Aire acondicionado del coche

El primer aire acondicionado instalado en un vehículo fue en el año 1933, actualmente, los dispositivos modernos se encuentran en casi cualquier tipo de vehículo, desde un pequeño hatchback urbano hasta los coches de lujo de la clase ejecutivo. El principio de funcionamiento de un sistema de aire acondicionado se basa en el intercambio de calor entre un condensador ubicado bajo el capó y un evaporador en cabina.

El intercambio de calor se realiza con la ayuda de un compressor, una válvula de expansión y un secador. Estos elementos son parecidos a aquellos instalados en los aires acondicionados domésticos y comerciales. Por otra parte, la mayoría de aparatos de aire acondicionado utilizan un refrigerante de gas freón, que también sirve de lubricante para el compresor. Para buscar fugas, medir el nivel o descargar el refrigerante se utilizan estaciones especiales de recarga.

La utilización del aire acondicionado en el coche tiene dos desventajas. Primero, incrementan el consumo de combustible. También, suponen una pérdida de potencia, ya que el compresor funciona por la conexión de la correa con el motor. La pérdida media de potencia es de 3 o 4 caballos. Por esto, resulta más razonable instalar el aire acondicionado en coches más potentes.

A continuación, se encuentran las averías más típicas del sistema de aire acondicionado de un vehículo:

  • Bajo nivel de líquido refrigerante, provocado por fugas.
  • Condensador o tuberías dañadas.
  • Problemas con el cableado.
  • Desagüe de condensación obstruido.
  • Filtro de cabina obstruido o sucio.
  • Fallos del ventilador o del compresor.

Siempre debe visitar un taller mecánico cuando encuentre un problema con el aire acondicionado, ya que el mantenimiento y reparación de este sistema requiere ciertas habilidades, equipamiento y herramientas. Además, el sistema trabaja con una presión muy elevada, por lo que manipularlo puede resultar peligroso.

El sitio recambioscoches.es le recomienda comprar solo piezas de repuesto del aire acondicionado de alta calidad, repararlo en un taller mecánico de confianza y sustituir los componentes consumibles a su debido tiempo para mantener el vehículo en perfecto estado.