Argentina: Preocupa el consumo de tabaco

En el marco del Día Mundial sin Tabaco, especialistas en salud advierten sobre el consumo en adolescentes y la tendencia del cigarrillo electrónico.

Por: Dra. Rosa Estevan (MN 71.502), Coordinadora de la Sección Tabaquismo y Epidemiología de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

El consumo de tabaco causa anualmente en Argentina la muerte de más de 40.000 personas. El 25% de la población adulta de nuestro país fuma, lo que representa una de las prevalencias de consumo más altas de la región. El costo del consumo se mide en función de la enorme carga de morbilidad, el gran sufrimiento y las muchas dificultades familiares que ocasiona. La economía también sufre en consecuencia del aumento del gasto sanitario y la merma de productividad.

Respecto a hábitos de consumo, se desplaza de varones a mujeres y de niveles socioeconómicos altos a bajos, por lo que ya se observa que las adolescentes fuman 1/3 más que los varones y que la población en situación de mayor vulnerabilidad fuma un 25% más que la población de altos ingresos.

En el mundo la tendencia a considerar el tabaquismo como una enfermedad ha empujado a las tabacaleras a diseñar nuevas formas de consumo de tabaco. Ha surgido así el cigarrillo electrónico y recientemente el iQOS de amplia difusión en Europa. El primero, prohibido por el ANMAT se vende libremente, y ha instalado la controversia entre los expertos sobre si es necesario regularlo como un producto del tabaco y así poder controlarlo vs prohibirlo, pero dando al organismo correspondiente poder de inspección y sanción.

Desde hace varios años contamos con leyes municipales, provinciales y una nacional que protegen del humo de tabaco de segunda mano, esta cobertura es dispar en nuestro territorio y su cumplimiento es discutible. La legislación es fundamental para el control efectivo del tabaco, pues institucionaliza y hace vinculante el compromiso de un país con dicho control.

Novedades en Argentina

Tenemos un instrumento legal, el Convenio Marco de Control de Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud, vigente desde febrero de 2005, es el primer Tratado Internacional de Salud Pública que establece un paquete de medidas eficaces y costo-efectivas para controlar la epidemia de tabaquismo. Argentina aún no ha ratificado este tratado. A la fecha ciento ochenta y un países han ratificado el CMCT, siendo Argentina uno de los pocos países que, a pesar de haberlo firmado en 2003, no lo ha ratificado. Este 31 de mayo la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria presentará en el Senado una declaración conjunta con Ministerio de Salud de la Nación, otras sociedades científicas y ONGs, solicitando su inmediata ratificación.

El CMCT es considerado un indicador específico de cumplimiento de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y del Plan Global para reducir las Enfermedades Crónicas No Transmisibles, y provee herramientas para aumentar la transparencia del Estado y contrarrestar los intentos de la industria tabacalera de socavar o desvirtuar las políticas de control del tabaco. De este modo, la ratificación del CMCT es un requisito para dar cumplimiento a las metas de desarrollo y contribuir a reducir la pobreza.

La ratificación del Convenio refuerza la soberanía nacional por contribuir a garantizar de forma más integral la protección del Derecho a la Salud. El Estado Argentino tiene una larga tradición de ser parte de pactos internacionales de Derechos Humanos y ha asumido obligaciones en materia de protección de estos. En este sentido, los Comités de la Convención para la Eliminación de todas formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) han reclamado reiteradamente al Estado Argentino la ratificación del CMCT para cumplir con sus obligaciones.

Cada año el tabaco provoca a nivel mundial la muerte de más de 5 millones de personas, y, de seguir así, en 2030 provocará la muerte de 8 millones de personas, momento en el que aproximadamente el 80% de las defunciones se producirán en países de ingresos bajos y medios. La ratificación del tratado no es reemplazable por medidas locales (como la Ley Nacional 26.687 y las leyes subnacionales), ya que propicia la cooperación internacional en el marco de la Conferencia de las Partes, para dar respuestas globales y solidarias ante una epidemia global.

Instan a ratificar el Convenio Marco para el Control del Tabaco

Organizada por la Coalición Argentina de Control de Tabaco (CACTa), y con la coordinación de la periodista Valeria Román y del Dr. Mario Bruno, se realizó el pasado 29 de marzo una conferencia de prensa en la sede de UATA (Unión Antitabáquica Argentina).

La misma fue convocada con motivo de cumplirse ya trece años de que nuestros representantes en el Congreso de la Nación, los senadores, tienen sin ratificar el Convenio Marco para el Control del Tabaco.

Dicho convenio, ya ratificado por 180 países, establece normas claras para enfrentar, en todos los aspectos, a la epidemia global del tabaquismo.

Entre los contenidos del encuentro, se destacó que “el rol de los periodistas es traducir al público los beneficios que obtendrían alejándose de la adicción de fumar”.

A título de ejemplo destacaron su influencia en el aspecto económico, debido a que los enormes gastos empleados en tratar las enfermedades originadas por el tabaquismo, y que llegan al 12% del gasto sanitario total, podrían ser evitados con solo reducir el consumo, obteniéndose recursos genuinos para invertir en otras áreas de la salud, como la educación y la difusión.

Otras medidas del Convenio Marco se relacionan con prohibir el fraccionamiento de los cigarrillos, “hecho que protege a los jóvenes de escasos recursos, que por carecer de dinero, son los más afectados por comprar cigarrillos fraccionados a un precio vilmente más caro”.

Respecto a las leyes locales de la Ciudad de Buenos Aires y de las provinciales, se remarcó que en gran medida son engañosas, “pues si bien limitan el consumo, otras áreas no están cubiertas”.

“Mientras todo esto ocurre, 44.000 argentinos, continúan falleciendo por año por enfermedades íntimamente ligadas al tabaquismo. La edad de inicio de consumo es a los 12 años, y 1 de cada cuatro personas, fuma”, alertaron los especialistas durante la reunión.

 

Finalmente, desde la Coalición hicieron un llamado a “Convocar a todos los periodistas a sumarse en esta tarea de concienciar a la población sobre los efectos deletreos del cigarrillo para su salud y la de sus seres queridos y fundamentalmente influir sobre los senadores para que ratifiquen el convenio marco que tanto beneficio traería en la salud de todos”.

La adicción al tabaco podría ser considerada una enfermedad

En caso de aprobarse un proyecto, las obras sociales deberían hacerse cargo de los tratamientos contra el tabaco

La Comisión de Legislación General de la Cámara de Senadores de la Provincia, que preside la senadora Carolina Szelagowski dio despacho favorable a un proyecto de autoría de la legisladora que busca considerar al Tabaquismo como enfermedad en la Provincia de Buenos Aires.

El proyecto de Ley logró dictamen de la comisión de Prevención de Adicciones, primero, y luego de la Comisión de Legislación General.

Dicho proyecto de Ley establece en su artículo primero lo siguiente:

ARTÍCULO 1º: Modifíquese el Artículo 3º Inciso J de la Ley 13.894 y su modificatoria Ley 14.381 de la siguiente forma:

Artículo 3º: Son Objetivos de la presente Ley:

  1. J) Reconocer la adicción al tabaco como enfermedad crónica y recidivante, garantizando su diagnóstico, tratamiento y cobertura médica en todos los niveles del sistema de salud público de gestión estatal. La Provincia de Buenos Aires exigirá, dentro del marco de sus competencias, que las obras sociales, entidades de medicina prepaga, y demás figuras jurídicas destinadas a dar cobertura medico asistencial en su territorio, incluyan la cobertura total e integral de la misma, en los términos de la normativa nacional que lo regula.

La legisladora mostró su entusiasmo por la buena marcha que está teniendo el proyecto dado que podría llegar al recinto en las próximas sesiones y de esta manera lograr media sanción para ser tratado en la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

De aprobarse el proyecto de Ley, la adicción al tabaco será considerado una enfermedad y de esta manera habrá obligación de la obra social de cubrir los tratamientos”, dijo Szelagowski celebrando los despachos favorables que consiguió el proyecto.

Agrega Szelagowski: “a pesar de que se evidencia una tendencia a la disminución en el consumo de tabaco en los últimos 15 años en la Argentina, los índices continúan siendo altos».

Según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos 2012 (última publicada por el Ministerio de Salud de la Nación en el sitio web oficial del organismo), en nuestro país «En el año 2012, el 22,3% de la población refirió consumir tabaco, en una proporción mayor en varones que en mujeres (29,6% vs 15,7%)». El mismo estudio refiere que en el año 1999, el consumo de tabaco afectaba al 39,8% de la población. “

El proyecto sostiene que “un tratamiento contra la dependencia del tabaco debería incluir alguna de estas instancias: uso de suplementos de nicotina (parches chicles, inhaladores, caramelos), uso de medicamentos como el Bupropion o Vareniclina, de 4 a 6 consultas médicas como mínimo, de 2 a 4 consultas con nutricionistas, de 4 a 6 consultas con psicólogos, consulta con odontólogo (opcional), estimándose la duración de un tratamiento de este tipo entre 3 y 6 meses.”

Fumar en Argentina, demasiado barato

Organizaciones de la salud denuncian que Argentina, país donde mueren 110 personas por día a causa del tabaco, tiene uno de los precios de cigarrillos más accesibles de la región y del mundo, en el marco del Día Mundial sin Tabaco.

«El paquete de cigarrillos que se vende en Argentina es uno de los más baratos del mundo«, denunció a la agencia Efe Verónica Schoj, directora de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) de Argentina, organización que realiza una campaña antitabaco en las calles de Buenos Aires.

Los atados de 20 cigarrillos oscilan entre los 21 pesos (2,3 dólares) y los 17 (1,8 dólares), según las marcas.

Si bien desde que se sancionó la Ley Nacional de Control de Tabaco en 2011 el porcentaje de fumadores en el país bajó de un 27 a un 25 por ciento, existe una «gran» deuda por parte del Gobierno nacional en la lucha contra el cigarrillo, según el monitoreo de la FIC.

«No tenemos una política fiscal que aumente los impuestos y haga que los cigarrillos sean más caros«, aseguró Schoj y señaló que en Argentina «en 2004 se podían comprar 250 paquetes de cigarrillos con un sueldo promedio y hoy, el doble».

«La industria tabacalera se encarga de anunciar cada vez que suben el precio y eso sale en los diarios y genera la percepción social de que los cigarrillos están más caros; sin embargo, aumentan menos que el crecimiento de los salarios y la inflación«, dijo Schoj.

Uno de los objetivos de la campaña que promueve tanto la FIC como otras organizaciones de la salud es que la sociedad ponga el ojo en la «gran vulnerabilidad» de niños y adolescentes, destinatarios de las publicidades de tabaco.

«Apelan a la idea de libertad, de desafiar los límites, de acceder al mundo de los adultos, de animarse y los jóvenes son muy vulnerables a este mensaje porque es, justamente, lo que buscan», aseguró Schoj y afirmó que esto promueve el consumo temprano.

Con estos argumentos, la FIC denunció la semana pasada a las tabacaleras Massalin Particulares y Nobleza Piccardo ante el Ministerio de Salud por «múltiples violaciones» a la Ley de Control de Tabaco.

Entre los incumplimientos mencionados, la organización destaca la promoción de concursos en los paquetes, el canje de cigarrillos en discotecas y el exceder los límites de tamaño y luminosidad en las publicidades.

Según informa la FIC, el tabaco es la primera causa de muerte prematura evitable y prácticamente no hay órgano que no dañe, dado que tiene 7.000 sustancias químicas, de las cuales, 70 son cancerígenas.

«Casi no existe cáncer de pulmón que sea producido por otra causa que no sea el tabaco», dijo Schoj y enumeró la extensa lista de enfermedades causadas por el consumo de tabaco, entre ellas, las cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares.

«Mar del Plata se ha posicionado muy bien en donación de órganos»

El intendente Gustavo Pulti participó de la caminata solidaria para la concientización de la Donación de Órganos que se desarrolló en el Corredor Saludable ubicado en av. Libertad y la costa. Además, se sumó al Día Mundial Sin Tabaco.

En este contexto, Pulti manifestó que “tanto la Donación de Órganos como la Lucha contra el Tabaco son dos cosas muy importantes para la salud social y para una nueva manera de comprometernos con el otro como es la donación de órganos que genera vida más allá de la vida. Donar órganos es donar a otro que más allá de nuestra propia vida pueda seguir teniendo oportunidades de vivir. Y también es una manera que todos nosotros de tener un sueño más allá de vivir nuestra realidad”.

Por su parte, el secretario de Salud, Alejandro Cristaldi, señaló que “en la Argentina hay más de 10.000 personas está esperando un órgano para pode seguir viviendo. Y esto viene creciendo progresivamente. La ciudad se ha posicionado muy bien en el tema de donación de órganos ya que fue elegida entre Tokyo y Berlín para realizar los Juegos Mundial de Deportistas Trasplantados en agosto de 2015”.

“El tema del tabaco nos preocupa mucho. Es la principal causa prevenible de muerte de enfermedad cardiovascular. Las personas que no fuman o dejan de fumar tienen tres veces menos de probabilidades de morir de un infarto, cáncer de pulmón u otra enfermedad. Por eso estamos haciendo un trabajo intenso, por ejemplo en el CEMA donde tenemos un consultorio de deshabituación tabáquica”, agregó el Secretario de Salud municipal.

Por último, el concejal Alejandro Ferro expresó que “hoy fuma mucha menos personas que antes. Los datos de Mar del Plata que relevamos a través de las Esquinas Saludables que impulsa nuestra Secretaría de Salud, arrojan aproximadamente un 20%, hace unos pocos años estábamos en un 28 o 29%. Hoy muchos jóvenes están fumando y mucho. Es importante destacar que es una causa mayor de enfermedad cardiovascular y de cáncer, no solamente de pulmón sino otros cánceres que se ven propulsados por el tabaco”.