¿Usarías un robot cuando llegues a la tercera edad?

En el terreno de la robótica existen muchos proyectos revolucionarios y en los últimos días se dio a conocer uno que, en un futuro no muy lejano, podría cambiar la vida de las personas, en especial las de la tercera edad.

La iniciativa es conocida como RoboBrain y fue presentada por la empresa británica Ortelio Ltd. en Humanoids 2014, el congreso de robótica más grande del mundo que se desarrolló en Madrid.

¿De qué se trata? De acuerdo a la explicación que brindaron los investigadores, el objetivo es construir la arquitectura cerebral de un robot para facilitar las necesidades básicas de las personas y ayudarlas con sus tareas cotidianas. Desde conversar, llamar a una ambulancia o a la policía o realizar quehaceres domésticos, todo está contemplado en el proyecto.

“Lo que nosotros queremos es elegir cuáles son las propiedades fundamentales de la mente que necestaría un robot”, explicó Ilias Trochidis, uno de los científicos que trabaja en RoboBrain.

En palabras más simples, la idea es que ayude a los ancianos en su casa de manera autónoma. “Comenzaremos con algo simple, como leerle los emails y las noticias. No será, en un principio, una ayuda en tareas físicas”, agregó el investigador.

Simular toda la complejidad del cerebro humano es una tarea casi imposible de alcanzar, por eso las metas apuntan a cubrir aquellas funciones básicas que lo hagan útil por sí mismo: sentir, trabajar, evitar obstáculos, etc.

Además, el RoboBrain será open-source (software libre de uso y modificación) y cross-platform (aplicable a cualquier robot) para que pueda ser utilizado en cualquier robot.

El proyecto, que recibió fondos de la Unión Europea, todavía se encuentra en la fase de investigación, pero desde la firma británica son optimistas y creen que pueden lanzar al mercado una versión de bajo costo en un par de años.

Fuente: DonWeb.com

Presentaron un robot que es capaz de “sentir”

Una empresa española desarrolló un prototipo robótico que puede interactuar con las personas, es personalizable y trae instrucciones básicas de programación.

 

Los robots siempre fueron pensados como aparatos capaces de realizar tareas que el ser humano no podía lograr, sólo en algunas películas se pudo crear la imagen de un humanoide con emociones. Aunque las máquinas no pueden tener “sentimientos”, la compañía española AISoy Robotics se jacta de haber creado el primer robot que entiende las emociones.

Aisoy 1 es el nombre del robot que suma unas cuantas virtudes sociales. Si bien no puede pensar por sí mismo, ni tampoco emitir sentimientos, este modelo robótico fue creado, mejor dicho programado, para escuchar, entender e interactuar con personas.

AISoy Robotics lo comercializa por medio de su página web, donde se puede solicitar el robot desarmado y armarlo cuando llega a casa, se lo puede pedir armado, o también acompañado por una computadora que será más que útil para personalizarlo. Claro que cada uno tendrá un valor diferente, pero lo llamativo es que tampoco son excesivamente caros si hablamos de tener un robot en casa: los precios van desde los 129 a los 209 euros.

El propietario de un Aisoy 1 podrá usarlo inmediatamente después de recibirlo. Aseguran que al sacarlo de la caja, se enchufa y ya está listo para interactuar y hasta para programar. Aunque para muchos el tema de la programación no es cosa sencilla, pues en este caso el robot proporciona herramientas básicas y fáciles de usar como para que cualquiera pueda aprender a hacerlo sin inconvenientes.

Según se pudo indicar, el robot Aisoy 1 es un buen juguete educativo para los jóvenes, como también es una opción para tratamientos de autismo. El modelo que viene junto con una computadora Raspberry Pi en su espalda agudiza la interacción y agrega opciones de programación con una herramienta llamada Scratch.

En sí el robot no es capaz de sentir, y para que esto sea posible fuera del mundo de la ciencia ficción, quizás falte mucho tiempo de desarrollo, sin embargo es un paso bastante grande que la robótica se incorpore a los hogares y no como un electrodoméstico. Aisoy 1 puede reconocer a las personas gracias a que cuenta con una cámara, como también reconoce las voces por medio del micrófono incorporado, esto en su plataforma domótica permiten que realice preguntas del estilo: cómo estuvo tu día y cómo te sentís.

Si lo acariciás o movés, el robot puede expresar con agrado o desagrado valiéndose de los sensores de movimiento, incluso puede mantener conversaciones y gracias a que viene en distintos idiomas (español, inglés y francés) puede ser una buena compañía de estudio para ejercitarlo.

CeBIT 2014: Un escenario de robots

La feria tecnológica europea CeBIT que se lleva a cabo en Alemania tiene protagonistas muy particulares dando vueltas por los pasillos del predio. Entre los visitantes, los robots son el principal atractivo.

Mientras que en algunas ferias de exposiciones del segmento los televisores OLED o los dispositivos móviles por módulo, y hasta los excéntricos equipos sumergibles fueron el gran atractivo, esta vez le tocó el turno a los humanoides que dan su espectáculo tecnológico en la ciudad alemana de Hannover, donde se lleva a cabo la edición 2014 de CeBIT.

Este encuentro, como en años anteriores, propicia la llegada de más de 300 mil visitantes a la expectativa de lo que ofrece el mundo de la robótica, cada vez más agraciado por los avances tecnológicos. A un día de que culmine la versión de este año, la cita europea mostró a los robots con inteligencia artificial y movilidad intuitiva, pero también se habló de posibles soluciones de seguridad ante los ataques que se propician con la participación cada vez más activa de los dispositivos inteligentes en la cotidianidad de los seres humanos.

Ante la presentación de cyborgs del futuro como la de Virtu-limb que expuso unas prótesis que se puede controlar desde un smartphone, la temática de la seguridad no podía quedar de lado. Por este motivo, se promovió una tarjeta de memoria encriptada y un servicio de llamadas seguro de Vodafone, productos que tuvieron tanto lugar como los mismos avances robóticos.

Como cuota nostálgica y de humor, los antiguos ginoides Tessy y Tess de Tobit Software aparecieron una vez más con un baile en el caño, dando contexto a la presentación donde los robots repletos de sensores parecían manejarse por entre los stands mezclándose entre la gente con mucha independencia, pudiendo inclusive hasta manipular objetos.

El impacto del crecimiento tecnológico llevó a los empresarios participantes y a los dirigentes políticos allegados a dar una conclusión anticipada al cierre y es que hay que preparase para una nueva revolución industrial donde las fábricas inteligentes usarán internet como parte de la materia prima en la construcción de nuevos aparatos.

En este sentido la jefa de gobierno alemana, Angela Merkel, dijo durante la noche de apertura de la feria: “Internet se ha convertido en una parte integrada de la industria”. Ahora bastará con generar un microclima seguro para que los usuarios no duden en integrarlos a la sociedad.

Fuente: Donweb.com