no castellanas de la península. También sorprende que no aprendan de la historia que los llevó a perder lo que sería hoy una potencia única a nivel global, cuyos límites aún se adivinan viendo el mapa actual de la lengua castellana en el orbe.

Tal vez el poder de Madrid debería leer de nuevo “Historia como Sistema”, de Ortega y Gasset, y así entender que los principios señalados en su obra, tanto el sistema de creencias como la razón histórica, hacen de la independencia catalana un hecho irreversible.

Catalunya tiene derecho a su autodeterminación porque su historia así lo declama y la singularidad de su cultura la hacen única, tiene derecho a proclamarse como República independiente. Nosotros, desde este lado del Atlántico, esperamos ansiosos ese día, no para abrazarnos –que ya lo estamos– sino para apretarnos más fuerte las manos y explorar un futuro común. Prueba de ello la tenemos con el boom de la novela latinoamericana, el cual no hubiese sido posible sin la catalana Carmen Ballcells.-

 (*) Alejandro Carranza Di Biasi, periodista y comunicador institucional. Ha publicado notas de opinión en diarios y revistas de la Argentina y España. Ha sido conductor y productor de programas de radio y TV y editor de libros y revistas institucionales.

 

La Plata, Argentina (Especial para INCAT).-

“Quien crea que la Unión Europea ayudará a aniquilar a los catalanes se equivoca gravemente”

Noticias de la Unión Europea y Cataluña

Por Ambrose Evans-Pritchard (*)

Los últimos acontecimientos me han dejado en estado de shock, especialmente por la reacción del gobierno de Madrid. Pero de todas maneras creo que las últimas declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, son indignantes. Lo que no entienden ni Madrid ni el ministro es que ellos ya no tienen la sartén por el mango. Decir que “nosotros utilizaremos el derecho de veto acogiéndonos a los tratados de la Unión para bloquear una posible adhesión de Catalunya” es no entender nada porque ellos, simplemente, no pueden hacerlo.

Si España impidiera la adhesión, España misma estaría violando los tratados de la Unión; y la propia España podría ser expulsada. No digo que esto vaya a ocurrir. Pero, en cualquier caso, me sorprende el nivel de incompetencia y la voluntad que demuestra Madrid de llevar todo esto a una confrontación absoluta.

Ignorar que han salido a la calle un millón y medio de personas, con la capacidad volcánica que ello conlleva, me parece una gran estupidez. En conjunto es muy preocupante, porque veo que se está llevando a extremos amenazadores con declaraciones como las de García-Margallo, pero también con las de algunos militares: extremistas, de acuerdo; pero todo esto no deja de ser significativo.

La manera como lo presentan desde Madrid, incluida la carta del rey, afirmando que los catalanes persiguen quimeras, que quieren alterar el statu quo, etc., no tiene sentido. Ellos, por otra parte, están creando una especie de 1936. Es muy sorprendente. Yo creía que 30 años de pertenencia a la Unión Europea habrían modificado lo suficiente la mentalidad de la derecha española. Pero los comentarios de los militares, de García-Margallo y otros, hacen que me pregunte si los militares pueden tener de nuevo algún papel en la democracia española. Espero que no. No hay camino de retorno, pero no deja de ser increíble todo lo que está pasando.

Si el Ministro de Asuntos Exteriores británico hubiera hecho un comentario sobre Escocia como el que García-Margallo hizo sobre Catalunya, el escándalo hubiera sido magnífico. ¿Se lo imaginan? Además, la reacción de exaltación nacionalista en Escocia hubiera sido incontenible. Pero es que, además, no puedes actuar de esta manera en el siglo XXI.

¿Cómo reaccionará la Unión Europea? Bien, en Bruselas creo que intentarán evitar por todos los medios tenerse que pronunciar sobre toda esta cuestión. Pero si al final resulta totalmente inevitable, lo harán. Y si el Estado español piensa que Bruselas se pondrá a su lado para evitar que los catalanes ejerzan el derecho de autodeterminación, estará cometiendo otro error de juicio.

