“Es indignante pertenecer a un Estado como España que considera delito consultar a la ciudadanía catalana”

Noticias de Cataluña y España

 

El cantautor y diputado Lluís Llach explotó contra España tras conocer la petición de la Fiscalía para inhabilitar a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau

Las reacciones a la insultante petición de inhabilitación de Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau por parte de la Fiscalía siguen registrándose y cada vez con mayor indignación, tal como la que protagonizó el diputado por Girona Lluís Llach, quien sostuvo que es “indignante” pertenecer a un Estado que considera “delito” consultar a la ciudadanía. “En una democracia no se pueden desactivar las urnas, hacerlo es una vergüenza democrática”. Y agregó que “estamos ante una persecución judicial en toda la regla y un Estado alérgico a la democracia”.

Preguntado sobre si repetiría el mismo proceso, el célebre cantautor a cuyo talento se debe la emblemática canción La Estaca, aseguró sin dudarlo que “hoy repetiría todos los actos con la misma determinación”, refiriéndose a la consulta popular del 9N, por cuya convocatoria fuera sancionado el ex presidente y las dos consejeras mencionadas. “Tenemos más fuerza que nunca para cumplir el mandato democrático y seguiremos adelante”, remarcó Lluís Llach.-

Los diez años de inhabilitación que la Fiscalía pidió para Artur Mas


Reacción del ex presidente ante la injusta petición que se extendió a Joana Ortega e Irene Rigau por la convocatoria y realización de la consulta popular conocida como del 9N

                           

El ex presidente Artur Mas y la ex vicepresidenta Joana Ortega (Foto de archivo).

La Fiscalía ya se ha pronunciado y presentó el escrito de acusación contra el ex presidente Mas, Joana Ortega e Irene Rigau. Este escrito, presentado en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, pide 10 años de inhabilitación para Artur Mas por la convocatoria y realización de la consulta popular conocida como del 9N. Las peticiones hacia la ex-vicepresidenta Ortega y la ex-consejera Rigau son de 9 años de inhabilitación y los delitos de los que son acusados son desobediencia y prevaricación. El de malversación de fondos públicos fue descartado por la Fiscalía.

Tras conocerse la petición de la Fiscalía de inhabilitarlo, Artur Mas compareció ante los medios de comunicación para manifestar que “para un soberanista es un honor ser procesado por los poderes españoles por poner las urnas a la consideración del pueblo”. Además, acusó al gobierno español de estar detrás de un “gran aquelarre judicial y una salvajada judicial”.

Las declaraciones fueron pronunciadas en la sede del partido y con la compañía de Irene Rigau y Joana Ortega, donde el ex presidente también criticó y puso en duda “la separación de poderes en España”, ya que nueve fiscales del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña no vieron ningún delito, pero presentaron después la querella a raíz de las presiones ejercidas por la Fiscalía General del Estado y del Gobierno español.-

Homs en el Supremo: “Actué siguiendo el mandato del Parlament”

El ex-conseller de la Presidència, Francesc Homs, pone de manifiesto que asumió los preparativos y que actuó por mandato parlamentario.

En su declaración ante el Tribunal Supremo por la consulta del 9N, Francesc Homs justificó en todo momento que la decisión de suspender la consulta es una maniobra del Gobierno Español para detener el proceso soberanista y que no había, desde la Generalitat, manera de detener la jornada participativa.

“En todo momento se actuó no sólo de foramen prudente sino razonable” argumentó Homs, poniendo de relieve el hecho de que tiene la “impresión de que este es un juicio más político que de debate jurídico”.

Ante las diferentes preguntas del magistrado, Homs nunca negó su implicación en los preparativos de la consulta. Es más, dijo en reiteradas ocasiones la misma expresión: “Soy el responsable”. Y argumentó que era “público y notorio” lo que se estaba preparando desde el Govern de la Generalitat.

La defensa del alegato del ex-conseller pasó por muchos momentos de ataque al Gobierno español. Homs remarcó que el ejecutivo estaba desesperado para frenar la consulta, que en aquel momento era para el ejecutivo de Rajoy el icono del procés.

“La obsesión del Gobierno español era neutralizar fácticamente lo que se hacía en Cataluña e intimidar”, señaló Homs. Y agregó: “Claro, se montó lo que se montó de buena manera, 2.350.000 personas, y a partir de aquí en vez de actuar políticamente que es como creo que gente sensata de cualquier signo piensa que se tendría que haber actuado, pues no, forzó a la Fiscalía incluso con la dimisión del fiscal general del Estado, cambiando de posición y humillando a la Fiscalía de Cataluña”.

Indignados por la persecución, líderes europeos reclaman solución política al proceso catalán

Eurodiputados ingleses, lituanos, belgas y escoceses, entre otros, alzaron su voz en abierta oposición a la actitud del gobierno español que busca inhabilitar a líderes democráticos

                           Ian Duncan.

La decisión de la Fiscalía de inhabilitar a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau por el “grave delito” de convocar a los ciudadanos de Cataluña a las urnas el 9 de noviembre de 2014 (conocido como el 9N), no pasó desapercibida en Europa ya que se oyeron quejas por doquier, a la vez que reclamaron “diálogo” y “soluciones políticas” a Mariano Rajoy. “¿Qué tipo de democracia es ésta? No se puede decidir el futuro de una nación en los juzgados”, se quejó el tory británico Ian Duncan.

 

 

“Si realmente quieres resolver el tema, los procedimientos legales pueden estorbar y es mejor encontrar soluciones políticas”, manifestó también la belga Kathleen van Brempt, vicepresidenta del grupo socialdemócrata en la Eurocámara.

“Hay una solución política y no se deberían utilizar amenazas legales para arrinconar a los políticos, porque esto generará resultados totalmente opuestos”, advirtió también el vicepresidente de los liberales europeos, el lituano Petras Austrevicius.

“Es muy sorprendente que se lleve a los juzgados a un presidente que fue elegido democráticamente y que ha dado al pueblo catalán la oportunidad de expresarse”, se escandalizó desde el grupo de los Verdes Ian Hudgton, del Scotland National Party escocés.

Incluso los eurófobos británicos del UKIP exigen al gobierno español que “encuentre una solución en las urnas” al problema catalán, en vez “de utilizar un proceso judicial contra un líder elegido democráticamente”, tal como manifestó Jonathan Arnott, en declaraciones a la agencia catalana ACN, como los otros cuatro eurodiputados.-

 

Barcelona (INCAT-Per Catalunya).-