Soler (ASM): «convocan a la población mallorquina para apoyar el proceso y la República Catalana»

Noticias de Países Catalanes: Isla Balear Mallorca

El presidente del ASM recordó que el «derecho a decidir es primordial y fundamental»

El presidente de la Asamblea Soberanista de Mallorca (ASM), Cristòfol Soler, convocó «la población mallorquina» al acto reivindicativo de este viernes 9 de septiembre a las 20 h en la Plaza Mayor de Palma, en la que «queremos mostrar el apoyo al proceso y en la República Catalana de manera pacífica, democrática y con una sonrisa».

El presidente de la ASM recordó que el «derecho a decidir es un derecho primordial y fundamental» y que «el reconocimiento de este derecho es internacional». Según Soler, «compartimos con el Principado muchos problemas, partiendo de una actuación de España que está siendo sucia con el proceso».

El presidente de la Asamblea espera «una participación similar a la del año pasado” y enfatiza que «ya muchos mallorquines partieron hacia Cataluña para participar en la fiesta del Once de Septiembre”. Esta contará también con la «presencia de los isleños, que coincidiremos con los valencianos y los participados de Cataluña Norte en el tramo 44».

Palma (INCAT-dBalears).

El apoyo ciudadano a la independencia catalana no sólo se mantiene, sino que crece

Noticias de Cataluña

Pese a los reiterados intentos por disfrazar el triunfo soberanista del 27S y otros subterfugios, la gente entiende que la República Catalana es la única posibilidad que tenemos de prosperar

 

Tras una gran campaña electoral, el independentismo ganó las elecciones del 27S, y obtuvo un mandato democrático mayoritario para hacer de Cataluña un país independiente. Sin embargo, lo que se ganó en las urnas se perdió en el campo dialéctico. Se impuso el relato de una victoria no suficiente, la falacia del 48%.

El plebiscito en forma de elecciones parlamentarias fue una necesidad impuesta por la imposibilidad fáctica de celebrar un referéndum de autodeterminación como los de Escocia o Quebec. Ante la negativa a dejarnos contar votos, tuvimos que contar escaños. Y ganamos. Hablar del 48% es querer aplicar las reglas de los referéndums en unas elecciones parlamentarias. Eso es hacer trampas.

Es evidente que si aplicamos las reglas de puntuación del rugby en un partido de fútbol, el resultado será muy diferente. Como habría sido diferente el resultado del 27S sin haber impedido el voto de decenas de miles de catalanes en el exterior, o si se hubiera permitido el voto de los jóvenes de más de 16 años, como en Escocia.

En un plebiscito en forma de elecciones parlamentarias, rigen las reglas de las elecciones parlamentarias. Por eso nadie hace cálculos sobre cuántos votos tenía el PP para aprobar con su mayoría absoluta la Ley Mordaza o la reforma del TC. Tenía una mayoría parlamentaria y punto.

Sin embargo hemos comprado el cuento de la mayoría insuficiente. De ahí que tantos catalanes de buena fe reclamen RUI, porque se han creído el relato que dice que el 27S no ganamos, y en consecuencia no podemos aplicar la hoja de ruta que prevé la independencia y la elaboración de una Constitución, sin volver a celebrar una consulta. Gran error. La consulta la ganamos el 27S y el Parlamento tiene toda la legitimidad democrática para hacer la independencia.

Sumamos a este error el despropósito de los presupuestos y de las rencillas internas. Sumamos el acoso judicial a cualquier movimiento que haga el gobierno. Sumamos los dos grandes grupos mediáticos catalanes y casi todos los españoles (que suman más de dos tercios de la audiencia en Cataluña) operando abiertamente contra el proceso independentista.

Sin embargo, el apoyo ciudadano a la independencia no sólo se mantiene, sino que crece. Es evidente que los resultados del 26J, que desenmascararon las promesas vacías del PSOE y de Podemos –no se puede cambiar una España que no quiere cambiar– ayudaron a que aún más gente entienda que sólo con la independencia tenemos alguna posibilidad de prosperar. El soporte es sólido y estructural, más allá de los errores propios y los ataques ajenos. Esto ya no tiene marcha atrás. Basta de distracciones y vayamos al grano.-

Barcelona (INCAT-Nació Digital por Germán Capdevila).-

La nueva Convergencia se define como “independentista” y defiende la república para Cataluña

Noticias de Cataluña

El Partido Demócrata Catalán aprueba el texto fundacional: será “demócrata, catalanista, independentista, europeísta y humanista” – Reagrupament mostró una estelada

Con buena parte de los objetivos situados en la elección del nombre y en la definición de la nueva estructura, el debate sobre el manifiesto fundacional de la nueva Convergencia se desarrolló con cierta tranquilidad. “En la planta de arriba se está más calmado”, señalaba un miembro de la cúpula en los pasillos del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona. Artur Mas y Carles Puigdemont siguieron el debate sobre el documento, que apuesta por un “estado independiente en forma de república” como futuro nacional para Cataluña. Una definición calcada a la de la declaración de ruptura del 9-N, pactada entre Juntos por el Sí y la CUP. El partido, en parte, se define como “demócrata, catalanista, independentista, europeísta y humanista“.

“Esta definición aparece en el modelo de país que queremos”, puntualizaban la tarde asistentes a esta comisión, que tenía 801 miembros apuntados. El texto hace más explícita la apuesta por la independencia, teniendo en cuenta que el texto propuesto por la dirección –calcado del ideario que Mas fue desarrollando durante la legislatura pasada y en otros documentos internos de Convergència– evitaba definir la nueva formación como independentista.

El coordinador de régimen interno de CDC, Francisco Sánchez, aseguró que se había tumbado una enmienda que proponía apostar por la declaración unilateral de independencia (DUI). “Queremos que sea un texto sin fecha de caducidad”, señaló en rueda de prensa. Sin embargo, una enmienda de Reagrupament –que instaló una bandera estelada– ha permitido tener en cuenta la “unilateralidad” en caso de que el Estado bloquee todas las vías legales posibles hacia la plena soberanía.

El documento fundacional busca ser una síntesis entre la rama más socialdemócrata y la más liberal. La formación impulsada por Artur Mas, al que los dirigentes de CDC quieren presentar como “promotor del nuevo partido”ahora ya no es presidente de CDC, cargo que recae en Jacint Borràs, que se encarga de gestionar la hibernación–, mantiene que el objetivo es la “centralidad social”. La nueva herramienta celebrará durante los próximos meses una convención para ampliar los principios programáticos de cara a las futuras elecciones catalanas. Uno de los encargos internos que ha hecho Mas es el de construir un partido ideológicamente más fuerte que permita influir en la Constitución catalana.-

Barcelona (INCAT-ARA).-