A tres años del naufragio del pesquero Rigel, recuerdan a sus víctimas y piden avances en la causa

Con el pedido sostenido de «que bajen los buzos», como ordenó hace 20 meses la Justicia Federal, allegados de las víctimas de este siniestro, ocurrido el 9 de junio de 2018 frente a las costas de Chubut, encabezaron un homenaje en la banquina del puerto de Mar del Plata.

Familiares de los tripulantes del pesquero «Rigel» realizaron un acto en el puerto de Mar del Plata al cumplirse tres años de su naufragio, que dejó un muerto y ocho desaparecidos en el Atlántico Sur, e insistieron en su reclamo para que los restos del buque sean inspeccionados por buzos y para que avance la investigación judicial del caso.

Con el pedido sostenido de «que bajen los buzos», como ordenó hace 20 meses la Justicia Federal, allegados de las víctimas de este siniestro, ocurrido el 9 de junio de 2018 frente a las costas de Chubut, encabezaron un homenaje que incluyó la instalación de una placa y el izado de una bandera con sus rostros y sus nombres en la banquina de la terminal marítima marplatense.

En el acto por el nuevo aniversario, los familiares exigieron «avances concretos» en la causa por «averiguación de ilícito» que lleva adelante el Juzgado Federal 2 de Rawson, a cargo de Gustavo Lleral, y pidieron que el Estado nacional cumpla la orden dictada en octubre de 2019 para que el casco del barco, hundido a 93 metros de profundidad, sea inspeccionado.

«Necesitamos que se cumpla esta manda, porque ya pasaron 20 meses desde que fue emitida y Jefatura de Gabinete no nos da respuestas», dijo a Télam Guillermina Godoy, madre de Nahuel Navarrete, uno de los tripulantes desaparecidos.

Godoy reiteró el pedido sostenido por los familiares para que «bajen los buzos y recuperen los restos», y que «se determine quiénes fueron los responsables, por acción u omisión, de que zarpara un barco que no estaba en condiciones».

«Necesitamos avances reales. Necesitamos recuperar los restos de nuestros chicos. Llevamos tres años llorando, y queremos despedirnos como corresponde, no sabiendo que ellos siguen ahí abajo abandonados», dijo.

La madre de Navarrete aseguró además que pese al tiempo transcurrido las esposas de las víctimas «no recibieron aun» los certificados de presunción de fallecimiento para poder tramitar las pensiones correspondientes.

«Hace tres años se nos cayó la vida encima. Yo a veces sueño que estoy arriba de ese barco. Los chicos saben que estamos acá, que seguimos luchando por ellos», señaló durante el acto en el puerto Hugo Amadeo, padre de Jonatan Amadeo, otros de los marinos desaparecidos.

El Rigel, un buque de más de 50 años de antigüedad y 27 metros de largo, zarpó el 5 de junio de 2018 del puerto marplatense y perdió contacto cuatro días después frente a las costas de Chubut en medio de un temporal, mientras participaba en la campaña del langostino.

Durante las primeras horas de búsqueda, el cadáver de su capitán, Salvador Taliercio (46), fue recuperado por otro pesquero de la flota marplatense, pero los restos de los otros ocho tripulantes nunca aparecieron.

Tres semanas después, el barco oceanográfico Víctor Angelescu localizó el casco hundido a la altura de la localidad chubutense de Punta Tombo.

Los tripulantes que desaparecieron junto a Amadeo y Navarrete fueron Rodrigo Sanita, Cristian Osorio, Fabián Rodríguez, Rodrigo Blanco, Carlos Daniel Rodríguez y Luciano Mieres. (Telam)

Familiares del pesquero Rigel se reunirán con el ministro de Defensa

Tras el trágico naufragio en junio de 2018, a la altura 2 Punta Tombo, provincia de Chubut, reclamarán para que desciendan los buzos hasta el casco de la embarcación y se puedan recuperar los cuerpos de los tripulantes.

El ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi, se reunirá el próximo jueves con familiares de las víctimas del pesquero Rígel, que protagonizó un trágico naufragio en junio de 2018, a la altura de Punta Tombo, provincia de Chubut, para que desciendan los buzos hasta el casco de la embarcación y se puedan recuperar los cuerpos de los tripulantes.

