La fórmula del Brexit se basa en un modelo de desconexión similar al catalán

Puigdemont pide una reflexión de la UE sobre ‘el desprecio’ a las realidades europeas

Invita a las instituciones europeas a trabajar para evitar el crecimiento de las ‘propuestas populistas y xenófobas

Girona (INCAT-Vilaweb). El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pidió a la UE una reflexión, tras la victoria del ‘Brexit’, sobre su actitud de “menosprecio” hacia las diferentes realidades de Europa, también por el sufrimiento de las clases medias y populares y sobre su “falta de liderazgo con los temas que preocupan a los europeos”. En este contexto, invitó a la UE a ponerse a trabajar para evitar el crecimiento de “propuestas populistas y xenófobas”. El presidente también quiso trasladar un mensaje a Escocia, que si fuera independiente hubiera votado a favor de mantenerse en la UE. “Alentándonos en el futuro por las decisiones que puedan tomar”, afirmó el presidente en declaraciones desde la delegación del Gobierno en Girona.

La transición de Cataluña hacia la independencia se prepara desde el gobierno, a través de la creación de nuevas leyes que sustituyen a las vigentes. Esta legalidad nueva que pretende sustituir a la anterior es el modelo que inspiró también a los defensores del Brexit para abandonar la Unión Europea.

Si bien es necesario tener presentes los mecanismos de salida que establecen los tratados europeos, los impulsores del Sí al referéndum de ayer prepararon un paquete legal para que sea aprobado y desplegado después de comunicar al Consejo Europeo la decisión de salir de la Unión Europea, si es el caso.

En el caso de Cataluña, la desconexión se pretende hacer de entrada  y con un paquete de tres leyes que deben ser aprobadas al momento de proclamar la independencia. Se trata de la ley de transitoriedad jurídica, la ley integral de protección social catalana y la ley de administración tributaria.

En el caso británico, los defensores de abandonar la Unión proponen un paquete de seis leyes para ser aprobadas en caso de que obtengan la victoria. Se trata de la ley financiera, la ley del servicio estatal de salud, ley de asilo y control de inmigración, ley sobre la legalidad comunitaria europea, ley de comercio libre y la ley de soberanía.

El tratado de la UE, en su artículo 50, prevé el mecanismo de retirada voluntaria y unilateral de un estado miembro. El estado en cuestión debe notificar la decisión al Consejo Europeo, que tendrá que proponer un acuerdo orientativo sobre la formalización de la retirada. Esta propuesta se debe negociar entre las partes (UE y Reino Unido).