Con protocolos, se realiza la celebración de San Cayetano en Mar del Plata

Las autoridades de la parroquia informaron que este sábado 7 de agosto el templo estará abierto para venerarlo, cumpliendo un estricto protocolo sanitario por la pandemia del coronavirus.

Este sábado 7 de agosto la Iglesia católica celebra una de las fiestas más populares como es San Cayetano, el patrono del pan y el trabajo y que reúne a miles de fieles.

La pandemia del coronavirus condicionó desde el año pasado la realización de esta fecha tan significativa entre los católicos y en esta oportunidad no será la excepción.

Desde la Diócesis de Mar del Plata informaron que este año todos los peregrinos tendrán acceso al Santuario para hacer sus peticiones y oraciones personalmente a San Cayetano de manera ordenada.

Ubicado en la calle Moreno 6670, el santuario permanecerá abierto, con acceso libre, desde viernes 6 hasta última hora del sábado 7.

Como todos los años, junto al padre obispo Gabriel Mestre, habrá diáconos y sacerdotes en el Santuario para bendecir y atender a los peregrinos.

Asimismo contarán con un nutrido grupo de voluntarios para recibir y acompañar a los peregrinos.

UNA FIESTA DIFERENTE

Desde el obispado señalaron que «todos podrán visitar al Santo, pero este año viviremos una Fiesta de San Cayetano diferente».

Se cumplirá con un estricto protocolo sanitario. «Vamos a poder visitar el Santuario con la responsabilidad de cuidar la salud de todos, peregrinos y voluntarios. Por eso todos deberemos usar barbijos y respetar la distancia», precisaron las autoridades.

Además, se aclaró que este año no se realizarán actos públicos: no tendrá lugar la tradicional procesión, tampoco las misas ni el acto de apertura o cualquier ceremonia con fieles.

Transmisiones

Por las redes del santuario https://www.facebook.com/sancayetanomdp estarán disponible durante todo el día sábado: la misa presidida por el Padre Obispo Gabriel Mestre y la bendición y el saludo del Padre Juan Pablo Cayrol, párroco de San Cayetano.

El Obispo Mestre pidió a San Cayetano un corazón solidario para acompañar a los más necesitados

Bendición y saludo del obispo de Mar del Plata desde el santuario de San Cayetano, en vísperas del Día del Trabajador.

Desde el santuario de San Cayetano, el padre Obispo de Mar del Plata Gabriel Mestre pidió al Santo un corazón solidario para acompañar a los más necesitados.

Junto al párroco de San Cayetano, Juan Pablo Cayrol, el obispo de Mar del Plata Mons Gabriel Mestre hizo su tradicional bendición y saludo a los trabajadores en su día en el marco de la soledad del templo.

El texto completo es el siguiente: “Nos encontramos celebrando el día del trabajador. Hace unos años hacíamos el saludo desde el parque industrial, o desde el puerto. Este año con la realidad del aislamiento por la cuarentena lo hacemos desde el santuario de San Cayetano, en cierta soledad, pero profundamente unidos de corazón. Otros años lo hacíamos con trabajadores, dirigentes de los movimientos sociales, sindicalistas, empresarios y políticos de distintos partidos. Este año lo hacemos desde la soledad del santuario, pero con un corazón profundamente unido».

«Hoy pensaba ¿qué pedirle al santo de la paz, el pan y el trabajo? En primer lugar, pedirle por todos los trabajadores en su día para que el Señor los bendiga, los ilumine y los acompañe. Quiero poner una especial dedicación a los trabajadores de la salud y la seguridad que están en primera línea asumiendo las realidades sociales y sanitarias de esta pandemia», agregó.

En otro párrafo, Mestre expresó: «En tercer lugar, sabemos que veníamos de una situación social muy difícil, pero esta cuarentena afecta de manera muy seria a muchas familias y personas, por eso quiero pedirle a San Cayetano que nos dé a todos un corazón solidario para poder acompañar esta realidad”.

A su turno el padre Cayrol, párroco del santuario, dijo: “quiero recordarles a todos que la fe es una palabra muy chiquita, pero la fe mueve montañas. Les pido que no aflojen en la fe y, si algo te hace aflojar, hace como San Cayetano: tómalo al niño Jesús en tus brazos y míralo a los ojos”.

Finalmente, el Obispo impartió su bendición a los trabajadores y de modo especial a aquello que no lo tienen en este tiempo.

Ante una multitud, el Obispo pidió que la desocupación y la inflación «dejen de ser un flagelo permanente»

Monseñor Gabriel Mestre encabezó la eucaristía en honor a San Cayetano, el patrono del pan y del trabajo.

Ante una multitud de fieles, monseñor Gabriel Mestre presidió este miércoles 7 de agosto la eucaristía en honor a San Cayetano, el patrono del pan y del trabajo. Lo hizo en el escenario montado al costado del Santuario San Cayetano, que está ubicado en Moreno 6776 de Mar del Plata. Concelebró el párroco de la comunidad, Juan Pablo Cayrol, y varios sacerdotes que acompañaron la celebración.

Durante la homilía el obispo señaló que “las tradicionales palabras de paz, pan y trabajo, también las renovadas palabras del Papa Francisco tierra, techo y trabajo nos dan el horizonte humano y religioso donde circunscribir la fiesta de San Cayetano. ¡Celebramos juntos la fiesta del Santo de la paz, el pan y el trabajo!”

“Con alegría, junto a tantos peregrinos que han pasado a lo largo del día y seguirán pasando, damos gracias por los beneficios que Dios a través de San Cayetano nos ha concedido y nos concede: la vida de familia, el perdón, los amigos, el trabajo, el pan en la mesa de cada día, el don de la recuperación de la salud y tantas otras cosas buenas que queremos mirar y valorar”, agregó. 

