«Thiago no quiere seguir viviendo e intentó suicidarse tres veces»

Se cumplen cuatro años del siniestro vial ocurrido en la autovía 226 donde Eduardo «Lalo» Ramos provocó gravísimas lesiones neurológicas a Thiago.

La tarde del sábado 29 de marzo de 2014, Eduardo Lalo Ramos conducía su vehículo marca Mercedes Benz y chocó desde atrás con un Chevrolet Corsa, en el kilómetro 19 de la ruta 226, a la altura del paraje La Gloria de la Peregrina, cerca de Sierra de los Padres.

A raíz del impacto, Thiago Joel Franco -que en ese entonces tenía 5 años e iba a bordo del Corsa- sufrió triple fractura de cráneo y debió ser internado en el Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil (Hiemi).

Como consecuencia de esa lesión, el niño padece hemiplejía, síndrome postconcusional, epilepsia y síndromes epilépticos sintomáticos relacionados con localizaciones y trastorno de la conducta sociable, que se traduce en inestabilidad emocional, ansiedad, falta de concentración, crisis de furia e irritación.

Cuatro años más tarde, el menor atraviesa una gravísima situación en materia de salud e incluso a intentado quitarse la vida.

En charla con PuntoClub (FM96.3), Rocío Dusek, mamá del niño, sostuvo entre lágrimas que “Thiago no quiere vivir más, ya intentó suicidarse tres veces, le cuesta cada vez más socializarse y a la escuela va una hora por día nada más”.

Rocío no ocultó su bronca para con la justicia que condenó en un juicio abreviado a Ramos a 2 años y cuatro meses de prisión en suspenso y cuatro años de inhabilitación para manejar.

Para la justicia el caso Thiago nunca existió y lo cierto es que Ramos hace cuatro años nos mató en vida, le arruinó el futuro a a mi hijo, nunca mostró una gota de arrepentimiento y no puedo creer que siendo padre haya sido tan frío y su familia también es cómplice de un asesino al volante”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *