Mariano Rajoy aceptó el encargo de formar gobierno y sería investido el sábado

Noticias de España

El actual presidente en funciones elogió la “decisión responsable” del PSOE que con su abstención permitirá que el PP siga al frente de la presidencia del gobierno español

 

El pleno de investidura de Mariano Rajoy comenzará este miércoles 26 de octubre a las seis de la tarde. La presidenta del Congreso español, Ana Pastor, comunicó la decisión a Felipe VI después de que el monarca terminara la quinta y definitiva ronda de consultas desde las elecciones del 20 de diciembre y en la que ha designado el líder del Partido Popular como candidato.

Mariano Rajoy aceptó el encargo del monarca de intentar formar gobierno. El dirigente popular agradeció la decisión del PSOE de permitir su investidura, una posición que calificó de “razonable y responsable”, un reconocimiento para facilitar la gobernabilidad de España que también extendió a Ciudadanos.

La primera votación, donde Rajoy no resultará investido ya que no conseguirá la mayoría absoluta, se celebrará probablemente el jueves por la noche. El líder popular, finalmente, será reelegido presidente en segunda vuelta el sábado –48 horas después– gracias a los votos favorables del PP y C ‘s y la abstención del PSOE, excepto el PSC que este mismo martes por la noche ratificara el “no” y posiblemente algunos otros diputados díscolos.

Desarrollo del pleno de investidura de Mariano Rajoy

Miércoles 26 de octubre (18.00): Discurso de Mariano Rajoy sin límite de tiempo.

Jueves 27 de octubre (9:00): Se reanuda el pleno con los discursos de los grupos de mayor a menor. Cada grupo dispone de 30 minutos y Rajoy les puede responder individual o conjuntamente. Los grupos también tienen derecho a una réplica de 10 minutos.

El jueves por la noche, tras la intervención del grupo del Partido Popular se procederá a la votación por llamamiento público. Para ser investido Rajoy, necesita mayoría absoluta.

El sábado por la tarde, Rajoy dispondrá de 10 minutos para pedir el apoyo de la Cámara y los grupos una réplica de 5 minutos. Cuando pasen 48 horas de la primera votación se podrá realizar la segunda votación –también por llamamiento público– y Rajoy necesita mayoría simple para ser investido.

El PSOE no garantizará la estabilidad del gobierno Rajoy

Felipe VI cerró este martes 25 la ronda de consultas con las reuniones con Joan Baldoví (Compromís), Xavier Domènech (En Común Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Iglesias (Podemos), Javier Fernández (PSOE) y el mismo Mariano Rajoy (PP). El presidente de la “comisión gestora” socialista, dejó en claro, tras el encuentro, que su partido “en ningún caso” se propone garantizar la estabilidad en el gobierno de Mariano Rajoy.-

Joan Tardà a Rajoy: “La distancia entre usted y Cameron es la misma que entre Churchill y Franco”

El portavoz de ERC en el Congreso advirtió que el Parlament de Cataluña ratificará a Forcadell en caso de que sea inhabilitada por la justicia

Joan Tardà acaba de finalizar un discurso fuerte y contundente durante el pleno de investidura de Mariano Rajoy. En su intervención, el portavoz de ERC dijo que  “la misma distancia que hay entre usted y David Cameron es la que había entre Churchill y Franco”.

Esta frase llegó en relación al referéndum de Escocia comparado con el de Cataluña. “Si usted tuviera las convicciones democráticas de Cameron, debería ser el primero en querer convocar el referéndum”.

Por otra parte, Tardà se refirió al tema de Carme Forcadell: “El Parlament catalán no aceptará la castración química. Si inhabilitan a Forcadell, la ratificaremos immediatamente en el cargo”, dijo Tardà y prometió que “el mundo sabrá que pretenden retener a los catalanes por la fuerza”.

Francesc Homs al rey: “Seguiremos con la hoja de ruta soberanista a toda costa”

 

El portavoz del Partido Democrático Europeo Catalán reiteró, no obstante, su voluntad de diálogo pese a que el Estado español sigue endureciendo su posición ante la Generalitat

                        Francesc Homs.

Francesc Homs, portavoz del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDECAT), advirtió al rey de España que “las instituciones catalanas seguirán su proceso de recuperación de la independencia y saldrán adelante con la hoja de ruta soberanista a toda costa”. No obstante, recordó muy especialmente la existencia de una voluntad de diálogo y así pactar con el Gobierno un referéndum independentista.

Homs formuló estas declaraciones después de entrevistarse con Felipe VI en la Zarzuela, en la típica ronda de consultas que lleva a cabo el monarca para investir a Mariano Rajoy presidente del Gobierno de España. “Tendremos una actitud dialogante, pero no nos quedaremos sentados hasta la eternidad”, y también añadió que “lo haremos sosegadamente, pero con determinación”.

El legislador catalán admitió, además, que cree que tendrán por delante “una legislatura de pura confrontación por la situación catalana; mi pronóstico es que harán un gobierno de pura y dura confrontación con la situación catalana, porque no saben hacer otra cosa”, para luego agregar que esa determinación de no negociar absolutamente nada “les saldrá mal”.-

Madrid (INCAT-Nació Digital).-

Sin opciones y sin grandes esperanzas, Mariano Rajoy aceptó el encargo de formar gobierno

Noticias de España

El líder del PP evitó poner fecha al debate de investidura aunque aseguró que “en un plazo razonable de tiempo” informará sobre sus negociaciones para conseguir apoyos

Mariano Rajoy aceptó el encargo de Felipe VI de intentar formar gobierno, si bien evitó poner fecha al debate de investidura tras admitir que el apoyo que recibió de las urnas el 26 de junio “dista de ser suficiente”. Por este motivo, el presidente del Gobierno en funciones propuso iniciar nuevas negociaciones con los “partidos constitucionalistas”, es decir, el PSOE y Ciudadanos. Así lo anunció este jueves tras su reunión con el rey en La Zarzuela.

El líder del PP también se mostró “dispuesto a explorar la opción de un gobierno en minoría si el resto de grupos ofrecen una lealtad mínima” en materias como la estabilidad presupuestaria, la deuda o el terrorismo. En todo caso, prometió que “en un plazo razonable de tiempo” informará a Felipe VI sobre sus negociaciones para conseguir apoyos y si estará “en condiciones o no” ir a la investidura. “No adelantemos acontecimientos”, dijo. Sigue la incertidumbre.

Hacer frente al “desafío” catalán

Rajoy argumentó que España necesita un gobierno, entre otras cosas, para hacer frente al independentismo. “A nadie se le escapa que el desafío del Parlamento de Cataluña urge la formación de un gobierno sólido y estable”, declaró, para asegurar que el Estado “dará la respuesta pertinente”.

Por ello pidió “altitud de miras” a todos los partidos para evitar las terceras elecciones. “Se acabó la competición electoral, ya no es tiempo de rivalizar”, expresó Rajoy para concluir con que “es el tiempo de construir y dar la solución que esperan los españoles. Por mí, no faltará ni voluntad ni esfuerzo”.

Ana Pastor tampoco asegura la investidura

Siguiendo lo establecido en la Constitución española, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, acudió a la Zarzuela justo cuando Rajoy salía para que Felipe VI le comunicara protocolarmente el encargo hecho al presidente en funciones. Acto seguido, Pastor compareció ante el Congreso para explicar que comenzará a “hablar con el candidato para fijar el pleno de investidura” y que “la Cámara dará un tiempo para que lo que no se ha conseguido hasta ahora, se pueda conseguir más adelante”. Preguntada por los periodistas sobre si Rajoy irá “sí o sí” a la investidura, la presidenta del Congreso no se pronunció.

Con todo, queda cerrada la cuarta ronda de consultas que el monarca abrió en este 2016 para encontrar inquilino en La Moncloa. El socialista, Pedro Sánchez, declaró que el presidente en funciones tiene la “responsabilidad constitucional” de someterse al debate de investidura a la vez que anunció que votará “no”. Del mismo modo, Pablo Iglesias reafirmó el voto negativo de Unidos Podemos y confesó que ve “complicado articular una mayoría de izquierdas alternativa al PP”. Ante todo, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, propuso la formación de un gobierno de “consenso” con el PSOE y el PP, pero sin Rajoy.-

Madrid (INCAT).-

El corresponsal de Clarín en Madrid analiza la conflictiva situación política en España

Noticias de España

El periodista Juan Carlos Algañaraz considera que las consultas del Rey para encargar gobierno se acercan al fracaso y que se acentúa el gravísimo estancamiento en Madrid

El Rey de España inició este martes el primero de los cuatro días de consultas con los representantes de los partidos parlamentarios como prescribe la Constitución en el trámite de investidura del nuevo gobierno. El jueves es el día clave, final, con las reuniones de Felipe VI con Pedro Sánchez, primero, y después con Mariano Rajoy. Se cumple así el mandato de las urnas del 26 de junio pasado para integrar un nuevo ejecutivo después de siete meses de parálisis institucional, dos elecciones y sin un acuerdo político de base que sirva para que Rajoy constituya un gobierno en mayoría o en minoría.

Pero, en las negociaciones de este último mes, no apareció convenio político alguno y la situación ha vuelto a bloquearse. Rajoy, acusado de no esforzarse lo suficiente para lograr un acuerdo, se encontrará mañana –jueves– cuando se entreviste con Felipe VI que continúa con el único apoyo de sus 137 diputados por lo que no conseguirá los 176 representantes indispensables para respaldar al nuevo ejecutivo.

“Quiero gobernar aunque sea en minoría”, señaló el presidente del gobierno en funciones. Pero esa alternativa también ha quedado cerrada. Después de su previsible fracaso en una votación por mayoría absoluta, Rajoy tiene que ganar un nuevo escrutinio que se produciría 48 horas después del inaugural. Esta vez, triunfa el que reúne más votos a favor que en contra. El PSOE no se mueve un paso de su posición de los últimos siete meses. “No, es no. Ni por el voto directo a Rajoy ni por la abstención para permitir que gobierno en minoría”, sostuvo el candidato socialista Pedro Sánchez y también la dirección del partido.

Ciudadanos se niega a apoyar a Rajoy pero para “facilitar la gobernabilidad y evitar un tercer llamado a elecciones anticipadas” ha proclamado una “abstención técnica sin contrapartidas políticas”. Rajoy suma así sus 137 votos a la abstención de los 32 diputados liberales, 169 en total. Pero faltan 7 diputados más, para llegar aunque sea por abstención, a los 176 que puedan imponerse a los otros 174 legisladores de los 350 del total de la Cámara. Y Rajoy no ha conseguido hasta ahora esos respaldos de ninguna manera.

“Si no consigo los apoyos necesarios no me presentaré a la investidura”, repite Rajoy y el vocero del PP lo apoyó. Es un mensaje al Rey. En enero pasado, Rajoy no aceptó el convite real “porque no tengo los apoyos suficientes”. O sea que esa actitud volverá a repetirse. Después de entrevistarse con los 14 partidos convocados, los nacionalistas vascos de Bildu y los catalanes de ERC no aceptaron, el monarca debe valorar la información que recibe y decidir si elige a uno de los dirigentes, no hay otro que Mariano Rajoy en primera instancia, para proponerlo como presidente del gobierno con cuatro años de mandato.

Pero en la primera elección de este largo y exasperante proceso marcado por la gran fragmentación de un 92 % del electorado en cuatro grandes bloques y sin los diputados suficientes cada una para formar mayoría absoluta, todo terminó en un rotundo fracaso de los políticos. Esto obligó a una nueva convocatoria a las urnas para el pasado 26 de junio, ocasión en la que se repitió la relación de fuerzas anterior, aunque el PP mejoró sensiblemente su posición.

Cuando el resultado de los comicios del 26 de junio pasado los benefició más que en la anterior elección, los populares, Rajoy sobre todo, cantaron victoria. Ahora había que votarlo porque ganó las elecciones. Además, el dirigente conservador quería que todo el trámite de investidura se cumpliera rápidamente. Hasta planteó un calendario con un debate para el 2 de agosto, primera votación por mayoría absoluta para el día siguiente y si no ganaba un segundo escrutinio, por mayoría simple, para el 5 de agosto.

Estos planes, tal como van las cosas, se han ido diluido. Si Rajoy no logra apoyos y se niega a presentarse ante la Cámara, habrá que armar otro plan. El presidente en funciones dijo que si se producía esa situación de bloqueo, llamaría a un período de reflexión entre los partidos para encontrar una solución aunque fuera una salida de emergencia.

El gran problema es que para que se llamen elecciones automáticamente, tiene que producirse un debate de investidura como sucedió con Pedro Sánchez (que lo perdió). A partir de esa fecha, si no hay presidente, el rey está obligado a disolver las Cortes y llamar a las urnas para 46 días después. De lo contrario, el proceso entra en un limbo porque no hay fecha prevista en la Constitución para concluirlo, con lo que la situación institucional se agravaría notablemente.-

Madrid (INCAT-Clarín, por Juan Carlos Algañaraz).-