¬ŅBajo qu√© supuestos determinan qui√©n vuelve y qui√©n no?….
Es una de las tantas preguntas llenas de incertidumbre que se hacen actualmente los Argentinos varados en Espa√Īa que sufren esta realidad. No son ricos, fueron con mucho esfuerzo a capacitarse al exterior para volver a nuestro pa√≠s con mejores herramientas y servir en nuestra sociedad, pero los sorprendi√≥ esta tormenta.

Hola, mi nombre es Daniela Cavalli, soy argentina, oriunda de la ciudad de mar del plata, tengo 34 a√Īos y soy odont√≥loga‚Ķ Esa era la forma en que me presentaba hasta hace poco m√°s de dos meses al mundo. Hoy me toca alterar este discurso diciendo: hola, soy una de las 20.000 Argentinas/os varadas en el extranjero por el coronavirus; una de las tantas/os ciudadanas/os que hoy es caratulada/o como ‚ÄúRicos que trajeron el virus al Pa√≠s‚ÄĚ, y por tanto, con semejante connotaci√≥n sobre mis hombros (la cual nada tiene que ver con mi realidad) me toca enfrentarme a esta crisis sufriendo sus efectos a ambos lados del Oc√©ano Atl√°ntico.

Part√≠ de Argentina a Espa√Īa el 18 de febrero,en ese momento, ambos pa√≠ses estaban lejos de hablar de una posible cuarentena, incluso, ni siquiera la OMS hab√≠a declarado a√ļn la situaci√≥n de Pandemia, reci√©n el 11/3 fue cuando en Ginebra se proclam√≥ como tal, y viaje s√≥lo por motivos de capacitaci√≥n profesional, para llevar a mi pa√≠s nuevos conocimientos que beneficiar√≠an a mis pacientes.

Para poder realizar económicamente este viaje conté con la ayuda de mi familia, de mis colegas y de mi equipo de trabajo en Mar del Plata. Mi pasaje inicial era de Iberia, comprado a través de la plataforma Despegar.com, con fecha de regreso para el 23 de marzo, día que finalizaría mis estudios.

Frente a la Pandemia, primero se suspendieron los cursos (cuesti√≥n que significaba una p√©rdida econ√≥mica enorme, m√°s all√° de haber sentido que perd√≠ el tiempo), luego se cancel√≥ mi vuelo de regreso, siendo por completo e imposible comunicarme con un ser humano que me asistiera para dar una respuesta o soluci√≥n. Horas y horas perdidas a trav√©s de las mal logradas asistencias on-line, que me derivaban de chat en chat con robots de todas las compa√Ī√≠as e instituciones, que s√≥lo sirvieron para hacerme sentir mas lejos de la posibilidad de volver a casa.

Luego la repatriación dispuesta por el Estado hizo que volviéramos a sentir fe y pensamos que solo era una cuestión de organización, mientras tanto los que quedamos varados, nos comunicamos con la Embajada para encontrarnos tristemente sólo con una encuesta que tenía como función conocer el estado particular de cada uno de nosotros, no ofreciendo ninguna clase de apoyo en términos de dónde dormir y de cómo solventar el alimento durante este periodo de tiempo. Nada, a la deriva, en dependencia de los escasos recursos económicos que cada quien tuviera de manera particular, un verdadero sálvese quien pueda…
M√°s ir√≥nico a√ļn, fue recibir unos d√≠as mas tarde, un mail del consulado que servir√≠a como nula respuesta, con una lista de hoteles a valor promedio de 60 euros por d√≠a, y la indicaci√≥n de que cada qui√©n renueve sus servicios de salud y asistencia al viajero con empresas particulares, lo que significaba que si enferm√°bamos en el exterior estar√≠amos desprotegidos, salvo que pudi√©ramos pagar un servicio de cobertura m√©dica al viajero.

Por indicaci√≥n del consulado, pido a Iberia que me emitan un voucher para que el mismo le valga a Aerolineas Argentinas, y me lleven de regreso. Pero me lo niegan. Luego solicit√© el reembolso del mismo, para poder comprar con ese dinero un pasaje nuevo, y me lo negaron nuevamente. Ya mi familia preocupada por mi delicada situaci√≥n de techo y comida en Espa√Īa, (que se va resolviendo d√≠a a d√≠a de la mano de quien puede ayudarme, conocidos y desconocidos), deciden hacer el esfuerzo y comprar un nuevo pasaje por Aerolineas Argentinas, que ya se encontraba vendiendo nuevamente sus a√©reos. Entonces saco pasaje para el 13 de abril.

Con este horizonte temporal en mente, vuelvo a prestar atención a lo que acontecía en Mar del Plata, como decirlo… solo el crédito hipotecario se puso en stand by, el resto, no se vió alcanzado por ninguna medida significativa de ayuda para respaldarnos en un momento así.

Ni los impuestos provinciales,  ni el Colegio, ni el Circulo, y mucho menos la Caja… Tristemente admito que no esperaba menos de estas entidades que bajo el supuesto manto de protecci√≥n de la profesi√≥n y del profesional, no han hecho, desde siempre, mas que realizarnos cobros obligatorios y tir√°nicos resguardados en sus leyes provinciales para vaya a saberse, el beneficio de quienes.

