Tras una denuncia, desactivan una fiesta con menores

La Secretaría de Seguridad, Justicia Municipal y Control, por medio de su Dirección General de Inspección General, intervino en una fiesta privada que se estaba realizando en San Martín y Don Bosco.
El cuerpo de inspectores llegó al lugar tras la denuncia de un vecino debido a los altos sonidos que provenían de una vivienda particular.

Eduardo Bruzetta, titular de Inspección General, señaló que “en las primeras horas de la madrugada del domingo vecinos de la zona hicieron saber sobre los sonidos que trascendían los muros de una vivienda. En pocos minutos nos hicimos presentes junto a inspectores de Nocturnidad, con quienes constatamos una presencia importante de jóvenes y adolescentes en la vereda de la morada denunciada esperando ingresar”.

En esa línea, indicó que “se confirmó que en el lugar se estaba difundiendo música a muy alto volumen y que se percibía a unos cien metros de distancia. Ante el posible desborde se solicitó el apoyo del Comando de Prevención Comunitaria y en minutos acudieron varios móviles”.

“Después de tomar contacto con el responsable del inmueble, se lo pudo convencer de que diera por finalizada la fiesta, ya que se estaban vulnerando normas de convivencia, infringiendo normas municipales y leyes provinciales y poniendo en peligro la integridad física de los jóvenes presentes”, agregó.

Por último, el Director de Inspección General agregó que “se pudo saber que los jóvenes –un mínimo de 200- habían sido convocados por redes sociales en donde se los ‘invitaba’ a llevar bebidas y otras sustancias que quisieran consumir”.

Cabe mencionar que del operativo también participó el Departamento de Minoridad, ya que muchos de los asistentes no superaban los 18 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *