Peñarol se vuelve a Mar del Plata con las manos vacías

Peñarol puso contra las cuerdas a Quimsa, el puntero de la tabla, pero cayó como visitante por 107-102.

Peñarol jugó un muy buen partido pero cayó contra Quimsa, el puntero de la tabla, como visitante por 107-102. Al igual que ante Olímpico en La Banda, el equipo de Gabriel Piccato se mantuvo siempre cerca y tuvo chances de ganar. El regreso al Polideportivo Islas Malvinas para el renovado plantel marplatense será el miércoles frente a San Martín de Corrientes.

Peñarol jugó un primer cuarto ofensivamente perfecto. En defensa también hizo un buen trabajo, aunque Quimsa, con su jerarquía individual, se las arregló para anotar también en cantidad. La chicharra sonó con los visitantes arriba 31-27. En el goleo fue clave Nash con 11 unidades, bien acompañado por Johnson con 8 y Tabárez con 7. Del otro lado, Robinson con 11 y Romero con 9 sacaron la cara por el equipo.

En el segundo arrancó mejor Quimsa (32-31), pero Peñarol con un 5-2 tomó el comando nuevamente (36-34). El trámite se mantuvo parejo, pasando la mitad del segmento el marcador estaba igualado en 42. Con la vuelta de Nash, Peñarol pudo adelantarse 46-44 pero Quimsa, con Miller cargando al rebote ofensivo metió un 4-0 para retomar la delantera a falta de dos minutos.

Nuevamente llegó una reacción del «Milrayitas» que le permitió pasar arriba por uno (49-48), Quimsa metió luego un 7-0 (55-52) pero un triple de Johnson ajustó nuevamente el resultado al sonar la chicharra (55-52).

Hasta la mitad del tercero, Peñarol se mantuvo firme e incluso estuvo arriba (63-62), pero la «Fusión» se encendió, siguió tomando rebotes ofensivos y se alejó 69-63. Además, fue bueno el trabajo defensivo del conjunto de González. Los «Milrayitas» solo pudieron lanzar triples y los fallaron. De todas maneras, uno de Fernández encestado sirvió para salir de un mal momento y mantenerse cerca (71-67). Parecía que Quimsa se iría tranquilo al cierre, pero dos dobles más falta (uno sobre Fernández y otro sobre Harris), dejaron al visitante solamente abajo por uno (80-79).

El último cuarto también transcurrió en un marco de paridad. Quimsa pareció estar mejor, con un Robinson incontenible, pero Peñarol siempre encontró una respuesta para mantenerse cerca. Un triple de Valinotti y otro de Cantero lo dejaron a una unidad. A falta de dos minutos, el actual puntero, con muchos rebotes ofensivos tomados, pudo sacar 4 (98-94).

Al entrar al minuto final, Quimsa estaba arriba 101-97, pero Nash apareció con un triple y dos libres para darle esperanzas a los de Piccato. Brussino metió dos desde la línea y el extranjero tiró un triple con tres marcas encima fallando. Repuso el local, Valinotti discutió la posesión pero la bola fue para el actual puntero. Ravenel fue a la línea y aseguró la victoria.

SÍNTESIS

QUIMSA 107: Juan Ignacio Brussino 10, Brandon Robinson 34, Mauro Cosolito 0, Leonardo Mainoldi 9 e Ismael Romero 14 (FI). Nicolás Coppello 2, Iván Gramajo 3, Tavario Miller 20, Evan Ravenel 15 y Emiliano Toretta 0. Entrenador: Sebastián González.

 

PEÑAROL 102: Juan Pablo Cantero 10, Melvin Johnson 17, Patricio Tabárez (x) 9, Le´Bryan Nash 33 y Tyler Harris 18 (FI). Joaquín Valinotti 5, Santiago Vaulet 2, Nicolás Franco 2, Tomás Monacchi 0 y Juan Martín Fernández 5. Entrenador:  Gabriel Piccato.

Parciales: 27-31; 55-52 y 80-79.

Árbitros: Diego Rougier, Mario Aluz y Silvio Guzmán.

Estadio: Ciudad de Santiago del Estero.

Bernardo Rolón – Prensa y difusión – Club Atlético Peñarol.

Foto Diario Panorama

Debut con derrota para Quilmes en Liga Nacional

El conjunto santiagueño batalló hasta el final ante el difícil Quilmes, y con un doble a 3 segundos del cierre se llevó su segunda victoria del Polideportivo por 86 a 84. La figura fue el base de Cañada de Gómez, Juan Brussino, que además de convertir la bola final concretó 18 puntos y 5 asistencias.

La noche de viernes en “la feliz” fue acaparada por el básquet. El debutante Quilmes enfrentaba a Quimsa, candidato a pelear La Liga y actual participante del final four del Super 20, a definirse el 21 y 22 en Santiago del Estero.

Ante más de 800 personas, el Poli vivió una noche atrapante con un juego parejo que el cervecero no pudo cerrar satisfactoriamente. El equipo de Silvio Santander continúa de racha en el ámbito nacional, y sumando la competición previa (Super 20) acumula 6 triunfos consecutivos.

El arranque de partido fue intenso. El local salió decidido a atacar al conjunto santiagueño y anotar cerca del tablero, por ello, lo duplicó en punto (12–6) a falta de 6,17 para el cierre del primer chico. Quilmes supo mantener distancias frente a un desconocido Quimsa, que se mantuvo en juego gracias a la interesante labor de Mainoldi –5 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias-. La figura del cuarto fue Eduardo Vassirani, que ante la repentina salida de Omar Cantón del cervecero tomó la titularidad, y anotó 10 puntos, 4 de ellos consecutivos para estirar distancias y cerrar el parcial 22 a 13.

Silvio Santander apostó por el doble pivot para el comienzo del segundo capítulo: Francis – Acuña, con la variante de Medes en remplazo de cualquiera de ellos. Los resultados no tardaron en llegar, tras un triple inicial de Fernández para el tricolor (25 – 13), la visita anotó un 9 a 0 que lo dejó a tres unidades. El conjunto de Bianchelli reaccionó con el ingreso de Vassirani, que con una llegada a tablero luego de un rebote ofensivo, y un gancho a 3 metros del aro, obligó a Santander a pedir minuto a falta de 5,34 para el final (29 – 22).

El ingreso de Juane De La Fuente refrescó al equipo en ambos tableros: un triple en 45 grados y una tapa a Juan Brussino decretaron la máxima del local (38-17). El hombre más eficaz de la noche marplatense continuó siendo el plantense Vassirani: 20 unidades (sin errar un solo tiro de campo en 9 intentos), 5 rebotes, 2 recuperos, sin perdidas en 16 minutos de juego. La renta al entretiempo continuó siendo cervecera, por 42 a 38.

La segunda mitad del cotejo se inició con un encendido Lucas Ortiz que anotó 7 puntos consecutivos para el tricolor. La visita repartió el goleo entre sus titulares y encontró las soluciones en el “toro” Acuña, desde el banco aportó 12 unidades y con 6 de ellos consecutivos empardo las acciones en 51 a falta de 5,10 para el comienzo del último periodo. Quilmes destrabó la situación detrás de 6,75 con tres triples para reestablecer diferencias a 120 segundos. Quimsa no supo reponerse y la distancia tricolor al inicio del último chico fue de 67 a 59.

Quilmes, con carácter y aplomo, comenzó manejando los tiempos del último cuarto y volvió a sacar distancia de 11, la máxima, a falta de 7,37 (73-62). Lucas Ortiz fue la bandera en ataque, pero lo complicó su continuidad en cancha producto de cuatro faltas, tres de ellas en el último periodo. Además, contó con la aparición de Mateo Bolivar, que busco permanentemente conectar con el aro rival.

La parcial remontada visitante comenzó con el siempre participativo Francis (4 puntos consecutivos), el aporte de Shatmann y la versatilidad de Mainoldi para tomar importantes rebotes en ofensiva. A falta de 5 minutos ya estaba a tiro de una posición (75 a 72).

