Un mapa oficial de España de 1854, contundente y testimonial de la soberanía catalana

España 1854

Noticias de Cataluña y España

 

Para ilustrar una charla que estoy preparando, hoy recordé –afortunadamente— un mapa político de España del año 1854 que me enviara desde Fontdepou, Mercè Camins, una querida amiga. Se trata de una cartografía oficial que exime de mayores comentarios. Sólo habrá que leer la forma en que divide la Península Ibérica. Allí se define como “España uniforme o puramente constitucional que comprende estas 34 provincias de las coronas de Castilla y León, iguales en todos los ramos –creo que dice “económicos”– judiciales, militares y civiles”.

Este espacio geográfico aparece delimitado al norte con el Atlántico y el Cantábrico, al este con Portugal y parte del Atlántico, al sur con Gibraltar y el Mediterráneo; al noroeste con la “España Foral” (territorios de Navarra y Euzkadi) y al este se ve claramente el límite con lo que se menciona como “España incorporada o asimilada”, es decir Aragón, Valencia, Cataluña y Baleares.

Me preocupa que este mapa que se halla en la Biblioteca Nacional de Madrid, pueda desaparecer “misteriosamente”. Antecedentes de contumaces manipulaciones sobran, y ni hablar de tantas falsificaciones históricas notables a las que son tan afectos algunos oscurantistas castellanos o al servicio de Castilla.

Las afirmaciones de los líderes españoles asegurando temerariamente que “España tiene mil años”, se pulverizan con pruebas tan contundentes como ésta. Esos territorios “incorporados o asimilados” lo fueron durante la Guerra de Sucesión de la corona castellana, conquistados tras sangrientas y desiguales batallas y posteriores matanzas sin sentido ni justificación.

Y si algo más debe ser tenido muy en cuenta por los defensores de la España única, bastará con que contabilicen las manifestaciones pacíficas de un pueblo que sale a la calle tranquila pero firmemente desde hace cinco años. Los catalanes se muestran ante el mundo y tanto suman casi dos millones en una Diada, como miles y miles en cada pueblo. Este martes, con remeras o abrigos amarillos, se dieron cita frente al Palau de la Generalitat y frente a casi todos los 941 ayuntamientos de Cataluña. En mi anterior editorial sostuve que esta actitud pacífica, pero contundente, es una continuación de la lucha que iniciaron Mahatma Gandhi y Nelson Mandela.

La reciente movilización en cada centro urbano grande o pequeño; este mapa esclarecedor; y el papelón de un Tribunal Constitucional que borra con el codo lo que escribió con la mano en 2010, demuestran que seguiremos adelante, paso a paso hasta recobrar nuestra soberanía. Ad augusta, per angusta.-

 

Comentario editorial de INCAT por Carlos Rubén Capdevila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *