El presidente Volodimir Zelenski afirmó que Ucrania «no dará el sur del país a nadie», tras una visita a esa parte del territorio ucraniano, que está parcialmente ocupada por fuerzas rusas.

En un raro desplazamiento fuera de Kiev, donde pasa la mayor parte del tiempo desde el inicio de la ofensiva rusa, a fines de febrero, Zelenski viajó ayer a Mikolaiv y visitó a tropas desplegadas cerca de Odesa, por primera vez desde el inicio de la invasión rusa.

«No daremos el sur a nadie, vamos a retomar todo, el mar será ucraniano y será seguro», dijo, en un video publicado en Telegram tras regresar a Kiev desde esas dos regiones sureñas.

«Tienen confianza y, mirándoles a los ojos, es obvio que no dudan de su victoria», agregó Zelenski, refiriéndose a sus tropas.

Desde hace semanas, las tropas rusas concentran sus acciones en el este y el sur de Ucrania luego de haberse retirado de la zona de la capital, la norteña Kiev, tras el inicio de la invasión.

«Las pérdidas son importantes, muchas casas han sido destruidas, la logística civil se ve afectada y hay numerosos problemas sociales», admitió Zelenski, informó la agencia de noticias AFP.

«He pedido que las personas que han perdido a sus seres queridos reciban una mayor asistencia. Vamos a reconstruir todo lo que ha sido destruido. Los misiles rusos son menores que las ganas de vivir de nuestro pueblo», afirmó.

Un video difundido por la Presidencia mostró a Zelenski con el gobernador local, Vitalii Kim, en Mikolaiv, capital de la provincia homónima, ante la fachada destruida de la sede de la administración regional tras un ataque ruso en marzo que dejó 37 muertos.

Esta ciudad portuaria e industrial que tenía medio millón de habitantes antes de la guerra sigue bajo control ucraniano es cercana a Jerson, región prácticamente ocupada por los rusos.

Además, se encuentra en la carretera hacia Odesa, el mayor puerto de Ucrania, unos 130 kilómetros al suroeste, que está también bajo control ucraniano y en el centro de las negociaciones, ya que hay millones de toneladas de grano ucraniano bloqueadas allí.

Rusia, que controla esta zona del mar Negro, argumenta que las aguas están minadas.

Especialmente dura es la batalla cerca de la localidad de Severodonetsk, en la región oriental del Donbass, que desde 2014 ya estaba controlada parcialmente por separatistas prorrusos.

El objetivo de Rusia parece ser ahora controlar totalmente esta cuenca minera, compuesta por las provincias de Lugansk y Donetsk. (Telam)


Deja un comentario

Deja tu comentario