Guillermina Godoy, madre del marinero Nahuel Navarrete, confirmó esta tarde a Télam que se reunirán el próximo jueves con el titular de la cartera de Defensa en la Ciudad de Buenos Aires

«El fin de la reunión es pedirle que buzos bajen a buscar los cuerpos. Esperemos que estén los recursos necesarios para que todo sea viable y puedan descender hasta donde esta el casco», expresó Godoy.

En octubre pasado, el titular del Juzgado Federal Nº 2 de Rawson, Gustavo Lleral, firmó una resolución en la que le exige al Ejecutivo nacional que disponga de los «medios necesarios» para que de forma «urgente» un grupo de buzos descienda en el lugar donde se produjo el trágico hundimiento.

Sin embargo, a la fecha, y pese a los reiterados pedidos de las familias, no se han visto novedades al respecto.

El 14 de febrero del año pasado, la por entonces diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, Fernanda Raverta, había presentado un proyecto en el que le solicitaba al Gobierno Nacional que realice todas las acciones que estén a su alcance para recuperar los cuerpos de la tripulación del buque pesquero Rigel.

El pesquero Rigel salió del puerto de Mar del Plata el 5 de junio de 2018 tripulado por el capitán, Salvador Taliercio, y lo acompañaban el segundo patrón, Rodrigo Sanita, el jefe de máquinas, Néstor Rodríguez, el auxiliar Cristian Osorio y los marineros Rodrigo Blanco, Amadeo Jonatan, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez y Pedro Mierez, para la pesca del langostino frente a las costas de la provincia de Chubut.

El 8 de junio fue el ultimo contacto con el pesquero, por lo que comenzó a ser buscado por personal de prefectura y otros pesqueros que se encontraban en la zona. Al día siguiente fue encontrado sobre el mar al capitán Salvador Taliercio.

En tanto que el 1 de julio fue hallado el casco del Rigel a 93 metros de profundidad cerca de la orilla de Punta Tombo. (Télam)

Rigel: piden que Prefectura tenga el poder de enviar a puerto a un barco cuando se anticipa mal tiempo

El Sindicato de la Actividad Naval de Mar del Plata (SANAM), formuló una serie de consideraciones al cumplirse el primer aniversario del naufragio del pesquero que generó la muerte de toda su tripulación, 9 trabajadores del mar.

Walter Castro, secretario General del Sindicato de la Actividad Naval de Mar del Plata (SANAM), formuló una serie de consideraciones al cumplirse este domingo el primer aniversario del naufragio del pesquero de Pesca Nueva SA que generó la muerte de toda su tripulación, 9 trabajadores del mar.

 

Para Castro, quie trabajó como práctico de muelle durante muchos años en ese barco, el Rigel muestra por sí mismo que fue construido por Vanoli, reacondicionado a nuevo en Contessi y que todas las subidas a dique en la era Solimeno fueron en Tetamantti.

 

“Acá se puede hacer barcos”, subraya el dirigente quien pidió volver a redefinir lo importante.  Hoy el paradigma es la rentabilidad aún por sobre la seguridad del trabajador y hay que volver a dotar del poder necesario a Prefectura.

 

“No puede ser que nos relaten las autoridades que desde varios días anteriores al hundimiento  veían el temporal en las pantallas y no tengan el poder suficiente para hacer entrar el buque a puerto”, dijo Castro.

 

El dirigente pidió que Prefectura cuente con el poder necesario para hacerle saber al armador que si su capitán se niega a entrar por mal tiempo, se procederá a la suspensión del permiso o despacho por 20 días y en caso de reincidir, la caducidad total del mismo. “Cambiaría la situación, no”, se preguntó el Secretario General.

 

Esta misma autoridad en nuestra ciudad realiza operativos de tránsito vehicular. Si los encargados de la seguridad en el mar, algo está mal. “Hoy en vísperas de cumplirse un año que salió el Rigel mandaron hacer inspecciones de las inspecciones…..tarde”, asegura Castro.

