El hombre de 33 años acusado del crimen de Mauricio Alejandro Grasso, el turista oriundo de Moreno asesinado de un tiro en la cabeza el pasado lunes en Mar del Plata, se negó a declarar ante el fiscal de la causa y seguirá detenido, mientras que en su domicilio se halló la moto utilizada en el hecho, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Jonathan Buezas, quien había sido apresado ayer y en las últimas horas fue indagado por la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 marplatense, Florencia Salas, que le imputó por el delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego».

Salas dijo a la prensa que en la madrugada de este jueves se realizó un allanamiento en la vivienda del acusado, donde se secuestraron municiones calibre 9 milímetros, la moto utilizada en la noche del crimen, y prendas que serán peritadas.

Grasso, de 42 años, fue asesinado el lunes último por la madrugada, luego de salir de un boliche de la zona céntrica marplatense, al que había ido a bailar con un grupo de amigos.

El turista había asistido junto a dos hombres y una mujer al local nocturno «Momentos», ubicado en las calles Bolívar y Santa Fe, a metros de la Plaza Colón, y todos ellos se retiraron en una camioneta Toyota Hilux.

Según testigos, al llegar al cruce de las calles 20 de septiembre y Moreno, se cruzaron con cuatro personas a bordo de dos motocicletas.

Por causas que se investigan, uno de los ocupantes de las motos extrajo de entre sus ropas un arma de fuego y disparó hacia el vehículo.

Los amigos que viajaban con Grasso se percataron instantes después de ver el arma, que había sido alcanzado por una bala en la cabeza, al verlo herido en el asiento trasero derecho del vehículo. Tras el ataque, la víctima fue asistida en primer término por personal de la Unidad Policial de Prevención Local, pero ante la llegada de los médicos del Sistema de Atención Médica de Emergencias, se constató que había fallecido.

Las pruebas que complican al detenido

En el marco de la investigación, fueron analizadas cámaras de seguridad privadas y del sistema de monitoreo urbano municipal, que permitieron identificar al presunto homicida.

«Las cámaras son certeras, no hay dudas de que el hombre aprehendido es quien llega en moto al lugar, dispara y se da a la fuga«, sostuvo la fiscal.

Salas aseguró que «no se trató de un robo» ni «ningún incidente», sino que «sólo se produce un disparo y provoca la muerte de Mauricio».

«No hay nada que involucre a la otra moto», señaló y precisó que hubo «solo un disparo» y fue hallada «un vaina servida«, mientras que en la autopsia «se obtuvo un proyectil deformado del cráneo de la víctima«.

El acusado figura como legítimo usuario de una pistola Bersa 9 milímetros y de una carabina. Cuenta con el asesoramiento del abogado particular Mauricio Varela, y tras haberse negado a declarar seguirá alojado en la Unidad Penal 44 de Batán.


Deja un comentario

Deja tu comentario