El primer debate presidencial obligatorio en la historia del país se celebró hoy en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe.

El encuentro, organizado por la Cámara Electoral y todo lo referido al mismo, como la ubicación de los candidatos, hasta el orden en la difusión, fue sorteado.

   El presidente Mauricio Macri y los postulantes Alberto Fernández, Roberto Lavagna, Nicolás Del Caño, José Luis Espert y Juan José Gómez Centirión comenzaron utilizando su tiempo para la presentación.

   Cada uno de los candidatos tuvo la posibilidad de llevar a quince invitados, entre asesores y colaboradores más cercanos.

   Minutos antes del comienzo del debato, los seis postulantes se reunieron en un salón para la colocación de micrófonos, antes de  salir al escenario

Presentación

   Macri: el presidente pidió tiempo para solucionar la crisis y dijo que «juntos se puede», como en los spot.

   Fernández: el candidato de Todos apuntó contra el presidente y dijo que Macri mintió en el debate anterior y que Daniel Scioli (presente en el lugar) dijo «la verdad».

   Del Caño: el candidato de izquierda enumeró las crisis argentinas y dijo que Macri «nos deja una situación insostenible» y que «esta crisis la tienen que pagar los que la generaron».

Gómez Centirión: «Luché por las Malvinas, luche contra la trata, contra el narco. Creo en Dios, en la Argentina y en los valores básicos de la vida y liberad privada», señaló antes de quedarse sin tiempo.

   Espert: el candidato apuntó contra las «trampas» que «quisieron que no compitamos». Además dijo que era un ciudadano común que iba a competir en las elecciones para defender la «libertad y el sentido común».

   Lavagna: «Vamos a salir de la crisis como en el 2001. Hay una economía por levantar, un acuerdo por lograr y eso nos va a permitir salir».

Relaciones internacionales

   Alberto Fernández afirmó esta noche que si es presidente «no va a permitir que la globalización y la apertura [económica] se lleven puesto al trabajo argentino».

   «También reivindicó al Mercosur que «desde hace mucho está abandonado» y que desde ese espacio «podemos discutir muy bien un acuerdo con la Unión Europea», pero objetó que del firmado por el actual gobierno «no conocemos la letra chica y países como Irlanda y Francia dicen que no lo van a aprobar».

   «Vamos a reivindicar la soberanía sobre nuestras Islas Malvinas y en memoria de los más de 600 argentinos que quedaron allí [muertos en la guerra] me voy a ocupar de que las cosas sean distintas».

   «Espero, Presidente que ningún soldado argentino esté en suelo venezolano.»

   Macri, en tanto, destacó que, cuando asumió sus funciones, «Argentina era uno de los países más aislados del mundo y su socio estratégico era Venezuela», por lo que bajo su administración se «trabó una relación de confianza con los líderes del mundo», además de «revitalizar» el Mercosur a través del acuerdo con la Unión Europea

Además sostuvo que la exmandataria Cristina Fernández «condecoró con la orden de San Martín al dictador [Nicolás] Maduro» en Venezuela, mientras su gestión, subrayó, «reconoció» al presidente designado Juan Guaidó, por lo que expresó que «en esto no puede haber dobles discursos: se está con la dictadura o la democracia, y la neutralidad es avalar la dictadura».

   Por su parte, Nicolás del Caño saludó al pueblo de Ecuador «por su gran ejemplo de dignidad y lucha», a la vez que fustigó al presidente Macri «por salir corriendo a apoyar» a su par de ese país, Lenin Moreno.

   «Se esta aplicando un brutal ajuste con el objetivo de reducir el déficit fiscal para pagar la fraudulenta deuda externa..Un violentisimo ajuste con muertos y heridos».

   «Esta situación nos demuestra que es imposible estar del lado de las mayorías y aplicar las políticas del Fondo Monetario Internacional», criticó el candidato presidencial de la Izquierda.

   Roberto Lavagna aseguró que el tema Malvinas ocupa un lugar destacado en la agenda de trabajo de su fuerza política, aunque llamó a los argentinos a concentrarse en el comercio, la energía y medio ambiente», durante el debate presidencial que se realiza esta noche en la Universidad del Litoral, en Santa Fe.

   Asimismo consideró que el Mercosur «es un proyecto estratégico que ha sufrido un estancamiento en los últimos años», y sobre el acuerdo recientemente logrado con Europa opinó que «puede ser una oportunidad pero nos puede volver a colocar» en una mala situación.

Espert manifestó su agradecimiento con Macri por sacarnos de la «cloaca que nos dejó Cristina», pero recordó que las relaciones internacionales se usan para abrir nuevos mercados. 

