Por: Roberto Garrone

Se conoce como variado costero bonaerense o conjunto íctico variado costero a un conjunto de peces, cerca de treinta, entre óseos (corvina, pescadilla, salmón) y cartilaginosos (rayas y tiburores) que habitan las aguas jurisdiccionales de la Provincia de Buenos Aires desde la propia costa hasta la isobata de 60 metros de profundidad.

El variado costero es pescado principalmente por la flota costera y artesanal que opera desde Mar del Plata cuyo esfuerzo pesquero aplicado sobre el conjunto viene decreciendo casi a un ritmo inverso en que aumentó el esfuerzo sobre el langostino patagónico.

Algunos barcos anaranjados, color característico de la flota, se pintaron de rojo y se fueron al sur para pescar el marisco. El año pasado hubo una docena de barcos mayores a 20 metros pescando variado. Este año fueron solo cuatro.

Y a muchas lanchas amarillas las corrieron de la banquina como parte de una reformulación de permisos de pesca que permitieron a barcos más grandes pescar langostino con el permiso irrestricto que tenía la embarcación menor.

Pero la disminución del esfuerzo pesquero que se aplica desde Mar del Plata no significó un respiro para el recurso. Lavalle mantiene su flota dentro de la Bahía de Samborombón y creció la actividad en balnearios costeros bonaerenses de la mano de los municipios, en el sur, como Monte Hermoso, Claromecó y también en el norte, Pinamar, Gesell, Mar Chiquita la pesca con trucker se convirtió en una actividad tan productiva como poco regulada y controlada.

No hay registros de la cantidad total de este tipo de embarcaciones, el empleo que genera ni su poder de pesca. Acá no hay partes con la captura detallada pero el pescado fluye por los frigoríficos y alcanza destinos internacionales. La trazabilidad para esta pesca a oscuras cuándo llegará.

Los datos oficiales marcan este año una abrupta disminución de los desembarques registrados en los principales puertos. Hasta el 24 de agosto pasado el total descargado del conjunto variado costero bonaerense alcanzó las 32.512 toneladas. La cifra representa un 24% menos que las 42.539 toneladas que habían declarado descargar el año pasado.

La corvina rubia es el principal recurso que integra el conjunto. Este año ha sido uno de los más duros para la flota a partir del mal tiempo reinante durante períodos prolongados que impidieron a la flota salir a pescar. Sus descargas se redujeron un 35%, apenas 15 mil toneladas. De pez palo, 19%, rayas, 23%, besugo, 17%, entre las principales especies.

Esta semana la flota costera y artesanal marplatense sufrió un revés cuando la Cámara de Apelaciones avaló el fallo de primera instancia de la Justicia Federal de Dolores que había vedado las 3 primeras millas costeras del municipio de Villa Gesell en una causa en la que se pidió un amparo y la suspensión de los permisos de pesca de barcos de hasta 20 metros hasta tanto no exista un estudio de impacto ambiental.

Los barcos podían pescar en la zona entre el 1 de abril y el 30 de octubre por una excepción de la propia Provincia de Buenos Aires ya que por ley, nadie puede arrastrar dentro de las 3 primeras millas de la costa. Las resoluciones 24 y 32 del 2006 los habilitaron. Esas dos resoluciones son las que suspendió el Juez y ratificó la Cámara en los últimos días
“Este tipo de medidas ponen en vilo a más de 22 embarcaciones y por ende y a 175 familias en forma directa y 1200 personas en forma indirecta, entre estibadores, camioneros, fileteros, etcétera”, aseguraron desde la Cámara de Embarcaciones de Pesca Costera a través de un comunicado en las últimas horas.

En un principio se creía que el Ministerio de Asuntos Agrarios apelaría a la Suprema Corte de Justicia bonaerense pero ahora parece que la estrategia será otra.

En el Ministerio pretenden que los pescadores costeros y artesanales se presenten como “particulares damnificados” en la causa. Por ahora en Mar del Plata evalúan otras alternativas. No descartan hacerlo pero sería en otro expediente, no en el que se tramita a instancias de Marcelino Escobar, en Dolores. Aseguran que si dan ese paso y la Cámara no los acepta, la decisión es inapelable a la Corte.

¿Impacta en el desarrollo de la actividad de la flota la veda frente a Gesell?. Poco en los hechos pero los pescadores no quieren que quede sentado un precedente en el resto de los municipios costeros y que la zona de veda se amplíe.

Y hasta ahora la Provincia parece dormir la siesta de los justos. Si bien Medio Ambiente no puede realizar el estudio de impacto ambiental y la medida que solicita el Juez es de imposible cumplimiento porque no es autoridad de aplicación sobre las 3 millas náuticas y ese rol lo debería cumplir el INIDEP pero tampoco la ley de ambiente lo especifica.

Lo lógico sería que la Provincia derogue las normas que habilitaron por excepción a los barcos a pescar dentro de las 3 millas, pero ahí llegaría la ofensiva de los pescadores para conservar sus derechos adquiridos. Están convencidos que no hay ningún estudio de biomasa del variado costero que determine un riesgo biológico por su presencia en el área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *