Rajoy pide al Senado la aplicación de la 155 y compara la votación del Parlament de Catalunya con el golpe del 1981

Mariano Rajoy ha defendido en el Senado la aplicación del artículo 155 de la Constitución que permitirá la intervención de la autonomía catalana, ante una situación “muy grave” cuyas “consecuencias son muy graves también para muchas personas”.

Rajoy, que tras la aprobación del Senado, dará luz verde a la intervención en un Consejo de Ministros que podría celebrarse esta tarde, ha justificado la medida en el hecho de que “en Catalunya se han ignorado las leyes, se han
desconocido, derogado e incumplido”, también ha equiparado la declaración de la República Catalana votada hoy por el Parlament por amplia mayoría con el golpe de Estado de 1981.

El presidente ha seguido con las amenazas declarando que todo esto “tiene consecuencias” y “se ha roto la convivencia, se han dividido las familias, se han ido las empresas y se ha resentido la inversión con graves consecuencias para el empleo, el crecimiento y el bienestar de los ciudadanos”.

El presidente español ha recordado que la aplicación del artículo 155 se pretende lograr volver a la legalidad a partir de la aplicación de medidas concretas: cesar a Puigdemont y todos sus consellers, limitar la actividad del Parlament para que no viva un debate de investidura de un nuevo presidente.

Rajoy es investido presidente de España mientras miles de personas protestan en las calles

Noticias de España

Madrid se divide en dos escenarios: la segunda votación de investidura en el Congreso y una multitudinaria manifestación bajo el lema “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia” en la calle.

Han sido necesarias la celebración de dos elecciones generales, cinco rondas de consultas convocadas por el rey, así como una fractura interna sin precedentes en el Partido Socialista (PSOE), para que Mariano Rajoy haya sido investido este sábado presidente del Gobierno. Concluyen, así, más de 300 días de un Gobierno en funciones.

Por tanto, no ha habido sorpresas, y en la segunda votación de investidura, celebrada este sábado, el líder del Partido Popular (PP) ha obtenido los 170 votos a favor de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como 68 abstenciones de los socialistas. Sin embargo, 15 diputados del PSOE han roto finalmente la disciplina de voto y han mantenido su ‘no’ a Rajoy.

Imagen ilustrativa del Congreso de los Diputados JAVIER SORIANOAFP

Los 111 votos en contra del resto de formaciones con representación en el Congreso (Unidos Podemos, ERC, CDC, EAK-PNV y EH Bildu), no han sido suficientes para impedir la investidura de Rajoy, que en este segundo intento solo necesitaba mayoría simple; es decir, recibir más ‘síes’ que ‘noes’.

La fractura de los socialistas

La investidura de Rajoy ha sido posible tras la decisión histórica del PSOE de abstenerse en segunda votación, adoptada el pasado domingo en el Comité Federal. Sin embargo, los 15 diputados socialistas que han votado en contra de un Gobierno del PP, muestran que la celebración de este comité no ha servido para poner fin a la profunda crisis interna del partido, que comenzó a finales de septiembre con la dimisión de 17 miembros de su Ejecutiva para provocar la renuncia de su secretario general, Pedro Sánchez.

De hecho, horas antes de la votación, el exlíder socialista entregó su acta de diputado en el Congreso y justificó así su decisión: “Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy”. Sin embargo, todo apunta a que el exsecretario general no abandonará la política ni su firme idea de liderar el PSOE: “A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes”, afirmó durante su comparecencia ante los medios de comunicación.


Ahora, solo queda por ver cómo articularán los socialistas esta fuerte división interna y qué papel asumirán cómo principal partido de la oposición en el periodo parlamentario que se abre a partir de hoy. El PP gobernará en minoría y tendrá que buscar acuerdos, previsiblemente con el PSOE, para poder aprobar sus medidas. La más inmediata, de hecho, es la que concierne a los presupuestos generales del Estado. La no aprobación de los mismos, significaría la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Manifestación en Madrid contra la investidura

Mientras se producía la votación en el Congreso de los Diputados, miles de personas se manifestaban en las calles de Madrid bajo el lema “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia”, en una movilización convocada por la Coordinadora del 25S para protestar contra la “investidura ilegítima” de Rajoy.

 


“Con el término mafia apuntamos a que el tipo de carencias democráticas, de casos de corrupción, de recortes, no es algo puntual o aislado, sino que está totalmente estructurado”, explicó Elena Martínez, portavoz de la Coordinadora 25S, a RT.

“Desde que se constituye el régimen del 78 lo que ha habido ha sido una minoría que, ahora mismo, mediante este golpe – en referencia a la decisión del PSOE – , trata de perpetuarse en las instituciones sin tener ningún tipo de proyecto digno, democrático o de justicia para la mayoría social”, explicó.

Balance de más de 10 meses sin Gobierno

Los líderes de las cuatro principales formaciones políticas posan con motivo del debate electoral celebrado antes de las elecciones del 26JJuan MedinaReuters

Concluyen con la investidura de Rajoy más de 300 días de Gobierno en funciones que comenzaron el pasado 20 de diciembre, cuando en las primeras elecciones generales ninguna fuerza política consiguió la mayoría necesaria para gobernar en solitario. Por tanto, la formación de Gobierno quedó supeditada a alcanzar pactos entre las formaciones políticas con representación en el Congreso.

Los posteriores vetos cruzados y la falta de cesiones entre las cuatro principales partidos llevaron a la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, celebradas el pasado 26 de junio, y en las que se repitió un Parlamento de similares colores en cuanto a la dificultad para llegar a acuerdos.

 

Más allá de las diferentes lecturas ideológicas que se pueden hacer de estos 10 meses “sin Gobierno”, lo que está claro es que la política española, en la que el PP y el PSOE se han ido alternando el Ejecutivo durante los últimos 34 años, no está acostumbrada a la fragmentación política en el Congreso que ha significado la irrupción de Podemos y Ciudadanos.

A partir de hoy, veremos si la dificultad para alcanzar acuerdos, que hemos visto durante estos últimos 10 meses, se traslada también a la hora de aprobar medidas en el Parlamento.

Un activista explica a RT por qué considera ilegítima la investidura de Rajoy

RT entrevista a Alejandro Rodríguez, portavoz de la asamblea “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia” sobre la manifestación contra la investidura de Rajoy.


Mariano Rajoy será previsiblemente investido presidente del Gobierno este sábado en la segunda votación en el Congreso. El líder del Partido Popular (PP) y actual presidente del Gobierno en funciones cuenta con los votos afirmativos de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como las abstenciones del Partido Socialista (PSOE), que serán decisivas para que Rajoy obtenga mayoría simple – más ‘sies’ que ‘noes’ – en este segundo intento.

No obstante, el líder popular solo necesita 11 abstenciones por lo que, aunque puedan darse discrepancias en el grupo socialista con algún diputado que mantenga el ‘no’ a un Ejecutivo del PP, Rajoy será investidMientras los diputados se encuentren dentro de la Cámara, en las calle de Madrid está convocada una manifestación bajo el lema “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia”, que pretende reunir a miles de personas para protestar contra lo que consideran una “investidura ilegítima”.

En RT, Helena Villar ha entrevistado a Alejandro Rodríguez, portavoz de la Coordinadora 25S, horas antes de celebrarse la manifestación.

RT: ¿Por qué consideráis esta investidura ilegítima?

A.R.: Considerando que el proceso de investidura de Rajoy es un proceso legal, entendemos que desde que el ciudadano deposita su voto en las urnas, con todos los condicionamientos mediáticos, presiones de grupos financieros, empresas, todo el sistema electoral y finalizando con el golpe interno que ha habido en el PSOE, todo destinado a que verdaderamente haya una investidura de Mariano Rajoy, pues se aboca a que al final Rajoy acabe siendo presidente de un Gobierno encargado de aplicar una agenda de recortes sociales, que no creo que haya estado en la mayoría de los ciudadanos que en las pasadas elecciones votaron. No creo que ellos metieran el voto en la urna para que ahora se aplique una agenda de recortes de Mariano Rajoy.

RT: ¿Qué pensáis de las críticas de que IU o En Marea hayan secundado esta protesta y que Podemos vea con buenos ojos esta manifestación?

A.R.: Nosotras recibimos con alegría cualquier tipo de apoyo o simpatía que podamos recibir desde cualquier partido político con presencia en el Parlamento.  En este caso concreto, Podemos no aparece entre los apoyos que recibimos de forma directa, IU sí, pero en cualquier caso, cualquier tipo de respaldo que recibamos sin intentar copar la intención de la manifestación y sin desvirtuarla, se recibe con alegría.

