Una comisión “recomendará” sectores que puedan reabrir en Mar del Plata

Con el voto positivo del Frente de Todos, que defendió la política de fases del gobierno provincial, se aprobó en sesión la creación de la Comisión Especial de “recomendaciones” de actividades en la ciudad.

En una sesión histórica, con presencia de concejales y concejalas desde la virtualidad, el Concejo Deliberante aprobó la creación de una comisión que “recomendará” al intendente cómo proceder ante los diversos pedidos de reapertura de actividades que en la actualidad no están autorizadas, como la gastronomía, gimnasios, shoppings y cines, entre otros.

Los bloques de la oposición, en particular el del Frente de Todos, logró imponer cambios esenciales en el proyecto impulsado por el concejal Alejandro Carrancio que impulsaba una comisión que pudiese otorgar permisos provisorios para que ciertas actividades pudieran volver a funcionar.

El jefe del bloque del Frente de Todos, Marcos Gutiérrez, sostuvo que “hicimos un gran esfuerzo para generar una síntesis, un acuerdo que permita la posibilidad de que diferentes sectores que ofrecen servicios tengan otra mirada, para que nosotros podamos analizar su situación en función de las fases y de lo que está permitido en cada una de ellas”.

En ese sentido, indicó: “La fase no es un capricho de un gobierno sino un acuerdo con diferentes sectores que tiene que ver con aquellos que tienen una mirada profesional y sanitarista sobre la situación que se atraviesa. Para poder llevar adelante la lucha contra este virus, y poder frenarlo de una manera efectiva, tenemos que trabajar a consciencia”.

Por su parte, Gutiérrez apuntó que “es necesario tener una comunicación responsable sobre lo que se puede y lo que no se puede hacer desde el Concejo Deliberante y desde el Municipio”.

“Desde el Frente de Todos creemos que debemos trabajar mancomunadamente con los diferentes sectores productivos. En ningún otro distrito de la Provincia se dio esta situación de poder ofrecerle una mirada al Intendente ‘con los zapatos propios de lo que decimos los marplatenses’. Es necesario aclarar que lo que hoy estamos emitiendo son recomendaciones, y que lo hacemos en conjunto con miradas especializadas que nos van a decir cómo transitar el tiempo que nos queda en esta pandemia”, expresó.

A su vez, el edil se refirió a que “esta noche se harán algunos comunicados desde el Gobierno Nacional y Provincial sobre la dolorosa situación que se está atravesando en algunos lugares de nuestro país, y por eso mismo tenemos que tener la mirada muy activa. Con esta herramienta, además de evaluar lo que suceda con cada uno de los sectores, vamos a brindar una recomendación, lo que sigue, va a quedar en manos del intendente, respetando la decisión provincial”.

Sin la oposición, el Senado avaló decretos de Alberto Fernández para aplacar los efectos del Covid19

Los DNU fueron votados por el Frente de Todos en soledad, ya que el interbloque de Juntos por el Cambio y algunos aliados dejaron la sesión virtual antes de que se inicie el debate.

El Senado avaló una decena de decretos emitidos por el gobierno de Alberto Fernández para aplacar los efectos de la pandemia de coronavirus, en una nueva sesión virtual en la que la oposición frenó la aprobación de las leyes de alquileres y de educación a distancia y abandonó la videoconferencia.

El oficialismo siguió adelante con la sesión y votó a favor de la ampliación de facultades al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para reasignar partidas en medio de la pandemia e invalidó un decreto del ex presidente Mauricio Macri que dispuso el traspaso del control de las escuchas telefónicas de la órbita de la Procuración General de la Nación a la de la Corte Suprema de Justicia.

Antes de desconectarse de la sesión acusando al oficialismo de “atropellos” por incluir en el debate temas no vinculados a la pandemia, 29 senadores de Juntos por el Cambio y aliados se opusieron a habilitar sobre tablas el tratamiento de los proyectos de ley de alquileres y de educación a distancia.

La sanción de ambas leyes se pospuso entonces hasta la próxima sesión del Senado debido a que para recibir el aval hoy requerían de los dos tercios de los votos ya que no habían transcurrido los siete días reglamentarios entre el dictamen y el tratamiento en el recinto.

El jefe de los senadores del Frente de Todos, José Mayans, calificó como “irresponsables y caprichosos” a los senadores de Juntos por el Cambio y su compañera de bancada, Anabel Fernández Sagasti, le reprochó falta de “valentía” y de “no estar a la altura de las circunstancias”.

El jefe de los senadores de JxC, Luis Naidenoff, denunció por su parte “atropellos autoritarios”, acusó al oficialismo por “cambiar la hoja de ruta” e incluir temas no previstos y lo comparó con “la orquesta del Titanic que mientras el trasatlántico se hundía y algunos pasajeros peleaban por su vida la orquesta seguía tocando como si nada pasara”.

Después de que la oposición se retiró de la sesión virtual -la tercera desde que rige el aislamiento obligatorio-, los 42 senadores del FdT se abocaron a fundamentar en discursos de diez minutos cada orador las razones de la validez de una decena de decretos firmados por el presidente Fernández.

Entre los decretos aprobados están las prorrogas del aislamiento social y el cierre de fronteras, la prohibición de los despidos y de cierre de cuentas bancarias y la imposibilidad de suspender el servicio de prepago de telefonía móvil o internet por falta de abono.