Una vez m√°s siento que se me acabaron las opciones.

Y para colmo de males, soy monotributista de categor√≠a intermedia, por lo tanto el Estado tampoco dar√° una mano ah√≠. Lo que quiere decir que es solo cuesti√≥n de semanas para que se consuma por completo mi peque√Īa reserva de ahorros, y si alg√ļn d√≠a me dejan regresar, lo haga en total ruina econ√≥mica.

Vuelvo a mi realidad en Espa√Īa. Voy al supermercado a comprar comida, y pago con mi tarjeta de d√©bito (ya casi estoy sin efectivo) y veo que me cobran el impuesto pa√≠s, ¬°¬°¬°con el 30% de recargo!!! ¬°¬°¬°Como si ya no fuera dif√≠cil y suficiente para un argentino sobrevivir pagando en euros!!!‚Ķ ¬ŅC√≥mo es posible que bajo estas circunstancias de pandemia y crisis econ√≥mica se siga manteniendo en pie esta medida castigo??? ¬°Ah cierto! Somos todos ricos‚Ķ

Se siguen sumando los golpes bajos y esta vez con la noticia de la cancelación del vuelo del 13 de abril, ya no sé qué hacer, a quien llamar, cómo seguir, y después me entero que abren dos vuelos: uno para el 14 y otro el 16.

Si alguien fuera tan amable de explicarme qué sentido tiene esto, no estaría bajo una crisis desesperante de incertidumbre…

¬ŅBajo qu√© supuestos determinan qui√©n vuelve y qui√©n no? ¬°¬ŅY por qu√© al comprar un vuelo se conforma un contrato lleno de responsabilidades unidireccionales para el viajante pero en cambio las aerol√≠neas no indemnizan cuando lo cancelan?!

¬ŅSer√° que en el trascurso de estas cuantas semanas de pandemia a los que estamos afuera nos doblegaron, nos removieron todos los derechos y las libertades y ya lo normalizamos?‚Ķ Otra vez esta sensaci√≥n de abandono, empieza a resquebrajar el esp√≠ritu, el √°nimo, la esperanza de que alg√ļn d√≠a tuvimos para hacer de este tiempo algo que sume, que valga la pena, o por lo menos que no te deje sumirte en una tremenda sensaci√≥n de soledad y de opresi√≥n‚Ķ

A la semana otro correo re programando el vuelo para el 23 de mayo, lo tomo en total desesperación, ya no se puede elegir, no hay opción aparente, y mientras tanto mis contactos me bombardean con supuestos aéreos que parten el 26 de abril. ¡Qué ironía! A las 72 hs me lo cancelan nuevamente, esta vez sin ninguna re programación de momento, y si así la hubiera, a mis ojos carecería totalmente de valor realista.

Que decir, que bajo este supuesto de ‚ÄúRicos esparcidores del Virus‚ÄĚ, nos est√°n castigando a todos, cuando yo trabajo de manera formal e informal desde que tengo 13 a√Īos. Siento el Estado no le importa yo sea ciudadana argentina, por m√°s impuesto que pague, por m√°s bien social y productivo que haga, por m√°s buena conducta y acatamiento de normas sociales, respeto hacia mis cong√©neres, mis pacientes y respeto a la Constituci√≥n Argentina, ¬ŅPor qu√© siento que me est√°s abandonando Argentina? Desear√≠a poder enviar un mensaje directo al Presidente, para que escuche, para que tome medidas m√°s prontas, pero s√© que eso que deseo yo, tambi√©n lo est√°n deseando todos los otros Argentinos, o al menos, creyendo se merecen ser escuchados por alguien m√°s que una simple conmutador telef√≥nico.

Se√Īor presidente, se√Īores ministros, no se olviden que tambi√©n somos argentinos y que podemos exigirle nuestros derechos sean respetados. M√°s no deseo apelar por su atenci√≥n, deseo apelar a su patriotismo, que s√© hoy m√°s que nunca se ve reafirmado. Se√Īor presidente, la Naci√≥n no es territorio, es lo que se lleva uno dentro cada vez que sale de su tierra. Y yo soy de nacionalidad Argentina antes que nada.

Esta carta no tiene m√°s que la intenci√≥n de ser canal de esta vivencia, que seguro es compartida por miles de Argentinos en situaci√≥n como la m√≠a, y en algunos casos peor a√ļn, como los que quedaron durmiendo sobre cartones en Barajas, a la espera de alguna oportunidad de √ļltimo momento o simplemente por no tener a donde ir…¬† Esta carta es para que quien est√° del otro lado alce la voz por nosotros, para pedir que no se nos olvide, que las consecuencias desde ac√° se sufren doblemente, y que solo queremos volver a casa.

                                              Daniela Cavalli  DNI: 31821601
Mail: dcavalli12@hotmail.com


Deja un comentario

Deja tu comentario