El 10% de las personas que tuvieron Covid podrían seguir con síntomas durante meses

Entre los síntomas más comunes se encuentran la falta de olfato y gusto, migrañas, cefaleas, problemas respiratorios y cardiopatías.

Una de cada diez personas afectadas por Covid-19 siguen presentando síntomas luego de pasados tres meses de haber sufrido la enfermedad, según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre los síntomas más comunes se encuentran la falta de olfato y gusto, migrañas, cefaleas, problemas respiratorios y cardiopatías que deben controlarse mediante estudios clínicos y en muchos casos tratamiento médico.

Luego de superar la fase de la infección por coronavirus, numerosos pacientes siguen teniendo múltiples órganos afectados.

Si bien hay muchas hipótesis y estudios llevándose a cabo, la OMS ya advirtió que una de cada diez personas afectadas por el virus SARS-COV-2, siguen presentando síntomas hasta tres meses después de haber sido diagnosticadas.

El coronavirus se manifiesta de diferentes maneras según el paciente y puede dejar secuelas, generando incertidumbre sobre la sintomatología o la gravedad del caso.

Se estima que al menos el 10% de las personas que hayan tenido Covid-19 tendrán síntomas persistentes que no desaparecerán por meses, desde secuelas respiratorias y cardíacas, pérdida del olfato, migrañas y dolores de cabeza que requieren evaluación clínica y continuidad en los estudios médicos para prevenir afecciones crónicas.

Según la OMS, existen más de 200 síntomas que podrían continuar luego de haber sido diagnosticado el paciente de coronavirus.

Una publicación de la National Library of Medicine asegura que el 44% de los pacientes continúa con dolor de cabeza, del 12 al 78% padece fatiga (similar a la fatiga crónica), mientras que el 30% dice sufrir dolores musculares y articulares.

Los pulmones también se ven afectados ya que en muchos casos se presenta una reducción del 10% de la capacidad respiratoria y falta de aire.

En cuanto a los problemas cardiológicos, entre el 11 y 13% manifiesta lesiones cardíacas e infarto miocardio, y el 6% sostiene que sufre palpitaciones y taquicardia recurrentemente.

Ansiedad y depresión, pérdida del gusto y olfato, problemas de memoria y alteraciones del sueño son otros de los posibles efectos secundarios a largo plazo que puede generar el Covid.

Estos síntomas pueden ser invalidantes y hasta requerir intervención médica y rehabilitación, afectando principalmente la calidad de vida de los pacientes a nivel físico, psicológico, emocional, familiar, laboral y socioeconómico.

Su aparición no está relacionada con la gravedad de la infección inicial, por lo que puede afectar tanto a pacientes que tuvieron COVID leve como a los que estuvieron más graves y hospitalizados, y las estrategias de manejo se centran en el alivio de los síntomas y la realización de los controles correspondientes.

Silvina Brienza, médica clínica del Hospital Italiano, señaló que “la calidad de vida en los pacientes post covid se encuentra comprometida, y es fundamental controlar la aparición de dichos síntomas luego de haber tenido la enfermedad y continuar con el seguimiento y posible tratamiento, indicado por el profesional de la salud para transitarlo”

La especialista advirtió que es importante estar alerta a estos síntomas y su continuidad en el tiempo, ya que pueden confundirse con otras causas aparentes y no llevar a realizar la consulta médica correspondiente.

Según señaló, tanto médicos como pacientes deben estar atentos a esta multiplicidad de consecuencias asociadas que la infección de Covid puede dejar en el cuerpo hasta meses después del contagio. (NA)

¿Qué tomar ante síntomas secundarios tras recibir la vacuna contra el Covid 19?

Si bien el paracetamol es el más empleado desde el principio de la pandemia, el ibuprofeno tiene la propiedad antiinflamatoria como adicional y puede ser usado ante síntomas post vacunación.

La aparición de efectos secundarios luego de la aplicación de la vacuna que inmuniza contra el Covid-19 puede ser tratada tanto con paracetamol como con ibuprofeno, dos analgésicos y antifebriles sin secuelas negativas y que no tapan los síntomas del coronavirus, según recomiendan los especialistas.

De ambos, si bien el paracetamol es el más empleado desde el principio de la pandemia, el ibuprofeno tiene la propiedad antiinflamatoria como adicional y puede ser usado con seguridad ante síntomas post vacunación.