También se incluyó el decreto 457 que otorga al jefe de de Gabinete, Santiago Cafiero, mayor autonomía para redistribuir partidas presupuestarias, algo que fue cuestionado por la oposición por considerar que esa ampliación era “injustificada”.

El senador Maurice Closs, uno de los cuatro senadores autorizados a participar de la sesión en el recinto junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, rechazó la denominación de “superpoderes” a las atribuciones otorgadas a Cafiero.

Su compañero de bancada, Carlos Caserio, defendió el DNU al señalar que se están “pidiendo facultades para aumentar gastos que permitan aumentar recursos para evitar la pandemia”.

El senador Oscar Parrilli fue el encargado de fundamentar la posición de rechazo de dos decretos de Macri sobre el traspaso de escuchas a la Corte al señalar que el ex presidente “comandó un equipo junto a Gustavo Arribas y a Silvia Majdalani (ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia AFI) para implementar el más perverso mecanismo de inteligencia ilegal en la Argentina”.

Su par Guillermo Snopek valoró la decisión del presidente Fernández de intervenir la AFI al señalar que sacó al organismo de “un esquema de secretismo y oscurantismo” por el cual “se espiaba a propios y extraños”.

Antes de retirarse de la sesión, el jefe de los senadores de Cambiemos, Naidenoff, había declarado que el Senado se estaba convirtiendo en “un tribunal fiscalizador” y pidió tener “cuidado con quebrantar el estado de derecho”.

El senador del interbloque Federal, Juan Carlos Romero, que se retiró también de la sesión en sintonía con sus pares de Cambiemos, reprobó el decreto de reasignación de partidas al señalar que “se vuelve a la época en que se podía hacer cualquier cosa”. (Telam)

La tecnología es una herramienta necesaria para la política del Siglo XXI

El Director de Modernización de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación destacó la primer sesión virtual en el Congreso de la Nación.


Por Manuel Cotado, Director de Modernización de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación

El 12 de mayo de 1906 se inauguraba el Palacio del Congreso; 114 años y un día después, el 13 de mayo de 2020, la Cámara de Diputados de la Nación llevó adelante la primera sesión remota de la historia, en la cual 47 legisladores estuvieron en sus bancas del recinto y 210 diputados y diputadas de todo el país, integraron con sus dispositivos, el recinto virtual creado por los trabajadores de la Cámara.

El pasado miércoles 13 de mayo, quedó marcado en la historia por ser el día que se desarrolló la primera sesión virtual en la Cámara de Diputados. El comienzo de una nueva era, tal como sucedió 114 años antes, el 12 de mayo de 1906, cuando los legisladores decidieron que el período legislativo debía iniciarse en el nuevo edificio, que aún no estaba terminado.

Con la presencia del presidente de la Nación, José Figueroa Alcorta, se inauguró el Palacio Legislativo entre armazones de hierro y otros elementos de construcción, en un recinto de sesiones todavía sin bancas.  Atrás había quedado el Antiguo Congreso Nacional, cuya primera sede fue inaugurada en 1864 por el presidente Bartolomé Mitre, en Plaza de Mayo, sobre la esquina de las actuales calles Balcarce e Hipólito Yrigoyen, a metros de la Casa Rosada.

Desde 1906 a la fecha, en el recinto de sesiones situado en el hemiciclo posterior del Palacio, se vivieron instancias decisivas que marcaron nuestra vida democrática. Allí, en tres períodos distintos, Alfredo Palacios trabajó en leyes sociales medulares, protectoras de los trabajadores, como la de sábado inglés, descanso dominical, ley de accidente laboral, ley del trabajo femenino, ley de la silla, estatuto del docente y muchas otras leyes en beneficio de los trabajadores, convirtiéndose en uno de los políticos más influyentes del Siglo XX.

Lejos estaba Palacios de imaginar que en una sesión virtual se iba a aprobar la eximición del impuesto a las Ganancias de médicos y policías, luchadores contra una pandemia que paralizó el país.

Un momento histórico también se vivió en la encendida sesión del 9 de septiembre de 1947, cuando se aprobó la Ley de Voto Femenino. Una multitud siguió el debate en la plaza y ante el hecho, Eva Perón, brindó un emocionado mensaje.

Años después, una de las aperturas de sesiones más emotivas porque significaba el regreso a la democracia fue la del 1° de mayo de 1984, cuando el presidente Raúl Alfonsín habló en la cámara baja durante dos horas, en las que fue aplaudido en numerosas oportunidades.

Otro hito se marcó el 24 de marzo de 1998, cuando 22 años después del inicio de la última dictadura militar, en la cámara baja se derogaron las leyes de Punto Final y Obediencia, que el 12 de agosto de 2003, serían anuladas con el apoyo del entonces presidente Néstor Kirchner.

En el Siglo XXI, los cambios pasan por la utilización de herramientas tecnológicas para favorecer, impulsar y beneficiar el funcionamiento legislativo en un momento clave. En ese marco, Sergio Massa y Cristina Fernández lideraron las primeras sesiones de la historia que se llevaron adelante de manera remota.

Pensando en el futuro, por un Congreso innovador, transparente, participativo y más eficiente, a dos meses del comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio, la Cámara de Diputados de la Nación superó el desafío de garantizar su funcionamiento.

Se sentó un precedente para seguir al servicio de la ciudadanía y tomar decisiones para hacerle frente a la pandemia, pero cuidando la salud de quienes allí trabajan.