 

314 días sin Gobierno: Memes políticos inundan las redes sociales ante la reelección de Rajoy

El largo periodo de desgobierno era inédito hasta ahora en el país. Repasamos con Betzabé Zumaya algunos datos de este período y las reacciones al debate de investidura.

Pedro Sánchez entrega su acta de diputado para mantener su “no” a Rajoy (VIDEO)

 

“La decisión no ha sido fácil”, ha afirmado visiblemente emocionado el exsecretario general del PSOE.

“Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy“. Así ha justificado el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, su decisión de entregar su acta de diputado en el Congreso.

“No iré contra mi partido ni iré contra mi compromiso electoral”, ha añadido Sánchez, quien ha especificado también que “de las dos opciones que me da la gestora, no escojo ninguna”.

“Durante semanas, he tenido que meditar acerca de la defensa de distintos valores y niveles de responsabilidad. Y la decisión no ha sido fácil”, ha afirmado el exlíder socialista visiblemente emocionado en su comparecencia ante los medios de comunicación.

A pesar de que Sánchez entrega su acta de diputado, ha querido dejar claro que no abandona el partido: “A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes”, aunque no ha especificado si va a presentarse a las primarias socialistas que tiene que celebrar el PSOE para elegir al nuevo secretario general.

El exlíder socialista también ha reclamado a la gestora que ponga ya fecha para la celebración del próximo congreso federal: “Los socialistas queremos votar”, ha reivindicado. Y ha pedido a la gestora que no expulse a aquellos diputados socialistas que este sábado van a mantenerse fieles en el ‘no’ a Rajoy.

 


Así, con esta decisión, Sánchez se mantiene fiel a su ‘no’ a un Ejecutivo del Partido Popular (PP), mientras a su vez respeta la decisión del Comité Federal del PSOE, el principal órgano del partido entre congresos, de abstenerse en la segunda votación de investidura de Rajoy.

Segunda votación de investidura

Sánchez ha renunciado a su acta de diputado horas antes de que el líder del PP se someta a una segunda votación en el Congreso en la que ya se da por hecho que será investido presidente del Gobierno gracias a las abstenciones del PSOE.

No obstante, todavía se desconoce cómo se articularán estas abstenciones, ya que varios diputados socialistas han anunciado públicamente que no cumplirán la decisión tomada en el Comité Federal, celebrado el pasado domingo.

En cualquier caso, en este segundo intento, Rajoy solo necesita mayoría simple (conseguir más ‘sies’ que ‘noes’), por lo que con 11 abstenciones socialistas (del total de 85 diputados que tiene la formación) revalidará el cargo.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

El Congreso rechaza definitivamente a Rajoy, ¿qué va a suceder a partir de ahora?

Noticias de España

La posición de los diputados ha permanecido inalterable frente a la primera votación: 170 votos a favor y 180 en contra. Se abren diferentes posibilidades antes de la convocatoria de elecciones generales.

Síguenos en Facebook

El Congreso de los Diputados ha rechazado este viernes por segunda vez la investidura del candidato del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, a la Presidencia del Gobierno, al no haber conseguido la mayoría simple: más votos a favor que en contra.

Así, el voto de los diputados ha permanecido inalterable frente a la primera votación, celebrada el miércoles. El presidente del Gobierno en funciones ha conseguidos 170 apoyos (los 137 de su partido, 32 de Ciudadanos y 1 de Coalición Canaria) y, de nuevo, el resto de formaciones con representación en la Cámara han votado en contra, sumando 180 “noes”: PSOE (85), Unidos Podemos (71), ERC (9), CDC (8), EAJ-PNV (5) y EH Bildu (2).

 

Para esta segunda votación, Rajoy ya no necesitaba mayoría absoluta (176 votos), como requiere la primera, sino que le bastaba con reunir más votos a favor que en contra. Por tanto, podría haber sido investido presidente con mayoría simple (11 abstenciones) pero, finalmente, no ha habido sorpresas y los grupos parlamentarios han tumbado la propuesta de Rajoy.

¿Qué va a suceder a partir de ahora?

Comienzan a correr los plazos que marca la Constitución española, que establece en el artículo 99.4 que si un candidato no logra la confianza del Congreso tras la segunda votación, “se tramitarán sucesivas propuestas” aplicando el mismo procedimiento. Es decir, el rey Felipe VI tendrá que volver a consultar a los representantes designados por los partidos políticos con representación parlamentaria y propondrá, en caso de que lo haya, un candidato a la Presidencia del Gobierno, que deberá someterse a un nuevo proceso de investidura en la Cámara.