«Tanto el ibuprofeno como el paracetamol se consideran medicamentos seguros si se usan en las dosis y los períodos de tiempo recomendados. A la hora de inclinarnos por uno u otro, una de las claves puede ser la inflamación y la intensidad del dolor”,  explicó Silvina Brienza, médica clínica del Hospital Italiano de Buenos Aires.

La especialista indicó que “en caso de existir inflamación y que el dolor sea moderado, puede ser preferible tomar ibuprofeno; si no, el paracetamol podría ser el indicado”.

Estudios científicos avalados por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA)y la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) confirmaron que el uso de ibuprofeno no está asociado con una mayor mortalidad o empeoramiento de síntomas entre los pacientes con Covid-19, reivindicando su rol de analgésico, antifebril y antiinflamatorio para aliviar dolores corporales intensos.

Un estudio reciente realizado en 78.674 pacientes en 255 centros de salud en Inglaterra, Escocia y Gales, buscó caracterizar la seguridad de los antiinflamatorios no esteroides (AINE) e identificar si el uso preexistente se asoció con una mayor gravedad de la enfermedad Covid-19.

Los estudios mostraron que los AINE no están asociados con peores resultados de Covid-19, y que, por el contrario, en muchos casos ayudaron a la buena evolución de la enfermedad.

Con la llegada de las vacunas surgió la duda sobre cómo actúan el ibuprofeno y otros AINEs frente a los efectos secundarios de la inoculación.

Aunque esos efectos en general son leves, como inflamación en la zona del pinchazo o algo de fiebre, el ibuprofeno, reconocido como una droga segura que puede ser consumida por adultos mayores de 65 años, es considerado por los expertos como una buena opción por su efecto antiinflamatorio, ya que el paracetamol solo interviene como analgésico y antifebril. (NA)

Alertan sobre los signos de la Acromegalia

En pleno marco del Día Mundial de las Enfermedades Poco Frecuentes (EPoF), que se conmemora este martes 28 de febrero, la Asociación APEHI (Ayuda a Pacientes con Enfermedad Hipofisaria), recordó los principales signos que podrían estar indicando la presencia de Acromegalia, una afección ocasionada por el desarrollo de un tumor benigno en la hipófisis que al interferir en la producción de hormona de crecimiento, produce una serie de alteraciones orgánicas, tanto estéticas como metabólicas.

Entre los principales signos, desde APEHI destacan hinchazón en las manos, agrandamiento de pies, aumento del tamaño de la mandíbula o de la frente, voz gruesa y separación de los dientes. Si la enfermedad aparece en niños y adolescentes en etapa de crecimiento, genera un desarrollo corporal desproporcionado, conocido como ‘gigantismo’, con consecuencias potencialmente perjudiciales sobre la salud, tanto en términos cardiovasculares como osteo-articulares.

Otros signos que también pueden acompañar la enfermedad son dolores de cabeza recurrentes, dificultades para perder peso, piel grasosa, trastornos en la fertilidad y diabetes mellitus.

Pero la buena noticia es que si se detecta en forma temprana, la enfermedad tiene tratamiento y muy buen pronóstico. Por eso, desde la Asociación se encargan de repasar en detalle todos aquellos síntomas que podrían poner en evidencia su presencia.

La campaña, para la que se han desarrollado piezas visuales y videos, y que cuenta con el apoyo del laboratorio Novartis y el auspicio de la Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo (SAEM), estará presente en estos días en las redes sociales.

La acromegalia es ocasionada por el desarrollo de un tumor benigno en la hipófisis, que es una glándula ubicada en la base del cerebro y es la responsable de la producción de hormona de crecimiento. El tumor produce una liberación excesiva de hormona de crecimiento. Con la remoción quirúrgica de ese tumor, a cargo de cirujanos especialistas, y la indicación de un tratamiento posterior, en la mayoría de los casos puede llevarse una vida completamente normal.

Sin embargo, muchos padecen acromegalia sin saberlo, sin ponerles un nombre y un diagnóstico a esos síntomas que van percibiendo. Entonces, la enfermedad avanza lentamente, produciendo cambios a veces irreversibles y con potenciales consecuencias severas.

Se estima que en promedio los pacientes demoran entre 5 y 10 años desde la aparición de los primeros síntomas, hasta alcanzar un diagnóstico definitivo, situación muy habitual en la mayoría de las EPoF.

