Sobre soles distantes y planetas

Hace unos días tan sólo se confirmó el descubrimiento de un planeta girando alrededor de un sistema estelar triple, es decir, un planeta que gira alrededor de tres soles y no uno como lo hace la Tierra y el resto de los planetas del Sistema Solar. Es un escenario tan raro como magnífico, es la quinta vez que se descubre este tipo de sistemas entre los 3444 planetas que ya cuenta “The Extrasolar Planets Encyclopaedia” actualizada al 07 de julio.

El planeta gigante fue oficialmente nombrado  HD 131399Ab, su órbita es el doble de la de Plutón, o casi unos 550 años nuestros. Ése es el tiempo que le toma dar la vuelta a la estrella más brillante de su sistema, un sol gigante. Las otras dos estrellas giran, una tras otra, a la par de su hermana gigante.
Durante parte de la órbita del planeta, las tres estrellas son visibles en el mismo día, por lo que ofrecen tres amaneceres y puestas de sol diarias que permiten ciclos de día y noche. Durante cerca de un cuarto de su año, alrededor de 100 a 140 años nuestros, hay luz continua. Eso es porque mientras el sol gigante sale, los otros dos soles más chicos se retiran.

 

Es una historia extraordinaria esta de descubrir planetas alrededor de otras estrellas, distantes, otros mundos, otros escenarios donde depositar nuestras ilusiones de encontrar vida fuera de la Tierra, aunque están imposiblemente lejos, lugares que nos despiertan nuestras ansias de exploración. Es también, en el ámbito de la astronomía, una de las ramas más prolíficas en descubrimientos (al menos una de decena de ellos por mes) y muy nueva. Todo comenzó en 1991, con un señor llamado Aleksander Wolszczan.

 

Aleksander Wolszczan nació el 29 de abril de 1946, en Szczecinek, Polonia. Fue en su país que se convirtió en astrónomo y recibió su doctorado en la Universidad Nicolás Copérnico de la ciudad de Torun.

En 1982 se traslada a los Estados Unidos para trabajar en la Universidad de Cornell y más tarde en la de Princeton. Actualmente es profesor de la Universidad Estatal de Pennsylvania.

Este hombre que nació en el mismo suelo que uno de los más grandes astrónomos de todos los tiempos, miembro de la Academia de Ciencias Polaca y hasta representado en su propio sello postal es también quien abrió la puerta a uno de los campos más prolíficos y fascinantes  de la astronomía actual como es la búsqueda de planetas extrasolares, descubriendo el primero de ellos, en 1992.

“En realidad, no tengo actualmente ninguna relación formal con la Universidad de Torun donde me doctoré, pero sí colaboro con un grupo de investigación de exoplanetas allí”, nos dice en respuesta a lo motivante que es llevar sobre sus espaldas la relación casi obligada a quien puso al Sol en el centro de Universo.

Wolszczan llevó a cabo observaciones astronómicas desde el Observatorio de Arecibo en Puerto Rico descubriendo en 1990 un nuevo púlsar, el PSR 1257 +12. Dos años más tarde se convirtió en el descubridor de planetas orbitando esa estrella. “He descubierto por casualidad los primeros planetas fuera del sistema solar, y eso me motivó a cambiar mis estudios de las estrellas de neutrones por exoplanetas, fue algo que, digamos, me tocó”.

– Su descubrimiento en 1257+12 fue el primero de una larga lista. ¿Tuvo algunas dudas sobre el hallazgo? ¿Qué pasos tomó para evitar posibles errores, por ejemplo, de medición?

  • Bueno, eso fueun largo proceso de eliminación de una serie de posibilidadesdiferentes, incluyendo problemas de hardware y software, problemas de la física de estrellas de neutrones y un número grande de otros. Pero al final, la explicación de que lo que lo que había allí era planetas fue la que ganó.

Hoy, los periódicos se acostumbraron a informarnos sobre nuevos planetas girando en torno a otras estrellas, los instrumentos que se utilizan para tales búsquedas son cada vez más precisos y numerosos y, desde luego, los hombre y mujeres de ciencia que abrazan esta rama de la astronomía son cada día más. Ese hombre que cambió tantas cosas también confiesa haber cambiado: “Si bien el momento del descubrimiento fue una coincidente, su realización ha cambiado mi forma de pensar sobre todo tipo de cosas de una manera muy fundamental”.

  • ¿El futuro?

 

  • Es muy probable quetodo esto conduzca a la detección de vida en otros sitios, y es de esperarse que eso transformará la humanidad en algo mucho mejor de lo que es ahora.

Hoy, un nuevo planeta extrasolar nos da la excusa de conocer el descubridor del primero de ellos, vendrán otros, dentro de apenas unos días seguro, el contador de la página de descubrimientos seguirá corriendo, como prueba de nuestra pasión por explorar nuestro entorno y nuestros sueños de antaño… convertidos en ciencia.