Por: Francisco Desteffaniz – fundador y presidente de la Asociaci贸n Civil Adelante, conformada por 173 j贸venes que realiza trabajo en los barrios de la ciudad y en algunas instituciones.

Tragedia. Si, fue una tragedia. Mataron a golpes a un joven de 18 a帽os. No nos queda otra opci贸n que llamarnos a la reflexi贸n y hacernos la siguiente pregunta, 驴C贸mo puede ser que en la sociedad de hoy un grupo de diez j贸venes asesinen a golpes a otro? No deber铆a entrar en nuestras mentes la posibilidad de la violencia hoy en d铆a. Sin embargo, nos cansamos de escuchar en los medios de comunicaci贸n, en las redes sociales, en nuestros grupos de WhatsApp, episodios donde la tolerancia no es lo que prima entre las personas.聽

La violencia no solamente existe a la noche, a la salida de bares o boliches. Lamentablemente est谩 presente en todos los 谩mbitos de nuestra sociedad. En las familias y en la escuela; en los clubes y en el barrio; en las oficinas y en la f谩brica; en la justicia y en la pol铆tica; en todos lados. Por supuesto, entre los j贸venes tambi茅n. Una combinaci贸n tan temible como indeseable, la violencia y los j贸venes.

Los j贸venes, hombres y mujeres que ya no son m谩s ni帽os y que se encuentran en la etapa previa a ser adultos, se hallan sumergidos en un mundo en donde muchas veces las reglas de juego no siempre est谩n claras. Muchos j贸venes, terminando la secundaria, estudiando carreras universitarias, o comenzando su vida laboral, se encuentran ante las puertas de un sinf铆n de oportunidades, aunque tambi茅n ante la angustia de no saber que querer para sus vidas.聽

Es en ese redescubrir su lugar en el mundo, que la violencia no puede ser una opci贸n. Nunca puede ser una opci贸n. No podemos naturalizar lo que paso en Villa Gesell como si fuera lo normal. No. No es lo normal, no es lo que est谩 bien. Hay que dejar de llevar las cosas al l铆mite. El problema no son los j贸venes, el problema nos trasciende a todos.

驴Qu茅 hacemos nosotros para que no pase otro Gesell? 驴Educamos bien a nuestros hijos? 驴Fuimos buen ejemplo de hermano mayor para nuestros hermanos menores? 驴Integramos al que estaba solo en la escuela o en el club? 驴Nos tomamos tiempo de pensar en el otro? 驴Le hicimos bullying al que es diferente? 驴Detuvimos a los que le hac铆an bullying al que es diferente? 驴Nos quedamos simplemente mirando c贸mo pasan las cosas? La indiferencia tambi茅n es responsable, siempre es responsable. Estamos en falta, con nuestra Patria, con nuestros j贸venes, con el anhelo de humanidad que pretendemos.

Es el momento de ver el pasado para aprender de 茅l, y comenzar a construir el futuro que queremos. Es tarea y responsabilidad de todos los que conformamos la sociedad, de tomarnos el tiempo de idear las soluciones para que cada joven pueda encontrar su lugar donde realizarse como persona, crecer como profesional, o formar su futuro. La misi贸n est谩 en todos. En las familias, en las entidades de la sociedad civil, en las escuelas, en los clubes, en los espacios culturales, en los sindicatos, en las empresas, en el estado y en la religi贸n, en la pol铆tica y en la justicia, en todos. Es necesario que seamos uno solo, y que entre todos transformemos nuestra sociedad en pos de construir una Patria de m谩s tolerancia, de m谩s oportunidades para los j贸venes, de m谩s vida.聽

Esta no es la 茅poca de la violencia, corrompida por las drogas, por el alcohol, por los vicios. Esta es la hora de salir a la calle a cambiar el mundo. Si, as铆 de ut贸pico. Es necesario. No hay m谩s tiempo. No podemos permitirnos que mueran m谩s j贸venes por situaciones como la vivida hace unos d铆as. La sociedad necesita a los j贸venes. Que salgan a transformar la vida. La vida por ellos mismos, por los dem谩s, por la utop铆a de creer en imposibles. Necesitamos j贸venes que se jueguen la vida por ideales, que sean l铆deres, artistas, deportistas, investigadores, emprendedores, hacedores, so帽adores. Necesitamos j贸venes que pongan sus talentos al servicio de los dem谩s, que sepan escuchar y dialogar. Que construyan puentes donde hoy hay muros.聽

Es la hora de construir la casa com煤n de todos donde prime la igualdad y la justicia. La juventud no est谩 perdida. Esta generaci贸n tiene la gran oportunidad de dejar una huella. Hagan historia, sean el ejemplo, cambien la violencia por la alegr铆a, por la empat铆a, por el amor, que todo lo transforma.


Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.

Deja un comentario

Deja tu comentario