Sin embargo, la Constitución establece que si transcurridos dos meses a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiese obtenido la confianza del Congreso, el Rey tendrá que disolver ambas Cámaras – Congreso y Senado – y convocar nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso.

En otras palabras, el 31 de octubre concluye el plazo que marca la ley para que los partidos políticos se pongan de acuerdo para formar Gobierno. Si para esa fecha no hay un nuevo Ejecutivo, las elecciones quedarán automáticamente convocadas para el día de Navidad, el 25 de diciembre.

Posibilidades para evitar unas terceras elecciones

Un cambio en la posición del PSOE

Pedro Sánchez ha mantenido su “no” a Rajoy pese a todas las presiones internas y externas que le han pedido en reiteradas ocasiones que se abstuviera en la segunda votación para permitir la investidura del candidato popular.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder del partido socialista, Pedro Sánchez, llegando a una reunión en el CongresoAndrea ComasReuters

Sin embargo, la estrategia de sus rivales internos -que tienen como máximo representante al ex presidente Felipe González- , apoyados por cierta prensa -entre la que destaca El País, periódico afín al Partido Socialista-, probablemente consistirá a partir de hoy en conseguir echarle de la secretaría general del partido.

En este sentido, no podemos perder de vista las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco, que se celebrarán el próximo 25 de septiembre. Si el PSOE obtiene un buen resultado, Pedro Sánchez saldrá fortalecido. Sin embargo, un fracaso en las urnas podría suponer la cabeza del líder socialista. No obstante, sus rivales internos todavía tendrían que conseguir que los militantes del PSOE apoyasen su propuesta en las primarias que celebraría el partido.

Tampoco podemos descartar una solución intermedia, que pasaría por un apoyo de Sánchez al Partido Popular -al menos en forma de abstención- pidiendo a cambio una serie de condiciones, y entre ellas, que el candidato a la presidencia no sea Rajoy. Es difícil, pero no imposible. Además, Sánchez conseguiría esquivar las críticas que lo señalarían como el responsable de la convocatoria de terceras elecciones y, además, sus votantes quedarían (medio) satisfechos. En ese caso, la pelota estaría de nuevo en el tejado de Rajoy, que si rechaza el ofrecimiento, tendría que justificar por qué no facilita la formación de Gobierno para evitar nuevos comicios.

“Hablar es muy fácil”: Los mejores momentos del debate de investidura de Rajoy

Un pacto entre PP y PNV después de las elecciones autonómicas

De nuevo, las elecciones autonómicas cobran importancia. Se podría dar la posibilidad de que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) necesite sumar apoyos para conseguir formar Gobierno en el País Vasco. En este caso, ambas formaciones podrían intercambiar apoyos: el Partido Popular facilitaría la investidura del líder de los nacionalistas vascos en el parlamento autonómico y el PNV la de Rajoy en el Congreso.

Sin embargo, el líder popular todavía no tendría apoyos suficientes. Los cinco votos del PNV se sumarían a los 137 de su partido, los 32 de Ciudadanos y 1 de Coalición Canaria. Es decir, Rajoy necesitaría un voto a favor más en la primera votación o una abstención en la segunda.

Si esta situación se diera, las presiones sobre el PSOE para conseguir una abstención cobrarían más fuerza aún, y hay que tener en cuenta que entre los diputados socialistas hay uno, Pedro Quevedo, que procede de otro grupo, Nueva Canaria, que concurrió en coalición con los socialistas a las generales. Llegados a este punto, se convertiría en el diputado más importante de la Cámara.

Una alternativa de izquierdas

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha manifestado en reiteradas ocasiones que si Rajoy fracasa en su investidura como presidente, el PSOE y su formación deberían plantearse una alternativa de izquierdas.

Aunque no hay que descartar esta posibilidad, es muy difícil de alcanzar. Por un lado, la relación entre ambos partidos no pasa por su mejor momento y, además, entre ambos sumarían 156 votos, lejos de los 176 que establece la mayoría absoluta del Congreso.

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesia, ofrece un discurso junto al líder del PSOE, Pedro Sánchez, después de guardar un minuto de silencio por los atentados de Niza Andrea ComasReuters

La solución pasaría por incluir a Ciudadanos o a los nacionalistas en el pacto, sin embargo ninguna de las opciones es muy viable. Unidos Podemos y Ciudadanos mantienen vetos cruzados entre sí, y para el PSOE negociar con los nacionalistas sería traspasar una línea roja del partido, ya que implicaría negociar un referéndum de independencia en Cataluña.

¿Cómo se ha llegado a esta situación?

Mariano Rajoy es el cuarto aspirante a La Moncloa que ha tenido que someter su candidatura a una segunda vuelta (después de Leopoldo Calvo Sotelo en 1981 y José Luis Rodríguez Zapatero en 2008), y hoy se convierte en el segundo candidato que no consigue superar este trámite ni en primera ni en segunda vuelta. Solo Pedro Sánchez había fracasado previamente en las dos votaciones de investidura, celebradas el pasado mes de marzo.

España ha celebrado dos elecciones generales – el 20 de diciembre y el 26 de junio- que han derivado en dos procesos de investidura fallidos en menos de seis meses. Más allá de las diferentes lecturas ideológicas que se puedan hacer de esta investidura, lo que está claro es que la política española, en la que el PP y el PSOE se han ido alternando el Ejecutivo durante los últimos 34 años, no está acostumbrada a la fragmentación política en el Congreso.

Desde la irrupción de Podemos y Ciudadanos en el escenario político, y además no precisamente como fuerzas minoritarias, los colores de la Cámara Baja son muy variados, lo que obliga a que los grupos políticos tengan que alcanzar acuerdos y pactos, algo que hasta ahora nunca ha formado parte de la tradición política española.

María Jesús Vigo Pastur

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

El PP y Ciudadanos suscribieron el pacto anticorrupción y avanza la investidura de Rajoy

Noticias de España

Ambos partidos mantienen la presión sobre Sánchez y aseguran que acordarán contenidos cercanos a los ideales del PSOE para que los socialistas faciliten el acuerdo

Los portavoces del Partido Popular ( PP) y de Ciudadanos (C’s) en el Congreso, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta, firmaron este viernes el pacto anticorrupción exigido por Albert Rivera para comenzar a negociar con los populares un acuerdo que permita sumar sus votos para sacar adelante la investidura de Mariano Rajoy como presidente del gobierno, que tendrá lugar el próximo 30 de agosto.

El acto tuvo lugar ante los secretarios generales de cada grupo (José Antonio Bermúdez de Castro, del PP, y Miguel Gutiérrez, de C’s) y otros miembros de la dirección de los dos grupos parlamentarios. Ante los medios gráficos y en un tono distendido, los dos portavoces pusieron su firma bajo el documento con los seis puntos reclamados por Ciudadanos y se dieron las manos entre sonrisas.

La firma y el anuncio de la fecha para la investidura permitieron que se sentaran luego por primera vez los dos partidos a negociar un acuerdo de investidura. Fuentes de las dos partes aseguraron que la reunión serviría para ordenar el trabajo de los próximos días. Posteriormente comparecido ante los medios. Girauta subrayó que con este gesto se dio “un paso muy importante” para desbloquear la situación política por la que pasa el Estado y apuntó que se sentarán a la mesa de negociación sin “líneas rojas”.

El portavoz subrayó que las dos exigencias irrenunciables de Ciudadanos ya se han conseguido, que son poner fecha a la investidura y firmar un pacto contra la corrupción, y que no pondrá ahora nuevas condiciones. “Esto no es un pacto de gobierno, por lo tanto, no tiene por qué ser exhaustivo; puede ser muy amplio y tocar muchos ámbitos, pero no todos”, aclaró.

