“Hay una potencia muy grande en el Humanismo. Una voz Humanista en el concejo deliberante puede hacer la diferencia“

Ya pasaron varios meses de las elecciones, y Francisco “Paco” Senno, ex precandidato a intendente por el Partido Humanista, realiza un análisis y se proyecta a futuro, siempre desde la labor social que realiza desde hace años.

¿Qué evaluación haces de tu candidatura?
– Nosotros estamos muy satisfechos. El Humanismo tuvo boleta en Mar del Plata y Batán luego de 14 años… es mucho tiempo!! Para muchos somos un partido nuevo, y es lógico: nuestra última vez en el cuarto oscuro, con boleta propia fue en el 2005. Por lo que fue poner en marcha todo, y además, en muy poco tiempo y con escasísimos recursos. Es muy bueno lo que hicimos. Eso sí, ya no podemos estar satisfechos con la misma elección de acá a dos años… Vamos por mucho más

¿Eso significa que estás en carrera?
– Sí, claro! Pero no se trata de uno, se trata de hacer crecer una propuesta que tiene características muy claras, como la no violencia, el cuidado del medio ambiente y poniendo al ser humano como valor central.

¿Serás nuevamente candidato?
-Me gustaría. Sí …. Pero se verá con los amigos y amigas que componen este grupo de voluntarios. Falta mucho, y recién en estos días estamos empezando a conversar de estos temas. Lo único seguro es que queremos construir una oferta potente, coherente y con propuestas concretas, que den respuestas a la gente, que lo único que quiere es que no la jodan, vivir un poco mejor y poder proyectarse, poder elaborar un futuro y saber que sus hijos puedan estar mejor que ellos. No es mucho más lo que reclaman las personas.

¿Cómo resultó el pasaje de Humana Ciudad a la participación política, sobre todo con la candidatura?
– En realidad, no hubo un pasaje ni siquiera un cambio. Llegado el momento, cuando definí ser precandidato, lo comuniqué al grupo de amigos y amigas, con mucho cuidado de que no se malinterprete nada. Son cosas distintas. De hecho seguro en el grupo hubo muchos que no me votaron, pero es que en Humana se intenta trabajar en objetivos comunes más allá de la diversidad de ideas y creencias. Por supuesto, hubo quienes acompañaron, pero a nadie se impuso nada. Al contrario, bajé un poco mi actividad para que no se interprete que hubiera intención de “aprovechar alguna foto o actividad” del grupo.

¿Qué esperas en estos meses en nuestra ciudad?
-Sinceramente, poco. Fue tan malo lo anterior, que parece que ahora estamos mucho mejor, pero salir de varias situaciones que tienen que ver con lo económico, lo financiero, la destrucción de algunas políticas públicas, no va a ser fácil. Ojalá nuestros gobernantes tengan la sabiduría y la sensibilidad para encontrar las salidas. Que prontamente la gente pueda llevar una vida normal. Hoy parece que estamos sobre un polvorín. Mucha violencia en el trato, con uno mismo y con otros, lamentablemente esto lo vemos a diario con muchas situaciones desgraciadas. Desde un destrato en el tránsito, pero también la falta de trabajo, y en muchos casos aún hay quienes necesitan de la asistencia social para comer … todo eso genera un caldo de cultivo que propicia la violencia que vemos instalada. La atención pública, en salud por ejemplo, es un desastre. El consumo problemático crece y no hay respuestas acordes a la situación … Si desde el Estado no se toman medidas ya y con la profundidad necesaria, no habrá solución por más tarjetas y planes que se implementen.

¿Qué tiene para ofrecer el Humanismo frente a esta situación?
– En principio, fortalecer y crear canales de participación verdaderos. Con injerencia. Muchas veces son los mismos vecinos quienes tienen las respuestas a diversas situaciones, el problema es que luego chocan con el poder económico que los llevaron al poder, por eso hay tan poca participación. Incluso se desalienta, se hace creer que la política es mala, que son todos iguales, y toda una ideología para que las personas participen cada vez menos. Por otro lado, hay propuestas históricas nuestras que tienen que ver con la descentralización, impulsar la creación de un banco municipal para fortalecer la economía de nuestras pymes e incluso de quienes trabajan por su cuenta. Necesitamos urgente más casas del niño y jardines maternales. Atención al problema de las adicciones y el consumo problemático. Basta de hablar de un hospital municipal si tenemos salas de salud para mejorar su atención. Incluso hay barrios que no hay CAPS. Elaboremos un plan integral de salud comunitario, que todos seamos protagonistas y esto enlazado con el cuidado del medio ambiente. En muy poco tiempo podemos generar un cambio.
Hay una potencia muy grande en el Humanismo. Y la gente reconoce nuestra coherencia, sobre todo. Nuestra tarea es acercar estas propuestas a las personas para que luego puedan elegir libremente. Que sepan que se puede salir de la maquinaria politiquera. Una voz Humanista en el concejo deliberante puede hacer la diferencia.

Francisco Senno, milita desde muy joven y –cosa extraña en la política de hoy- siempre en el mismo espacio: el Humanismo

Lo nuestro es una forma de ver y sentir el mundo, no se agota en la política, tiene que ver con la coherencia, explica Senno.

Por Carmen Fernandez.

El Humanismo trasciende el partido. En verdad, es un estilo de vida, el partido es sólo una de las formas de llevar a la práctica cotidiana nuestro pensar y sentir. Tal vez por ello, uno encontró esto y sigue en este lugar. Lo nuestro es una forma de ver y sentir el mundo, no se agota en la política, tiene que ver con la coherencia, explica Senno

Además del partido, ¿cómo actúa el Humanismo?

