El 60% de la población ocupada percibió ingresos promedios de $ 40.000 en el primer trimestre

En lo que respecta al ingreso familiar por hogares, el informe del Indec reseñó que el 60% de estas unidades percibieron salarios de hasta $ 70.000 al cierre de primer trimestre del año.

Alrededor del 60% de la población ocupada percibió un ingreso promedio de $ 40.000 al término del primer trimestre del corriente año, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El organismo, en base a los resultados del informe sobre la «Distribución del Ingreso», precisó que el 10% más pobre de la población total explicaba el 1,1 % del total de ingresos, mientras que el 10% más rico concentró el 31,8% al cierre del primer trimestre del año.

En lo que respecta al nivel de equidad de los ingresos, medidos a través del Coeficiente de Gini, una relación matemática que tiene al «0» como el nivel de mayor igualdad y al «1» con el de mayor desequilibrio, al cierre del primer trimestre fue de 0,445 puntos, frente al 0,444 de igual período de 2020.

En lo que respecta al ingreso familiar por hogares, el informe del Indec reseñó que el 60% de estas unidades percibieron salarios de hasta $ 70.000 al cierre de primer trimestre del año.

En el caso de los hogares, los ingresos laborales representaron el 75,3% del total de los recursos obtenidos por cada grupo familiar, mientras que los ingresos no laborales explicaron el 24,7% restante.

El peso de los ingresos no laborales fue mayor para los deciles de ingreso total familiar más bajos, al representar el 55,4% en el caso del primer decil y el 14% en el décimo y último decil, que refleja a los sectores de mayores recursos.

Respecto a la relación de dependencia de los hogares, la cantidad de personas no ocupadas fue de 139 por cada 100 ocupados, mientras que la cantidad de no perceptores de ingreso fue de 69 por cada 100 perceptores de algún tipo de ingreso.

Esta variación en la distribución del ingreso se produjo en un período de 12 meses en el que la actividad económica subió 2,5 %, el índice de desocupación bajó al 10,2% frente al 10,4 % del primer trimestre del año pasado, y los precios minoristas acumularon un avance de 42,6%, según los números informados por el Indec.

En base a los datos surgidos de la Evolución de la distribución del ingreso (EPH) durante el primer trimestre de 2021, dado a conocer hoy por la dependencia oficial, sobre el total de la población ocupada, el ingreso promedio fue de $39.504.

Por deciles, el ingreso promedio de los primeros cuatro deciles de la población, ordenada según la ocupación principal, fue de $14.179; mientras que el ingreso promedio del estrato medio (deciles del 5 al 8) fue de $39.350, mientras que el ingreso de los deciles 9 y 10 se ubicó en un promedio de $90.468.

El Indec también detalló que «el ingreso promedio de las personas asalariadas con descuento jubilatorio fue de $51.328, mientras que en el caso de aquellas sin descuento jubilatorio, el ingreso promedio equivale a $22.385».

Por último, en la medición por género, los perceptores varones tuvieron un ingreso promedio de $48.570, mientras que el de las mujeres fue de $36.123 al cierre del primer trimestre del corriente año.

La semana pasada, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el Gobierno va a «usar absolutamente todos sus instrumentos para que el salario real se recupere», y defendió la decisión de contar con «una política fiscal expansiva para apuntalar la recuperación económica».

Guzmán formuló estas declaraciones durante un encuentro con empresarios realizado en la ciudad de Bariloche, donde luego también participó de una reunión con funcionarios y técnicos de la provincia de Rio Negro y otra en el Instituto Balseiro.

«El Gobierno va a usar absolutamente todos sus instrumentos para que el salario real se recupere. Primero, porque es justo y segundo, porque es una condición necesaria para que la economía pueda sostener su recuperación», dijo Guzmán en el encuentro con empresarios que compartió con el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza. (Telam)

El Gobierno nacional anticipa que este año, los salarios van a superar a los precios y a la inflación

Así lo afirmó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien estimó que «la decisión y el compromiso del presidente es que la Argentina vuelva a crecer después de tres años».

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, estimó este lunes que el crecimiento económico previsto para este año redundará «en una recuperación real de los salarios, para que les ganen a los precios y a la inflación».

Según el funcionario, «la decisión y el compromiso del Presidente es que este año la Argentina vuelva a crecer después de tres años y que ese crecimiento redunde en una recuperación real de los salarios para que les ganen a los precios y a la inflación».

Cafiero admitió: «Tuvimos un inicio de año con mucha inflación». Pero aseguró que «ya se empezó a desacelerar», aunque «todavía no es un número que nos contente y tenemos que profundizar esa baja, pero a la vez, producto de las paritarias, los salarios van a empezar a crecer».

Para bajar la inflación, señaló que «no hay una fórmula mágica que te permita resolverlo en dos meses, como dijeron otros. Es un trabajo permanente y hay que enfocarlo con mucha seriedad desde su multicausalidad. Para eso se necesitan acuerdos de precios y salarios, un ordenamiento macroeconómico y políticas públicas desde la Secretaría de Comercio que van funcionando acompañadas de sanciones para el que incumple».

«Ahí está la aplicación de la Ley de Abastecimiento y las sanciones que hemos hecho a formadores de precios o empresas que quieren recuperar, no sólo lo que se perdió en 2020, sino lo que vienen perdiendo desde hace tres años de recesión», enfatizó el funcionario, en un reportaje publicado este lunes en el matutino Página 12.

Cafiero resaltó además que «existe un sistema de seguimiento de precios y de seguimiento de precios de insumos difundidos (para la industria y producción)». «Ahí vemos todo el encadenamiento. Las empresas al principio desconfiaban. Pero se trataba solamente de abrir los números y conocer cómo se encadenan los precios para ver en qué eslabón de la cadena hay un abuso».

Costó, pero hoy ese sistema funciona bien desde la Secretaría de Comercio. Hicimos varios acuerdos durante el año y, sin embargo, la carne creció 70% en promedio», añadió.

En ese sentido, indicó que «la explicación que daban los empresarios era que ellos no estaban incumpliendo, sino que los aumentos eran producto de que había una tensión del comercio exterior y que por eso subían los precios. Por eso el Presidente tomó la decisión de cerrar por 30 días la exportación y llamar a que los exportadores traigan una nueva propuesta. Se está por hacer y será el modo de resolver el tema». (NA)

Conflicto en puerta con los trabajadores municipales

El Ejecutivo local analiza aplicar una rebaja salarial y por esta razón el Sindicato de Trabajadores Municipales se declararon en estado de Alerta y Movilización. Desde el gobierno reconocen deterioro de las finanzas municipales por los efectos de la pandemia.

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Mar del Plata, ante la inminente intención del Departamento Ejecutivo del Partido de Gral Pueyrredon de efectuar una rebaja salarial que no solo afectaría a los básicos sino tambien a los módulos horarios y bonificaciones que actualmente se perciben; esta Secretaría General del STM ha dispuesto el estado de alerta y movilización.

Desde la conducción sindical señalaron que «resulta muy doloroso y preocupante que ante esta emergencia que se está atravesando cuando muchos de los trabajadores municipales siguen día a día trabajando y garantizando servicios, exponiéndose en todo momento al servicio de la comunidad y a riesgo de contagio propio y de sus familias; el ejecutivo municipal con el intendente y su gabinete a la cabeza, analicen la posibilidad de precarizar aún más la calidad de vida de sus propios trabajadores».

LA PALABRA DEL EJECUTIVO

El secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti, señaló que el Municipio se encuentra analizando algunas alternativas que están siendo evaluadas desde hace ya varios días, y que implica la revisión de todos sus gastos.

«No puntualizamos en los salarios municipales sino en la necesidad de ser austeros en el marco de una crisis que nos afecta a todos», aclaró.

Bonifatti consignó que «la situación que atravesamos hoy por la pandemia mundial, nos obliga a todos a hacer un esfuerzo. Al comerciante que no puede vender, al abuelo que no puede ver a sus hijos, etc».

«Es momento de empujar todos juntos para el mismo lado y ser solidarios frente a este escenario que nadie esperaba que ocurriera, y que nos ubica en una nueva normalidad», consignó.

El Secretario de gobierno destacó que «es la misma solidaridad de la que hablamos cuando le pedimos a aquellos vecinos que pueden pagar las tasas, que lo hagan. Esa contribución permite que el Municipio pueda afrontar las responsabilidades que tiene para garantizar todos los servicios para los ciudadanos de General Pueyrredon».

«Con un gran esfuerzo, y con el aporte del gobierno provincial, este mes se logró a hacer frente al pago de todos los salarios en tiempo y forma, pero sabemos que el deterioro de las finanzas del estado municipal se va ir incrementando y tenemos que ser previsores y estar preparados para esta situación», concluyó.

Utedyc denuncia que el Club Náutico «quiere recortar los salarios» del personal

Desde el gremio ven con preocupación el intento de recorte salarial de la entidad deportiva, entre otras medidas que atentan contra los derechos de los trabajadores.

Desde la Unión de Trabajadoras y Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles declararon el estado de alerta frente a la decisión del Club Náutico Mar del Plata de avasallar los derechos laborales de su personal, pidiendo que el personal se presente a realizar tareas no esenciales, incumplimiento en el pago de haberes de abril (50% ANSES, 50% el club), incumplimiento en el pago de haberes a las madres con hijos a cargo (bajo régimen de licencia extraordinaria para el cuidado de niñas y niños menores de 18 años por decreto de presidencia) e incumplimiento de las paritarias 2020, no abonando el 10% del aumento pactado para el mes de abril.

El pasado 13 de abril, la institución deportiva presentó una nota a la entidad gremial solicitando la suspensión de la actualización salarial prevista por paritaria (convenio 736/16) en el marco de la pandemia de COVID-19. El gremio manifestó su negativa, porque el salario tiene carácter alimentario, y no son las y los trabajadores, la parte más vulnerable de la relación contractual, quienes tengan que absorber las dificultades económicas de la institución.

La UTEDYC inició diversas instancias de diálogo, dando cuenta que recién comenzaba el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y además, en la paritaria se absorbió el bono de 4 mil pesos que decretó el gobierno.

El Club Náutico instó a diferentes procedimientos con las y los trabajadores, estableciendo guardias rotativas que implicaron la ocupación de tareas presenciales de la totalidad del personal (exceptuando sólo a las personas que componen grupos de riesgo); guardias que no comprendían tareas de seguridad, sino que implicaban, en muchos casos, que el personal asuma tareas no correspondientes a su cargo, tales como romper una pileta.

“Solicitaron tareas de obra y reparación que lejos están de ser tareas esenciales como se prevee en el marco de la emergencia sanitaria” explicó la Secretaria General Yanina Jatum.

Jatum señala con preocupación el intento de recorte salarial de la entidad deportiva: “Sabemos que el Club hizo una rebaja del 30% en la cuota societaria, y manifiestan que la actividad societaria mermó considerablemente, pero eso nunca puede traducirse en la privación del 50% del sueldo a las familias que cuentan con ese ingreso para subsistir”.

La entidad gremial señala que el diálogo se terminó cuando la institución tomó actitudes que socavaron la posibilidad de encontrar puntos de acuerdo. “Advertimos además estrategias nefastas para eludir la protección gremial con la que cuenta el personal, sorteando comunicaciones con la UTEDYC, e intentando apelar a las y los delegados de forma directa” agregó la Secretaria General, y especificó: “Nosotros habíamos propuesto un convenio marco, que venimos analizando con las instituciones que están en situación de crisis en el cual muchos de los aportes patronales se considerarán como no remunerativos, implicando un ahorro del orden del 26% del bruto de los salarios, más las diferentes líneas de ayuda económica que lanzó el Estado Nacional.

La titular de la UTEDYC advirtió. “Encontramos la actitud del club como repudiable, abusiva hacia sus trabajadoras y trabajadores, cortando el hilo por lo más delgado. Es la institución la que tiene que promover valores de solidaridad y conciencia entre sus afiliados. No pueden pretender que la reducción de la cuota impacte sobre el salario de los trabajadores y trabajadoras. Hay una responsabilidad como empleadores que debe cumplirse, y la entidad tiene la capacidad económica para asumir dicha responsabilidad. Las medidas que el Club está adoptando no corresponden a una situación de emergencia, sino al oportunismo y a la falta de empatía con su propio personal”.

