Japón detecta un radar militar chino cerca de las aguas en disputa

Noticias de Japón y China

 

Tokio opina que Pekín usa las plataformas marítimas de gas para instalar radares con objetivos militares.

Japón expresó este viernes su protesta a China tras detectar un radar militar instalado en una plataforma de exploración de gas en el mar de la China Oriental cerca de las aguas en disputa, reporta Reuters.

China lanza ejercicios navales para prepararse para una «repentina y cruel» guerra moderna

Tokio opina que Pekín usa las plataformas de gas con objetivos militares, ya que este tipo de equipamiento normalmente se instala en los buques de patrulla y no es necesario para las plataformas de exploración. Según un portavoz del Ministerio de Exteriores japonés, el radar fue localizado a finales de junio y ahora Japón ha mandado una protesta a través de su embajada en China para que Pekín explique la situación.

El sábado Japón expresó otra protesta a China, esta vez referida a un buque de guardacostas y más de 230 barcos pesqueros que navegaban cerca de unas aguas que Tokio considera suyas en el mar de la China Oriental.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

¿Es inevitable la guerra en el mar de la China Meridional?

Noticias de Asia, Mar de la China Meridional

Para rebajar la tensión , en el mar de la China Meridional, Pekín se ha sentado a negociar con 10 países asiáticos se sentaron y han llegado a un acuerdo. Sin embargo, la situación entre Pekín y EE.UU. es muy distinta.

Todo sobre este tema

  • Tensión en Asia Oriental
  • China exhibe su nuevo arsenal de combate tras el fallo de La Haya
  • UU. seguirá operando en el mar de la China Meridional

El fallo del Tribunal Internacional de la Haya favorable a Filipinas en su disputa marítima contra Pekín en el mar de la China Meridional agudizó este mes las tensiones en la región. Sin embargo, días después 11 países asiáticos decidieron sentarse a la mesa de negociaciones y llegar a un acuerdo.

«Al menos en teoría, esto ha sido la demostración gráfica de cómo la negociación del tipo ‘todos ganan’ se hace en Asia«, escribe el periodista Pepe Escobar en su opinión para RT.

La importancia estratégica del mar de la China Meridional reside en las rutas que lo surcan y por las que cada día pasan la mitad de los buques comerciales del mundo, transportando la tercera parte del petróleo y las dos terceras partes del gas líquido, lo que se traduce en 5 billones de dólares anuales de comercio. Además, para Pekín este mar está fuertemente vinculado con el proyecto apodado ‘Nueva Ruta de la Seda’.

La imagen por satélite de la construcción de una torre de 30 metros de altura en el arrecife Subi, en las islas SpratlyReuters

Esta semana representantes de China y de los 10 países que forman la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) -Malasia, Indonesia, Brunéi, Vietnam, Camboya, Laos, Myanmar, Singapur, Tailandia y Filipinas– se reunieron en Laos y concluyeron sus negociaciones con el compromiso de «reducir las tensiones». Pero para que esto fuera posible, Filipinas se vio obligado a aceptar una condición de Pekín: no mencionar el fallo de La Haya en la declaración final de la reunión.

China y la ASEAN acordaron:

  • Dejar de enviar gente a las islas, arrecifes, atolones y otras zonas no habitadas en el mar de la China Meridional para que no se produzca una escalada de tensión por pretensiones territoriales;
  • Respetar la libertad de navegación en el mar que, según Washington, está amenazada;
  • Resolver las disputas territoriales de manera pacífica y a través de negociaciones;
  • Tener en cuenta la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar;
  • Trabajar duro para desarrollar el Código de Conducta en el Mar de la China Meridional, elaborado durante varios años.

Reuters

Según el experto, llegar a un acuerdo, incluso entre los diez países de la ASEAN, ha sido una ‘tarea de Sísifo’, lo que resulta aún más notable teniendo en cuenta la política de China, que prefiere negociaciones bilaterales y aplica la táctica ‘divide y vencerás’ para imponer sus intereses en la región

Entonces, ¿no habrá guerra?

El Pentágono no renunciará a su programa de Libertad de Navegación que, además de los pasos habituales de sus buques de guerra en el mar de la China Meridional, ahora incluye también los vuelos de los bombarderos B-52.