A través de otras organizaciones como ser La Comunidad para el Desarrollo humano, Convergencia de la Culturas, Mundo sin Guerras, etc. Cada uno se expresa desde la vocación o desde una necesidad interna, no está determinado como se “debe” actuar. Hay formas más institucionales y otras no tanto. Lo central es que uno considera que es lo válido y actuar en base a ello; y eso no es universal para todas las personas. Por lo tanto, uno se expresa como puede y como quiere.

¿Humana Ciudad es una de esas organizaciones?

No sé si formalmente encuadraría dentro del Humanismo, pero sí está impulsado por humanistas, entonces tiene ese toque. Humana es un grupo de amigos que intentamos hacer un aporte para transformar la realidad. Y en la medida de nuestras posibilidades, trabajamos para una sociedad sin violencia. Pero somos conscientes que eso no se va a lograr juntando zapatillas o comida. No nos interesan los parches. Tenemos que lograr que no hagan falta comedores y merenderos, que todos tengan acceso a una calidad de vida digna. Y más allá de que colaboramos con varios espacios, no hacemos ni nos interesa la caridad ni el asistencialismo. Cuando nos piden y podemos, ayudamos. Pero lo nuestro va más allá. Queremos transformar de raíz una política pública que no atiende las necesidades más básicas de nuestra gente. Si eso no cambia, aunque pongan 100 comedores más, no es solución. Es una ingenuidad o una manipulación por parte de algunos…

¿Manipulación política?

Claro!! Sabemos de casos que nos dicen que si no hacen determinadas cosas, no les dan mercadería. Pero esto no es de ahora. No seamos hipócritas. Y no sólo en lo político.  Muchos utilizan para un beneficio propio esta cuestión de “te doy algo, a cambio de…”. Repito: no es de ahora. En todo caso, la novedad es que todo esto ahora está potenciado por las redes sociales.

¿Y cómo cortar esa relación?

-Cuando das sin la intención de que el otro te siga necesitando, sino es manipulación. Cuando querés a las personas verdaderamente, les das herramientas para que puedan defenderse y proyectarse. En los últimos años se habló de “empoderamiento”. Bueno, sería eso, pero sincero. Y no es de un día para el otro, como vimos, ya que después te llega este gobierno nefasto y en dos meses te voltea un trabajo de años. Y no es casual.  Tal vez no se trabajó con el corazón en la mano. Tal vez la prioridad fue otra. Y si a eso le agregas que no hay autocrítica, el panorama no es alentador. Pero si das trabajo genuino, si agrandás la cobertura de salud y educación, si trabajas con una cultura para la no violencia, si abrís la participación y la decisión, eso iría en la dirección de un real empoderamiento. Pero el peligro es que después, ese que te necesitaba para que le consigas algo, no lo tenés más. Bueno, ahí está la diferencia entre los proyectos personales, aunque parezcan muy bondadosos, y los proyectos que construyen lo nuevo, en base a nuevos valores.

¿Cómo percibís la realidad de nuestra ciudad?

La verdad, hay que hacer un esfuerzo por ser optimista. Venimos de una gestión que critiqué muchísimo, pero esta es infinitamente peor. La insensibilidad y la impericia de este ejecutivo es notable. Te podés encontrar con casos aislados de funcionarios que les gustaría hacer más, pero miramos las políticas públicas, no las personas. Tal cual lo dijimos en la jornada que organizamos en relación al Trabajo infantil: podemos agradecer el trabajo de algún funcionario, pero no hay políticas públicas. Te arman un programa o tercerizan algo con unas ONG, pero no hay una construcción, una planificación donde vos digas: de acá a 10 o 20 años solucionamos tal cosa.

¿Cómo te ves de candidato?

No me veo, aunque sinceramente, me gustaría. Creo que hay una necesidad de levantar las banderas del humanismo, que se haga oír.

Pero hoy el tema va por Humana  Ciudad, y allí trabajamos personas de diversas posturas políticas y creencias. Y la verdad es que, en el poco tiempo y en las condiciones que comenzamos, hemos realizado muchas cosas. Y hay mucho más para hacer. Es un grupo que aún no explotó todo el potencial. Creo que el 2019 será nuestro año.

 

Que ideas están trabajando?

Tenemos un proyecto en relación a la formación de cuidadores de niños que ya lo estamos trabajando con un concejal. Otro en relación al manejo de medicamentos que ya no se utilizan. Hemos comenzado un documental que estimamos nos llevará un año. Estamos armando una propuesta desde lo artístico y lo cultural y varias cosas más. En lo personal, estoy empecinado con lograr que en Mar del Plata y Batan exista una política destinada a prevenir y erradicar el trabajo infantil. Es increíble que no haya nada en ese sentido, y si bien la jornada que hicimos en el concejo deliberante no fue muy exitosa para lo que pretendíamos, creo que en breve vamos tener novedades auspiciosas.

Se los vio muy activos en estas vacaciones de invierno…

-Sí, totalmente. Tenemos que agradecer a un montón de personas que colaboraron desde su lugar para que los pibes de los barrios puedan salir a algunas actividades, que de otra forma les sería imposible. Y ya estamos planeando de acá a fin de año y también algunas cosas para el 2019. Cada persona que se suma, viene con una inquietud, con un proyecto. Eso es lo que realimenta nuestro espacio.

 

Carmen Fernandez