Lanzaron el primer satélite argentino, ARSAT-1

El primer satélite geoestacionario argentino, Arsat-1, se envió al espacio desde la Guayana Francesa, en un acto encabezado por la presidenta Cristina Kirchner, quien se comunicó con ese país por videoconferencia.

El satélite se acopló a un cohete que se lanzó al espacio desde la base de Kourou, en el inicio de un camino que se completará con el Arsat-2, para abarcar un extenso territorio desde Estados Unidos hasta Islas Malvinas.

El objetivo del Arsat-1 será proveer servicios de telefonía IP, televisión e Internet con recepción en antenas Vsat.

El aparato se diseñó, integró y sometió a ensayos por el Invap, y marcará un avance tecnológico de primer orden para la Argentina, ya que se constituirá en el primer país latinoamericano en tener un satélite de estas características en órbita, y así formar parte de un selecto grupo que incluye a los Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Israel, la India y la Unión Europea.

El proyecto demandó 270 millones de dólares y permitió que Argentina no perdiera la posición orbital 81, codiciada porque enfoca desde Estados Unidos hasta las Malvinas.

El plan surgió de la necesidad de retener las posiciones orbitales que la Unión Internacional de Telecomunicaciones le había asignado al país. (NA)

Despiden al satélite ARSAT-1

El Arsat-1 fue transportado en un avión Antonov desde San Carlos de Bariloche hasta la Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio a mediados de octubre.

El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, consideró que el lanzamiento del primer satélite de telecomunicaciones cien por ciento nacional Arsat 1 “es un gran logro”.

De Vido señaló además: “Es otra realidad concreta que deja este modelo de crecimiento, desarrollo, e inclusión social que lleva adelante la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner”.

En tanto, el funcionario recordó que es producto de la decisión estratégica que trazó Néstor Kirchner para implementar una política de comunicaciones y aeroespacial inclusiva, soberana y con fuerte impulso a la industria nacional y a las capacidades de los técnicos argentinos.

“Luego de ocho años de planificación, investigación y desarrollo, el primer satélite geoestacionario íntegramente diseñado, construido y testeado en el país, el ARSAT-1, será enviado desde Bariloche hacia la Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio exterior a mediados del mes próximo”, sostuvo.

Previo a su viaje a China, el ministro De Vido explicó que de esta manera “nuestro país ratifica su pertenencia al selecto grupo de diez naciones en el mundo con capacidad de construir sus propios satélites, algo que hace poco más de una década parecía imposible de lograr”.

“Este camino hacia la soberanía satelital fue iniciado por el presidente Néstor Kirchner cuando tomó la decisión estratégica de recuperar la gestión del espacio radioeléctrico -cedida en los noventa a la empresa francesa Thales Spectrum- y anular la concesión de la posición orbital Nº 81 a la empresa Nahuelsat, frente al riesgo de perderla por falta de uso”, manifestó.

Posteriormente se creó la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT), en el ámbito del ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

“Por decisión del Gobierno Nacional, se dejarían de alquilar satélites en el exterior, como históricamente se había hecho. Así comenzó el diseño y la construcción del ARSAT-1 junto a la empresa INVAP, que realizó un trabajo de investigación y desarrollo excepcional, digno de una firma de primer nivel a escala mundial”, indicó el funcionario.

Cuando esté en órbita, el satélite brindará servicios de video, televisión, internet y telefonía a toda la nación, “ofreciendo conectividad de igual calidad en todo el territorio”, según indicó De Vido.

El desarrollo del ARSAT-1 es una producción íntegramente argentina que demandó más de un millón de horas de trabajo por parte de expertos en ingeniería satelital y operarios de distintas empresas y organismos que participaron de la misión, “en un esfuerzo científico y tecnológico sin precedentes”.

“Construido y controlado desde Argentina, el ARSAT-1 será la primera misión espacial completa de Latinoamérica y el puntapié inicial del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino, que ya está abocado a la construcción y lanzamiento de ARSAT-2 y ARSAT- 3”, explicó De Vido.