Ejercicios navales conjuntos de Rusia y China.Reuters

A esto Pekín responde, por ejemplo, presumiendo de sus bombarderos H-6K con capacidades nucleares, que sobrevuelan el Bajo de Masinloc (Scarborough), en disputa con Filipinas, lo que aumenta la ‘paranoia’ del Pentágono, porque «el juego verdadero en el mar de la China Meridional gira principalmente en torno a estrategia militar aérea y submarina de China», explica Escobar.

¿Asegurar el acceso a su patio trasero o crear un ‘lago chino’?

Más de la mitad del PIB de China procede del comercio global, que depende de su acceso al mar de la China Meridional. Sin embargo, este mar está salpicado de distintos islotes, arrecifes, y atolones con su mar patrimonial que, en caso de pertenecer a otros países, pueden impedirle a Pekín su acceso al mar abierto.

Dragas chinas, supuestamente cerca de las islas Spratly, fotografiadas por un avión de reconocimiento estadounidense. Reuters

Asegurar su acceso estratégico a los mares abiertos ha sido el objetivo principal de Pekín durante años, según el presidente de Instituto Nacional de China para los Estudios del mar de la China Meridional, Wu Shicun. Occidente prefiere interpretarlo como la intención de China de convertir el mar en un ‘lago chino’, lo que genera una profunda desconfianza entre ambas partes.

Los bancos sumergidos, montes submarinos, arrecifes, atolones e islas que desatan las pasiones en el mar de la China Meridional

  • Las islas Spratly, en disputa entre China, Taiwán, Vietnam, Malasia, Brunéi y Filipinas.
  • Las islas de Paracelso, pretendidas por China, Taiwán y Vietnam.El Bajo de Masinloc (Banco de arena Scarborough) reclamadas por China, Taiwán, y Filipinas.
  • Las islas Zhongsha, motivo de disputa entre China y Taiwán y Filipinas.
  • Las islas Pratas o Dongsha disputadas por China y Taiwán.El Banco Macclesfield, un atolón hundido que reclaman China y Taiwán.

Mientras Pekín tiene claro que su costa debe ser protegida cueste lo que cueste, Washington, fiel a su punto de vista excepcionalista, cree que tiene que tener acceso absoluto a los siete mares como «base para su imperio de bases militares».

La imagen por satélite de una construcción, posiblemente de un radar, en las islas Spratly.Reuters

Sin embargo, el poderío militar de China ha traspasado la línea, no solo cuando tiene suficiente fuerza para defender sus intereses estratégicos, como la isla de Hainan, sino también para «proyectar su fuerza con el objetivo de amenazar el libre acceso al Pacífico.

‘Guerra’ de estrategias contra el acceso al mar

Washington sigue una estrategia ‘Anti-Acceso’, pero Pekín ha desarrollado su propia estrategia sofisticada, que incluye ciberataques, submarinos con misiles de crucero y misiles balísticos antibuques que -según Escobar- son «la pesadilla absoluta para los carísimos portaviones estadounidenses, blancos facilísimos para China».

Comienza «una guerra fría» en Asia y el Pacífico: Pekín «acepta el desafío» de EE.UU.

En respuesta y en el marco de su ultrasecreto programa Pacific Vision, el Pentágono elabora el concepto de batallas aire-mar, para ser capaz de atacar todos los centros del mando y control chinos a través de un cúmulo de «operaciones quirúrgicas». A esto China responde con el desarrollo de «misiles balísticos de alcance muy largo que suponen una amenaza letal para el ‘imperio de bases’.

«En algún momento habrá una confrontación muy seria»

Lo que quiere EE.UU. es mantener la hegemonía militar sobre todo el mar de la China Meridional, por lo que ve a China como su segunda amenaza principal, justo después de Rusia y su poder nuclear.

Activistas con carteles en los que puede leerse ‘manos fuera de Filipinas’ durante las protestas por las tensiones en el mar de la China Meridional frente al consulado chino en Gran Manila.Reuters

China, en cambio, ya se ve en la posición de competir con esta hegemonía. A Pekín no le interesa ninguna intervención militar contra ningún país de ASEAN, ya que será dañino para los negocios, por lo que prefiere soluciones diplomáticas. «Pero no deje engañarse, en algún momento en el futuro habrá una confrontación muy seria entre China y EE.UU. sobre el ‘acceso’ al mar de la China Meridional», concluye el experto.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Pekín pone en servicio un nuevo destructor el día del fallo sobre el mar de la China Meridional

Noticias de China

 

El Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya falló, ante la demanda de Filipinas, que Pekín no tiene «derecho histórico» sobre las zonas en disputa en el Mar de la China Meridional.

