España pidió referéndum para el Sáhara, Palestina y ahora Gibraltar, pero no se enteró del caso catalán

Noticias de España

Las incongruencias del gobierno español siguen evidenciando que en diplomacia, sentido común, perspectiva de futuro y experiencias históricas, es un elefante en un bazar

 

Para el gobierno español, primero fue el Sahara, después Palestina y ahora llega Gibraltar. La incoherencia generalizada es el atributo del gobierno de Mariano Rajoy y nadie tiene reparos en admitir públicamente que todo el mundo tiene derecho a decidir, menos los catalanes.

El querido –y lo decimos sinceramente ya que cada vez que abre la boca genera nuevos soberanistas– ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones del Gobierno de España, José Manuel García-Margallo, acaba de defender el derecho de los ciudadanos de Gibraltar para ejercer su soberanía.

El funcionario español sostuvo que los gibraltareños tienen que decidir si quieren ser británicos fuera de la Unión Europea o hispano-británicos dentro de la Unión. La idea del genial ministro –a quien se le grabaron conversaciones telefónicas encargando ensuciar a dirigentes políticos catalanes– es que Gibraltar tenga una soberanía compartida entre el Reino Unido y España. En cualquier caso, la propuesta española permitiría un reférendum, algo que se niega a los catalanes. Peor aún, los resultados de las encuestas realizadas en Gibraltar y los antecedentes, indican que el 90 por ciento de los habitantes del Peñón, desean continuar siendo británicos, sin importar si el Reino Unido dejó la Unión Europea. Como los catalanes, no desean ser españoles.

No pueden con su genio. Además de ser un gobierno probadamente corrupto, ineficiente, prebendario y opuesto a toda alternativa democrática, lo mismo que la historia recuerdo que hicieron para perder vergonzosamente Africa, Cuba, Filipinas, etc., etc., esporádicamente quieren mostrar una faceta supuestamente democrática, aunque actúan como un elefante en un bazar.

La separación de Noruega de Suecia, en 1905, es el mejor ejemplo que tendrían que evaluar los bárbaros caballeros que ejercen el poder en España. En ese entonces, Noruega quiso separarse de Suecia y ésta aceptó que se llevara a cabo un referéndum con una sola condición: que ambos países continuaran una estrecha relación comercial. Nada más alejado de la opinión de la caverna madrileña.-

Barcelona (INCAT-Per Catalunya).-

Jean-Claude Juncker: «No soy rencoroso pero tengo buena memoria»

Noticias de la Comisión Europea

 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tiene una lista negra con las personas que le han traicionado, según ha confesado.

«Nunca me he vengado pero tomo precauciones», ha afirmado Juncker en una entrevista al periódico belga ‘Le Soir’. El veterano político luxemburgués ha admitido que ha venido elaborando una lista con sus enemigos durante 30 años.

«¿Por qué siguen aquí?»: el presidente de la Comisión Europea ataca a los parlamentarios británicos

Con todo, el presidente de la Comisión Europea ha asegurado que el elenco no es muy abundante porque raramente ha sido traicionado. «No soy rencoroso pero tengo buena memoria», apostilló en la entrevista, que fue publicada el pasado sábado.

Juncker ha desmentido los rumores de que presuntamente tuvo problemas con el alcohol en el momento de asumir su cargo en noviembre de 2014 y ha negado que el deseo de los británicos de salir de la UE tras el referéndum del pasado junio haya debilitado su propia posición en la estructura comunitaria.

Asimismo, el mandatario comunitario ha señalado que los problemas que afronta Europa deben motivar la consolidación y no desintegración de la Unión. «Por esta razón estoy triste por el ‘Brexit’, ya que estaremos dos o tres años de deconstrucción y no de construcción», lamentó.

Paradójicamente, el presidente de la Comisión alabó al exlíder del Partido de la Independencia del Reino Unido e impulsor del referéndum británico Nigel Farage. «Le respeto. Tiene un buen sentido de humor y es un buen lector», ha aseverado. Juncker ha revelado que durante el debate del Parlamento Europeo celebrado tras el ‘Brexit’ le dijo al oído algo que «no fue un cumplido». Ha negado que besara a Farage, como algunos medios informaron entonces.

El presidente de la Comisión ha anunciado que no seguiría el ejemplo de su predecesor José Manuel Barroso al aceptar el cargo de presidente no ejecutivo en el controvertido banco Goldman Sachs, una de las instituciones financieras a las que se le responsabilizó de  la crisis financiera. «Uno debe saber escoger a quien le empleará», ha afirmado.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

El valor de la consulta que propone la Asamblea Nacional Catalana

Noticias de Cataluña

Por Germán Capdevila

 La Asamblea Nacional Catalana ha decidido consultar durante estos días a su base social sobre la conveniencia de pedir al Parlamento una modificación de la hoja de ruta acordada para hacer de este país una república. La propuesta pasa por convocar un referéndum de independencia inmediatamente después de la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica (LTJ) que establecerá un marco legal propio para Cataluña.

Este referéndum no está incluido en la hoja de ruta, que prevé que después de la aprobación de la LTJ se celebren elecciones constituyentes. El referéndum se haría para aprobar la Constitución de la nueva república, lo que implicaría la ratificación implícita de la independencia.

Estamos hablando de formas, de maneras de conseguir un objetivo compartido, que es lo que de verdad importa. El resultado de un referéndum es tan válido como la decisión mayoritaria de un Parlamento. El derecho a decidir lo ejercimos el 27-S cuando otorgamos una mayoría absoluta en el Parlamento para hacer la independencia en 18 meses.

No nos distraigamos del objetivo: tenemos todas las herramientas y el mandato democrático para la independencia, sin embargo, en el actual estado de la cuestión, parece honesto reconocer que un referéndum de ratificación convocado por el Parlamento de forma simultánea a la aprobación de la LTJ (que es una declaración de independencia en toda la regla) sería casi una jugada de jaque mate para el Estado.-

Girona (INCAT-El Punt Avui).-