Venta ambulante: el municipio secuestró mercadería que se vendía en pleno centro

En Independencia y Luro, agentes de Inspección General secuestraron mercadería que se comercializaba de manera ilegal. El operativo se llevo adelante en conjunto con personal policial con el objetivo de preservar el trabajo de los comerciantes de la zona y prevenir la venta ilegal y competencia desleal.

El Municipio, a través de la subsecretaría de Inspección General, a cargo de Emilio Sucar Grau, secuestró este jueves en horas del mediodía mercadería que se comercializaba de manera ilegal en avenida Independencia y Luro.

«Hemos secuestrado mercadería, como anteojos, elementos para infantiles que seguramente se comercializan ilegalmente con motivo de que estamos cerca de las fiestas navideñas y Reyes«, dijo Sucar Grau.

«La indicación del señor intendente Arroyo es respetar al comercio que tiene todo en orden, paga sus impuestos y para ellos es que se trabaja esencialmente», agregó el funcionario.

El operativo se llevó adelante en conjunto con personal policial con el objetivo de preservar el trabajo de los comerciantes de la zona y prevenir la venta ilegal y competencia desleal.

Como resultado, se llevaron adelante seis actuaciones con gran cantidad de elementos secuestrados que quedarán a disposición del juzgado.

Inspección General secuestró mercadería a vendedores ambulantes

La Dirección Operativa realizó ocho procedimientos sobre la avenida Luro entre La Rioja y Jujuy.

La Municipalidad de General Pueyrredon, por medio de la Subsecretaría de Inspección General, a cargo de Emilio Sucar Grau, realizó ocho operativos sobre la avenida Luro entre La Rioja y Jujuy con el objetivo de evitar la venta ilegal en la vía pública.

En consecuencia, se labraron actas de constatación y se procedió al secuestro de mercadería.

El subsecretario Sucar Grau explicó que los operativos, en los que intervino la Dirección Operativa, se dieron en el marco del cumplimiento de la Ordenanza 14.057y manifestó que “no queremos que haya competencia desleal en nuestra ciudad, que puedan trabajar aquellos que tienen permiso y sin perjudicar a los comerciantes marplatenses que está en regla todo el año”.

Por último, el Subsecretario de Inspección General remarcó que “vamos a continuar con los procedimientos, en sintonía con la directiva que nos ha dado el intendente Carlos Fernando Arroyo”.

Inspección General decomisó alimentos y bebidas en la ruta 88

La municipalidad de General Pueyrredon, a través del área de Inspección General, a cargo de Emilio Sucar Grau, decomisó una gran cantidad de alimentos y bebidas alcohólicas que se comercializaban de manera clandestina a la vera de la ruta 88.

En total se secuestraron 1000 kg de papa, 450 docenas de huevos, cuatro tachos con parrillas, chorizos y bebidas alcohólicas, en el marco de la ordenanza 1457, que prohíbe la venta ambulante sin permiso municipal y se traslado la mercancía al deposito de Desarrollo Social.

Inquietud de la Cámara Texil por el resurgimiento de la venta ambulante

La Cámara Textil de Mar del Plata hizo saber su preocupación por el resurgimiento de la venta ambulante en la ciudad y reclamó que las autoridades asuman plenamente el compromiso de hacer cumplir la ley evitando el ejercicio de una actividad sumamente dañina para el conjunto de la comunidad.

Tal como lo vienen planteando otras instituciones vinculadas al comercio y la industria, la Cámara Textil de Mar del Plata expresó su inquietud frente a cualquier intento por admitir su ejercicio en las calles de Mar del Plata.

En ese aspecto, sostuvieron que la venta ambulante atenta contra los derechos del comercio y la industria legalmente establecidos así como contra los de los consumidores y el interés del Estado.

Cabe señalar que toda la legislación vigente -nacional, provincial y municipal- reconocen estas circunstancias las cuales deben ser consideradas al momento de plantear cualquier debate al respecto.

«No puede perderse de vista que la venta ambulante pone en riesgo la salud de la población, arriesga la seguridad del público y vulnera los derechos de los ciudadanos como consumidores«, destacaron la autoridades textiles.

Además, precisaron que se trata de una modalidad de venta que se desarrolla en condiciones ideales para cometer actos de engaño ya que no ofrece garantías acerca del origen y calidad de los productos que comercializa.

«También provoca un negativo impacto en la calidad de vida de las zonas en las cuales se ejerce debido a la ocupación de veredas y otros espacios públicos, lo que contribuye a acrecentar los problemas de seguridad ciudadana y los conflictos vecinales», expresaron desde la Cámara Textil local.

Por todo ello, la Cámara Textil de Mar del Plata manifestó su rechazo ante cualquier intento de convalidar el ejercicio de la venta ambulante.

«Sumado a esto y en apoyo a la industria y al comercio legalmente establecidos, se vería con agrado que en un marco de recesión económica y caída de ventas, desde el sector público se promovieran políticas activas para combatir la actividad económica clandestina con la consigna de proteger a las empresas y el empleo», concluyeron.

Resurgió la venta ambulante y la UCIP expresó su rechazo

Las veredas de las avenidas Luro e Independencia volvieron a ser ocupadas por vendedores ambulantes que instalan de forma fija sus puestos y desarrollan su actividad.

Cabe recordar que, en el año 2012, luego de un trabajo en conjunto entre la UCIP, CGT y la municipalidad, esos espacios fueron recuperados, «ya que el espacio público es de todos y no puede ser usado en beneficio privado».

Desde la UCIP expresaron su preocupación por este resurgimiento de los puesteros. «Permitir que los vendedores ambulantes vuelvan a instalar sus puestos en Luro e Independencia daña al comercio y afecta a la ciudad como punto turístico atractivo«, sostuvieron.

Cabe señalar que, la ocupación del espacio público para actividades privadas está prohibida por la Ordenanza Municipal 1457.

«Las acciones que se han realizado para recuperar los espacios públicos fueron dirigidas especialmente a liberar las veredas para que los peatones se puedan desplazar cómodamente; evitar la competencia desleal y proteger los derechos de los consumidores. Permitir nuevamente la instalación de esos puestos sería retroceder en todos estos aspectos que han beneficiado a la comunidad marplatense y a los turistas», recordaron.

Por lo expuesto, desde la UCIP consideraron necesario que la Municipalidad trabaje por una reorganización de los espacios públicos destinados a ferias, emprendedores y vendedores.

«Los puestos artesanales ubicados en la Plaza San Martin se encuentran en un estado de abandono, mientras que nuevos vendedores, buscando un lugar de trabajo, se ubican sobre la calle Hipólito Yrigoyen frente al municipio con sus gazebos entorpeciendo el tránsito peatonal», soslayaron.

«Por estas razones creemos que la solución no es seguir abusando del espacio público sino reutilizar y poner en funcionamiento las estructuras que la ciudad ya tiene desarrolladas para este tipo de actividad«, finalizaron.