El Gobierno suma a empresas de más de 800 empleados al plan para el pago del 50 % de salarios

Se flexibilizan los requisitos y se suman nuevos rubros para solicitar este beneficio.

El Gobierno nacional incorporó en las últimas horas más empresa al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, por el cual el Estado paga el 50% del salarios de los trabajadores del sector privado.

    A través de una Decisión Administrativa publicada hoy en el Boletín Oficial, se suman nuevos rubros que pueden solicitar el beneficio, se flexibilizan los requisitos de caída de facturación y incluye también a las empresas de más de 800 empleados.

   De acuerdo con el texto oficial, el programa de asistencia al trabajo se focalizó en asistir a las empresas y los trabajadores de sectores altamente afectados por la pandemia del coronavirus.

Por eso, para acceder al beneficio las empresas debían cumplir con dos requisitos: pertenecer a un rubro afectado y una caída en la facturación en el período del 12 de marzo al 12 de abril, en comparación con el mismo período del año anterior.

   Hasta el momento, un total de 660 sectores fueron identificados como elegibles para ser beneficiarios. 

   Un ejemplo es el sector de tostado, torrado y molienda de café, donde se encuentran registradas decenas de cafeterías que resultaron severamente afectadas. Lo mismo ocurre con el rubro elaboración de cervezas, bebidas malteadas y malta, donde hay desde grandes compañías industriales productoras de cerveza hasta pequeñas cervecerías artesanales.

Otro sector que se suma es el de servicios de explotación de infraestructura para el transporte terrestre, peajes y otros derechos, donde se encuentran concesionarias de terminales de autobuses que están totalmente paralizadas.

   “Se constató que al interior de un sector supuestamente poco afectado existen situaciones disímiles”, explicó el texto oficial.

    También se sumó el rubro de venta al por mayor de chocolates, golosinas y productos para kioscos y polirrubros, donde muchas firmas experimentaron caídas.

Y sectores exceptuados de la cuarentena, pero que experimentaron caídas generalizadas, como la elaboración de aluminio o la producción de galletitas y bizcochos, pastas frescas o quesos, donde más del 30% de las firmas experimentó caídas reales superiores al 29,4 %. o el caso de la producción de vinos.

Según datos de la Corporación Vitivinícola Argentina, la caída del consumo de vino estimada en marzo de 2020 respecto al mismo mes del año anterior rondaría el 30 %, debido a la reducción de un 5 % aproximadamente en la venta en los canales tradicionales (supermercados, almacenes, autoservicios) que representan aproximadamente el 70 % del consumo, a lo que se suma la disminución a cero en el canal “botella abierta” (restaurantes, bares, hoteles) junto con el canal “enoturismo” y vinotecas, las cuales también se han visto ampliamente afectadas en la comercialización. 

Por otro lado, el Gobierno también flexibilizó el requisito de caída en la facturación para acceder al programa, lo que permitirá que se incorporen unas 140.000 empresas, que se anotaron en el segundo llamado de inscripción.

    A partir de ahora, podrán pedir el beneficio empresas que presentan una variación en su facturación de hasta 5 % nominal positivo —en el período del 12 de marzo al 12 de abril de 2020 en comparación con 2019— que equivale a una caída real del 30 % aproximadamente.

   “El criterio de corte en 5 % en lugar de en 0 % permite incrementar el potencial de trabajadoras y trabajadores que percibirán el salario complementario contemplado en el Programa en alrededor de 125.000”, expresó el informe oficial.

Unas 450 empresas de más de 800 empleados se inscribieron para recibir el beneficio, pero son 195 las que tuvieron una facturación inferior al 5 % nominal (o -29,4% real). Estas 195 empresas emplean a 394.000 trabajadores.

   También se incorpora a partir de ahora a las empresas más nuevas, que no tuvieron facturación en marzo del año pasado, lo que hasta ahora impedía analizar su caída en la facturación, según los criterios que se habían establecido.