   Sobre Malvinas, explicó que la única manera de poder luchar por la soberanía es ofrecer el mismo nivel de vida que ofrece el Reino Unido.

   Por último, Gómez Centurión pidió que se comercie sin restricciones ideológicas, salvo con países que financien el terrorismo o el narcotráfico.

   El candidato denunció la falta de inversión en defensa y el territorio nacional que está bajo control de potencias extranjeras. 

Economía y finanzas

   El presidente Macri abogó por «cambiar y ser creíbles» a través de «un consenso» entre todas las fuerzas para «tener una economía estable», al recordar que «no existen países exitosos con alta inflación o economías desordenadas» y que Argentina «hace décadas que no puede resolver la pobreza y hace 80 años que estamos obsesionados con el dólar».

   Además indicó que «dos de cada tres pesos» que su administración tomó de deuda fue «para pagar deuda del gobierno anterior, y el peso restante fue para pagar el déficit fiscal, que no hemos podido reducir totalmente».

   Alberto Fernández dijo que el gobierno de Macri «fracasó rotundamente» con su política económica y le enrostró al actual mandatario que «sus amigos se llevaron 30.000 millones de dolares» del país.

Tras reiterar en el debate presidencial que «no sabe en qué país vive» Macri, le pidió al jefe de Estado que «deje de mentir» porque «nos hizo un daño enorme».

   El candidato a presidente del Frente NOS, Juan José Gómez Centurión, manifestó que «no hay paraíso fiscal sin infierno fiscal, y hoy la Argentina es un infierno fiscal que castiga al desarrollo y la producción»

   También pidió «achicar el gasto público y fiscal del Estado» y así «bajar de 163 a no más de 20 impuestos» como impuesto a las ganancias, ingresos brutos y asesores estatales, al exponer en el bloque sobre Economía y Finanzas del debate presidencial.

   Además, apuntó a que «es una vergüenza que en Argentina haya millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan» y por eso propuso «un plan de primer empleo que libere a los empleadores por tres años de la carga social».

Por su parte, Nicolás del Caño consideró que la fuga de capitales «es uno de los principales problemas del país», y propuso «una Banca estatal gestionada por sus trabajadores».

   Del Caño preguntó a los restantes candidatos de la oposición «cómo van a resolver los problemas de la fuga de capitales» que además dijo «trae devaluaciones y golpes de mercado».

   Sobre el tema de los jubilados, el candidato de la Izquierda preguntó a sus pares de la oposición «si estarían de acuerdo en derogar todas las leyes y decretos que afectaron el nivel de vida de los jubilados». 

   Lavagna concluyó que deben cesar «las frases marquetineras como ‘brotes verdes’, ‘ahora podemos crecer’ y ‘lluvia de inversiones'» para hablar de un supuesto crecimiento, y criticó al Gobierno que «en cuatro años, lleva tres con caída del producto bruto» que a su juicio se convirtió «en mayor pobreza».

   El economista prometió que la Argentina «puede crecer cuatro por ciento por año en forma sostenida».

   Por último, Espert pidió terminar con los empresarios «que nos meten el verso», con la «corporación política que nos devora» y nos «hacen creer que sin engordar el Estado no se pueden garantizar derechos».

   Para terminar, apuntó contra los sindicalistas y dijo «basta Moyano de currar con la Justicia Social».

Derechos Humanos, Diversidad y Género

   El candidato Alberto Fernández reiteró su postura en favor de la legalización del aborto para «terminar con la hipocresía».

   «Todos saben lo que pienso y hay que tender a la legalización del aborto», para que haya «oportunidad para las mujeres pobres que no pueden, como las mujeres ricas, atenderse en lugares privados en condiciones de asepsia», dijo Fernández, quien pidió que «terminemos con la hipocresía».

   Macri advirtió que es «inaceptable que en el siglo XXI haya desigualdades entre hombres y mujeres», por lo que bajo su administración se lanzó un «plan nacional de igualdad» y un paquete de medidas contra la violencia de género, no obstante lo cual anunció que en un eventual segundo mandato «potenciará» este aspecto.

   Además subrayó que durante «el gobierno anterior las víctimas de delito no tenían derecho», por lo que su administración tiene «claro que la prioridad son las víctimas de delito y los ciudadanos, y estamos contra los delincuentes».

   Gómez Centurión propuso que de ser presidente va a «vetar cualquier ley del aborto y sus atajos» e «indemnizar a las víctimas de la subversión»

«Es una hipocresía plantear que una mujer tiene derecho a decidir sobre la vida de otra persona», agregó y manifestó que «en el curro de los derechos humanos como lo denominó alguna vez [Mauricio] Macri vamos a terminar con el pago de 2.000 millones de dólares a delincuentes terroristas que atacaron unidades militares». 