El final fue dramático, el cervecero buscó defender la ventaja, mientras que la visita empujó para llevarse su segunda victoria de Mar del Plata. A falta de 140 Brussino empató el juego en 78, y luego Francis, volcada mediante, adelantó por primera vez en el partido a Quimsa. Un triple de Bolivar sobre la marca del mismo Francis, empardó las acciones en 84 con 10 segundos por jugar. La última pelota fue una genialidad de Juan Brussino (18 puntos), que atravesó dos cortinas y lanzó por encima de Vassirani y Tantos, para concretar la victoria de Quimsa en la velada marplatense.

Síntesis:

Quilmes: Joaquín Falcone 0, Victor Luis Fernández 3, Mateo Bolivar 20, Lucas Emanuel Ortiz 21, Juan Esteban De la Fuente 3, Juan Sebastián Morales 8, Agustín Ecker 0, Roberto Maximiliano Maciel 3, Eduardo Martín Vasirani 26, Luciano Tantos 0, Lucas Nuñez 0, Agustín Lecona 0 y Joaquín Echagüe 0. Entrenador: Javier Bianchelli.       

Quimsa (95) 115: Juan Brussino 18, Curtney Fells 8, Federico Aguerre 11, Leonardo Mainoldi 15, Torin Francis 15 (FI), Roberto Acuña 12, Leonel Schattmann 7, Gabriel Mendes 0 y Tomás Allende 0. Entrenador: Silvio Santander.

Parciales: 22-13 / 42-38 / 67-59 / 84-86

Árbitros: Daniel Rodrigo, Pedro Hoyo y Sebastián Moncloba.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata)Informe: Prensa Quilmes    Foto: La Liga Contenidos Movistar

Y un día ganó Quilmes

El Tricolor cortó una racha negativa de 8 derrotas y logró su primer triunfo en lo que va del 2018.

Quilmes volvió a la victoria, tras ocho caídas en fila, y fue ante el escolta de la Liga Nacional Quimsa de Santiago del Estero. El resultado final fue 103 a 83 como producto de una excelente y esperanzadora producción ofensiva (22 triples), sostenida por una efectiva defensa (14 pérdidas de Quimsa). El goleador: Eric Flor con 32 puntos.

Tres ofensivas tuvieron que pasar para que Quimsa pudiera anotar con Torin Francis en la pintura, producto de una buena propuesta defensiva del Cervecero, con Emiliano Basabe e Iván Cantón como principales exponentes.

Para completar el gran arranque, Quilmes disfrutó de un buen pasaje ofensivo, con goleo repartido y efectivo, para conquistar el mando del encuentro. Quimsa, imposibilitado de desarrollar su juego (6 pérdidas), se animó al tiro externo para evitar que el local se corte  solo en el tablero (25-15).

La mala noche del conjunto santiagueño se agudizó en el comienzo del segundo cuarto. Porque tras dos triples (Cantón y Sansimoni) el elenco Tricolor estiró a 13 la distancia (32-19). La situación provocó el primer tiempo muerto de Silvio Santander.

Si bien hubo una reacción santiagueña, porque después del minuto abrió un pasaje 10-2 para edificar la remontada, apoyado en la desfachatez de Gabriel Kalalo (11), Quilmes no tardó en reacomodarse.

Con una lluvia de triples, respuesta efectiva  a un momento no tan favorable, el conjunto de Javier Bianchelli pudo cerrar una gran primera mitad arriba por 48 a 37, imprimiendo en el tablero el dominio en la cancha.

Dijo presente Torni Francis. El extranjero impuso su físico abajo del aro y volvió a ser lo que Quimsa necesita que sea: protagonista. Autor de 13 puntos en el parcial, guió a su equipo a la esperada remontada y recortó a cinco la distancia (55-50).

Pero el Cervecero no aflojó el ritmo y además también tiene un as de espada. Eric Flor desplegó su potencial ofensivo (11) y estuvo muy bien acompañado por Omar Cantón para lograr recuperar la ventaja y cerrar el tercer capítulo 69-59.

Apoyado en la rotación, Quilmes abrió a todo trapo el último cuarto. Un robo de “Juane” De la Fuente y un posterior triple de Bruno Sansimoni, no sólo lograron ampliar la ventaja (79-61) sino despertar el aplauso y la alegría de toda la parcialidad.