Además, existe una agenda oculta de la Unión, no en la Comisión pero sí en otras partes de la maquinaria, que intenta promover un fortalecimiento del poder de las regiones en oposición a las naciones-estado tradicionales, que en la práctica son un freno hacia la construcción de una estructura más federal, de supraestado de la Unión. Insisto: si en la Moncloa piensan que Europa les ayudará a aniquilar a los catalanes, están muy equivocados. Mucho.-

(*) Jefe de información económica internacional de “The Daily Telegraph” y ex corresponsal en los EE.UU. y en Bruselas. Partidario de la Unión Europea

 

Barcelona (INCAT-ARABATIK).-

 

Cambios en Podemos: Pablo Iglesias toma distancia de Cataluña y pasa la pelota a Ada Colau

Noticias de Cataluña

La dirección del partido antisistema deja la responsabilidad a la alcaldesa de Barcelona en un escenario político complejo, tras los decepcionantes resultados electorales

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, intenta no inmiscuirse demasiado en el proceso de primarias que la formación afronta este mes en Catalunya, donde cinco aspirantes se disputan la dirección autonómica del partido. Lo dejó muy claro cuando visitó Barcelona en abril junto al secretario de organización, Pablo Echenique. “Seremos neutrales, no nos decantaremos por ningún candidato”, aseguró.

Esta aparente equidistancia persigue un objetivo fundamental: no desgastarse en el complejo tablero catalán, a sabiendas de que la franquicia de Podemos en esta comunidad acabará integrándose en el partido que impulsa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

En la dirección del partido cobra fuerza la siguiente reflexión: Podemos Catalunya se ha convertido en una caja de Pandora, en buena medida por haber vivido descabezado durante casi un año; las divisiones internas y el perfil de los cuadros catalanes son vistos como una montaña rusa que puede dar más sustos que otra cosa. A este escenario hay que sumar la fortaleza política del proyecto de Colau, con quien Podemos comparte espacio político –y por tanto compite–, y unas complicadas elecciones autonómicas al Parlament a medio plazo. Por tanto, ¿vale la pena quemarse las pestañas en Catalunya ahora que ya han pasado las generales?, se preguntan.

Fuentes del partido estatal sostienen que no, que quizás lo más rentable en estos momentos sea pasar la pelota de la construcción del partido catalán a Ada Colau, para que ella asuma la responsabilidad del éxito o fracaso de éste. De esta manera, subrayan desde el partido morado, conseguirían contentar a la edil, dejándola que controle el nuevo partido y, de paso, contener su proyecto en Catalunya, evitando en lo posible que Colau decida “hacer las españas” y extender su influencia política a nivel estatal, rivalizando en liderazgo de la izquierda con Iglesias, algo que muchos no descartan a medio plazo.

Existe además otra derivada: la del Parlament. El 27-S el líder de Podemos cargó con el peso de la candidatura Catalunya sí que es Pot, cuyo resultado fue nefasto. Las próximas autonómicas le toca el turno a Colau, opinan fuentes podemistas. Los comunes tienen muchas esperanzas puestas en estos comicios. Después del mal sabor de boca que les ha dejado el 26-J al no cumplir sus expectativas, En Comú Podem se centrará en erigirse como la alternativa de izquierdas a CDC, un puesto que deberán disputar a ERC y la CUP. Sin embargo, en la sala de máquinas de Podemos dudan de que la confluencia catalana salga airosa de las elecciones si vuelven a plantearse como un plebiscito.

Mientras, Podemos Catalunya trata de recomponerse. Los inscriptos en el partido elegirán secretario general entre el 22 y el 24 de julio, un puesto al que aspiran ni más ni menos que cinco candidatos. Iglesias observa con distancia estas primarias. Sus relaciones con los candidatos son complejas; no en vano, Iglesias pidió al cabeza de lista de En Comú Podem, Xavier Domènech –hombre de confianza de Colau–, que ejerciera de puente entre el Podemos catalán y el estatal porque no encontraba un interlocutor sólido para domar a su propio partido en Catalunya, pero Domènech no está en condiciones de asumir esa tarea por el momento.-

Barcelona (INCAT-LV por Maite Gutiérrez).-