   Del Caño dijo que su partido «tiene listas ciento por ciento a favor del aborto legal» y señaló que «las mujeres no solo están sometidas a la desigualdad salarial y laboral, sino también a cargar con el trabajo doméstico no remunerado».

   Añadió que las mujeres «son las que más están sufriendo esta crisis, y la deuda no es con el FMI o los grandes empresarios, la deuda es con las mujeres». 

   Espert apuntó que «los derechos humanos parecen haber sido secuestrados por los asesinos de los ’70» y señaló que no está de acuerdo con que «la educación sexual integral (ESI) degenere en ideología de género», durante el debate presidencial en Santa Fe.

   Lavagna, por último, consideró que el tema de los derechos humanos «adquiere distintas facetas según las circunstancia históricas» y opinó que «si hay un derecho humano violado es el hambre en la Argentina.

   Durante su intervención dijo que «cuesta mucho creer que es un país como la Argentina haya hambre» y alertó sobre una supuesta «emergencia nutricional».

Educación y salud

   Macri sostuvo que el mundo está «frente a la mayor revolución tecnológica y científica de la historia» y que «se habla de nuevos alfabetismos», por lo que planteó que «robótica, programación y trabajo en equipo» deben ser parte del «desafío en las escuelas».

   Agregó que el del área de Ciencia y Tecnología es «uno de los 5 presupuestos que más creció en nuestro gobierno», además de que «en la universidad hemos dado aumentos todos los años por encima de la inflación».

   Por su parte, Alberto Fernández afirmó que «pensé que íbamos a hablar en serio pero el presidente [Mauricio Macri] sigue mintiendo y diciendo disparates», al replicar al primer mandatario después de que dijo que Axel Kicillof podría aplicar «narcoeducación» en la provincia de Buenos Aires.

   «El presupuesto educativo desde 2015 a hoy cayó 40 % y el educativo cayó 43 %. Señor Presidente apueste un poco más, porque solo lo dice pero no lo hace», dijo Fernández en el debate presidencial.

   «Ay presidente, presidente…los abuelos no tienen celulares, no pueden pagarlo. Hablemos en serio. El presupuesto en salud cayó 23 % y eso no lo sabe, porque sus privilegios son otros. Eso lo entiende: para los usureros todo, para la salud de la gente nada», aseveró al replicar a Macri en la cuestión de la salud y después de que el mandatario dijera que los jubilados del PAMI pueden acceder a los servicios a través de sus celulares

Lavagna afirmó al referirse a sus propuestas sobre salud y educación «que esos temas, junto al trabajo, son elementos centrales para darle batalla a la pobreza».

   Dijo que tanto en materia de salud como en educación, todo se complica «al haber un mosaico de 24 contenidos diferentes [por las provincias]», y se pronunció a favor de un «proceso educativo idéntico para todo el país».

    Gómez Centurión propuso hoy «un calendario escolar no menor a 190 días» y «crear escuelas técnicas y de oficio para vincular el conocimiento y la práctica».

   Agregó que «la educación y salud constituyen el paradigma del Estado fallido», donde los trabajadores de estos rubros «son los peores salarios que tienen», y comparó «un salario de azafata de Aerolíneas con una maestra de grado».

   «La escuela pública ha sido rehén de las mafias sindicales», consideró, y aseguró que está «de acuerdo con la educación sexual en los colegios» pero cambiaría «la perspectiva de género de la Educación Sexual Integral».  

   Del Caño acusó esta noche al presidente de ser «un enemigo de la educación pública» y que junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, «son responsables de un crimen social».

   «A este gobierno no le interesa la educación pública», dijo del Caño, donde añadió que «hay que revertir todo lo que hizo Carlos Menem en los 90», que, explicó, «trasladó las escuelas a las provincias sin presupuesto. Eso se tiene que terminar».

   Del Caño dijo que para el FIT «es el Estado nacional el que debe garantizar los salarios de los trabajadores de la educación».

Por último, Espert dijo que buscará en materia de educación «arancelar la universidad pública» y «limitar el derecho de huelga» de los docentes.

   En ese sentido, dijo «basta de paros, Baradel», en alusión a Roberto Baradel, jefe del sindicato SUTEBA.

   Además, planteó «quitarle las obras sociales a los sindicatos» en materia de políticas de salud. (La Nueva., NA y Télam)


¿Qué problema hay?

Reparación Pc Computadoras, Notebooks, Laptops. Formateo e Instalación de Windows. Configuraciones y Actualizaciones. ¡ Optimizá y acelerá tu compu !


Wi-Fi más fuerte, negocios más fuertes.

Construimos redes Wi-Fi de alto rendimiento.

Deja un comentario

¿Y vos qué opinas?