Reclamo conjunto catalán y valenciano a España y Francia por el Corredor Mediterráneo

Noticias del Corredor Mediterráneo: Cataluña y Valencia

En el Foro de Bruselas, pidieron a la UE que exija a ambos Estados “claridad en las obras” y la creación de un coordinador que vele por los trabajos y el cumplimiento de los plazos

La Generalitat pidió este lunes que la Unión Europea (UE) exija a los estados español y francés claridad en las obras del Corredor Mediterráneo (CMED). El secretario de infraestructuras y Movilidad, Ricard Font, participó en Bruselas en el Foro del Corredor Mediterráneo, donde pidió “que la Unión Europea se implique mucho más y que intervenga de manera clara y rotunda exigiendo a los dos gobiernos previsiones de futuro y una agenda clara y cierta que permita las inversiones públicas para que pueda ser una realidad; porque actualmente ni Cataluña ni Valencia tenemos una agenda cierta de cuáles son las inversiones a realizar en los próximos años ni cómo deben ser”.

Font, acompañado del director general de Infraestructuras de Movilidad, Xavier Flores, explicó en el Foro los retrasos en la ejecución de las obras del Corredor, “algunas de las cuales tienen incluso subvenciones de los fondos europeos, como el ancho internacional entre Valencia y el Estado francés”, recordó. Y puso como ejemplo el caso del tramo de vía única entre Vandellós y Tarragona, “que se debe desdoblar y lo que sabemos, porque lo hemos ido a ver, es que sólo está previsto actualmente en ancho ibérico”.

Más dudas que certezas

Fuente instó a disponer “de una agenda cierta y ratificada, liderada por la UE, por la comisaria europea y por el Foro, porque ahora mismo los resultados son bastante pobres por no decir que hay más dudas que certezas de cómo y cuándo dispondremos de este Corredor Mediterráneo”. El secretario de Infraestructuras recordó, además, que “en Cataluña se estima que hay 300 millones de euros de inversiones privadas pendientes de ejecutar por la incertidumbre en torno al Corredor”.

Para velar por el cumplimiento de las obras de esta infraestructura, Font pidió la creación del coordinador del CMED, una figura de carácter técnico “que tenga cuidado que la ejecución de los trabajos”. Al Foro del Corredor Mediterráneo celebrado en Bruselas también asistió el secretario autonómico de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio del gobierno valenciano, Josep Vicent Boira. Cataluña y Valencia están haciendo un frente común para impulsar esta infraestructura. A mediados de septiembre los presidentes Carles Puigdemont y Ximo Puig se reunieron en una cumbre en Valencia, donde participaron también la Mesa Estratégica del Corredor Mediterráneo de Cataluña y el Foro el Corredor Mediterráneo de la Comunidad Valenciana, que sirvió para expresar la unidad de acción de las dos regiones respecto al CMED. Los dos gobiernos quieren crear una agenda compartida de la infraestructura y avanzar en la creación de la figura del coordinador del Corredor.-

Barcelona (INCAT).-

«Amenaza para la democracia»: miles de alemanes protestan contra los pactos comerciales TTIP y CETA

Noticias de Alemania

 

Un amplio sector de la sociedad considera que estos pactos solo beneficiarán a las grandes corporaciones, ablandando las leyes laborales, de los consumidores y las políticas medioambientales.

Decenas de miles de personas han tomado las calles en varias ciudades de Alemania para repudiar los acuerdos de cooperación comercial entre la Unión Europea, EE.UU. y Canadá, informa la revista ‘Der Spiegel’.

 

Según los cálculos de la Policía, en Berlín se han reunido unas 40.000 personas, 30.000 en Hamburgo, 18.000 en Colonia y 10.000 en Fráncfort. Sin embargo, las estimaciones de los organizadores dan cifras más altas: 70.000 en Berlín, 65.000 en Hamburgo, 55.000 en Colonia y 50.000 en Fráncfort.

Las protestas han sido convocadas por una alianza de sindicatos, organizaciones ambientales y grupos nacionalistas del país. Todos temen que los acuerdos de libre comercio erosionen las normas ambientales y sociales.

Se trata del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) que está siendo negociado entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos; y el Acuerdo Extensivo Económico y Comercial (CETA, por sus siglas en inglés) entre la UE y Canadá. Dos acuerdos prevén reforzar las relaciones entre las partes involucradas, según indican sus impulsores. No obstante, un amplio sector de la sociedad considera que estos pactos solo beneficiarán a las grandes corporaciones, ablandando las leyes laborales, de los consumidores y las políticas medio ambientales.

 


Tom Kucharz, miembro de Ecologistas en Acción, señala que crece el descontento público por los tratados TTIP y CETA en suelo europeo. El experto ha indicado que más de la mitad de la población en países del bloque comunitario como Alemania, Austria, Luxemburgo y en Francia «rechaza este tipo de tratados porque ve que son una amenaza para sus empleos, una amenaza para los salarios, una amenaza para los servicios públicos, una amenaza para la democracia, y, sobre todo, también para la salud pública y el medioambiente». Kucharz constata que «de cara a las elecciones, que van a tener lugar en Francia y Alemania en el año 2017, hoy aprobar este TTIP sería un suicidio electoral«.

Representantes de EE.UU. y el bloque europeo se encontrarán a comienzos de octubre en Nueva York para avanzar en los puntos del TTIP. Esta semana, 12 Estados dieron su apoyo a las negociaciones.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).