El presidente de Filipinas insulta a Obama y China entra en un juego a tres bandas

Noticias de Islas Filipinas

Este lunes, el presidente filipino insultó a Barack Obama, el líder del país que apoya a Filipinas en su disputa con Сhina, mientras que Pekín asegura que fortalecerá sus relaciones con Manila.

Este lunes, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, insultó a su homólogo estadounidense, Barack Obama, líder del país que apoya a Filipinas en su disputa con Сhina. ¿Cómo y por qué sucedió? ¿Cuáles han sido las reacciones de las partes implicadas? ¿Qué consecuencias tendrá para la relación entre Manila, Washington y Pekín? Se lo explicamos punto por punto a continuación.

¿Qué ha pasado?

Este 5 de septiembre, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, advirtió a Barack Obama que no le preguntara sobre las matanzas extrajudiciales para luchar contra el narcotráfico que se están produciendo en su país y le llamó «hijo de puta». 

 

Presidente de Filipinas: «Que Obama no me pregunte sobre las matanzas o, hijo de p…, le insultaré»

Duterte indicó a unos periodistas que es el líder de un país soberano y solo debe dar explicaciones al pueblo filipino, con lo cual Obama debía ser respetuoso y no realizar ese tipo de preguntas.

Y Obama, ¿qué?

Desde Hangzhóu (Zhejiang, China), donde participaba en la cumbre del G-20, Obama comentó que el presidente de Filipinas es «un tipo pintoresco» y detalló que había solicitado a su equipo «que hable con la parte filipina» para comprobar si en estos momentos «podemos mantener conversaciones constructivas».

Finalmente, la Casa Blanca anuló la reunión que este martes iban a mantener ambos mandatarios durante la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés) que se celebra en Laos.

Y Duterte, ¿qué?

Duterte lamentó que su declaración ofensiva fuera vista como un ataque personal contra Barack Obama y ha asegurado sentir «profundo aprecio y afinidad» con el líder norteamericano.

Y Сhina, ¿qué?

Después de que el presidente de Estados Unidos cancelara el encuentro con su homólogo filipino, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunyinganunció que su país tiene la mejor disposición para continuar fortaleciendo sus relaciones con Filipinas, país con el que mantiene una disputa territorial en el mar de la China Meridional.

«China y Filipinas son socios a largo plazo» y «esperamos mejorar las relaciones chinofilipinas de acuerdo a las aspiraciones y esperanzas de los pueblos de ambos países», aseveró la diplomática, quien recalcó que su país está dispuesto a «mantener un diálogo constructivo para fortalecer las relaciones bilaterales».

Y ahora, ¿qué?

Los expertos consultados por el periódico ruso ‘Vzgliad’ opinan que, tras la disculpa del mandatario filipino, el conflicto se resolverá, ya que Filipinas es demasiado dependiente de EE.UU. y a Washinton también le conviene tener una buena relacion con Manila.

Este «interés» es «tan grande» que el orientalista Dmitri Mosiakov no considera que esas palabras malsonantes «afecten durante mucho tiempo y de manera seria a las relaciones» entre Estados Unidos y Filipinas, debido a que Washington considera que ese país «es un bastión en el sudeste de Asia».

«Hijo de…»: El presidente de Filipinas insulta al embajador de EE.UU.

Este analista recuerda que Duterte es un líder «sencillo y humilde» procedente de de la clase baja que, a menudo, «no se puede controlar a sí mismo» ni su forma de hablar pero que, a pesar de todo, goza del apoyo de su pueblo.

En cuanto a China, Mosiakov subraya que su diálogo con Filipinas «es constante» y que ambos países ya cooperan, como demuestran las últimas conversaciones informales que han mantenido en Hong Kong.

Por lo tanto, Dmitri Mosiakov opina que Manila tratará de alcanzar «un equilibrio entre EE.UU. y China» e intentará mantener una buena relaciones con los dos países.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Presidente filipino: «EE.UU. exportó el terrorismo a Oriente Medio»

Noticias de Filipinas

 

Rodrigo Duterte asegura que «no fue Oriente Medio el que exportó el terrorismo a EE.UU» y hace comparaciones entre la situación en la región con la violencia en su territorio.

Durante su discurso en el evento dedicado al Ramadán en Dávao, en la isla filipina de Mindanao, el recién electo presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha acusado a EE.UU. de «la exportación del terrorismo» a Oriente Medio, haciendo referencia a Irak, Libia y Siria, informa la agencia filipina GMA News.

Rodrigo Duterte ha manifestado que «no fue Oriente Medio el que exportó el terrorismo a EE.UU., sino que EE.UU. lo exportó a Oriente Medio». El presidente filipino ha criticado al Reino Unido y EE.UU. por presentar a Saddam Hussein como un dictador, a pesar de que «tuvo el control firme del país», para justificar la Guerra en Irak en el 2003 y «entrar en Irak por la fuerza».

Ha subrayado que «tras casi 10 años de investigación resultó que no había una base legal para declarar una guerra contra Irak» lo que califica de una «guerra inútil». El líder de Filipinas insta a analizar la situación actual en Libia y Siria destacando que la gente «fue puesta contra la pared por promesas fracasadas».

 

Terroristas «llevados a la desesperación»

Mientras tanto, la situación en materia de seguridad también es complicada en la propia Filipinas, un país mayoritariamente cristiano donde desde hace varias décadas unas regiones musulmanas están luchando por su autonomía. No obstante, el presidente ha insistido en la necesidad de buscar una solución pacífica.

El polémico presidente incluso ha dicho que no llamaría «criminales» al grupo extremista filipino Abu Sayyaf, que desde el 2014 perpetra secuestros y rescates en apoyo al Estado Islámico (EI), ya que, según Duterte, fueron «llevados a la desesperación» por la falta de autogobierno.

«Aunque la religión es una cuestión muy delicada, no hagamos nada que inflame o agite disturbios sobre la religión. Todos creemos en el mismo Dios», ha destacado el mandatario.

Al mismo tiempo, a finales del pasado mes de mayo el líder filipino afirmó que su política exterior no dependerá de EE.UU. y será «una línea que no pretende agradar a nadie más que a los intereses filipinos».

 

El ‘Trump asiático’

Mientras tanto, sus llamamientos a la búsqueda de soluciones pacíficas contrastan con otras afirmaciones que ha hecho Rodrigo Duterte, quien se ha ganado la fama de ser el ‘Trump asiático’. En particular, ha causado mucha polémica sus afirmaciones sobre las medidas contra los narcotraficantes y el asesinato de periodistas, entre otras cuestiones.

«Si se encuentran cara a cara con un criminal, dispárenle o apuñálenlo y serán condecorados con una medalla», dijo Duterte a principios de junio. «Olvídense de los derechos humanos. Si logro llegar al palacio presidencial haré lo mismo que hice como alcalde. Ustedes, narcotraficantes e inútiles, será mejor que se vayan porque los voy a matar. Los tiraré a todos en la bahía de Manila», declaró Duterte en otra ocasión en mayo pasado, antes de ser elegido presidente.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).