#Tarifazos: el 85% de los marplatenses rechaza la modalidad de su implementación

Una encuesta del Observatorio de UFASTA reflejó el comportamiento de los marplatenses frente a las altas tarifas en los servicios públicos.

Con el fin de indagar los comportamientos de los marplatenses en relación al consumo de agua, electricidad, gas y su opinión respecto al aumento de las tarifas de estos servicios, el Observatorio de la ciudad de la Universidad #FASTA realizó un nuevo estudio dedicado a esta problemática actual.

Para el estudio se encuestó a una muestra  de 515 marplatenses. El 83% de los integrantes de la muestra pertenecen al segmento de edad comprendido entre los 21 y 65 años. El 90% tiene, como mínimo, nivel de educación secundario completo y ocupaciones diversas.

El estudio

En relación a la actual necesidad de incrementar las tarifas de agua, luz y gas, los datos muestran claramente una distribución absolutamente equilibrada entre quienes reconocen que el aumento era necesario y quienes creen que no.

Analizados los datos discriminándolos según ocupación, resulta que son los profesionales quienes en mayor proporción consideran que era necesario hacer un incremento en las tarifas. En cambio, los jubilados son quienes muestran un mayor desacuerdo al respecto.

Al dar las razones que sostienen una u otra posición frente a la necesidad de aumentar o no el precio de los servicios, los motivos por los cuales se afirma que el incremento era necesario radican en el desfasaje de las tarifas y los montos bajos de las mismas. Mientras que los motivos por los que no se está de acuerdo se refieren a la inadecuación de los sueldos/jubilaciones para afrontar los pagos de las facturas.

Si bien el acuerdo con la necesidad de aumento en las tarifas se distribuye en forma homogénea entre quienes lo estiman necesario o no, no sucede lo mismo cuando se consulta acerca de la forma en que se hizo efectivo el aumento. En este punto el 85% de la muestra no está de acuerdo con la modalidad de su implementación.

Las razones que sostienen el acuerdo refieren a que “los grandes cambios no pueden ser progresivos”; “el gobierno actual necesita ese dinero lo más pronto posible y que es el cambio que se planteó” y “para que la gente se dé cuenta de las cosas”.

Las razones para el desacuerdo están relacionadas con expresiones como “Podría haber sido en forma progresiva, fue repentino”; “Fue muy apresurado y desproporcionado”; “No se tuvo en cuenta a los que menos tienen” y “El invierno es la época más dura y la gente la pasa mal con el frío y los aumentos”.

Comportamientos en relación a la luz, gas y agua

Además de la posición respecto de las tarifas, otro objetivo del trabajo fue caracterizar los comportamientos de los encuestados en relación a estos servicios. En este punto se advierte, que los cambios se producen en mayor porcentaje en relación a la luz, al gas y, luego al agua.

Del análisis de los datos según sexo y rangos etáreos se mantiene lo expresado acerca del mayor cuidado que se da en relación al servicio de luz, y luego al gas y al agua. En todos los casos las mujeres manifiestan haber modificado sus comportamientos más que los varones pero la diferencia no es significativa.