Los seis puntos del acuerdo propuesto por Ciudadanos

  1. Separación inmediata de cualquier cargo público imputado formalmente por delitos de corrupción política –lo que ahora se llama “investigados”– hasta la resolución completa del procedimiento judicial. “No se sentará ni en los gobiernos ni en los escaños si Ciudadanos está en una negociación”, sentenció Rivera cuando presentó su oferta.
  2. Eliminación de los aforos ligados a cargos políticos y representantes públicos. Se trata de acabar con los “privilegios” que, según Ciudadanos, tienen los políticos frente al resto de los ciudadanos. “Todos en primera instancia”, reclamó el líder del partido naranja. Eso sí, la capacidad de diputados y senadores y los miembros del gobierno español está blindado en la Constitución de 1978.
  3. Nueva ley electoral para incrementar la proporcionalidad. Según Rivera, “después de 40 años” con la ley actual, la última gran reforma es de 2011 (en que se implantó el voto rogado para el exterior), hay que redactar una nueva que, entre otras cosas, prevea “listas desbloqueadas” para que los votantes puedan “elegir personas y no sólo partidos”.
  4. Eliminar la posibilidad de indultos a condenados por delitos de corrupción política. El PP asegura que no les concede, pero faltaría que la ley lo prohibiera expresamente perno deja la cuestión al azar del gobierno de turno. Ciudadanos exige que “no se pueda anular la justicia por confabulación entre amigos políticos”: “No queremos volver a ver corrupción política y encima que nos la pasen por la cara con indultos”, reclamó Rivera.
  5. Limitación del ejercicio de responsabilidades de presidente del Gobierno a un máximo de ocho años o dos mandatos, una idea que Ciudadanos quiere implantar para evitar que pueda “perpetuarse” en el poder. Según dijo el dirigente naranja Fernando de Páramo, de aplicarse, ésta sería la última legislatura de Mariano Rajoy.
  6. Más transparencia, para lo cual se reclama la creación de una Comisión de Investigación Parlamentaria sobre “la presunta financiación ilegal del PP” del caso Bárcenas, por los “papeles” del que fuera tesorero del PP nombrado por Mariano Rajoy. “Que se investiguen las responsabilidades políticas que se diriman de la financiación ilegal presunta del PP”, exigió.-

Madrid (INCAT).-

¿Qué cambió para que Albert Rivera pasara de la abstención al “sí, quiero”?

Noticias de Cataluña y España

Por Xavier Graset

Parece una jugada ensayada. Una petición de aquellas que hacía un anuncio de la antigua Caja de Barcelona: pídeme lo que quieras. El día antes de que se reunieran Rivera y Rajoy, el líder de Ciudadanos salió a hacer su lista. Y vistas las peticiones costaba creer que lo preocupara demasiado al presidente en funciones. Se plantearon seis puntos, entre los que no figura por cierto que Rajoy dé un paso al costado, lo que desde Cataluña se habría entendido muy bien, pero que Rivera no quiso exportar hacia la política española.

La regeneración bajo la apariencia, cuatro grandes principios a los que cuesta decir que no. Grandes ideas, algunas de las cuales ya se aplican, y otros que por mucho que se asuman no se llevarán nunca a la práctica. Incluso la que podría parecer más incómoda para el PP: la comisión investigadora sobre el caso Bárcenas, que en caso de ser aceptada no se pondrá en marcha, por lo menos mientras se sustancie el juicio sobre este escándalo de la contabilidad en negro del partido gobernante, previsto para octubre.

¿Qué ha cambiado para que Rivera pase de la abstención al “sí, quiero”? Rivera dice que justamente cambian ellos porque no ha cambiado nada, porque Pedro Sánchez está de vacaciones hace semanas y desapareció de la circulación. Él y Pablo Iglesias, que parece que se lame las heridas por haber fracasado en el anunciado “sorpasso del siglo” ya que únicamente en Cataluña repitió escaños y votos.

La junta ejecutiva del PP responderá a los seis puntos el próximo miércoles. Un trámite. Pura comedia. Los teléfonos arden y se incendió el de Rivera con llamadas de los poderes más poderosos, desde Bruselas, Berlín….. ¿Quién desbordará responsabilidades? Dicen que Ciudadanos quiere asumir el papel de contribuyente a la gobernabilidad que había jugado tantos años CiU.

En todo caso, esta función, también llamada la de bisagra, es tan aceptada como el bipartidismo en su momento. Y en función de quien gane, debería gobernar el más votado o el que sume. Ciudadanos ya lo ha probado con unos, y ahora con los demás. Pero no les basta: 137 del PP más 32 de C’s suman 169, y con uno de los Canarios llegarían a 170. Necesitan otros seis. ¿De dónde saldrá esa media docena de votos tan valiosa ahora que se acercan elecciones en Euskadi y en Galicia? ¿Marcharán las bancas del PSOE en un ataque de responsabilidad felipegonzalista?

Tendríamos que seguir paso a paso los acontecimientos, sin desconectarnos ni aún en vacaciones. No sea que cosa que al volver ya estuviera todo cocinado.-

Barcelona (INCAT-Nació Digital).-