Ampliaron acusación contra empleado municipal de Mar Chiquita que abusó de dos mujeres venezolanas

El hombre contactó a las víctimas por Facebook y cuando ganó la confianza de ambas les dijo que quería ayudarlas y les ofreció trabajo.

La Justicia marplatense amplió la acusación contra un hombre, empleado municipal de Mar Chiquita, que captó al menos dos mujeres de Venezuela, hizo que las mismas viajaran a Argentina, las redujo a la esclavitud y abusó de ellas.

Según consta en la causa, los primeros contactos con las víctimas, el hombre los inició por la red social Facebook y cuando ganó la confianza de ambas les dijo que quería ayudarlas, tomando nota de la situación económica inestable que vivían en su país.

Uno de los casos ocurrió a principios de este año, y el otro en 2018. El acusado, según publicó el Ministerio Público Fiscal de la Nación, les hizo falsas promesas laborales y les dijo que las ayudaría a costear los pasajes. De acuerdo a la acusación de la fiscala Laura Mazzaferri, la captación en el caso de las dos mujeres habría sido a través de organizaciones de tráfico ilegal de personas migrantes, establecidas en distintas fronteras. Al llegar, las mantuvo cautivas en su casa de General Pirán, y de acuerdo a los propios relatos de las mujeres, abusó sexualmente de ellas.

El primer caso se inició a principios de este año, cuando una mujer de 21 años fue contactada por Facebook y a principios de abril llegó en tren a General Pirán, luego de una travesía de 11 días que la llevó a cruzar cinco fronteras y hasta perder su bolso en una balsa.

El acusado la recibió y la llevó a su casa, que permanecía con su puerta y postigos de ventanas cerrados, cada vez que el hombre salía a trabajar. Según pudo constatar la Fiscalía Federal Nº1 de Mar del Plata, hubo amenazas, comunicaciones controladas con su familia y abusos sexuales cada día.

En la causa también se pudo establecer que la joven de 21 años tenía un teléfono que dijo que no funcionaba más cuando llegó al país porque se había quedado sin batería, y fue la herramienta que le permitió conseguir su libertad.

La joven aprovechó un día que el acusado salió de la casa, consiguió un cargador y llamó a la Policía Federal. Como ella no tenía idea de dónde estaba, los efectivos le recomendaron abrir el Google Maps, y de ahí sacó la dirección. Inmediatamente se le dio intervención a la fiscalía, y luego de reunir varias pruebas, la fiscala Mazzaferri pidió el allanamiento de la vivienda.

Cuando los efectivos llegaron a la casa, la joven estaba oculta debajo de la cama, y el hombre de 53 años, que había dicho tener 31, fue detenido. En su declaración indagatoria el acusado, que además de empleado municipal de Mar Chiquita es entrenador de handball de niñas y adolescentes, relató que la joven «le contó su situación en Venezuela y eso la motivó a ayudarla».

Para la fiscalía se trató de un «claro intento de captación que suele darse en este tipo de delitos, pues prácticamente sin conocerla, le realizó a la víctima una oferta laboral aprovechando la difícil situación económica que atravesaba en su país de origen».

En tanto, la segunda víctima realizó la denuncia en la fiscalía hace unas pocas semanas y luego de que se conociera el caso de la joven de 21 años. Por este hecho, la fiscala Mazzaferri solicitó la ampliación de la indagatoria del acusado, que está prevista para hoy jueves.

Según se informó, el modo de captación se dio casi de manera idéntica: el acusado la contactó a través de Facebook, le ofreció una falsa oportunidad laboral en Argentina, que ante la imposibilidad de tener sustento para ella, su hijo y su hija menores en su país natal, la motivó a emprender el traslado hasta Mar del Plata.

Luego fue llevada a General Pirán, donde llegó en los primeros días de noviembre de 2018, y en la casa del imputado permaneció casi un mes, a la espera del trabajo que semana a semana el hombre le decía que saldría, y allí fue forzada a mantener una unión de hecho y abusada sexualmente.

Además, se informó que la fiscalía encontró indicios de que pueden existir más víctimas de hechos similares y puso a disposición un correo electrónico y números de teléfono.

El hombre está acusado por el delito de trata de personas bajo la modalidad de captación, transporte y recibimiento agravado por el abuso de la situación de vulnerabilidad y por haberse logrado consumar la explotación, en concurso real con abuso sexual agravado por mediar acceso carnal. (NA)