 

Este martes del 12 de julio entró en servicio en las Fuerzas Armadas chinas el cuatro destructor de misiles guiados 052D Yinchuan, informa Defence Blog. La ceremonia tuvo lugar en el puerto de Sanya, en el sur de la isla de Hainan.

El navío, de unos 150 metros de eslora y 20 metros de manga, está equipado con sistemas de armas avanzadas y es capaz de realizar tareas de defensa aérea, operaciones antisubmarinas y misiones en el mar, lo que lo convierte en uno de los buques más sofisticados de China.

chinamil.com.cn

La entrada en servicio del nuevo destructor llega nada más conocerse el fallo del Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya a favor de Filipinas en su denuncia presentada en 2013 contra China por la soberanía de una zona en disputa en el mar de la China Meridional. Poco después, el miércoles, el viceministro chino de Exteriores, Liu Zhenmin, anunció que su país tiene derecho a declarar una zona de identificación de defensa aérea sobre el mar de la China Meridional. El político destacó que la decisión dependerá del tipo de amenaza a la que el país se enfrente y que Pekín espera volver a las conversaciones bilaterales con Manila sobre el asunto.

  • Este martes el Tribunal Permanente de Arbitraje ha decidido que China no tiene «derecho histórico» sobre los territorios en disputa en el mar de la China Meridional.
  • De esta forma, La Haya falla a favor de Filipinas en su litigio con China sobre las islas Spratly y las islas Paracelso.
  • Pekín niega que La Haya tenga competencia para dirimir el caso.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Tribunal de La Haya: «China no tiene ningún derecho histórico sobre el mar de la China Meridional»

Noticias de China

 

El tribunal también ha determinado que «China ha violado los derechos de soberanía de Filipinas» en su zona económica exclusiva.

China no tiene «derecho histórico» sobre los territorios en disputa en el mar de China Meridional, ha declarado un tribunal internacional establecido conforme a la mediación de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, informa RIA Novosti. La decisión ha sido tomada en el marco de una denuncia de Filipinas contra China en torno a la disputa sobre el mar de la China Meridional.

La Corte Permanente de Arbitraje de La Haya (Países Bajos) no ha encontrado motivos para reclamaciones territoriales de China en el mar de China Meridional dentro de una línea de demarcación llamada «línea de los nueve puntos». El tribunal también ha determinado que «China ha violado los derechos de soberanía de Filipinas» en su zona económica exclusiva, interfiriendo en la exploración de la pesca y el petróleo pertenecientes a este último país, construyendo islas artificiales y no habiendo impedido que los pescadores chinos operen en el zona, reporta ‘The Guardian’.

El tribunal de La Haya ha condenado también los proyectos de recuperación de tierras por parte de China y la construcción de islas artificiales en el archipiélago Spratly, concluyendo que el país ha causado «daños graves al medioambiente de los arrecifes de coral».

¿Qué denuncia Filipinas?

En enero de 2013, Filipinas recurrió unilateralmente al arbitraje internacional para resolver algunas de las cuestiones en torno a la disputa territorial en el mar de la China Meridional. En su demanda Manila instó al Tribunal de La Haya a declarar inválida la llamada «línea de los nueve puntos» basada en los «derechos históricos» que definen los límites de las reclamaciones de China. Filipinas considera que esta línea de demarcación territorial de China contradice los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM).

Asimismo, Filipinas exigió que La Haya reconociera que China violó los términos de la Convención para la pesca y la construcción, lo que causó daños en el medioambiente marino. En su demanda, Manila también subrayó que no trata de establecer la soberanía de las islas en disputa mediante el Tribunal y que tampoco es necesario definir las fronteras marítimas. Según afirma este país, ha intentado en varias ocasiones resolver la disputa a través de negociaciones con China, sin embargo estas fracasaron, lo que obligó a Manila a dirigirse al arbitraje.