Quimsa volvió a quedar empantanado y sin lograr ponerle un freno a la muñeca caliente de los jugadores de Quilmes. Con seis triples en cinco minutos (de cinco jugadores diferentes), el Tricolor obtuvo una ventaja de 20 puntos (91-71).

Lo que quedó del cuarto fue sólo para la estadística. La gran victoria de Quilmes 103 a 83 fue el producto de una excelente producción en equipo que tiñe de esperanza el futuro Tricolor después del mal momento atravesado.

Síntesis:

QUILMES (103): Nicolás Ferreyra 14, Eric Flor 32, Enzo Ruíz 16, Emiliano Basabe 6 e Iván Basualdo 5 (FI); Bruno Sansimoni 9, Omar Cantón 11, Maximiliano Maciel 6, Juan De la Fuente 4 y Darío Skidelky (-). DT: Javier Bianchelli.

QUIMSA (83): Nicolás De los Santos 11, Leonel Schattmann 8 (x), Sebastián Vega 6, Novar Gadson 2 y Torin Francis 28 (FI); José Montero 3, Roberto Acuña 11, Gabriel Kalalo 14, Sebastián Lugo (-) y Luciano Pagani (-). DT: Silvio Santander.

Parciales: 25-15, 48-37, 69-59 y 103-83.

Árbitros: Daniel Rodrigo, Javier Mendoza y Sebastián Monclaba.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata)

Por Mariana Isa

para Prensa Quilmes

Con la aparición del juvenil Marcos, Peñarol le ganó a Quimsa

Peñarol venció a Quimsa por 80-77 en el Polideportivo Islas Malvinas, por una nueva jornada de la Liga Nacional de Básquet. De la mano del juvenil Juan Ignacio Marcos, que con su rebeldía para defender y su inteligencia para hacer jugar al equipo, hizo callar las quejas de la gente y ganó un partido que quedará en la memoria de cualquier hincha.

El comienzo del encuentro estuvo plagado de errores en ambos conjuntos. A Peñarol le costó 8 posesiones volver a anotar un punto, mientras que Quimsa, con poco en ofensiva y una defensa desarmada, se mantuvo delante en el marcador durante todo el primer cuarto. Rob Reed cometió una antideportiva que puso adelante a los santiagueños por 9 a 4.

Richotti pidió un minuto para frenar la embestida de los visitantes que a falta de 3 minutos para el cierre iban ganando 11 a 4. Peñarol levantó. Un triple de Giorgetti igualó el partido. Sin embargo, los marplatenses volvieron a dormirse en el final del segmento. Jaz Cowan metió un triple y recuperó la ventaja en el marcador de cara al segundo período.

En el segundo cuarto ingresó Juan Pablo Figueroa en lugar de Rob Reed, para aceitar el ataque de los locales. Peñarol, siguió sin contundencia en el aro rival y sufrió las ofensivas de Quimsa, que lastimó con un triple de Harper y los aportes de Carl Elliot. La diferencia se estiró a 9 puntos a la mitad del parcial.

Dos triples seguidos le dieron una máxima de 13 al visitante. Pero Peñarol respondió con la misma arma: Jeronimo Barón, de gran sacrificio achicó la diferencia y obligó al Che García a pedir minuto. Así el primer tiempo finalizó 28-37 a favor de la visita.

El segundo tiempo siguió con la misma tónica. Los marplatenses, a lo tumbos, intentaron achicar la diferencia a base de defensas sólidas. Obligó a Quimsa a tomar tiros forzados, pero siguió errando demasiado en ataque. El mejor pasaje del partido fueron los 3 últimos minutos para los locales, que con un triple de Marcos, consiguieron ponerse al frente. La victoria duró poco, porque Elliot volvió a aparecer para clavar un triple sobre la chicharra. Los equipos quedaron igualados en 55 de cara al último período.