 

En otro tramo de su mensaje, el obispo diocesano indicó que “con esperanza, también junto a los peregrinos, queremos pedir a Dios por intercesión de San Cayetano que conceda un corazón sensible y servicial a quienes nos gobiernan hoy y en el futuro. Para que las políticas en nuestra Patria estén orientadas siempre al bien común de todos los argentinos privilegiando particularmente a los pobres, enfermos y sufrientes. Pedimos un corazón sensible y políticamente efectivo a nuestros gobernantes, para que en la Patria Bendita del Pan no haya excluidos ni marginados; para que la indigencia no sea parte del paisaje cotidiano de muchos sectores de nuestra ciudad; para que la desocupación y la inflación dejen de ser un flagelo permanente; para que la educación verdaderamente inclusiva y formadora de la persona sea una realidad y no solo un discurso en la vida de cada niño, joven y adulto. Necesitamos que haya trabajo digno y bien remunerado para llevar el pan a la mesa de cada familia de nuestra Patria”, añadió.

 

Finalmente, Mestre señaló que “por intercesión de San Cayetano, que podamos superar las distintas grietas que nos dividen en los diferentes ambientes de nuestra vida: familia, trabajo, comunidad, vida pública… Queremos crecer en este aspecto y tener pequeños y grandes gestos de unidad, respeto y amor. Nos comprometemos, como nos pide el querido Papa Francisco, a cultivar el diálogo, la amistad social y la cultura del encuentro para lograr la tan ansiada reconciliación nacional. Por eso con San Cayetano decimos: ¡Unidad, respeto y amor!”.

Todo listo para que miles de marplatenses pasen por el santuario de San Cayetano

Como todos los 7 de agosto el barrio de San Cayetano se convertirá en una “zona de promesas”. Se espera que los fieles acudan en masa a tomar contacto con el santo. Los devotos van a agradecerle los favores concedidos y también a hacer nuevos pedidos de pan, trabajo, salud y paz.

El santuario ubicado en la calle Moreno al 6700 se apresta a recibir a decenas de fieles que, desde esta medianoche, tomarán contacto con la imagen del santo en el marco del Día de San Cayetano.

El padre Juan Pablo Cayrol, cura párroco de San Cayetano, reconoció que se darán muchos factores para pensar que este año el nivel de afluencia será mayor a otras ediciones, entre los que se destaca la situación económica del país y la cuestión laboral llevará a que muchos fieles se acerquen hasta el santuario.

El representante de la iglesia estima que este año se superarán los 40 mil peregrinos, que es la cantidad aproximada que se registra en cada 7 de agosto.

Durante todo el día se realizarán Misas y a eso de las 15 horas está prevista una procesión por las calles del barrio que será presidida por el obispo diocesano, monseñor Gabriel Mestre.

Actividades principales:

Durante todo el día se reciben alimentos y ropa por los hermanos necesitados.

Habrá sacerdotes para confesar y hacer bendiciones.

El Santuario reparte gratuitamente, un folleto con oraciones y mate cocido durante todo el día

El servicio de Santería y buffet en el salón parroquia es el único lugar a beneficio del santuario.

Los baños públicos, contratados por el santuario, se ubican en la plaza.

Mestre pidió políticas que “generen trabajo digno y bien remunerado para todos los argentinos”

Durante la celebración de San Cayetano, el Obispo de Mar del Plata también pidió defender y cuida la vida, en especial la vida no nacida.

Ante una multitud de fieles, monseñor Gabriel Mestre presidió la eucaristía en honor a San Cayetano, el patrono del pan y del trabajo. Lo hizo en el escenario montado al costado del Santuario San Cayetano, que está ubicado en Moreno 6776 de Mar del Plata. Concelebró el párroco de la comunidad, Juan Pablo Cayrol, y varios sacerdotes que acompañaron la celebración.

Durante la homilía el obispo señaló “una vez más, con esperanza pedimos la mediación del santo de la espiga para que Dios conceda a todos los argentinos tierra, trabajo y techo. Estas tres “t”, tierra, trabajo y techo, que nos regala en su reflexión el querido Papa Francisco”.

Agradecemos a Dios que nos bendice y nos sigue bendiciendo. Damos gracias por el don de la vida, la familia y el trabajo. Agradecemos su poderosa bendición que nos permite seguir caminando juntos defendiendo y cuidando la vida, especialmente la vida inocente, la vida frágil y en situación de vulnerabilidad, la vida no nacida en el seno materno”, expresó el obispo y añadió “pedimos con humildad conceda a todos los argentinos paz, pan, trabajo, tierra y techo. Pedimos que nuestros gobernantes tengan un corazón abierto para conducirnos con justicia y verdad atendiendo con sensibilidad a los más pobres, débiles y sufrientes. ¡Que en la Patria bendita del Pan no haya excluidos ni descartados! Rogamos a nuestros gobernantes que propicien políticas que generen trabajo digno y bien remunerado para todos los argentinos”.

En la primera lectura de hoy, además de quedar en claro que es Dios quién bendice y es la fuente de toda bendición, aparecen Moisés, Aarón y los hijos de Aarón como instrumentos de esa bendición de Dios. Como ellos, también hoy nosotros somos instrumentos de la bendición de Dios. Con San Cayetano somos instrumentos de la bendición de Dios para cuidar y defender la vida”, concluyó el obispo.

Al finalizar la eucaristía, como es tradicional monseñor Mestre bendijo estampas de los “peregrinos” y a todos los presentes.