¿Cuál es la posición de China?

En diciembre de 2014, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino publicó un documento que marcó la posición del Gobierno, que se niega a participar en el procedimiento ya que opina que el Tribunal de La Haya no tiene jurisdicción para resolver disputas territoriales. Según China, la denuncia unilateral de Filipinas viola los procedimientos obligatorios para la resolución de disputas.

La posición de la parte china consiste en que la disputa entre ambos países debe resolverse de forma bilateral. Además, China acusa a Filipinas de «encubrir» los objetivos principales de la denuncia, ya que en realidad pretende establecer la soberanía sobre el territorio en disputa.

¿Qué pasará después del juicio?

Poco después de la publicación del veredicto, China ha anunciado que «no acepta y no reconoce» el dictamen del tribunal de La Haya. Los medios especulan que en respuesta a la decisión de la Corte, Pekín podría militarizar el arrecife Scarborough, aunque el gigante asiático no hizo declaraciones en ese sentido y subrayó que aboga por la resolución de la disputa por medio de negociaciones.

Algunos expertos opinan que China recurrirá a una «retorica fuerte» después de la decisión, aunque sin acciones agresivas. Otros sugieren que la decisión podría establecer un precedente para otros países de la región que participan en la disputa con China.

El politólogo Carlos Martínez García opina que EE.UU. utilizó a Filipinas para que el Tribunal de la Haya tomase la decisión más conveniente para Washington.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

La respuesta asiática a EE.UU.: Pekín realiza ejercicios en el mar de la China Meridional

Noticias de EE.UU.

Los ejercicios se prolongarán hasta el 10 de julio.

Pekín realiza ejercicios en el mar de la China Meridional

Tensión en Asia Oriental

China advierte a EE.UU.: «No violen nuestra soberanía»

China está llevando a cabo ejercicios tácticos en el mar de la China Meridional cerca de la isla de Hainan y las islas Xisha (islas Paracel), informa la agencia de noticias Xinhua.

En las maniobras participan aviones, submarinos, buques de superficie y fuerzas de la Guardia Costera y están dedicadas a operaciones de control del espacio aéreo, batallas navales y la lucha contra submarinos.

Estos ejercicios, que se prolongarán hasta el 10 de julio, se celebran en el contexto de las repentinas advertencias de China a EE.UU., cuya ostentación militar, según Pekín, tiene como objetivo involucrarse en una disputa regional.

A la espera de la decisión de Tribunal de La Haya

El 6 de julio, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, mantuvieron una conversación telefónica sobre asuntos marítimos a petición del diplomático estadounidense.

China ha instado a EE.UU. a no tomar partido y no atentar contra la «soberanía y la seguridad» de Pekín menos de una semana antes de que el Tribunal de La Haya emita su veredicto sobre las islas Spratly, un archipiélago en disputa en el mar de la China Meridional.

En 2013, Filipinas solicitó a este tribunal que se pronunciase sobre la soberanía de las islas Spratly, situadas en el centro de importantes rutas de navegación comercial en la zona.

Wang Yi criticó el arbitraje del Tribunal de La Haya por estar «contaminado por la aplicación ilógica y errónea de procedimientos, leyes y pruebas», ya que estima que «ha expandido su jurisdicción más allá de sus límites» y supone una «farsa» que «debe terminar».

Con estas palabras, el diplomático chino ha confirmado que su país no aceptará la decisión porque estima que el fallo «no será vinculante» y ha recordado que, con esta postura, Pekín «ratifica las leyes internacionales» y «salvaguarda la seriedad y la integridad» de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDMI).

¿Qué hace EE.UU. en Filipinas?

El mes pasado EE.UU. envió dos portaviones al mar de Filipinas bajo el pretexto de realizar ejercicios militares, algo que, de acuerdo con el medio, es «una demostración de fuerza» para que China sea más obediente.

China y algunos países de la región, como Japón, Vietnam y Filipinas, mantienen diferencias sobre las fronteras marítimas y las áreas de responsabilidad en el mar de la China Meridional y en el mar de la China Oriental. Según las autoridades chinas, Filipinas y Vietnam aprovechan deliberadamente el apoyo de EE.UU. para propiciar una escalada de tensión en la región.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).