Dos triples, uno de Elliot y otro de Hopson, le dieron a Quimsa la posibilidad de manejar el partido con ventaja. El local lo peleaba desde la actitud y empezó a anotar más seguido. Igualmente los santiagueños seguían con una alta efectividad en los ataques. El milrayitas no pudo aprovechar las oportunidades y a falta de 2’40», Romano clavó un triple y la visita se puso 75-68. Un triple de Reed le dio una luz a Peñarol que se puso a cuatro cuando restaba 1’10» para el final.

En el momento más caliente fue cuando apareció el juvenil, de 16 años, Juan Ignacio Marcos. Primero para asistir a Acuña y luego recuperar una pelota, para terminar metiendo el doble que le permitió a Peñarol igualar el partido. Otra gran defensa, que terminó con un doble con falta de Giorgetti, hizo estallar al Polideportivo. En la última jugada Hopson lo tuvo de 3 pero la pelota no entró y el conjunto de Richotti se quedó con un apasionante partido, en el que siempre estuvo en desventaja, pero logró recomponerse y sacarlo adelante.

Síntesis:

Peñarol (80): Juan Pablo Figueroa 13, Rob Reed 8, Franco Giorgetti 19, Alejandro Diez 4 y Roberto Acuña 10 (FI); Nicolás Zurschmitten 2, Jerónimo Barón 5, Juan Manuel Torres 12 y Juan Ignacio Marcos 7. DT: Marcelo Richotti.

Quimsa (Santiago del Estero) (77): Phillip Hopson 12, Carl Elliott Jr. 21, Aaron Harper 6, Nicolás Romano 11 y Robert Battle 8 (FI); Jaz Cowan 4, Fabián Sahdi 4, Tayavek Gallizzi 8, Luciano González 3 y Julián Ruiz 0. DT: Néstor García.

Parciales: 11-16, 28-37 y 55-55.
Árbitros: Fernando Sampietro y Rodrigo Castillo
Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas».

Quilmes tampoco pudo con Quimsa

Quilmes poco pudo hacer contra la tremenda efectividad ofensiva de Quimsa (14/19 74% en libres, 16/31 52% en dobles y 17/26 65% en triples), cediendo el segundo juego en Once Unidos en lo que va de la temporada, al caer por 25 puntos, 72-97, con un gran segundo tiempo de Diego García con 23 de los 25 puntos que sumó en la noche, bien acompañado por Mainoldi con 18 y Battle con 14. En el local Cequeira con 18 y Baxley con 16 fueron los puntos más altos.

Quilmes dependió en exceso de lo que podía hacer Walter Baxley en ataque, al no poder encontrar otras vías de gol ni en los titulares ni en su acotado banco de suplentes, producto de la buena marca del conjunto de la “Fusión”, que como contrapartida si repartía sus puntos en varios hombres, llegando a sacar una luz de 11 puntos, 28-39, que al cabo de los primeros veinte minutos finalmente fue de 9 unidades, 30-39, gracias a otra “corajeada” del escolta americano.

Los santiagueños mantuvieron su producción ofensiva en el arranque del complemento con un parcial de 3-10, para sacar la máxima de 16 puntos (33-49).

Poco cambió en los minutos iniciales del cuarto final, porque Quimsa seguía intratable en ataque propinándole un parcial de 4-12, de los cuales 9 fueron producto de tres triples, sacando una luz de 19 puntos, 61-80, ante un Quilmes que de a poco parecía bajar los brazos, producto de la gran noche de su rival en ofensiva, que con el correr de los minutos lejos de relajarse seguía muy concentrado en el juego, aumentando la diferencia, quedándose con la victoria por 25 puntos, 72-97.

Síntesis

Quilmes (72): Cequeira (18), Baxley (16), Maciel (13), Clark (6), Gallizzi (10)(FI); Vildoza (7), Romero (2), Wolkowisky (0), Merchant (0), Lecona (0). DT: L. Ramella.

Quimsa (97): Aguirre (3), García (25), Vega (7), Deck (12), Battle (14)(FI); Pérez (5), Fernández Chávez (11), Tintorelli (2), Mainoldi (18). DT: S. Santander.

Parciales: 16-20; 30-39; 57-68; 72-97. Arbitro: F. Sampietro – S. Guzmán Estadio: Once Unidos (Mar del Plata).