 

Por último remarcó que acompaña la lucha de los familiares del Rigel con respeto porque “cuántos ovarios y cojones hay que tener para enfrentarse a un poder sordo, inmutable, insensible, incapaz y que los ningunea en su máxima expresión”.

 

“En este primer aniversario del naufragio del “Rigel”, nuestros más sinceros respetos para quienes aún aguardan el regreso de sus familiares”, concluyó Walter Castro.

Repunte y Rigel: familiares denuncian abandono de la justicia y el Estado

Se trata de las embarcaciones pesqueras que protagonizaron las últimas tragedias marítimas.

Los Defensores del Pueblo de la municipalidad, Walter Rodríguez, Fernando Cuesta y Fernando Rizzi, recibieron este jueves a los familiares de los tripulantes del barco pesquero Rigel, que se hundió el 9 de junio pasado a la altura de la ciudad de Rawson.

Los familiares manifestaron el pedido que vienen tanto en otras dependencias públicas como por los medios de comunicación. Se trata de la recuperación de los cuerpos que permanecen dentro del casco de la embarcación.

A su vez solicitaron toda la colaboración posible para sensibilizar a las diferentes autoridades que hasta ahora no han dado respuesta al pedido de los familiares. “Necesitamos que bajen los buzos hasta el caco del barco y nos traigan algo de ellos”, señalaron los familiares.

En ese aspecto, denunciaron que desde el Gobierno les comunicaron que no hay presupuesto para financiar esa tarea.

REPUNTE

Por su parte, los familiares de los tripulantes del buque pesquero Repunte, hundido hace más de un año, expresaron a través de un comunicado que “Hoy más que nunca les pedimos el apoyo de todos. Las familias del Repunte denunciamos la desidia de la justicia para avanzar en la causa penal en la investigación del hundimiento del Repunte”.

Al respecto, denunciaron que el juez que entiende en la causa Lleral no avanza, “y la Armada Argentina no designa el buque para llevar a los buzos para que bajen al barco”.

Tras afirmar que “al Repunte nunca entraron, no se le hizo las pericias, ni nada”, advirtieron que los dueños del barco “intentan transferir el permiso de pesca a otro barco”.

 

Rigel: «Qué Dios les de fortaleza para llevar adelante este dolor»

En la parroquia Sagrada Familia ubicada en Rondeau 551, puerto marplatense, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre presidió la misa a un mes de la desaparición del buque pesquero Rigel. A pedido de algunos familiares y amigos, el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata, rezó la eucaristía poniendo el acento en la «compasión de Jesús  que viene hacerse cercano en el dolor de las distintas personas».

A la luz del evangelio de Mateo en el capítulo 11, Mestre enfocó su homilía en tres puntos: «respeto por el dolor», «el abrazo de la fe» y «buscar vivir bien cerca de Jesús este momento de dolor e incertidumbre».

«En un nuevo aniversario del primer mes de la desaparición del Rigel, la compasión de Jesús siempre se hace presente en medio de su pueblo en momentos del dolor. Hoy también Jesús se hace presente en el dolor de sus familiares así como lo han experimentando las familias del buque Repunte, el San Antonino, el ARA San Juan y tantos otros, hoy vivimos una vez más esta situación de dolor e incertidumbre por no tener detalles de lo que ha acontecido y experimentan el dolor de la no aparición de sus familiares», manifestó el obispo.

«Esta misa tiene un sentido profundo de fe, lo que buscamos es abrazar el dolor de los hermanos que están sufriendo y le pedimos a Dios que les de fortaleza para llevar adelante este dolor, y para luchar por el justo esclarecimiento de esta situación. Desde esta parroquia del Puerto, se lo pedimos a San Salvador, que fortalezca a cada familia, a cada persona y que puedan continuar adelante con los legítimos reclamos que hacen».

En la eucaristía, estuvieron presentes familiares y amigos directos de los tripulantes del Rigel y también gran cantidad de fieles de la comunidad católica de la parroquia Sagrada Familia  que acompañaron e «hicieron patente este abrazo de la fe que quiere hacer la Iglesia de Mar del Plata».