Más de 2 millones de argentinos padecen glaucoma

Sin embargo, como no da síntomas iniciales, 1 de cada 2 no lo sabe

Es una enfermedad oftalmológica, que consiste en la alternación del sistema de drenaje interno del ojo, lo que produce la acumulación de un líquido, el humor acuoso, que genera un aumento en la presión intraocular.

Con el tiempo, esta presión va dañando en forma estructural y funcional el nervio óptico, produciendo una pérdida paulatina de la visión. Afecta a entre el 5 y el 7% de la población general.

Cómo no duele ni da síntomas en sus primeros estadios, la gente no sabe que lo padece, por lo que se estima de 1 de cada 2 pacientes no tiene diagnóstico, y de los que sí lo tienen, se calcula que el 50% abandona o no cumple debidamente con el tratamiento.

Los especialistas recomiendan incluir los exámenes de glaucoma en los chequeos oftalmológicos a todas las edades, más un control alrededor de los 40 años y luego cada 2 a 3 años, y con mayor frecuencia en las personas que presenten factores de riesgo.

Se estima que más de 2 millones de argentinos tienen glaucoma, una enfermedad oftalmológica que va produciendo la pérdida paulatina de la visión, pudiendo incluso llegar a causar ceguera. Pero como suele no dar síntomas hasta un estadio muy avanzado, habitualmente una de cada dos personas desconoce que padece la afección.

En opinión del Dr. Daniel Grigera, médico oftalmólogo, Presidente de la Asociación Argentina de Glaucoma, “si bien el glaucoma representa a un conjunto de enfermedades, mayoritariamente cuando hablamos de glaucoma nos referimos al glaucoma a ángulo abierto, que es el más frecuente en nuestro medio. Y el problema es que es absolutamente asintomático: la persona no tiene ningún síntoma que lo alerte. Lamentablemente, cuando aparecen los síntomas suele ser tarde y ya se ha perdido una porción importante de la visión en uno o en ambos ojos”.

La ausencia de síntomas también atenta contra la adherencia de los pacientes al tratamiento: “Aquellos con diagnóstico de glaucoma se sienten bien, no les duele, no notan alteraciones en su visión, y se tienen que poner gotas varias veces por día durante toda la vida; todo esto hace que aproximadamente el 50 por ciento abandone o no presente un buen cumplimiento de la terapia”, insistió el Dr. Grigera.

Si bien el glaucoma puede presentarse a cualquier edad, tienen mayor riesgo de padecerlo aquellos con parientes directos (padres o hermanos) con glaucoma, los que presentan córneas finas (ya que por subestimarlas esconden la presión intraocular–PIO- elevada) o una enfermedad ocular denominada ‘pseudo exfoliación’, los que sufren de miopía, diabetes o presión intraocular elevada, y los mayores de 60 años, entre otros.

Recomiendan a quienes viajaron consultar ante síntomas de dengue

El Ministerio de Salud bonaerense recomendó a quienes viajaron durante el fin de semana largo que no desatiendan síntomas de dengue y consulten enseguida al centro de salud más próximo.

La recomendación se inscribe en el marco de las medidas preventivas para evitar la diseminación de enfermedades como dengue, chikungunya y zika que son transmitidas por el mosquito Aedes aegypti.

Fiebre alta sin resfrío, dolor de cabeza (especialmente detrás de los ojos), dolores musculares, articulares, erupciones, náuseas y vómitos, pueden ser síntomas de esta enfermedad.

Por tal motivo, el diagnóstico médico tras la consulta oportuna en centros de salud, permite “disparar en tiempo y forma los mecanismos de control de foco en el domicilio del paciente y en las ocho manzanas circundantes para eliminar mosquitos adultos, así como efectuar las notificaciones de rigor al sistema de registro epidemiológico provincial y nacional”, según especialistas en el tema.

La ministra de Salud, Zulma Ortiz, pidió este domingo que toda persona que haya regresado de sitios turísticos tras el fin se semana largo y presente estos síntomas, “consulte”.

“El sistema de salud de la Provincia está preparado para atender los casos de dengue que puedan presentarse, de acuerdo a protocolos que son sometidos a actualización permanente”, aseguró.

En caso de que el médico sospeche dengue en un paciente, procederá a indicarle análisis de laboratorio y evaluará si requiere internación o manejo ambulatorio. En caso de quedar internado, los hospitales cuentan con áreas preparadas para su aislamiento.